El caso de las multas a media noche

Había una vez un ladrón al que le encantaba coger coches ajenos y darse un recorrido con ellos a toda agilidad a lo largo de la noche. Cuando nadie le veía y solamente había tráfico en las calles ni en las rutas, el ladrón habría los coches, los arrancaba con una llave maestra y se iba. Después los devolvía, como si no hubiera pasado nada Al inicio nadie sospechaba nada, así que el ladrón podía llevar a cabo de las suyas sin inconveniente.

Sin embargo, el ladr√≥n se empez√≥ a despistar y a dejar los coches aparcados en donde no era. Esto alert√≥ a los vecinos. Pero como el coche se encontraba como si determinada cosa, todos los achacaron a un despiste. Al final de cuenta, ¬Ņqui√©n no se ha olvidado en alg√ļn momento de d√≥nde ha aparcado el coche?
Pero un d√≠a la comisar√≠a de polic√≠a se llen√≥ de gente protestando porque les hab√≠an llegado unas multas de tr√°fico que no entend√≠an. Todas las multas se hab√≠an puesto a altas horas de la madrugada, cuando todos los due√Īos estaban dormidos.

El capitán de policía puso a todos los agentes de la comisaría a investigar el asunto. El ladrón, al notar la calle plagada de policías en el momento que solía quitar los vehículos, se escondió.
Tras numerosos d√≠as de b√ļsqueda sin resultados, el capit√°n retir√≥ a los agentes. En relaci√≥n el ladr√≥n vio que no hab√≠a riesgo vovli√≥ a las andadas. Semanas despu√©s las multas volvieron a llegar y la comisar√≠a se volvi√≥ a llenar de gente.
-Esta vez le tenderemos una trampa al responsable -pensó el capitán.
El capit√°n de polic√≠a habl√≥ con los ciudadanos, uno por uno, para que se ci√Īeran al plan. Esa misma noche, un agente se esconder√≠a en cada veh√≠culo, tapado con una manta en el hueco que hay entre los asientos traseros y delanteros.
-En cuanto el ladrón entre en el coche, lo atraparemos -explicaba el capitán a todos los denunciantes.
Y así fue. En relación el ladrón entró en el coche que había elegido para esa noche, el agente escondido salió de su refugio y le dijo:
-¬°Alto, est√° usted detenido!

El ladrón se llevó un susto tan enorme que salió corriendo y todavía no paró de correr. Comentan que va tan rápido que un radar le ha detectado cruzando por un pueblo a más agilidad de la permitida. Una multa más que habrá que agregar a todas las que debe pagar… si es que le pillan.

Deja un comentario