Resumen de la película Despertares

 

Despertares

Awakenings (1990) * USA

Duración: 121 min.

Música: Randy Newman

Fotografía: Miroslav Ondricek

Guion: Steven Zaillan (Novela: Oliver Sacks)

Dirección: Penny Marshall

Intérpretes: Robert De Niro (Leonard Lowe), Robin Williams (Dr, Malcolm Sayer), Julie Kavner (Eleanor Costello), Ruth Nelson (Sra. Lowe), John Heard (Dr. Kaufman), Penelope Ann Miller (Paula), Alice Drummond (Lucy), Judith Malina (Rose), Barton Heyman (Bert), George Martin (Frank), Anne Meara (Miriam).

El Dr. Malcom Sayer, un médico que a lo largo de toda su trayectoria se ha destinado a la experimentación con lombrices consigue trabajo en un hospital de Nueva York, para trabajar con pacientes en estado catatónico, dedicando particular atención a sus pacientes de encefalitis letárgica, una patología que priva de las facultades motoras a la gente que la sufren hasta reducirlas a estado vegetativo.

En el trato con sus pacientes, Sayer mira cómo una de sus pacientes coge sus gafas antes de que caigan al suelo, dándose cuenta de que es con la capacidad de coger algún cosa que le lance, lo que sucede también al resto de sus pacientes.

Mira también que tienen la capacidad de andar si tienen unas referencias como alternando baldosas de numerosos colores, lo que le transporta a suponer, en oposición a la opinión de todos sus compañeros que tienen la posibilidad de volver a recobrar todas sus facultades.

Revela que todos sufren encefalitis, aunque él piensa que podría tratarse de un mal de Parkinson agravado.

Escoge por esto evaluar una exclusiva medicación, la L-Dopa, que se usa para el régimen del Parkinson, en contra tanto de los laboratorios que la fabrican, como de la dirección del hospital, que solo le facilita probarlo en uno de sus pacientes, y con el consentimiento de sus familiares.

Escoge probarlo con Leonard Lowe, un joven al que su madre visita cada día, y que, esperanzada con una viable curación otorga su consentimiento.

Después de numerosos intentos, y tras evaluar la medicación en diferentes dosis, una noche, Leonard despierta conservando aparentemente todas las facultades, aunque con adversidades motoras gracias a que cuando enfermó era un niño.

Pero el éxito es tal, que sus colegas tienen que rendirse a la prueba, aunque, cuando les ofrece prolongar el régimen al resto de los damnificados por la patología está con que eso supondría un gasto tal que no tienen la posibilidad de asumir.

La exposición del “milagro” hace no obstante que los benefactores aporten más fondos, y de hecho el régimen es probado con éxito en todos los pacientes, que tienen la posibilidad de volver a vivir con una alguna normalidad en el transcurso de un tiempo.

Leonard llega inclusive a comprender a una chica que visita a su madre y quiere que le den independencia para salir sin ninguna tutela, aunque no lo consigue.

Pero poco después los síntomas de la patología vuelven a manifestarse en Leonard, viéndose damnificados lo demás enfermos por el temor a que a ellos les ocurra lo mismo, lo que de hecho se produce.

Siguió probando con ellos otros medicamentos, y consiguió algún corto tiempo de lucidez, pero jamás tan prolongado como aquel de 1969.

Calificación: 2