Resumen del cuento Caperucita Roja

Caperucita Roja es seguramente el cuento infantil más popular entre los pequeños.  Si bien Walt Disney jamás lo llevó al cine al lado de los otros cuentos tradicionales, Caperucita es un icono de la cultura popular.

Charles Perrault fue el primero que recogió esta historia y la incluyó en un volumen de cuentos (1697). En 1812, los hermanos Grimm, dieron otra vuelta de tuerca a la historia. Reanudaron el cuento, y escribieron una nueva versión, que fue la que hizo que Caperucita Roja fuera famosa prácticamente universalmente, y que, todavía hoy día, sea la más leída. Seguro que recordáis que estas versiones tradicionales del cuento de Caperucita Roja son algo cruentas, con lo que aparte de una adaptación de la historia que todos conocemos, os traemos una versión moderna con un final alternativo…

Además hallaréis también Caperucita Roja en vídeo, para esos días en los que apetece una historia animada.

DESCARGAR RESUMEN COMPLETO




Resumen del cuento de Caperucita Roja (cuento clásico)

Había una vez una pequeña realmente bonita. Su madre le había hecho una capa roja y la muchachita la llevaba tan de forma frecuente que todo el planeta la llamaba Caperucita Roja.

Un día, su madre le solicitó que llevara unos pasteles a su abuela que vivía del otro lado del bosque, recomendándole que no se entretuviese por el camino, puesto que cruzar el bosque era peligrosísimo, en tanto que siempre y en todo momento andaba avizorando por allá el lobo.

Caperucita Roja recogió la cesta con los pasteles y se puso en camino. La pequeña debía atravesar el bosque para llegar a casa de la Abuela, mas no le daba temor por el hecho de que allá siempre y en todo momento se hallaba con muchos amigos: los pájaros, las ardillas…

Caperucita Roja se halla con el lobo

De repente vio al lobo, que era enorme, delante de ella.

¿A dónde vas, pequeña? — le preguntó el lobo con su voz ronca.
A casa de mi abuelita— le afirmó Caperucita.
No está lejos — pensó el lobo para sí, dándose media vuelta.

Caperucita puso su cesta en la yerba y se entretuvo cogiendo flores:

El lobo se ha ido -pensó-, no tengo nada que temer. La abuela se va a poner contentísima cuando le lleve un precioso ramo de flores aparte de los pasteles.

El lobo llega a la casa de la abuelita

Mientras tanto, el lobo se fue a casa de la Abuela, llamó suavemente a la puerta y la anciana le abrió pensando que era Caperucita. Un cazador que pasaba por allá había observado la llegada del lobo.

El lobo devoró a la Abuela y se puso el gorro rosa de la desdichada, se metió en cama y cerró los ojos. No debió aguardar mucho, puesto que Caperucita Roja llegó enseguida, toda contenta. La pequeña se aproximó a la cama y vio que su abuela estaba muy cambiada.

Abuelita, abuela, ¡qué ojos más grandes tienes!
Son para verte mejor – afirmó el lobo tratando de imitar la voz de la abuela.
Abuelita, abuela, ¡qué orejas más grandes tienes!
Son para oírte mejor — prosiguió diciendo el lobo.
Abuelita, abuela, ¡qué dientes más grandes tienes!
Son para…¡comerte mejoooor! — y diciendo esto, el lobo desalmado se abalanzó sobre la niñita y la devoró, lo mismo que había hecho con la abuela.

Caperucita y su abuela son salvadas por el cazador

Mientras tanto, el cazador se había quedado preocupado y creyendo adivinar las malas pretensiones del lobo, decidió echar una ojeada a ver si todo iba bien en casa de la Abuela. Solicitó ayuda a un serrador y los 2 juntos llegaron al sitio. Vieron la puerta de la casa abierta y al lobo tumbado en cama, dormido de tan harto que estaba.

El cazador sacó su cuchillo y rajó el vientre del lobo. La Abuela y Caperucita estaban allá, ¡vivas!. Para castigar al lobo malo, el cazador le llenó el vientre de piedras y después lo volvió a cerrar. Cuando el lobo despertó de su pesado sueño, sintió mucha sed y se dirigió a un estanque próximo para tomar. Como las piedras pesaban mucho, cayó en el estanque de cabeza y se ahogó.

