Resumen de la pel√≠cula Al final del t√ļnel

 

 

Al final del t√ļnel

 

Argentina / Espa√Īa (2015) *

Duración: 120 Min.

M√ļsica: Lucio Godoy, Federico Jusid

Fotograf√≠a: F√©lix Monti “Chango”

Guion y Dirección: Rodrigo Grande

Intérpretes: Leonardo Sbaraglia (Joaquín), Pablo Echarri (Galereto), Clara Lago (Berta), Federico Luppi (Guttman), Uma Salduende (Betty), Walter Donado (Canario), Laura Faienza (René), Facundo Nahuel (Schwartzenegger), Javier Godino (Zurdo).

Joaquín, paralítico trabaja en el sótano de su casa, al que ingresa por medio de un ascensor, reparando ordenadores.

Mientras su perro, Casimiro dormita, √©l llama a su veterinario para preguntar por los resultados de los an√°lisis de este, ya que por el momento no quiere caminar, por lo cual pregunta si hay alg√ļn r√©gimen u operaci√≥n, decidiendo al no haberlo inyectar en unas galletas un veneno para terminar con √©l sin que sufra, y las almacena en un frasco.

Llaman entonces a la puerta, mostr√°ndose bajo la lluvia una muchacha acompa√Īada de una ni√Īa que preguntan si es √©l quien puso un aviso alquilando una habitaci√≥n con terraza.

Al notar que la ni√Īa se aproxima a acariciar a Casimiro, ve que el animal se pone nervioso, asegur√°ndole Joaqu√≠n que no le agradan los extra√Īos.

Les deja ver la habitación aunque les dice que no piensa que sea lo que buscan, aunque tras verla la mujer, Berta, le pregunta si se tienen la posibilidad de alterar ya, y van corriendo dando por seguro que volverán en media hora con sus cosas antes de que les conteste.

Escoge aplazar el sacrificio del perro guardando las galletas envenenadas en un armario.

Acertadamente poco después vuelven a aparecer la mujer y su hija que se instalan allí.

Berta comienza a organizar sus libros, se√Īalando Joaqu√≠n que no alquil√≥ la habitaci√≥n porque necesitara compa√Ī√≠a ni para que le limpiaran y ordenaran la vivienda, cont√°ndole ella m√°s all√° de que nadie se lo pregunta que es bailarina de strep-tease.

Cuando él baja al sótano ella ve una carta que tiene con un anuncio de embargo.

Mientras Joaqu√≠n fuma en su jard√≠n sale Berta intentando encontrar a su hija, Betty, observando que su colosal jard√≠n est√° descuidado y cubierto por la maleza, habiendo una regi√≥n de juego de ni√Īos dejada y un coche calcinado.

Por √ļltimo encuentra a la ni√Īa escondida en un armario.

En una maleta que encuentra sobre el armario ve im√°genes de Joaqu√≠n cuando no se encontraba paral√≠tico, jugando en el jard√≠n en este momento abandonado, con una ni√Īa.

Lo contribuye a subir a la terraza para que vea el estado en que est√°, aunque al llegar arriba ve que de todos modos era una explicaci√≥n, habi√©ndole listo all√≠ una comida para festejar el cumplea√Īos de √©l.

A lo largo de la cena le pregunta entonces si no le agradan los ni√Īos, debido a que ha visto que solamente se dirige a Betty, diciendo √©l que ella tampoco le habla a √©l, se√Īalando Berta que Betty no habla, no porque sea muda, sino porque en un instante preciso dej√≥ de llevarlo a cabo, se√Īalando su psic√≥loga que lo realiza para apretar.

Le pregunta con qui√©n pasa Navidad y Fin de A√Īo, se√Īalando √©l que con Casimiro.

Cuando acuesta a la ni√Īa brindan otra vez, pregunt√°ndole ella por qu√© no vende la vivienda tan enorme si requiere dinero, ya que seg√ļn ella la vivienda debe valer 600.000 d√≥lares.

