Resumen del libro 13 Almas

13 Almas

Sara de Miguel

«Resulta atrayente que siempre que alguien me pregunta a qué me dedico, y contesto que soy psicóloga de cuidados paliativos, automáticamente se cambia de tema. nadie me pregunta por mi trabajo, nadie quiere oír comentar de patología, ni muy menos de muerte, cuando lo único seguro en nuestra vida es que moriremos».

Sin embargo, es de eso de lo que habla Sara de Miguel en este libro de hechos reales: de su trabajo, de patología y de muerte. Los primeros doces capítulos están aplicados a 12 pacientes y llevan por título su nombre. No solo trata a la multitud cuya patología por el momento no tiene cura, también a los familiares, bien porque necesitan asistencia para sobrellevar la próxima muerte de sus populares cercanos, bien porque ya la han sufrido y no tienen la oportunidad de superarla.

Sara cuenta cómo, tras llamar a su puerta, conoce a los pacientes. Los define física y anímicamente, nos comunica su crónica y la manera en que ella, como profesional, los trata; también sus propios sentimientos. Además de Sara, médicos y enfermeras asisten a los enfermos a domicilio, y tienen un colosal papel en sus últimos días y en el acompañamiento a los familiares. En el desenlace de cada capítulo, la autora asistencia la lección que le enseñó esa persona y su reflexión personal.

El último capítulo, el decimotercero, es una biografía de nuestra Sara: resumen de su niñez y juventud, las causas que la llevaron a elegir su profesión y cómo la ha vivido hasta el día de hoy.

Es un libro con una carga emocional máxima, por dos motivos: uno, el cubrir que son hechos reales, que cada historia la ha vivido y sufrido un sujeto y su ámbito, y alguno con un mínimo de empatía también la sufre al leerla; dos, que es algo que «le podría pasar a cualquiera». No son ancianos que se apagan porque el cuerpo no da más de sí, son mujeres, hombres, jóvenes, niños y niñas de diferentes edades, a los que detectan una patología a la que no logran vencer. Lo dicho: podríamos ser alguno, podría ser algún sujeto cercano, y ese miedo angustia.

Profundiza en las pretenciones de la multitud cercanas a la desaparición y de su círculo más íntimo, pero también nos hace ver a los expertos en diferentes ramas de la salud que las atienden y les dan la mano hasta el último momento. Profesionales que, a su vez, tienen su propia vida y fantasmas más allá de su trabajo. Detrás de cada término (enfermo terminal, enfermera, médico, psicóloga…) hay muy más, hay miedo, promesa, tristeza, aspiraciones…

Llama la atención la prosa fácil y directa de Sara, no adorna ni ahonda en la desgracia para encontrar un efecto más trágico o sobrecogedor. Con un lenguaje claro y una manera natural de comentar sobre sus vivencias y la desaparición, sus cuentos son muy conmovedores.

La muerte existe, y omitir comentar de ella no hace que desaparezca. Al contrario, contemplar lo que hay antes, alrededor, y lo que deja después a través de una colosal profesional —y con seguridad colosal persona— como Sara de Miguel asiste para aceptarla, y por consiguiente encararla y tolerarla con menor contrariedad.

«Mi más grande estudio estos años fué que si escucháramos más a la multitud que se aproximan a la desaparición, les ayudaríamos a fallecer mejor. Y más que nada, que si escucháramos más a la multitud que se aproximan a la desaparición, aprenderíamos a vivir mejor».Enviado por:
Luna Paniagua

Curiosidades:

Sara de Miguel es psicóloga de profesión y se asegura autora entusiasta y apasionada de la vida. Trabajó de coordinadora en una central de urgencias médicas, ejerció de psicóloga en una unidad de salud psicológica, fue durante dos años coordinadora del grupo de psicólogos de emergencias y hoy en dia trabaja como psicóloga de cuidados paliativos domiciliarios.