Descargar Gratis los Mejores libros de Historia [PDF]

La historia son narrativas.¬†Del caos surge el orden.¬†Buscamos comprender el pasado determinando y ordenando ‘hechos’;¬†ya partir de estas narrativas esperamos explicar las decisiones y procesos que dan forma a nuestra existencia.¬†Quiz√°s incluso podr√≠amos extraer patrones y lecciones para guiar, pero nunca determinar, nuestras respuestas a los desaf√≠os que enfrentamos hoy.¬†La historia es el estudio de personas, acciones, decisiones, interacciones y comportamientos.¬†Es un tema tan apremiante porque encapsula temas que exponen la condici√≥n humana en todas sus formas y que resuenan a lo largo del tiempo: poder, debilidad, corrupci√≥n, tragedia, triunfo‚Ķ En ninguna parte estos temas son m√°s claros que en la historia pol√≠tica, siguen siendo el n√ļcleo necesario del campo y el m√°s significativo de los innumerables enfoques para el estudio de la historia.¬†Sin embargo, la historia pol√≠tica ha pasado de moda y, posteriormente, se ha desprestigiado, y se ha demonizado err√≥neamente como obsoleta e irrelevante.¬†El resultado ha sido erosionar significativamente la utilidad de ordenar, explicar y extraer lecciones del pasado.

El propósito principal de la historia es estar en el centro de un debate diverso, tolerante e intelectualmente riguroso sobre nuestra existencia: nuestros sistemas políticos, liderazgo, sociedad, economía y cultura. Sin embargo, el debate abierto y libre -como en tantas áreas de la vida- falta con demasiada frecuencia y no es difícil localizar la causa de esta intolerancia.

Escribir historia puede ser una herramienta poderosa; ha dado forma a las identidades, particularmente a nivel nacional. Además, otorga a quienes controlan la narrativa la capacidad de legitimar o desacreditar acciones, eventos e individuos en el presente. Sin embargo, organizar la historia y enviarla a la batalla simplemente para satisfacer las necesidades del presente es un mal uso y un abuso. La historia nunca debería ser un arma en el corazón de las guerras culturales. Lamentablemente, una vez más, lo es: torpemente manejado por quienes buscan deliberadamente imponer una agenda ideológica clara. La historia se está convirtiendo en la criada de la política de identidad y la autoflagelación. Esto solo promueve una comprensión pobre y unidimensional del pasado y disminuye continuamente la utilidad del campo. La historia se encuentra en una encrucijada; debe negarse a seguir la tendencia de los tiempos.