Ella le cuenta que le agrada bailar, y para amenizar el cumplea√Īos ejecuta uno de sus sexys bailes para √©l.

Un d√≠a mira c√≥mo Betty se aproxima a Casimiro, frente el temor de √©l y de su madre que la aleja del animal, aunque la ni√Īa grita y ven c√≥mo el perro regresa a levantarse, por lo cual la dejan arrimarse observando c√≥mo el perro se deja abrazar y acariciar.

Joaquín ve cómo se remueven sus sentimientos y llora. Pero entonces unos ruidos al otro lado de la pared llaman su atención y pega su oreja, decidiendo al notar que no escucha bien usar el estetoscopio, oyendo a un tipo que dice que debían haber revocado la pared para evadir que los escucharan.

Escoge a acoplar un micrófono al estetoscopio y empieza a grabar a los que hablan.

Comen juntos para festejar la mejoría de Casimiro.

La siguiente vez que baja escucha lo que se gravó, oyendo a un tipo que dice que escuchó el montacargas del paralítico y después nada, diciendo otro que sigan.

Incrementa su curiosidad, por lo cual ejecuta un agujero diminuto en la pared por el que sucede una diminuta c√°mara.

Les pide tras ello a sus inquilinas que se busquen otro lugar en el transcurso de un par de semanas, frente lo que Berta se enoja y le dice que si tiene miedo porque tuvieron una aproximación ya que bailó para él, ya que ya vio cómo la miraba. Que vivía muy cómodo y teme romper su calma, prefiriendo no cambiar su horrible vida, sabiendo ella que le agrada y no sabe lo que piensa ella, rogándole que le dé un día más, a eso que ingresa.

Joaqu√≠n anota todo lo que grava, observando que trabajan solo durante la noche cavando un t√ļnel, llevando tierra a la parte de arriba en bolsas.

A la ma√Īana siguiente le dice a Berta que no quiere que se vayan y le dice que baje cuando logre para ense√Īarle una cosa que no podr√° creerse.

Baja √©l antes y mira las √ļltimas grabaciones, anotando los nombres de los que trabajan al otro lado: Galereto, que es el jefe, su segundo, cuyo nombre ignora, Zurdo, un constructor espa√Īol, Mu√Īeco, Schwarzenegger, un tartamudo, Pichi y Ren√© una mujer a la que escucha que es preferible aguardar al 25, ya que un d√≠a m√°s significar√≠a bastante, aunque el jefe no se ve querer retrasarlo.

Y entonces ve algo imprevisto. Hace aparición en escena Berta para contarle a Galereto que el paralítico se arrepintió y decidió que se marchara, pidiéndole él que intente demorarlo diciéndole que salió a buscar pero no encontró nada, observando cómo la besa tras ello, entregándole una llavecita que cuelga en su cuello, aunque la ve enojada preguntándole si le proporciona lo mismo lo que le pasa a ella, ya que la deja en el hogar de otro tipo, diciéndole Galereto que el tipo es paralítico.

Le pide tras ello que no vuelva a bajar, ya que es arriesgado, más allá de que ella le dice que bajó desde la terraza, pidiéndole que se comunique solo por mensaje.

Cuando Berta le pregunta qu√© quer√≠a ense√Īarle le dice que era algo de Youtube.

Un d√≠a mientras est√° en la cama escucha c√≥mo la ni√Īa se aproxima a la cama y se queda mir√°ndolo, aunque sin decir ni llevar a cabo nada.

Mira tambi√©n c√≥mo la ni√Īa le habla al perro, por lo cual colocado en el collar de este un micr√≥fono.

Ve c√≥mo uno de los atracadores, el segundo, Canario, le exhibe a Galereto un m√≥vil que encontr√≥ en la bolsa del llamado “Mu√Īeco”, al que llaman, observando c√≥mo nuestro Canario lo golpea, observando c√≥mo el hombre se explicaci√≥n diciendo que llev√≥ el m√≥vil por error, pero Galereto le pide que se tumbe en la mesa y le atan, pidi√©ndole que muerda un trapo, debido a que va a clavarle un destornillador en la pierna y no quiere que grite.

