Resumen de la película 7 mujeres

 

7 mujeres

7 women (1965) USA
También popular como:
“Misión en Manchuria” (Venezuela)

Duración: 83 Min.

Música: Elmer Bernstein

Fotografía: Joseph LaShell

Guion: John Mccormick & Janet Green (Historia: Norah Lofts)

Dirección: John Ford

Intérpretes: Anne Bancroft (Doctora D. R. Cartwright), Sue Lyon (Emma Clark), Margaret Leighton (Agatha Andrews), Flora Robson (Miss Binns), Mildred Dunnock (Jane Argent), Betty Field (Florrie Pether), Anna Lee (Señora Russell), Eddie Albert (Charles Pether), Mike Mazurki (Tunga Khan), Woody Strode (Lean Warrior), Jane Chang (Señorita Ling), Hans William Lee (Kim).

Verano de 1935. La señora Andrews dirige con mano de hierro una misión laica ubicada en la frontera entre China y Mongolia, un territorio gobernado por los bandidos.

Al lugar llegará, frente la reiterada petición de un médico, la doctora Cartwright, que causará toda una revolución por su forma de actuar, ya que viste como un hombre, transporta un moderno corte de pelo, fuma y no respeta las convenciones religiosas del resto de los cooperantes.

Entre ellos está el matrimonio compuesto por Charles y Florrie Pether, los cuales van a ser padres más allá de su avanzada edad, lo que hace vaticinar un parto difícil en un territorio carente de hospitales modernos.

Unos días después tienen que acoger a los integrantes de una misión británica atacada por las tropas de Tunga Khan, aunque la señora Andrews asegura no requerir de su asistencia.

A las duras condiciones que ya están se suma un brote de cólera que les ordena a quemar todos los elementos traídos por los acogidos de la misión británica, debiendo vacunarse el resto de la gente de la misión.

También enferma Emma, la muchacha más joven y entusiasta de la misión, y querida por todos, y, fundamentalmente por la señora Andrews, aunque ella se expone más abierta y se siente cercana también a la doctora Cartwright, que conseguirá rescatarla.

Más allá de todo la señora Andrews redacta una carta pidiendo que reemplazen a la doctora, de la que repudia todo, enfadándose fundamentalmente cuando un día hace aparición borracha.

La señora Andrews está convencida de que a ellos no les atacarán ya que son americanos, y a que están cerca de un acuartelamiento chino, aunque el día que ven que las tropas chinas se alejan, empiezan a inquietarse.

Y acertadamente, y, de la misma forma que temían, los hombres de Tunga Khan invaden la misión, muriendo el señor Pether cuando trataba de intervenir contra las violaciones y maltratos de los bandidos.

Enfrente de ellos los bandidos matan también al chino que les servía de intérprete, realizando prisioneros a los demás pertenecientes de la misión, cogiendo como sirvienta a otra de las cooperantes descendiente de una familia de mandarines.

A lo largo de el encierro la señora Pether se pone de parto y para ayudarla la doctora debe soliciar a Tunga Khan que le deje su maletín, el cual se lo devuelve en lugar de un rescate: ella misma.

La doctora Cartwright permite la transacción pidiendo además leche para el bebé y comida para los rehenes.

Mientras ella trabaja y se distribución al bandido, la señora Andrews no para de quejarse por el calor o por tener que aguantar al niño, rechazando inclusive la comida por provenir de un acto indecoroso.

Al final la doctora logrará, como favor particular, que los bandidos dejen libres al resto de las mujeres, lo cual es complacido por todas excepto por la doctora Andrews que continuará con sus críticas, lo que le supondrán el rechazo de las demás, incluida su más leal y devota colaboradora.

Tras la partida de los demás rehenes la doctora se dispone a pasar la noche con Tunga Khan, al que antes le da una bebida con veneno, que también ella beberá.

Calificación: 3