Resumen de la película Boy meets girl

La convenci√≥n formal utilizada en cine para originar, ofrecer concepto y reflejar el sentimiento amoroso siempre fu√© la misma: se utiliza la cara de los actores y plano-contraplano del efecto producido en su expresi√≥n que registra el conjuro. Si adem√°s de todo ello los actores que interpretan dicho sentimiento son figuras atrayentes se consigue la sensaci√≥n de verosimilitud en el espectador. Y si esto no es muy, se utilizan elementos musicales para que nos percatemos terminantemente de esto. Con algunas pel√≠culas de la Nouvelle Vague (√Ä Bout de Souffle especialmente) se intent√≥ omitir, no la indicada arriba, pero si otras visualizaciones y, si no se consigui√≥, al menos hubo intentos de soslayar los c√≥digos formales gen√©ricos: planos que anulan el sentido del chato previo, cortes sin continuidad, elipsis absurdas, sonidos descontextualizados. Chico conoce chica participa de todo ello. Y si valoramos al cine como acto de resistencia, Leos Carax nos ofrece con su √≥pera prima su m√°s singular extenso film. La historia es plana: Alex (Dennis Lavant) se conquista de Mireille (Mireille Perrier), cuando los dos individuos fueron dejados antes por sus respectivas parejas. Pero Alex es secuestrado amorosamente por Mireille antes de que que √©ste la haya visto ni habitual. Y Leos Carax se resiste, intenta omitir durante riguroso metraje del extenso film que Mireille (su rostro, su figura, su expresi√≥n) se haga aparente en Alex y que la visibilidad sea la expresi√≥n formal del origen del sentimiento amoroso en Alex. O ir al l√≠mite para romper nuestro l√≠mite y traspasarlo. O c√≥mo entrar el ojo (c√°mara) en el coraz√≥n para expresar el cari√Īo, sin recurrir a sus inmediatos efectos (actitudes y expresiones ajenas de los rostros). Es la pelea secreta, es el valor √≠ntimo y es la disparidad del film, que en un fulgor de conjuro acontece en su entrada.

La invisibilidad palpita de blancos y negros. Mortecina luz que √ļnicamente dibuja los contornos para prestar forma a la contracci√≥n interior del √ļnico valor de Alex. As√≠, el (su) amor. No hay nuevo sendero en los l√≠mites. S√≥lo exhalaciones de los sentidos. S√≥lo emanaciones de penumbra. El o√≠do de Alex, como una profunda concha marina, s√≥lo siente las voces que succionan llamas internas (fotograma 1). Las otras voces son lacras superficiales. En el conf√≠n de un bar, en el conf√≠n de una fiesta, como un Marienbad revisitado por Fassbinder, la neutralidad, la parsimonia, la frontalidad de las figuras, decrece el criterio a una conjetura de cuerpos. La disonancia entre ellos permite la alteridad de Alex. Y reafirma al asceta. Nevera vac√≠a, cama, estrecha habitaci√≥n, puerta y ventana. En su cuarto, en su escondrijo, un velado temblor rezuma de crueldad y beatitud (fotograma 2).

La laceraci√≥n es el sesgo por el que gravita Mireille. Funambulista del desamor, reza baila unos pasos taconeando encima de una tabla, reza extiende su brazo para prestar corte a su mu√Īeca. Distorsionada la faz al no asumir su decisi√≥n de abandono a Mireille, como un rostro exacerbado de Munch o Bacon, su ex pareja se diluye en el recuerdo de √©sta hasta transformarse en imagen fantasmal (fotograma 3). Y Alex busca la revelaci√≥n amorosa en Mireille. En su mapa primordial, escondido como caja fuerte de sentimientos detr√°s de un cuadro, su inscripci√≥n √ļltima es como el constructor de una tentativa de asesinato. Ascetismo y crueldad. Y Alex quiere entrenar una √ļnica inscripci√≥n en Mireille. Pero Alex escoge un mapa invisible. Escoge el sue√Īo de Mireille que la carnalidad de Mireille. Su invisibilidad a su visibilidad. Aislados en una fiesta mortuoria, donde tienen su primer acercamiento aparente, la declaraci√≥n de amor de Alex a Mireille con fachada de convulso mon√≥logo, frente el hieratismo de ella, pervierte el sue√Īo originario de Alex en su conversi√≥n por el contacto tangible. Es el pavor al fracaso que retrotrae a Alex a su amor invisible. Mireille, con la cara iluminado por la mirada de Alex, no participa del impulso amoroso de √©ste y, mientras el personaje primordial siente un germen de rechazo, su rostro se difumina, pierde los contornos, como si se escondiera en la madriguera de su alma herida (fotograma 4). Antes de consumar el fracaso, el asceta Alex retorna al sue√Īo. Se contrae de la vida externa y vuelve al sue√Īo de Mireille. La desaparici√≥n emite en la fuente del amor y Alex se suicida con su querida en dos formas on√≠ricas.

Jordi Torras Pous
© cinema primordial (septiembre 2015)

———————————————-
VER EN FILMIN
———————————————-