Mu√Īeco dice que envi√≥ mensajes a una chica que le gustaba y han quedado cerca de all√≠, diciendo Galereto que no ha planeado en que la chica puede llevar a cabo conjeturas tras darse cuenta del robo, tras lo que le clava sin piedad el destornillador en la pierna, tras lo que le pregunta si es polic√≠a, lo que el otro niega, observando c√≥mo Canario le ubica una manta en la cabeza, tras lo que Galereto le clava una piqueta en la cabeza.

Tras ello sugiere que tienen que continuar mandando mensajes a la chica para que no sospeche.

Toma una copa con Berta y hacen un juego por el que cada uno responde a las cuestiones del otro, pregunt√°ndole ella si podr√≠a curarse su pierna, se√Īalando √©l que deber√≠a someterse a una operaci√≥n, aunque elige no comentar de esto.

Le pregunta también si estuvo enamorado, respondiendo él que una vez, y contándole ella que frecuentemente, por lo cual le pregunta si está saliendo con alguien, preguntándole ella si es que va a hacerle una iniciativa indecente, a eso que él le responde que solo quiere entender hasta qué punto le está contando la realidad.

Ella le pregunta cuánto tiempo provoca que nadie se conquista de él, respondiendo él que ya se quitó la iniciativa de la cabeza, aunque ella le dice que él podría conquistar a alguno. De repente ella comienza a sentirse mareada, frente lo que él le dice que se acueste en su habitación, y aunque ella dice que podrá llegar arriba termina tumbándose en la cama de él, observando cómo le pone una inyección, temiendo ella que desee violarla, diciéndole él que no va a llevar a cabo eso, tras lo que la ata diciéndole que Betty estará bien.

Los atracadores siguen prepar√°ndolo todo, detallando Galereto que las cajas 747 y 748 est√°n conectadas a la alarma seg√ļn les ha dicho su confidente, logrando estar repletas de dinero de los narcotraficantes rosarinos.

Ren√© por su lado les ense√Īa c√≥mo tienen que llevar a cabo las detonaciones, dici√©ndole Galereto que ella deber√° ingresar tambi√©n en sustituci√≥n de Mu√Īeco.

Berta le dice que no sabe qu√© est√° intentando de hacerle, aunque le afirma que no le saldr√° bien, pregunt√°ndole Joaqu√≠n qu√© le ve a su novio, se√Īalando ella que no es una mala persona y que no le logr√≥ mal a nadie y las trat√≥ realmente bien a ella y a Betty, pregunt√°ndole √©l si busca es un padre para Betty, tras lo que le exhibe las im√°genes que grab√≥ y en las que termina con su compa√Īero dej√°ndola horrorizada.

Después le cuenta a Betty que su madre está mal y le dice que ha planeado que se baje todas sus cosas a una habitación que tiene abajo clausurada con llave, aunque ella se ve enojada, diciéndole él que no debe asustarse, ya que él no le hará nada malo.

Le exhibe tras ello la habitación, completamente decorada para la que debió ser su hija.

Comienza a estudiar la situación de los ladrones y a prepararse físicamente para lograr quitar parte del botín, abriendo un boquete en el suelo para eso.

Berta le dice que a lo destacado puede asistirle para que no lo maten, asegurando él que no lo harán, explicándole ella que se comunica por medio de mensajes donde siempre debe existir al inicio un espacio, reiterar alguna letra y finalizar con un punto, diciendo él que ya se percató y asegurándole que puede ganarles, aunque ella le dice que se dará cuenta, diciéndole él que solo va a robarles una sección de lo que saquen, recomendándole ella si requiere dinero que venda esa casa.

De repente los atracadores se topan con una tubería que no se esperaban y que no hace aparición en los planos, concluyendo que se desviaron dos metros, por lo cual deberán postergar el plan hasta el domingo a primera hora, debiendo trabajar 4 horas más por día.