En cuanto a Caperucita y su abuela, no padecieron más que un enorme susto, mas Caperucita Roja había aprendido la lección. Prometió a su Abuela no charlar con ningún ignoto que se encontrase en el camino. A partir de ahora, proseguiría las reflexivas recomendaciones de su Abuela y de su Mamá.

Cuento de «Caperucita Roja» en versión moderna

Había una vez una pequeña muy simpática y un tanto rebelde. Siempre y en toda circunstancia llevaba una capa de color colorado, con lo que todos la llamaban Caperucita Roja. Un día, su mamá preparó una cesta con comida y solicitó a Caperucita que la llevase a su abuela que estaba enferma.

La abuela vivía del otro lado del bosque, con lo que la mamá advirtió a Caperucita:

– No vayas por el camino que atraviesa el bosque. Ya sé que es el más corto, mas puede ser peligrosísimo por el hecho de que puedes localizarte con algún malintencionado -le afirmó la mamá- Mejor coge el camino que bordea el bosque si bien tardes un tanto más.

– Claro mamá, no te preocupes -engañó Caperucita, que había decidido desacatar a su mamá por el hecho de que le daba la sensación de que siempre y en todo momento exageraba.

Caperucita se marcha por el bosque

Al poco tiempo de ir caminando por el bosque, el Lobo le salió al paso a Caperucita. La pequeña no se atemorizó, no le daba la sensación de que aquel lobo fuera peligrosísimo.

– ¿A dónde vas pequeña con esa cesta? –dijo el Lobo

– A casa de mi abuela que está enferma –contestó Caperucita- Le llevo esta cesta llena de cosas exquisitas, su casa está al final del camino. 

En ese instante la panza del Lobo hizo estruendos y se acordó que hacía rato que no comía. Deseaba quitarle la cesta a Caperucita, mas creyó que además de esto le vendría realmente bien una casa calentita donde pasar el invierno, con lo que preguntó:

– ¿Conque tu abuela vive sola y está enferma? ¿Por qué razón no recoges unas flores para llevarle? Seguro que se va a poner contentísima.

– Claro, ¿por qué razón no? –respondió Caperucita, mientras que saludaba a  aquel Lobo tan simpático que se distanciaba a grandes pasos por el camino.

En casa de la abuelita

En pocos minutos el Lobo llegó a casa de la Abuela y golpeó a la puerta. La Abuela abrió confiada a sabiendas de que era su nietecita, y en ese instante el Lobo se abalanzó sobre ella y la encerró en un guardarropa. Tenía todo planeado: aguardaría a que llegase Caperucita para hacerse con la cesta de cosas exquisitas, y después las echaría a las dos a la calle, absolutamente nadie se atrevería a estimar sacarlo de la casa, ¡ era el Lobo Fiero!

Cuando Caperucita llegó y golpeó a la puerta, el Lobo procuró apresarla mas consiguió descabullirse y empezaron a correr por la casa, Caperucita escapando y el Lobo tratando de apresarla.

Mientras corría, Caperucita le preguntó:

– ¿Por qué razón haces esto? ¿Qué deseas?

El Lobo, sin dejar de perseguirla, le contestó:

Quiero una casa calentita donde vivir y comida rica para saciar mi apetito, ¡y tu abuela y lo tenéis todo!

Entonces, Caperucita hizo algo que dejó al Lobo de una pieza: dejó de correr, se le plantó delante y le ofreció la cesta.

– Si me lo hubieses dicho desde un inicio, te habría ayudado- le afirmó al Lobo que no salía de su sorprendo –Toma la cesta, deja salir a mi abuela del guardarropa y vas a ver como entre las 2 te asistimos a localizar una casa.

Y de esta manera fue como el Lobo comprendió que con la afabilidad se logra más que con la prepotencia. Desde ese día, el Lobo y Caperucita se hicieron amigos, y Caperucita Roja jamás más volvió a desantender a los consejos de su mamá; llevaba razón y por desacatarla Caperucita había corrido un enorme peligro… de ahí que entendió ¡que las mamás y los papás jamás exageran!

