Resumen del libro Alicia en el país de las maravillas

Alicia en el país de las maravillas

Lewis Carroll

 

Tweet
!function(d,s,id){var js,fjs=d.getElementsByTagName(s)[0],p=/^http:/.test(d.location)?’http’:’https’;if(!d.getElementById(id)){js=d.createElement(s);js.id=id;js.src=p+’://platform.Twitter.com/widgets.js’;fjs.parentNode.insertBefore(js,fjs);}}(document, ‘script’, ‘Twitter-wjs’);

«-¡Dios mío! ¡Qué cosas tan extrañas pasan hoy! Y ayer todo pasaba como de práctica. Me hago una pregunta si habré cambiado durante la noche. Veamos: ¿era yo la misma al levantarme esta mañana? Me se ve que puedo acordarse que me sentía un poco diferente. Pero, si no soy la misma, la siguiente pregunta es ¿quién demonios soy? ¡Ah, este es el colosal enigma!»

Un conejo blanco con chaleco y reloj, obsesionado por el tiempo. Un sombrerero loco atrapado en una fiesta de té eterna. Una reina de corazones déspota con inclinación a cortar cabezas. Un rey de corazones que indulta a numerosos de los condenados por su mujer. Unos soldados naipe que cumplen a rajatabla las órdenes de su reina. Una oruga minúscula y fumadora sentada en lo prominente de una seta. Una falsa tortuga que llora de pena añorando los días en los que era una tortuga enserio. Una seta creciente o menguante, según se mire. Un grifo, mitad águila y mitad león. Un gato de Cheshire que hace aparición y desaparece. Un gato con sonrisa y una sonrisa sin gato.
Mil individuos pueblan uno de los cuentos más populares, evocadores e inspiradores de la historia: «Alicia en el país de las maravillas«. Salpicado de oportunidades inverosímiles, juegos verbales, paradojas y pruebas de lógica que engañan al cerebro mientras desarrollan pequeñas detonaciones que abren puertas a caminos mentales jamás pensados, el prodigioso cuento creado por la imaginación de Lewis Carroll seduce al joven lector, que se ve desbordado por la fantasía que derrocha el libro, y encandila al lector adulto al enfrentarlo a sus propios límites, moverlo a la reflexión con sus recurrentes y breves planteamientos filosóficos y sugerirle múltiples interpretaciones al texto.
En este cuento mítico vamos a hallar pasajes de auténtica sátira a la época victoriana (fácil de detectar en sus referencias veladas a la realeza y a las diferencias entre clases). También planteamientos absurdos, que en otro mundo podrían tener sentido si sus pobladores creyeran en ellos a pies juntillas (y que nos causan la irritación de preguntarnos cuántas ideas establecidas en nuestra situación tienen validez únicamente porque las brindamos por buenas). Las increíbles aventuras de Alicia podrían simbolizar el paso de la edad infantil a la edad madura, abandonando la edad de la joya para entrar a un reciente universo en el que el niño debe aplicarse para limitar su imaginación y esforzarse para cuadricular su cabeza libre adaptándola al molde que le imponen los superiores.
El cuento de Lewis Carroll podría ser además en cierto modo un elogio de la disparidad (desde el método de que, en un mundo de locos, el cuerdo es el que está fuera de lugar) y un caleidoscopio de perspectivas, que nos enseña que todo es según el contexto en que está y el cristal con que se mira.
Pero, ¿qué significa el cuento de Lewis Carroll? ¿Cuál es su sentido final? Cada cual deberá encontrar el de el y aquí reside una de las claves del libro. «Alicia en el país de las maravillas» no proporciona moralina final, respuesta ni conclusión. La sensación al llegar a la palabra «Fin» es idéntica que al leer alguno de sus capítulos intermedios: el lector queda en estado increíble, fascinado, encantado por este planeta mágico alterno, cargado de mil inconvenientes, de cuestiones sin respuesta y con las neuronas agitadas tratando de llenar un puzzle irrealizable que, sin embargo, intuye podría tener solución desde otra lógica diferente.
Porque hay muchas lógicas, aunque el hombre esté acostumbrados a trabajar sólo con una de ellas y el resto escapen a su pobre entendimiento. Y existe, por ejemplo cosas, la lógica del sueño, similar a la que Lewis Carroll transporta a cabo en su país increíble. Un país surrealista, psicodélico, loco, riesgoso, absurdo y desconcertante. Un país al que sólo podemos regresar totalmente si, antes de abrir el libro, hacemos un esfuerzo por poner nuestra cabeza en estado de felicidad infantil.

Enviado por:
Anna K.

