Resumen de la película Dead Man

‚ÄúAlgunos nacen al dulce encanto. Algunos nacen a la noche sin fin‚ÄĚ
William Blake

Dead man no es un western. Dead man es la mirada extra√Īada de un director a un g√©nero lejano y ya perecido. La misma mirada alucinada con la que su personaje primordial, el joven William Blake (Johnny Depp), mira el paisaje (fotograma 1 – ¬Ņacaso hab√≠ais visto en alg√ļn western a alguien observando el paisaje por la ventana del tren?) y a sus cambiantes compa√Īeros de viaje (cada vez de aspecto m√°s salvaje) desde su taburete del vag√≥n del ferrocarril en el que viaja desde su Cleveland natal hacia el peque√Īo poblado de Machine.

En El hombre que mat√≥ a Liberty Valance, el joven abogado Ransom Stoddard viajaba en un tren parecido con la intenci√≥n de llevar la civilizaci√≥n al salvaje y lejano oeste, pero ah√≠ las riendas las llevaba un John Ford curtido en el g√©nero (Liberty Valance fue de hecho su pen√ļltima incursi√≥n en el mismo), raz√≥n por la cual el h√©roe termina imponiendo su m√©todo a los agonizantes pistoleros de Shinbone para sugerir paso a una √ļnica era fundamentada en la ley y el orden. En manos del urbanita Jarmush, las configuraciones de William Blake son nulas, y por esta raz√≥n el joven contable ser√° expulsado del nuevo mundo a las primeras de cambio, iniciando un periplo en su condici√≥n de muerto viviente desde el que contempla en travelling recurrente (como el anonadado pasajero de una vieja atracci√≥n de feria) un √°mbito, y a sus pobladores, cada vez m√°s fantasmag√≥ricos.

Pero, del mismo modo en que la mirada del reci√©n llegado a nuestra ciudad natal nos da la posibilidad de redescubrir desde otro m√©todo el √°mbito en el que hemos vivido toda la vida, la c√°mara de Jarmusch nos ofrece una √ļnica imagen (acaso m√°s ver√≠dica por ser una observaci√≥n desde fuera), de un g√©nero codificado apoyado en elementos y individuos pr√°cticamente inamovibles a lo largo de toda su cr√≥nica (dejando de lado la aportaci√≥n del inefable Leone). Es la mirada de Blake, justo despu√©s de descender del tren, continuando por la calle embarrada de Machine (una imagen que nos remite de manera ineludible a la de la inmigrante Eva caminando por las calles de Nueva York en Extra√Īos en el Para√≠so ‚Äď fotograma 2) mientras mira alucinado a sus extra√Īos pobladores (los due√Īos de una funeraria cargando un ata√ļd, un mercader de pieles frente a su negocio lleno de cr√°neos de animales, cazadores barbados con sus presas colgando de los fusiles, una mujer haci√©ndole una felaci√≥n a un pistolero mientras √©ste le apunta con su rev√≥lver en la cabeza‚Ķ) hasta llegar a la f√°brica metal√ļrgica donde espera ser contratado como contable y de la que ser√° expulsado a golpe de fusil por el director John Dickinson (Robert Mitchum) por llegar un mes m√°s tarde de lo acordado.

Refugiado en brazos de la hermosa Thel Russell (Mili Avital), y empu√Īando de forma accidental el rev√≥lver que √©sta almacena bajo su almohada (‚Äú¬ŅPor qu√© lo tienes?‚ÄĚ; ‚ÄúPorque esto es Am√©rica‚ÄĚ), William Blake se transforma en pr√≥fugo asesino al repeler el ataque de Charlie Dickinson (Gabriel Byrne), el con pasi√≥n despechado que irrumpe en la habitaci√≥n y dispara contra la pareja traspasando el cuerpo de la joven con una bala que acaba aloj√°ndose en el pecho del personaje primordial (fotograma 3), convertido desde este momento en un hombre muerto que vagar√° sin rumbo por las monta√Īas, huyendo de la inexorable persecuci√≥n de los tres cazarrecompensas (Cole Wilson – Lance Henriksen -, Conway Till – Michael Wincott – y Johnny Pickett – Eugene Byrd) contratados por viejo John¬† Dickinson.

En su fantasmag√≥rico peregrinaje, el joven Blake se ver√° protegido por el indio Nobody (Gary Farmer), tambi√©n √©l un desterrado en su propia tierra despu√©s de ser tomado de joven por los blancos y llevado a Inglaterra para ser exhibido como atracci√≥n de feria, lugar en d√≥nde el salvaje conoci√≥ la poes√≠a de William Blake, a quien cree ver reencarnado en su incr√©dulo acompa√Īante (‚ÄúEs muy extra√Īo que no recuerdes tu poes√≠a‚ÄĚ). Y ser√° a trav√©s de Nobody, con quien el personaje primordial ejecuta el viaje en el que se ir√° desprendiendo de todo aquello que era propio de su cr√≥nica en la civilizaci√≥n (‚ÄúHe perdido mis anteojos‚ÄĚ, se lamenta Blake frente Nobody, a eso que el ind√≠gena responde, elocuente, ‚Äúpuede que mires mejor sin ellos‚ÄĚ) para finalizar fundi√©ndose con las fuerzas de la naturaleza (el momento en que Blake est√° con el cuerpo muerto de un cervatillo y, despu√©s de untarse la herida del pecho y su rostro con la sangre del animal, se recuesta junto al mismo ‚Äď fotograma 4) antes de empezar por fin el sendero dentro de una canoa que se adentra en la inmensidad del oc√©ano para llegar ‚Äúal pr√≥ximo √°mbito de todo el planeta, el sitio de donde proceden todos los esp√≠ritus y adonde vuelven todos los esp√≠ritus‚ÄĚ (fotograma 5).

David Vericat
© cinema primordial (enero 2017)

———————————————-
VER EN FILMIN
———————————————-