Resumen de la película Adiós a las armas

 

Adiós a las armas

Farewell to arms (1932) * USA

Duración: 78 min.

M√ļsica: Herman Hand, W. Franke Harling, Bernhard Kaun, John Leipold, Paul Marquardt, Ralph Rainger, Milan Roder

Fotografía: Charles Lang

Guion: Oliver H. P. Garrett, Benjamin Glazer (N.: Ernest Hemingway)

Dirección: Frank Borzage

Int√©rpretes: Helen Hayes (Catherine Barkley), Gary Cooper (Teniente Frederic Henry), Adolphe Menjou (Mayor Rinaldi), Mary Philips (Helen Ferguson), Jack La Rue (Sacerdote), Blanche Friderici (Enfermera Jefe), Mary Forbes (Se√Īora Miss Van Campen), Gilbert Emery (Mayor brit√°nico).

Frederic Henry, teniente americano que conduce ambulancias para el ejército italiano en el frente de Piave, a lo largo de la Primera Guerra Mundial, llega al hospital llevando heridos, reencontrándose con su amigo, el Capitán Rinaldi, que es cirujano y con el que saldrá de juerga, siendo sorprendidos cuando ya están borrachos por un bombardeo, por lo cual tienen que proceder a un refugio donde confunde a una enfermera con la muchacha que se encontraba antes con ellos en el bar.

Al día siguiente Rinaldi le muestra a dos enfermeras inglesas, Catherine Barkley, que es con la que estuvo en el refugio y Helen Ferguson.

Catherine y Frederic se sienten mutuamente atraídos y ella le confiesa que se realizó enfermera para lograr continuar a su novio, aunque este murió en la guerra, cayendo al final en los brazos de Frederic.

Mientras él va adelante Rinaldi, celoso, y fingiendo preocuparse por él, explota la prohibición de que las enfermeras se relacionen con soldados para lograr que la trasladen a Milán.

A lo largo de su estancia en el frente Frederic cae herido tras un ataque de la artillería, tolerando varias lesiones, debiendo atenderle Rinaldi, que, arrepentido de su acción provoca que lo trasladen a Milán para que logre estar con Catherine.

Allí pasarán numerosos meses juntos y muy contentos más allá de las lesiones de él.

El sacerdote de la unidad, observando el cari√Īo que se profesan ejecuta una peque√Īa ceremonia en la habitaci√≥n para que logren convivir como marido y mujer.

Pero su esa durará un tiempo reducido, ya que cuando la supervisora revela que él almacena varias botellas de alcohol bajo su colchón escoge ofrecerle el alta, debiendo por esto regresar adelante.

Catherine no volverá al hospital. No quiere estar allí sin él, por lo cual saca un billete hasta un pueblecito de Suiza cercano a la frontera con Italia, escribiendo desde allí a su amado para contarle dónde está.

Pero sus cartas no llegarán a su destino. El capitán Rinaldi provoca que las devuelvan a su destino para intentar que Frederic salga de su ensimismamiento y se olvide de la muchacha, aunque no consigue que este acepte volver a salir de juerga con él.

√Čl ver√° c√≥mo le devuelven las cartas que le env√≠a a ella al hospital, por lo cual, preocupado, escoge proceder a verla aunque para eso deba desertar al estar suspendidos los privilegios mientras dura la guerra del norte, cont√°ndoselo solo al sacerdote.

Frederic avanza hacia Mil√°n entre centenares de muertos y mutilados siendo testigo de los horrores de la guerra, debiendo asistir en oportunidades a algunos heridos, siendo detenido m√°s all√° de sus prudencias por los carabineros.

Consigue escapar y evadir su fusilamiento lanzándose al río, consiguiendo al final llegar hasta Milán donde habla con Helen Ferguson, que le declara que Catherine está embarazada, más allá de que se niega a mencionarle dónde está, por lo cual, para lograr entrar en contacto con ella pone un aviso en el mismo periódico que comunica la victoria del ejército italiano en el Piave, pidiendo a Catherine que lo telefonee a un hotel.

No ser√° ella quien lea el aviso, sino Rinaldi, que lo visitar√° y, arrepentido de su accionar previo le confesar√° que ella est√° en Brissago.

En esa población Catherine acude a la oficina de correos para ver si tiene alguna carta, encontrándose que tiene 20. Las que ella le envió a Frederic, devueltas, cayendo desmayada cuando se pudo ver, teniendo que ser hospitalizada.

Cuando Frederic llega al final a Suiza está con que debieron operar a Catherine tras haber tenido a su hijo, que nació muerto, encontrándose ella muy débil.

Mientras desayuna, Frederic oye, sin que le importe bastante que el prominente mando austro h√ļngaro haya recibido las condiciones del armisticio, acabando as√≠ la guerra.

Cuando ella se est√° recuperando le pide al doctor que no le comenten a Frederic que le queda poco tiempo de vida, aunque cuando lo recibe y tras declararse su mutuo amor ella muere a la vez que se escuchan las campanas festejando la firma del armisticio.

Frederic, con el cuerpo de Catherine en brazos tambi√©n clama “paz, paz”.

Calificación: 3