Resumen de la película Ana y los lobos

 

Ana y los lobos

España (1973) *

Duración: 102 min.

Música: Luis de Plabo

Fotografía: Luis Cuadrado

Guion y Dirección: Carlos Saura

Intérpretes: Geraldine Chaplin (Ana), Fernando Fernán Gómez (Fernando), José María Prada (José), José Vivó (Juan), Rafaela Aparicio (Madre), Charo Soriano (Luchy), Marisa Porcel (Amparo), Anny Quintas, Nuria Lage (Natalia), María José Puerta (Carlota), Sara Gil (Victoria).

Ana, una muchacha inglesa de 25 años, es contratada como institutriz de unas niñas que viven en una mansión aislada, con sus padres, sus tíos y su abuela.

De a poco Ana irá conociendo a la peculiar familia, a cuya cabeza está la dominante madre de tres hombres que recuerda con melancolia los tiempos pasados.

Juan, el padre de las niñas, está casado con Luchy, pero acosa a las criadas y a nuestra Ana, que debe pararle todo el tiempo los pies, llegando inclusive a recibir cartas eróticas escritas por él.

José, aparentemente el más habitual, controla todo lo que sucede en la vivienda, dedicando parte importante de su tiempo a su colección de uniformes militares y de armas donde implica a nuestra Ana, que, se las cuidará en lugar de dinero.

Fernando, el tercero, se ve querer escapar de ese mundo y de su familia, refugiándose en una cueva como un ermitaño, aunque las niñas encuentran muñecas enterradas y torturadas y todo se ve apuntar hacia Fernando, por el cual no obstante Ana siente alguna fascinación, por lo cual le visitará en su cueva y tratará de abarcar su mundo místico.

Asqueada de Juan y de su acoso y decepcionada con José, que no solo protege y colecciona sus armas y uniformes, sino que hace uso violento de ellas tirando contra un pájaro mecánico, exponiendo así su lado más violento, se refugia en Fernando, el favorito de la madre, pese al rechazo que su actitud eremita hace en los demás.

Ana le ve inclusive levitar, lo que le hace una curiosidad y un deseo de imitarle, por lo cual ella trata de renunciar, del mismo modo que él a todo lo material, yéndose a su cueva, aunque enseguida se dará cuenta de que también Fernando tiene un lado oscuro, deseando llevar a cabo con ella lo mismo que con las muñecas de las niñas, cortarle el pelo.

Decepcionada vuelve a la vivienda, encontrándose frente a esta a Juan que trata de aprovecharse de ella frente la desesperación de Luchy, su mujer, que amenaza con suicidarse harta de los líos de su marido.

Observando el punto a que llegaron las cosas, la madre ordena a José que despida a Ana.

Y cuando esta se marcha con su maleta es asombrada por los tres hermanos, que se lanzan sobre ella como lobos, para agradar con ella cada uno sus obsesiones.

Juan la viola, tras lo cual Fernando le corta el pelo, para, al final José dispararle en la cabeza y matarla.

Calificación: 2