1917

Reflexiones esenciales

Sinopsis

Abril de 1917: la Gran Guerra, en territorio francés, ocupado por los alemanes. Schofield (George MacKay) y Blake (Dean-Converses Chapman), 2 jóvenes soldados británicos, reciben el encargo de una misión prácticamente suicida: cruzar las líneas oponentes, en teoría despejadas, para dar una contraorden al comandante MacKenzie, de otro batallón. Si no llega a tiempo, prácticamente 2 mil soldados, incluidos el hermano de Blake, corren el riesgo de caer en una trampa alemana y ser erradicados.

Crítica

Una historia de la Gran Guerra

Abril de 1917: la Gran Guerra, en territorio francés, ocupado por los alemanes. Schofield (George MacKay) y Blake (Dean-Converses Chapman), 2 jóvenes soldados británicos, reciben el encargo de una misión prácticamente suicida: cruzar las líneas oponentes, en teoría despejadas, para dar una contraorden al comandante MacKenzie, de otro batallón. Si no llega a tiempo, prácticamente 2 mil soldados, incluidos el hermano de Blake, corren el riesgo de caer en una trampa alemana y ser erradicados.

Una de las mejores bazas de 1917 es el hecho de que los protagonistas sean encarnados por actores apenas conocidos. Es más: los más conocidos –Colin Firth, Mark Strong y Benedict Cumberbatch– están apartados a unos papeles muy secundarios de, en ocasiones, no más de medio minuto en pantalla. Con esto, se logra “despersonalizar” la historia, de tal modo que sea el espectador quien se meta más en las vidas de lo que ahí sucede, “encarnándose” en lo que ve.

En esta labor, el buen guion es parte esencial. Firmado por el propio Mendes y un ignoto –en esta tarea– Krysty Wilson-Cairns, nos presenta a los protagonistas poquito a poco, con la información justa a fin de que los amemos y, sobre todo, para sentirnos completamente identificados en su aventura.

A ello, asimismo contribuye mucho la estructura de único plano secuencia –en realidad se trata de una fusión de tomas de unos 5 minutos cada una–, que sumerge al público todavía más en el barro de las trincheras, el mareo del ir y venir de soldados, las escapadas de los protagonistas, el fuego, las bombas, los cuerpos muertos… 

En este sentido, sorprende mucho de qué forma están grabados ciertos planos; algo recuerdan la introspección a la que llevaban aquellos otros que viraban ambiente al protagonista del Hamlet de Kenneth Branagh, mientras que hacía su conocido monólogo. En 1917 hay escenas verdaderamente recordables, y va a quedar en la retina de la historia del cine el instante en que un pelotón carga cara el frente oponente, mientras que Schofield lo atraviesa perpendicularmente, corriendo cara otro punto de la trinchera. No en balde, tras este arte en el montaje está Lee Smith, que trabajó con Christopher Nolan en grandes títulos como Dunkerque. Ahora, con 1917, realmente bien se podría llevar la apreciada estatuilla de la Academia hollywoodiense.

En el fondo, lo que hace más grande 1917 es de qué forma Mendes ha logrado quedarse con lo humano de la historia. En el filme, la violencia no es protagonista –como sí ocurre, bastante, en las mentadas al principio–, mas sí hay violencia. No en balde, el directivo de esta nueva película afirma que “el tema más interesante que hay es el ser humano”, recordando sus orígenes teatrales. Por el hecho de que de esta manera es: en la realidad, no hay ni planos, ni contraplanos, sino más bien ambiente. Y personas.

En realidad, la nueva película de Mendes se semeja considerablemente más a Caballo de batalla, asimismo de Spielberg, por el hecho de que habla de la guerra, mas de una manera muy humano. El Soldado Ryan tenía una primera media hora espectacularmente rodada. Muy realista y cruda. Y ya está: después era considerablemente más normal. En 1917, Sam Mendes muestra la crueldad de la guerra, si bien siempre y en toda circunstancia desde la perspectiva de 2 jóvenes personajes, buenas personas, que los avatares de la guerra les lleva a transformarse en héroes involuntarios. Algo de esto tenía, del mismo modo, la fabulosa , de Clint Eastwood, mejor que su paralelo, Banderas de nuestros padres.

1917, si bien no es una historia real, sí está repleto de historias reales. Muchas historias del abuelo de Sam Mendes, que son muchas historias de los que padecieron esa muy dura guerra. Aun peor que la segunda. Una película indispensable para este 2020 que comienza.


Ficha técnica

1917
  • Título Original: 1917
  • Dirección: Sam Mendes
  • Guión: Sam Mendes y Krysty Wilson-Cairns
  • País: EE.UU., Reino Unido
  • Año: 2019
  • Duración: 119 min.
  • Género: Bélico | Drama
  • Interpretación: George MacKay, Dean-Converses Chapman, Mark Strong, Andrew Scott, Richard Madden, Claire Duburcq, Colin Firth, Benedict Cumberbatch, Daniel Mays, Adrian Scarborough, Jamie Parker, Nabhaan Rizwan
  • Productora: Amblin Partners, Neal Street Productions. Distribuida por eOne
  • Música: Thomas Newman
  • Fotografía: Roger Deakins
  • Estreno en España: 10 de enero de 2020