Resumen de la película El abrazo de la muerte

‚ÄúNo regres√© por ella. Eso no ten√≠a nada que ver. No iba a buscarla. No esperaba toparme con ella. No quer√≠a verla en particular. Estaba seguro de eso. Pero desde el comienzo todo apunt√≥ en √ļnicamente una direcci√≥n. Estaba en las cartas o era el destino, o una maldici√≥n o como quieran llamarlo. Pero fue desde el principio‚ÄĚ

Como en otros gigantes t√≠tulos del cine negro, el personaje primordial de El abrazo de la desaparici√≥n es un ser atormentado por el influjo de una mujer de mala vida que provocar√° su ca√≠da en desgracia. Sin embargo, si algo llama la atenci√≥n en el film de Siodmack es la modernidad de su propuesta: lejos de caer en los esquematismos del g√©nero (hombre d√©bil gobernado por mujer fatal), el r√©gimen de la pareja personaje primordial es aqu√≠ de una riqueza y ambig√ľedad que lo sit√ļa un paso por enfrente (al menos en este aspecto) de la mayor√≠a de las aportaciones de la √©poca. Para empezar, el chato inicial de Steve Thompson (Burt Lancaster) y la hermosa Anna (Yvonne De Carlo) bes√°ndose apasionada y furtivamente en la oscuridad de un estacionamiento (despu√©s de una toma a√©rea de acercamiento con la incre√≠ble banda sonora de Mikl√≥s R√≥zsa de fondo) no nos hace dudar, como m√°s tarde descubriremos, que estamos frente una pareja de divorciados despu√©s de un fugaz y tormentoso matrimonio. Esta situaci√≥n de partida piensa ya un punto diferencial importante, por cuanto la escencial situaci√≥n que condiciona la relaci√≥n de los dos individuos primordiales no tiene tanto su causa en elementos externos (la rivalidad del g√°nster Slim Dundee – Dan Duryea) como en el conflicto de adentro que arrastra nuestra pareja.

‚ÄúTodo lo que nos pas√≥ antes lo olvidaremos. Ya ver√°s, har√© que lo olvides. Cuando esto concluya, cuando pase todo y estemos excentos, s√≥lo vamos a ser t√ļ y yo, como debi√≥ ser desde el principio‚ÄĚ, le afirma Anna a Steve en el arranque de la pel√≠cula, antes de arrancar el golpe al furg√≥n blindado de la compa√Ī√≠a donde trabaja Steve que les ha de aceptar hu√≠r de las garras de Slim, su c√≥mplice en el atraco y de hoy marido de Anna. Y justo al inicio del golpe, con la imagen de Steve al volante del furg√≥n recordando la promesa de Anna, la acci√≥n de lo que parec√≠a ser la trama escencial queda en suspenso para sugerir inicio al flashback en el que reencontramos al personaje primordial regresando a la ciudad que hab√≠a abandonado un a√Īo antes para intentar olvidar a Anna despu√©s de su divorcio.

‚ÄúNo regres√© por ella. Eso no ten√≠a nada que ver‚ÄĚ, intenta justificarse Steve, aun cuando muy pr√≥ximamente sus actos contradicen sus palabras: regresa a las primeras de cambio al club musical donde conoci√≥ a Anna y se muestra incapaz de apartar la mirada de alg√ļn tel√©fono que le brinde la tentadora ocasi√≥n de llevar a cabo la ansiada llamada. Ser√° exactamente desde el reencuentro de la pareja (en una espl√©ndida secuencia donde Steve revela por √ļltimo a Anna bailando fren√©ticamente en el club musical ‚Äď con un debutante Tony Curtis como pareja de baile) cuando Siodmack nos ofrezca numerosos de los superiores instantes de la pel√≠cula, en una sucesi√≥n de encuentros y desencuentros donde recalca primordialmente un sugerente e excepcional uso de la elipsis temporal que refuerza el car√°cter err√°tico de la relaci√≥n entre los dos protagonistas: 1) poco despu√©s de su reencuentro en el club, Anna cita a Steve en una peque√Īa tienda para sugerirle la posibilidad de volver a intentarlo (una secuencia de di√°logos y actuaciones incre√≠blemente espont√°neas, m√°s pr√≥xima al posterior Cassavetes que al cine de la √©poca); frente la reacci√≥n negativa de Steve, Anna se dispone a marcharse hasta que en el √ļltimo momento √©l la retiene para citarla el s√°bado siguiente en la playa (sugiriendo el reinicio de una relaci√≥n que no nos ser√° mostrado); 2) despu√©s de una corto secuencia donde observamos a la madre de Steve (Edna Holland) reproch√°ndole que haya retomado su relaci√≥n con Anna, el personaje primordial acude a una √ļnica cita en el club, en donde le reportan de que √©sta se ha marchado s√ļbitamente de la regi√≥n para casarse con Slim (de nuevo, una acci√≥n omitida en la pantalla); y 3) sin soluci√≥n de continuidad, y donde es a mi abarcar la conveniente secuencia de la pel√≠cula, observamos a Steve unos meses m√°s tarde deambulando por una estaci√≥n en donde revela a Anna despidi√©ndose de Slim; ya en el exterior, y frente la actitud esquiva de Anna, Steve se queda observ√°ndola mientras √©sta espera en vano un taxi para marcharse, en un chato general exterior (con Steve, en primer t√©rmino y de espaldas, observando fijamente a Anna al fono de la imagen) que se prolonga de manera aparente hasta que observamos a Anna darse la vuelta para ver a Steve (fotograma 1), momento que Siodmack explota para realizar un fundido encadenado con la imagen de la pareja recluida en la peque√Īa habitaci√≥n de un motel (fotograma 2– Steve observando fijamente a Anna mientras √©sta toca unas tristes notas en un viejo piano). Dif√≠cil contar m√°s y mejor con tan poco.

La furtiva relaci√≥n de Steve con Anna tendr√° un nuevo punto de inflexi√≥n cuando el g√°nster Slim descubra su romance, forzando al personaje primordial a improvisar su plan del atraco a la compa√Ī√≠a de furgones blindados para la que trabaja con el prop√≥sito de desviar la atenci√≥n de Dundee y ganar el tiempo muy para hu√≠r con Anna una vez cometido el golpe. Es aqu√≠ cuando el film retoma con pulso maestro el tono polic√≠aco para, narrar el fallido golpe (una secuencia mod√©lica en relaci√≥n a planificaci√≥n y ritmo narrativo ‚Äď fotograma 3) y el posterior y fat√≠dico desenlace con la pareja de amantes muriendo abrazada a manos del despechado Dundee (fotograma 4). Un final de tono tr√°gico para una hermosa y triste historia de amor sentenciada desde el comienzo a la fatalidad.

David Vericat
© cinema primordial (enero 2016)