«Caperucita Roja» en vídeo

Os dejamos asimismo el cuento tradicional de Caperucita Roja en vídeo, mas vais a ver que si bien es la versión tradicional con el Lobo que se come a la abuela y el cazador que las salva,  le han dado una vuelta de tuerca chistosa y menos cruenta, a los peques seguro que les gustará:

Moraleja de «Caperucita Roja»

Caperucita Roja tiene múltiples moralejas relacionadas sobre todo con la obediencia y la prudencia: la historia tradicional inculca un miedo para eludir que los pequeños charlen con ignotos, algo que hoy día no viene nada mal… mas en la versión moderna hemos querido dejar de la amenaza algo espantosa, y sustituirla por una historia en donde la moraleja consiste en aprender a percibir los consejos de nuestros mayores, siendo prudentes cautelosos. Mas asimismo nos deja una enseñanza positiva sobre la relevancia de la amabilidad y la generosidad, ¿no os semeja?

Simbolismo de Caperucita Roja (Los significados ocultos)

La capucha que cubre el cabello

Si la niña de la historia lleva capucha (o gorra), obviamente se cubre el cabello. El cabello, especialmente el de las mujeres, juega un papel importante en muchas culturas del mundo. Cuando una niña alcanza la edad en la que se convierte en mujer, su cabello se considera una de sus herramientas más poderosas para atraer al sexo opuesto. Al cubrirse (o cortarse) el cabello, envía un mensaje de que aún no está disponible (o más).

El color rojo

Cuando la niña recibe una capucha de su abuela, podemos decir que las fuerzas de la vida están pasando de la generación mayor (en marcha) a la más joven (próxima). El color rojo es, por supuesto, el color de la vida y la sangre. Puede asociarse fácilmente con la sangre menstrual.

El color rojo de la capucha es un invento de Charles Perrault, y debemos saber que en el siglo XVII una mujer decente nunca usaría una capucha roja porque el rojo era el color del pecado. Solo las mujeres con muy mala reputación llevaban vestidos rojos, y las insinuaciones de Perrault eran obvias.

El color dorado (sí, dorado)

Antes del siglo XVII, la historia ya era bien conocida. En algunas versiones, el capó no era de ningún color en particular, pero en algunas, era dorado. El oro, por supuesto, representa madurez y responsabilidad y, al final del día, podemos decir que de esto se trata Caperucita Roja.

El bosque

En muchos cuentos de hadas, el personaje principal (el protagonista) debe ir al bosque. Parece que los árboles son una fuente inagotable de inspiración en el folclore. Hay muchas especulaciones sobre por qué el bosque es tan importante, pero también podemos ceñirnos a lo obvio: la mayoría de la gente en la época medieval o pre-medieval vivía cerca de los bosques. La existencia de las personas ha estado estrechamente relacionada con los bosques durante prácticamente siempre, pero los bosques también representan un peligro desconocido, aunque muy grave.

En psicoanálisis, un bosque simboliza la inconsciencia. Leonard Lutwack va aún más lejos y la etiqueta como sexualidad femenina indómita. ¿Por qué? El bosque es un lugar muy fértil, pero también salvaje, sin cultivar e impredecible. No es una coincidencia que tantos héroes y heroínas populares (Gorro rojo, Blancanieves, Hansel y Gretel, Ricitos de oro) deban perderse en el bosque solo para volver como personas más responsables (y podemos decir domesticadas). El papel transformador del bosque es obvio.

Incluso si el personaje principal no entra en el bosque, algo importante puede suceder allí. Por ejemplo: el nombre de Rumpelstiltskin está escondido en el bosque y la Chica Ganso perdió su identidad en el bosque. En algunos casos, el bosque representa al enemigo mismo (¿recuerdas a la Bella Durmiente y sus rescatadores?).

La canasta y la botella

¿Qué había en la canasta de Caperucita Roja? Charles Perrault optó por una tarta y mantequilla, mientras que los hermanos Grimm le regalaron unas tartas y una botella de vino.

