Resumen de la película El carnicero

 

 

El carnicero

 

Le boucher (1970) Francia / Italia

Duración: 94 min.

M√ļsica: Pierre Jansen

Fotografía: Jean Rabier

Guion y Dirección: Claude Chabrol

Int√©rpretes: St√©phane Audran (H√©l√®ne David), Jean Yanne (Paul Thomas, “Popaul”), Roger Rudel (Inspector Grumbach), William Gu√©rault (Charles), Mario Beccaria (L√©on Hamel), Antonio Passalia (Angelo), Pascal Ferone (P√®re Charpy).

Tremolat, en el Perigord.

El pastelero de la población y sus ayudantes van cargados de postres hasta el lugar de comidas en que se está festejando la boda de Léon Hamel, instructor de la misma región con una muchacha del pueblo.

Entre los invitados est√° Popaul, el carnicero, que afirma que la carne del buey que van a ser √ļtil y que √©l mismo se da a cortar, es fr√≠a.

Sentada con √©l est√° la directora del colegio y compa√Īera de L√©on, H√©l√®ne David, con la que Popaul habla a lo largo de la boda, empezando a conocerse y bailando despu√©s juntos, aunque √©l se quita pr√≥ximamente, afirmando que se le proporciona muy mal.

La se√Īorita le cuenta que transporta ya 10 a√Īos en el pueblo, en tanto que √©l volvi√≥ despu√©s de la desaparici√≥n de su padre, al que acusa de ser un sinverg√ľenza y un mal carnicero, dando por seguro que √©l se march√≥ del pueblo huyendo de su crueldad y solamente volvi√≥ a lo largo de ese tiempo ya que estuvo en el ej√©rcito, en Indochina y Argelia, haciendo un trabajo como carnicero.

A la salida, Popaul la acompa√Īa hasta la escuela, donde H√©l√®ne tambi√©n tiene su casa, admirando √©l que siendo tan joven sea directora.

Al d√≠a siguiente en la escuela, y a lo largo de el recreo dos ni√Īos le comunican a la profesora que apareci√≥ una mujer muerta en el bosque, observ√°ndose fuera un enorme movimiento policial.

H√©l√®ne dicta a sus peque√Īos estudiantes un texto de Balzac cuando llega a la escuela Popaul para llevarle una pierna de lechal, haci√©ndola ella pasar a clase y realizando que √©l le ayude a agarrar los cuadernos.

Hélène le dice que no hay nada más triste que comer sola una pierna de lechal como esa, por lo cual lo invita a cenar con ella.

Cuando va a adquirir pan ve que sale un hombre trajeado, que le cuentan que es un policía de Périgueux que está investigando un delito ocurrido en Saint Cyprien, donde apareció una mujer muerta a cuchilladas.

Por la tarde Popaul acude a la cita con Hélène, que no terminó de corregir aun sus deberes, y a la que ayudará con la cena, mejorando él la ensalada mientras ella tiene como función asar la pierna, hablando con ella el delito y la existencia de gendarmes y policías en el pueblo.

Tras la cena van al cine a un pueblo cercano en el “Dos caballos” de ella.

Al día siguiente Hélène acude a la carnicería, desde donde observan a los gendarmes afirmando un vecino que andan tras la pista de un vagabundo.

Hélène lamenta la desaparición de la muchacha, pero Popaul minimiza su consideración diciéndole que él vió centenares de cadáveres en Indochina y que el horror era inigualable.

Le dice que prometi√≥ a dos ni√Īos, Charles y Aliz√©e proceder a agarrar setas esa tarde, por lo cual le solicita asistencia, acudiendo √©l esa tarde al bosque, donde los encuentra, llevando ya para entonces √©l una cesta llena de n√≠scalos.

Mientras los ni√Īos recogen setas ellos se sientan, hablando √©l que cuando era peque√Īo a los instructores se les llamaba por su apellido y que no sab√≠an el nombre, sorprendi√©ndole que en su caso todos conozcan su nombre y que lo que no sabe es su apellido, que ella le dice es David.

Le pregunta tras ello por qu√© no posee novio, respondi√©ndole ella que porque tuvo una decepci√≥n amorosa diez a√Īos antes que le logr√≥ bastante da√Īo, decidiendo por eso moverse hasta all√≠ de profesora, asegur√°ndole que m√°s all√° de todo en ese instante es muy feliz.

Le pregunta entonces Popaul qué haría si él la cogiese en sus brazos y la besara, asegurando ella que no haría nada, aunque le pide que no lo realice.

Se muestran entonces los ni√Īos y entonces ella le hace un obsequio, recordando √©l entonces que es su cumplea√Īos, encontr√°ndose al abrirlo con un bonito mechero.

Popaul volver√° a ayudarla con los ni√Īos, disfraz√°ndose √©l, igual que ellos, de √©poca para ensayarles bailes antiguos de sal√≥n.

Unos d√≠as despu√©s, H√©l√®ne transporta a los ni√Īos a conocer una gruta de la √©poca del Croma√Ī√≥n en el que hay pinturas rupestres.

Tras la visita, se sientan a comer en el campo, cuando de repente empieza a caer sangre sobre una ni√Īa, observando que procede a trav√©s de alguien, subiendo H√©l√®ne hasta el sitio del que ca√≠a la sangre, para conocer una mujer muerta donde reconoce a la mujer de su compa√Īero L√©on, conociendo adem√°s al costado de la mujer asesinada el mechero que le regal√≥ a Popaul y que ella se almacena.