Hace aparición entonces Canario que pensó en usar una jaula de gatos en lugar de los carritos para que no se les caiga nada, lo cual dificultará los proyectos de Joaquín.

Consigue abrir por √ļltimo el boquete y se cuela por el mismo, llegando al t√ļnel, por el que se arrastra, poniendo sobre el agujero un tap√≥n sobre el que, con cola pega despu√©s arena para que no desentone del resto.

Se arrastra hasta el sitio donde apareci√≥ la tuber√≠a y la mide, pero cuando trata de regresar a su casa ve que los atracadores llegaron antes y se disponen a ingresar en el t√ļnel, debiendo retroceder y esconderse en uno de los recodos debiendo contemplar su cara para evadir que lo descubran.

Los oye debatir frente a √©l, comentando de la vivienda en que se esconder√°n, se√Īal√°ndole Canario a Galereto que es bastante confiado al cont√°rselo a Zurdo, del que no se f√≠a.

Consigue regresar cuando queda poco tiempo para que se le pase el efecto de la inyecci√≥n a Berta, pero entonces no encuentra a Betty, observando de repente que no est√° el montacargas, por lo cual se descuelga por las escaleras, observando que la ni√Īa descubri√≥ el t√ļnel y ha entrado en la galer√≠a, vi√©ndola por el monitor dentro, justo antes de que lleguen los atracadores, en este momento con un prominente cargo policial, Guttman, que dice que no le agrada el retardo, aunque les seguir√°n sirviendo los petardos y fuegos de las fiestas para detonar un peque√Īo explosivo justo antes de ingresar.

Zurdo ve entonces que le desapareció el reloj.

Guttman le proporciona a Galereto un catálogo con todas las cajas de seguridad que no tienen que tocar, tras lo que le pregunta si es verdad que tras el golpe se quita, diciendo él que sí, ya que hay una chica y conseguirá el dinero y la mujer a la vez.

Le pide que anote la 155, ya que es la caja que él quiere, pensando Galereto que es algo con lo que lo extorsionan

Les dice que el domingo estar√° todo desconectado y enviar√° a las patrullas a otra secci√≥n. Cuando se marchan, la ni√Īa regresa al t√ļnel y Joaqu√≠n la contribuye a subir y trata de calmarla, ya que est√° muy asustada, abraz√°ndola y bes√°ndola, aunque conociendo entonces que la ni√Īa se qued√≥ con el reloj del espa√Īol.

Corre entonces hasta la habitación al notar que Galereto está llamando a Berta por teléfono y le pide a esta que conteste para asistirle, aunque ella no le obedece.

Le cuenta entonces que Betty habla con Casimiro y le pone las grabaciones, tras lo que le pregunta cu√°ndo dej√≥ de comentar, se√Īalando ella que dos a√Īos antes, lo que coincide m√°s o menos cuando empez√≥ a salir con Galereto, poni√©ndole tras ello una grabaci√≥n en que Betty le cuenta a Casimiro lo que le dice el novio de su madre de que van a divertirse a un juego, pero que no tienen la posibilidad de contarle nada a mam√° para que no se ponga celosa, un juego al que juegan todos los chicos y las chicas y que no debe asustarse.

Al escucharlo Berta llora muy dolida. Joaqu√≠n le pide su asistencia para arruinarle la vida inund√°ndole el t√ļnel de agua, mientras ella dice que lo va a matar, pidi√©ndole √©l que la ayude, cogiendo ella de hecho el tel√©fono cuando la regresa a llamar, debiendo disimular diciendo que habla en bajo porque √©l est√° cerca, pero que no baja ya.

Tras ello Joaqu√≠n regresa a inyectarle y le dice que ser√° la √ļltima vez m√°s all√° de que ella reitera que que requiere ver a su hija.

Comienza tras ello a remover los ordenadores del sótano, observando desde el jardín los fuegos artificiales de la fiesta, cuando hace aparición Betty tras él, que ya se ve confiar en él.