Erich Fromm explicó que la botella en la canasta de Caperucita Roja es un símbolo de virginidad. La forma de una botella es fálica, pero como botella también es frágil y rompible. En un análisis de sueños, una botella también puede representar la supresión de sentimientos: en lugar de dejarlos salir, se embotellan. La botella también debe abrirse (o romperse) para liberar el espíritu atrapado. Teniendo en cuenta que el vino tinto es sinónimo de pasión, se podría decir que el caso de la decodificación de Caperucita Roja está casi cerrado. . .

Recuerde: los símbolos (y sus significados) varían

Si queremos explorar los significados ocultos de los cuentos de hadas, nunca debemos olvidar cómo fueron recopilados, escritos, reescritos y publicados. Inicialmente, eran historias orales, que variaban de boca en boca, de pueblo en pueblo, de valle en valle. Los coleccionistas no eran fiables, siempre escribían y modificaban el material de acuerdo con sus creencias personales y las normas de la sociedad a la que pertenecían.

Por ejemplo, la historia de Red Cap (esta traducción es más precisa que los registros de Perrault o Grimm) nos muestra claramente que la botella de vino está presente solo en una de las cientos de versiones conocidas. Nunca sabremos con certeza qué pensaron los Grimm cuando lo incorporaron a la canasta, pero como dijo Siegmund Freud: “A veces un cigarro es solo un cigarro”.

Interpretaciones, teorías y análisis

Veamos a Caperucita Roja a través de estos diferentes lentes:

  1. teorías sobre el padre ausente de la historia (¿dónde está, de todos modos?)
  2. Red Cap como alegoría de la resurrección
  3. Red Cap como una historia sobre el embarazo
  4. Red Cap como historia de violación

Teorías detrás del padre ausente del cuento

Todos los que están familiarizados con los hermanos Grimm ya saben cuántos padres ausentes hay en sus cuentos de hadas. Tenemos un padre desaparecido en las versiones de Caperucita Roja de los Grimm y Perrault.

Hay dos explicaciones:

  • El papel del padre lo desempeña el cazador. Salvó a las niñas, derrotó a la bestia e hizo lo que haría todo buen padre. Él protege y sirve.
  • La otra explicación es un poco más complicada. El padre de Caperucita Roja se divide en dos personajes. Primero está el cazador bueno, protector, civilizado y ya conocido. El segundo es más primitivo, brutal, peligroso. . . en resumen: masculino! Esto está representado por una bestia: el lobo.

En ambas explicaciones, el padre realmente no falta; él está disfrazado.

El caso del padre desaparecido es similar al papel de la madrastra en los cuentos de hadas. En la imaginación de un niño, el enfrentamiento del cazador y el lobo es igual al enfrentamiento del niño y su “mal padre” (tarde o temprano, todo niño experimenta emociones negativas hacia su padre). En esta historia, el cazador hace el trabajo sucio, para que el niño no se sienta culpable por la muerte de la bestia. El bien vence al mal y todos son felices. Del mismo modo, el personaje de la madrastra malvada puede servir como un saco de boxeo para que los niños redirijan sus emociones negativas hacia sus madres reales.

Pero los folcloristas también tienen algunas dudas sobre la teoría de los padres ausentes. Al menos, podemos encontrar fácilmente versiones anteriores de Caperucita Roja con un padre actual y sin un cazador. En estas versiones, el padre mata a la bestia, pero hay una diferencia más importante. . .

Una alegoría de resurrección, muerte y renacimiento

Una parte extremadamente importante de Caperucita Roja es el final, donde el cazador abre el estómago del lobo y salva a la niña y a su abuela. Esto se puede explicar como una alegoría de la resurrección en el cristianismo. Ambas mujeres murieron pero son salvadas por un poder superior, representado por el cazador. Cuando Caperucita Roja y su abuela salen del estómago, simbólicamente nacen de nuevo, y sabemos que Perrault y los Grimm eran cristianos celosos.

Pero, de nuevo, no debemos olvidar el antiguo mito precristiano sobre Chronos, en el que también se produjo este tipo de “renacimiento”. Si preguntamos a los mitólogos, la historia refleja claramente el juego interminable del día y la noche. Red Cap (era dorado en algunas versiones antiguas, ¿recuerdas?) Representa el sol, tragado por la noche y que luego regresa para traer la luz al mundo nuevamente.