A la ma√Īana siguiente llega para interrogarla el comisario Grumbach, que fue requerido desde P√©rigueux se√Īalando que all√≠ est√°n desbordados.

Le cuenta que mataron a la mujer antes de hallarla, pero que no fue violado, algo, seg√ļn √©l, muy extra√Īo, pregunt√°ndole si oyeron algo, lo que ella niega.

Llegan entonces los ni√Īos a los que el agente les pregunta si vieron u oyeron algo, aunque le afirman que ninguno vio nada.

Grumbach le reitera que que si tiene alguna pista, preguntándole inclusive por Léon, al que ella exculpa sin lugar a dudas.

Ya por la tarde, sola, y mientras soluciona los deberes de los ni√Īos se prende un cigarrillo con el mechero encontrado en el sitio del delito, llegando entonces Popaul, que le dice que estuvo en P√©rigueux y le ha comprado una sorpresa, observando que lo que le transporta son cerezas en aguardiente, que distribuyen, comentando de la fuerte impresi√≥n que le caus√≥ la desaparici√≥n de la muchacha, poni√©ndose por √ļltimo a llorar.

Ella le pide fuego, observando que le prende el cigarrillo con el mechero que ella le regaló, rompiendo entonces a llorar más fuerte, aunque por el alivio.

Al d√≠a siguiente tiene lugar el funeral, acudiendo los vecinos al cementerio bajo una fort√≠sima lluvia, yendo H√©l√®n acompa√Īada de Popaul.

A la salida del cementerio Grumbach se une a ellos y los acompa√Īa hasta el pueblo, afirmando que el asesino es un s√°dico y que no est√°n seguros de si es de la regi√≥n, debido a que no tienen pista alguna, ya que la mujer fue asesinada con una navaja habitual de las que todo el planeta tiene.

Popaul, que se ofreci√≥ a pintarle la vivienda a H√©l√®ne, lo realiza a la salida de los ni√Īos, aunque deja con √©l a Charles, uno de los ni√Īos, a los que puso deberes que debe llevar a cabo mientras ella sale a adquirir.

Pintando el techo se le cae pintura en una alfombra, y intentando de hallar un trapo para limpiarla abre un cajón, conociendo bajo el trapo el mechero que ella encontró y que él se almacena en el bolsillo.

Y cuando por √ļltimo ella vuelve Popaul se marcha enseguida, cont√°ndole ella que han matado a otra chica, dici√©ndole √©l que la cosa seguir√°, ya que no hay raz√≥n alguna para que cese.

Mira entonces en el caj√≥n y ve que no est√° el mechero, por lo cual le pregunta a Charles si hurg√≥ √©l en el caj√≥n, cont√°ndole el ni√Īo que fue Popaul quien lo abri√≥ para buscar un trapo.

Cuando Charles se marcha, Hélène, asustada corre a cerrar todas las puertas y ventanas, mostrándose entonces Popaul por una de ellas para mencionarle que tiene algo muy sustancial que mencionarle, aunque ella se niega a recibirlo diciendo que le duele bastante la cabeza.

Más allá de haber cerrado todo sigue escuchándolo pidiéndole que le escuche, asomándose a la ventana cuando deja de oírlo, aunque no ve a nadie ya en la calle.

Baja poco después corriendo y con miedo para cerrar una puerta que se le había olvidado, aunque tras cerrar se va la luz y revela que Popaul logró ingresar.

√Čl le dice que cuando descubri√≥ el mechero comprendi√≥ que ella sab√≠a que hab√≠a sido √©l quien asesin√≥ a las chicas.

Le cuenta que pasó el día intentando encontrar un mechero igual en Périgueux.

Le exhibe entonces la navaja con la que aniquila a las mujeres, explicándole que hay algo mayor a él que le impide respirar hasta que lo realiza.

Ella le dice que lo comprende y que confíe en ella, pero él le dice que se siente avergonzado porque sabe que ella está horrorizada y que ya jamás volverá a verlo del mismo modo y eso no lo soporta.

Ella mira la navaja y, aguardando fallecer, cierra los ojos, para conocer al abrirlos que Popaul se clavó la navaja a sí mismo en la tripa.

Ella trata de asistirlo sacándole la navaja clavada y lo transporta al hospital, pidiéndole él que no cuente el por qué.

Con enorme esfuerzo consigue llevarlo hasta el coche, con el que trata de ir lo más rápidamente viable hasta un hospital, contándole él por el sendero que cuando la veía se le olvidaba todo, asegurándole que pasó muchas noches viendo la escuela y pensando en ella, y que tenía ganas de estrecharla en sus brazos y de estar con ella para amarla y cuidarla. Y que le habría dado gusto que lo necesitara.

Consigue llegar por √ļltimo al hospital, acompa√Īando ella a la camilla y sonri√©ndole, pidi√©ndole √©l antes de que lo suban al ascensor que ha de llevarlo al quir√≥fano que le d√© un beso, lo que ella hace.

Poco despu√©s uno de los m√©dicos le comunica que falleci√≥ antes de escapar del ascensor, tras gritar de nuevo: “¬°Se√Īorita H√©l√®n!”.

De regreso hacia su casa, ella se para junto al río y se sienta meditando aguardando a que amanezca.

Calificación: 3