Resumen de la película Atraco a las tres

 

Atraco a las tres

Espa√Īa (1962) *

Duración: 88 min.

M√ļsica: Adolfo Waitzmann

Fotografía: Alejandro Ulloa

Guion: Pedro Masó, Vicente Coello, Rafael J. Salvia

Dirección: José María Forqué

Int√©rpretes: Jos√© Luis L√≥pez V√°zquez (Fernando Galindo), Cassen (Mart√≠nez), Gracita Morales (Enriqueta), Katia Loritz (Katia Dur√°n), Manuel Alexandre (Ben√≠tez), Agust√≠n Gonz√°lez (Cordero), Manuel D√≠az Gonz√°lez (Don Prudencio), Jos√© Orjas (Don Felipe), Alfredo Landa (Castrillo), Paula Martel (Lolita), Rafaela Aparicio (Do√Īa Vicenta).

Unos modestos empleados del “Banco de los Previsores del Ma√Īana” reciben con disgusto la novedad del cese del director de la sucursal, don Felipe, que fu√© despedido gracias a su pol√≠tica de pr√©stamos financieramente osada.

No obstante, uno de los empleados, Galindo, el cajero, ve en la inicial mala novedad el instante esperado para atracar la oficina bancaria donde trabajan sin as√≠ da√Īar a su jefe/amigo.

Su iniciativa es recibida al principio con estupor por sus compa√Īeros, m√°s all√° de que las peque√Īas adversidades econ√≥micas de todos ellos (uno quiere casarse, otra abonar las letras del TV, un tercero viajar a Logro√Īo). Terminan por elegir a los seis sobre la pertinencia del emprendimiento, que organizan lo destacado que saben aunque con poca fortuna, ya que siempre emergen adversidades dif√≠ciles de solventar.

Requieren entre otras cosas un vehículo en el que escapar, pero no tienen idea conducir, y Castrillo, al que se le encomienda la misión más allá de su buena intención es muy negado y sufre numerosos percances con el coche.

Cordero debe adquirir las medias, pero se las revela su novia y le monta una escena de celos más allá de que ella se pasea cada día con su jefe con un descaro increíble.

Martínez se ocupa del armamento, pero las pistolas las cogen sus hijos que creen que son un obsequio para ellos.

M√°s all√° de todas las adversidades, el d√≠a se√Īalado, en la oficina todo el planeta se enlista. Algunos usuarios quieren sacar dinero y Galindo se lo impide con formalidades absurdas, ya que quiere que la caja tenga el m√°ximo dinero viable.

Y en el instante sosprechado, antes de almacenar los veinte millones que una compa√Ī√≠a deposit√≥ all√≠, se muestran los atracadores. Ellos les siguen el juego, hasta que por √ļltimo, y cuando llegan tarde sus reales compa√Īeros descubren de que hablamos de atracadores reales.

Deciden entonces los empleados proteger su dinero con u√Īas y dientes, acabando por √ļltimo con los atracadores, entre los que se dan cuenta a Katia, una famosa corista con la que Galindo se encontraba tan ilusionado que inclusive le logr√≥ part√≠cipe de sus pretenciones, utilizando ella la confidencia para ocuparse en lo personal de hacer el atraco antes que los infelices empleados, que, no obstante ven como el Consejo de Administraci√≥n del banco escoge premiarles con una paga extraordinaria por su valerosa defensa del dinero de la entidad, devolviendo a Don Felipe a su cargo como director.

Calificación: 3