Resumen de la película Blade runner

 

Blade Runner

Blade runner (1982) * USA

Duración: 117 min.

Música: Vangelis

Fotografía: Jordan Cronenweth

Guion: Hampton Fancher, David Peoples (N.: Philip K. Dick)

Dirección: Ridley Scott

Intérpretes: Harrison Ford (Rick Deckard), Rutger Hauer (Roy Batty), Sean Young (Rachael), Edward James Olmos (Gaff), Daryl Hannah (Pris), Morgan Paull (Holden), Brion James (Leon Kowalski), M. Emmet Walsh (Capitán Bryant), Joe Turkel (Dr. Eldon Tyrell), Joanna Cassidy (Zhora), James Hong (Hannibal Chew), William Sanderson (J. F. Sebastian), Kevin Thompson (Bear), John Edward Allen (Kaiser), Hy Pyke (Taffey Lewis).

Los Ángeles. Noviembre de 2019. Rick Deckard obsoleto Blade Runner -cazador de replicantes- es requerido por su obsoleto jefe, el Inspector Bryant para que les ayude a cazar y a remover a un grupo de peligrosos replicantes fugitivos que ya acabaron con otro Blade Runner.

Le comentan que los huidos son Nexus-6, los replicantes más avanzados conformados por la Tyrrel Company, con por lo menos la misma sabiduría que sus autores, pero una fuerza muy superior, aunque carentes de sentimiento y empatía, por lo cual los hicieron limitando su historia a 4 años, siendo usados como fuerza de trabajo en la explotación de los elementos de otros planetas, teniendo prohibida su estancia en la tierra tras una sangrienta rebelión que debieron sofocar en el pasado los Blade Runner.

Deckard debe buscar a los 4 replicantes sobrevivientes de los seis, que, tras asaltar y ofrecer muerte a la tripulación de un transbordador espacial llegaron a la Tierra y que son Roy Batty un combatiente, Leon, soldado y obrero, Zhora, una trabajadora sexual entrenada como asesina y Pris, un modelo básico de exitación.

Deckard examina en la Tyrell Corporation las pruebas a que sometieron a Leon cuando acabó con el previo Blade Runner y le muestran a Rachael, la joven asesora de Tyrell, una replicante en fase de prueba, con recuerdos colocados que le aceptan tener una base emocional y que ignora su condición de con aspecto humano.

Deckard empieza su investigación en el apartamento en que se alojaba Leon, conociendo en su bañera la escama de una serpiente, lo que le transporta al bar de Taffy Lewis, donde Zhora, popular allí como Salomé, baila con la serpiente. Esta huirá al sentirse descubierta, más allá de lo cual Deckard consigue abatirla, para ser más adelante asombrado por Leon, que está próximo de matarlo, evitándolo Rachael, que termina con él.

Pero Rachael está confusa, ya que tras comprender su condición de replicante por medio de Deckard, decidió escapar de su trabajo, recibiendo Deckard la orden de terminar con ella, aunque este, atraído por ella, no cumplirá la orden.

Entretanto las indagaciones de Roy con un desarrollador de ojos para Androides le llevan hasta J.F. Sebastian, un diseñador genético al que Pris seduce, el cual les llevará hasta Tyrell, su constructor, del que quieren que les alargue su historia, aunque este les exhibe la imposibilidad de conseguirlo, por lo cual Roy termina con él y con Sebastian.

Deckard acude al apartamento de Sebastian, donde revela a Pris, por la que será salvajemente atacado, aunque por último conseguirá terminar con ella antes de que se muestre Roy, que persigue a Deckard por todo el edificio hasta la azotea. Roy es más fuerte y más capaz que él y le rompe los dedos de la mano, aunque le facilita escapar para perseguirlo y que entienda la angustia y el miedo que ellos tienen al notar que sus vidas llegan a su fin.

Intentando de escapar, Deckard salta hasta otro edificio quedando sujeto a una viga, donde no podrá mantenerse un largo tiempo debido al mal de su mano, aunque, cuando está próximo de caer es sujetado por Roy que le auxilia la vida.

En ese instante Roy siente que su período escencial va a finalizar y lamenta todas las maravillas del universo contempladas que se van con él.

Solo le falta eliminar a Rachael. Pero, aun sabiendo que el enviado de Bryant los ha localizado opta por escapar con ella para intentar ser contentos a lo largo de el tiempo que les quede.

Calificación: 4