Ren√© sube del t√ļnel detallando que ya fij√≥ la carga, tras lo que se van a reposar aguardando la entrada sosprechada para las 8.

Joaquín cierra el cuarto de Betty para que no salga, en el transcurso de un rato.

Joaqu√≠n se venda los brazos para no da√Īarse, mientras fuera llueve con fuerza y avanza por el t√ļnel y quita la carga que se encontraba bajo la c√°mara de seguridad, realizando √©l un agujero a mano, consiguiendo ingresar a la c√°mara, donde abre la caja 748, qued√°ndose con todo el dinero, pero dejando la documentaci√≥n, tras lo que vuelve al t√ļnel a toda agilidad, aunque no la bastante, ya que oye las voces de los atracadores, observando a Ren√© que mira, diciendo que todo est√° bien, sugiriendo el jefe comenzar ya y no aguardar en el momento punta, ocasionando la explosi√≥n sosprechada, debiendo √©l regresar a la c√°mara de seguridad para evadir que le afecte, saliendo tras la explosi√≥n utilizando la nube de polvo para llegar hasta su s√≥tano justo a tiempo para evadir que le descubran.

Desde all√≠ los escucha seguir por el t√ļnel hasta llegar a su destino, donde empiezan a abrir las cajas, comenzando pr√≥ximamente a salir las jaulas cargadas de dinero, mientras de a poco la tuber√≠a, lista por √©l empieza a dejar caer agua, comenzando los atracadores a saber que el t√ļnel est√° comenzando a inundarse, gritando Ren√© que tienen que salir antes de que reviente.

Fuera, observando que todo se vendr√° abajo Galereto, Canario y Zurdo deciden hu√≠r, dejando a sus tres compa√Īeros all√≠, decidiendo dos de ellos regresar al notar que no le va a ofrecer tiempo a salir.

René si avanza, por lo cual queda atrapada y grita pidiendo asistencia al Canario, asomándose Joaquín al escuchar los gritos de socorro, decidiendo ayudarla, aunque entonces ella comienza a gritar que hay allí un tipo, por lo cual escoge soltarla, y aprieta el tapón por el que trata de huír hasta que deja de escucharla mientras el agua comienza a inundar también su sótano.

Joaquín que había apilado numerosos ordenadores antiguos los hace caer sobre el agujero tras lo que sube al piso de arriba con la mochila con el dinero.

Arriba, y cuando el agua les llega a la cintura, los que han quedado atrapados en la c√°mara deciden que tienen que llevar a cabo sonar la alarma.

Joaquín va a conocer a Berta, a la que se le debieron pasar los efectos, pero que sigue dormida, intentando él de despertarla diciéndole que les fue mal y mató a un individuo, observando cómo ella lo golpea entonces con un cenicero, colocándose tras ello encima de él mientras le pregunta por su hija, que él le dice está bien.

Le pide que le cuente lo ocurrido, se√Īalando ella que no le importa el dinero y que ellos volver√°n y debe suponer lo que le ocurrir√° a ella.

√Čl le dice que no pod√≠a confiar, diciendo ella que s√≠ pod√≠a y le dice que en este momento se debe ir y √©l apa√Ī√°rselas solo, tras lo que lo besa, pero le pide que la deje marcharse, ya que debe proteger a su hija, se√Īalando √©l que puede cuidarlas a √°mbas e irse juntos.

Ella le pide que le perdone, ya que le agrada bastante, pero se dispone a ponerle una de las inyecciones que él le ponía a ella, aunque él se revuelve y la golpea consiguiendo liberarse de ella y poniéndole él la inyección.

Se ducha tras ello para quitarse todos los restos de tierra mientras fuera se escuchan las sirenas policiales y dentro los tipos de la c√°mara gritan pidiendo asistencia.

Mientras llega policía, bomberos y ambulancias él sale con su silla de ruedas y le cuenta a un policía que se está inundando su sótano, diciendo este que ya cortaron el agua.

