Resumen de la película Asunto de mujeres

 

Asunto de mujeres

Une affaire de femmes (1988) Francia
También popular como:
“Un asunto de mujeres” (Argentina)

Duración: 110 min.

Música: Matthieu Chabrol

Fotografía: Jean Rabier

Guion: Claude Chabrol, Colo Tavernier O’hagan (N: Francis Szpiner)

Dirección: Claude Chabrol

Intérpretes: Isabelle Huppert (Marie), François Cluzet (Paul), Nils Tavernier (Lucien), Marie Trintignant (Lulu / Lucie), Lolita Chammah (Mouche), Aurore Gauvin (Mouche 2), Guillaume Foutrier (Pierrot), Nicolas Foutrier (Pierrot 2), Marie Bunel (Ginette), Dominique Blanc (Jasmine).

Dieppe, es una pequeña localidad francesa, transformada en una provincia triste donde no hay hombres gracias a que la mayoría están en el frente.

Uno de ellos es Paul, el marido de Marie Latour, que gracias a ello debe sacar adelante a sus dos hijos, para lo que debe tejer y agarrar ortigas para comer.

Un día revela que su vecina trata de abortar gracias a que se quedó embarazada sin desearlo. Ella le ayudará a llevarlo a cabo recibiendo a cambio un tocadiscos.

Cuando su marido vuelve, inválido gracias a una herida de guerra, las cosas no mejoran, puesto que, gracias a su minusvalía solo puede llevar a cabo trabajos marginales en los que gana muy poco. Y para colmo Marie sepa de que no le quiere y no se acuesta con él.

Marie traba amistad con Lulú, una prostituta de la que admira su independencia, y ella, sabiendo que sabe contribuir a abortar le envía a una mujer que le da 1.000 francos por asistirle a llevarlo a cabo, para evadir que se entere su marido, prisionero.

Y tras ella irán otras mujeres, lo que le contribuye a ganar indispensables proporciones de dinero, lo que le facilita cambiarse a una vivienda mejor y más grande, de la que alquila una de sus habitaciones para que vaya Lulú con sus usuarios, creciendo así sus capital.

A Paul no parecen afectarle sus negocios, ya que por medio de ellos vive mejor más allá de perder su trabajo.

No le agradará tanto la relación que ella establece con Lucien, un joven colaboracionista, cliente de Lulú que la invita a tomar algo tras ganar un certamen de sable, y con el que acabará acostándose, siendo acusada por su marido de haberse convertido en puta de tanto frecuentarlas.

Pero eso no le importa, ya que todo va tan bien que puede inclusive contratar a una criada para que la ayude en sus “trabajos”, dando clases de canto, puesto que su sueño es ser artista.

Hasta que una de sus pacientes muere tras su intervención y su marido se suicida lanzándose al tren y dejando a sus hijos huérfanos.

Hasta que, sin importar vivir confortablemente por medio de ella, intensamente humillado Paul la denuncia de manera anónima, acusándola de abortista.

A consecuencia de la denuncia es aprisionada y enviada a París, siendo el tribunal superior de la ciudad más importante el solicitado de juzgarla, lamentándose ella de que sean los hombres, que no tienen idea nada de mujeres los que la juzguen.

Su abogado trata por todos los métodos de evadir que sea sentenciada a muerte gracias a su condición de mujer, pero está con que el fiscal quiere ofrecer un escarmiento y no cede, siendo juzgada por llevar a cabo abortar a 23 mujeres en lugar de dinero y sentenciada a muerte.

Calificación: 4