Curiosidades:

– El origen de «Alicia en el país de las maravillas» es atrayente. El cuento infantil que estaba llamado a transformarse en clásico literario fue creado desde un relato improvisado que Lewis Carroll narró a las tres hermanas Liddell durante el transcurso de una excursión por el río, donde les acompañaba el reverendo Robinson Duckworth. Frente la visión de varios kilómetros de poco divertido viaje por el Támesis, las niñas le pidieron a Carroll que les contara una historia. El cuento que éste improvisó entusiasmó en especial a Alice Liddell, que tenía diez años. Lo llamó «Las aventuras subterráneas de Alicia».
– Más adelante Lewis Carroll decidió escribir la historia, tratando de acordarse hasta el más mínimo aspecto de su narración e ilustrando el manuscrito con sus propios dibujos, para regalárselo a Alice. Más adelante, al notar la aceptación que su libro tenía entre los que tenían ingreso a él, reescribió el manuscrito con el propósito de intentar publicarlo. Añadió dos capítulos y alargó otros dos, además de encargar al ilustrador profesional John Tenniel el trabajo de llevar a cabo las imágenes. Consideró nuevos títulos para su obra, cambiando el inicial por «Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas», más habitual actualmente por únicamente «Alicia en el país de las maravillas». El libro fue comunicado por primera ocasión el 24 de Mayo de 1865.
– Años después, frente la colosal aceptación de su obra, Lewis Carroll escribió una segunda parte que se publicó con el título de «Alicia a través del espejo«.Otros libros de este autor:

Alicia a través del espejo

 

Diario de un viaje a Rusia

La caza del Snark

Un cuento enmarañado

El juego de la lógica

Silvia y Bruno

$(document).ready(function() { var zoomimages = $(‘#ctl00_ctl00_maincontainer_contentpane_ctl01_images_imageslist a.wp-zoom-image.wp-item-image-link[href]’); var zoomfooterimages = $(‘#ctl00_ctl00_maincontainer_contentpane_ctl01_images_imageslist a.wp-zoom-image.wp-item-image-footer-link[href]’); if (zoomimages.length > 0 || zoomfooterimages.length > 0) { var options = { borderSize: 10, displayTitle: true, slideNavBar: true, allSet: true, navbarOnTop: false, disableNavbarLinks: false, displayDownloadLink: false, displayCloseImage: true, displayImageIndex: false, autoStart: false, strings: { help: ‘ ‘, prevLinkTitle: ‘Anterior’, nextLinkTitle: ‘Siguiente’, prevLinkText: ‘Anterior’, nextLinkText: ‘Siguiente’, closeTitle: ‘Cerrar’, image: ‘Pág. ‘, of: ‘ de ‘, download: ‘Descargar’ } }; if (zoomimages.length > 0) zoomimages.lightbox(options); if (zoomfooterimages.length > 0) zoomfooterimages.lightbox(options); } }); Libros con entrometidas coincidencias:

Michael Ende

Dos libros infantiles-juveniles con una lectura adulta muy atrayente en los que, además, el tiempo es un elemento personaje primordial.

Los renglones torcidos de Dios

 

Torcuato Luca de Tena

El personaje de Alice, la personaje primordial de «Los renglones torcidos de Dios», podría entenderse como una «Alicia en el país de las maravillas» adulta que está atrapada en un mundo regido por una lógica diferente.Otros libros relacionados:El mundo encantado de Ela

Gail Carson Levine

Dos libros aparentemente dirigidos al lector infantil que tienen diferentes lecturas y harán disfrutar también al lector adulto.El Mago de Oz

L. Frank Baum

 

Los dos cuentos infantiles alcanzaron el estatus de clásico literario.También te puede atraer…

Película «Alicia en el país de las maravillas» (2010)

En 2010 Tim Burton dirigió una película inspirada en el cuento de Lewis Carrol. El film, protagonizado por Mia Wasikowska, Johnny Depp, Helena Bonham Carter y Anne Hathaway, recibió 2 premios Oscar y 3 nominaciones a los Globos de Oro. $(document).ready(function() { var zoomimages = $(‘#viewlist_87_c140699d_listView_images_0_imageslist_0 a.wp-zoom-image.wp-item-image-link[href]’); var zoomfooterimages = $(‘#viewlist_87_c140699d_listView_images_0_imageslist_0 a.wp-zoom-image.wp-item-image-footer-link[href]’); if (zoomimages.length > 0 || zoomfooterimages.length > 0) { var options = { borderSize: 10, displayTitle: true, slideNavBar: true, allSet: true, navbarOnTop: false, disableNavbarLinks: false, displayDownloadLink: false, displayCloseImage: true, displayImageIndex: false, autoStart: false, strings: { help: ‘ ‘, prevLinkTitle: ‘Anterior’, nextLinkTitle: ‘Siguiente’, prevLinkText: ‘Anterior’, nextLinkText: ‘Siguiente’, closeTitle: ‘Cerrar’, image: ‘Pág. ‘, of: ‘ de ‘, download: ‘Descargar’ } }; if (zoomimages.length > 0) zoomimages.lightbox(options); if (zoomfooterimages.length > 0) zoomfooterimages.lightbox(options); } });

 

Adquisición el libro en Amazon.es:

libroVolverMás libros…

Colabora en Trabalibros