En un coche ve a Guttman comentando por teléfono con Galereto que le cuenta que empezó a salir agua por todos los lugares y debieron abortar el trabajo, y cuando le pregunta por sus cosas, le sugiere que no llegaron a sacarlas.

Poco después llaman a la puerta, observando que hablamos de un comisario y de Guttman. Le preguntan si está solo, diciendo que están también su mujer y su hija, diciéndole que van a comprobar su casa porque creen que posiblemente intentaran quitar el banco.

Un policía ve a Berta y a Betty con Casimiro en la misma cama, bajando otros al sótano mientras Guttman, sentado en su salón le da un cigarrillo que él repudia, mientras ve cómo Galereto llama al teléfono de Berta y no puede agarrarlo.

Guttman le pide su tel√©fono y le env√≠a su n√ļmero dici√©ndole que si ve algo extra√Īo o se acuerda de algo lo llame a √©l.

Poco despu√©s de que se retiraran vuelven a llamar a su puerta, observando que hablamos de Galereto que dice es de la polic√≠a, diciendo √©l que se terminan de ir otros polic√≠as, se√Īalando Galereto que son de otra brigada, debiendo dejarles ingresar.

Mientras están allí les llama Guttman que le dice que robaron la caja 748, que era una de las que no podían quitar, diciéndole Galereto que es realmente difícil, diciéndole Guttman que están muertos si no devuelven ese dinero,

Mientras hablan, Joaquín le envía a Guttman un mensaje pidiéndole que vaya a su casa.

Joaqu√≠n les cuenta a Galereto y sus compinches lo que dijeron los otros polic√≠as y le preguntan si hay alguien m√°s en la vivienda, detallando √©l que hasta el d√≠a previo ten√≠a a una mujer y a su hija alquiladas, pero que por el momento no est√°n, sin saber que justo en ese instante hace aparici√≥n tras √©l Betty, observando mientras habla c√≥mo Galereto ubica un silenciador en su pistola antes de ense√Īarle que vi√≥ a Betty.

Va tras ello hasta la habitación donde encuentra a Berta durmiendo y le pregunta qué le logró, respondiendo él que nada, preguntándole por qué mencionó que se habían ido, detallando que porque le ha dicho ella que lo dijera, preguntándole Galereto por qué está drogada y con marcas de estar atada, no teniendo respuesta, y contándole que está en su cama porque se encontraba mareada y no ha podido subir a su habitación.

Galereto le dice si es verdad lo de las piernas, ya que cuando uno dice una mentira debe decir por lo menos otras dos para cubrirla, y después otras 4 para contemplar esas dos, tras lo que lo tira al suelo y Canario lo patea de Betty, sentada con Galereto, golpeándolo tras ello en la boca, diciéndole Galereto que es sustancial que sepa que tras verles la cara no tienen la posibilidad de dejarle vivo, pero que puede elegir por continuar como hasta ese instante, intentando de ahorrar tiempo aguardando que alguien le salve, lo que le supondrá tener la peor muerte que se logre imaginar, llena de mal, con mucha sangre y varios huesos rotos, u elegir por decir la realidad, lo que le supondrá una muerte rápida y sin mal.

Mientras lo apalean suena el teléfono de Berta, que coge Galereto oyendo a Guttman que le dice que le abra, ya que está en la puerta de su casa, siendo recibido a punta de pistola por Galereto que le quita el arma y le dice que le va a argumentar todo.

Le pregunta por qué llamó a ese teléfono.

Ni Galereto ni Guttman comprenden qué ocurrió, disponiéndose el primero a matar a Joaquín que se pone a gritar a la vez que Guttman que le dice que si lo realiza lo complicará todo.

Joaqu√≠n grita entonces: “Ay√ļdame, Zurdo, contale”, pregunt√°ndole Galereto a este de qu√© lo conoce, asegurando este que de nada, dici√©ndole Joaqu√≠n que si no lo cuenta lo contar√° √©l, no entendiendo tampoco Zurdo nada, dando por seguro que no lo conoce de nada.

Joaqu√≠n cuenta entonces que el Zurdo se pasaba por las tardes a escondidas por la terraza para ver a Berta y que los dos le contaron todo lo del robo, lo del t√ļnel y c√≥mo llevar a cabo un hueco en su s√≥tano para lograr coger la plata de los carritos y que se iban a repartir un porcentaje entre los tres, aunque despu√©s modificaron los carritos por las jaulas de gato y que fue Zurdo quien at√≥ a Berta y le pegaba, oblig√°ndole a √©l a ponerle unas inyecciones para tenerla dopada.

Zurdo se protege diciendo que debe ser él quien tenga algo con Berta.

Joaquín dice tras ello que tienen que ser Galereto y Canario, demostrando que alguien les mencionó de ellos, y les dice que sabe también que se iban a ocultar los tres en una vivienda en las Lomas de Zamora, algo que solo sabían ellos tres.

Les pide tras ello que abran el armario del reloj, en cuya caja escondió el reloj del Zurdo para que vean que no miente, diciéndoles Joaquín que lo olvidó él.

Al verse acorralado, y comprendiendo que lo van a matar el Zurdo tiene una reacción disparándole al Canario y después a Galereto, aunque falla y es este quien termina con él, corriendo después a auxiliar a su amigo el Canario que se desangra.

Mientras lo abraza dispara a Joaquín, aunque no posee ya balas.

En ese instante Berta se despierta y sale de su habitación, frente a la cual encuentra la pistola del Zurdo con la que se aproxima al lloriqueante Galereto al que, tras llamarlo hijo de puta le dispara en la cabeza, tras lo que se dirige a su hija a la que abraza pidiéndole perdón, abrazándose Joaquín también a ellas.

Para entonces Guttman consiguió desatarse y Joaquín le apunta y le pide que se quede inmovil, afirmando Guttman que por mejor que esté planeado un plan siempre acaba en relación de una mujer o de la suerte, pidiéndole a Joaquín que deje de apuntarle, ya que no sabrá qué llevar a cabo con 4 cadáveres, cargando él en su coche los de los tres atracadores, tras lo que le dice que para remover las manchas de sangre les dé con agua oxigenada.

Le pregunta tras ello d√≥nde tiene el dinero, detallando que se llevar√° la mitad y le dejar√° a √©l pensando en todo lo que le podr√≠a llevar a cabo para arruinarle la vida, se√Īalando Joaqu√≠n que tambi√©n √©l puede arruin√°rsela, sacando el PC y mostr√°ndole las im√°genes que grab√≥ del t√ļnel donde sal√≠a √©l con los atracadores.

Mientras habla, Guttman coge las galletas en que Joaquín puso el veneno para el perro y come numerosas, diciéndole a Joaquín que eso le auxilia solo por un instante, pero solo por un instante, ya que tras ello apunta con su pistola a Berta y a Betty y le pregunta cuál de las chicas quiere que muera primero, frente lo que Joaquín le sugiere dónde está la mochila con el dinero.

Tras coger la mochila y guardarse algunas galletas en el bolsillo, le sugiere que borre lo que grabó, ya que no está hecho de pasta para eso y ríe mientras se dispone a marcharse diciendo que en el final es como él ha dicho, que todo es dependiente de una mina o de la suerte.

Se marcha en su coche con el dinero y con sus cómplices en el maletero cuando de repente empieza a sentirse mareado hasta terminar chocando con una camioneta, asomando por el capó el brazo de uno de los muertos.

Guttman sale del coche, que empieza a arder, cayendo en la calle.

Hasta entonces Joaquín abraza a Berta y a Betty tras la conmoción.

Unos d√≠as despu√©s su casa hace aparici√≥n vac√≠a y Berta, Betty y √©l cargados con maletas la abandonan, cogi√©ndole la ni√Īa la mano.

Calificación: 3