Resumen de la pel√≠cula El extra√Īo viaje

El chato inicial de El extra√Īo viaje re√ļne numerosos de los primordiales atractivos de esta modesta (en cuanto a producci√≥n) pero extraordinaria (por sus logros) pel√≠cula: despu√©s de los t√≠tulos de cr√©dito sobre un recorrido por las portadas de diferentes publicaciones de la √©poca (La codorniz, El Caso, Life, El Alc√°zar, Hola,‚Ķ), la c√°mara sigue en panor√°mica hasta una r√ļstica pared de cal blanca donde hace aparici√≥n s√ļbitamente una mano manteniendo un cors√©, mientras o√≠mos las quejas de una mujer por el robo de una prenda id√©ntica; la c√°mara retrocede hasta encuadrar al grupo de pla√Īideras que cubren a la v√≠ctima (‚Äú¬°Qu√© horror, hasta los ladrones se est√°n corrompiendo!‚ÄĚ), para empezar un travelling de rastreo del grupo de mujeres en su itinerario hacia la sal√≥n de baile de la peque√Īa poblaci√≥n donde se van a desarrollar la historia (fotograma 1). En √ļnicamente una toma, Fern√°n G√≥mez consigue reflejar con √°cido humor la idiosincrasia de una sociedad a caballo entre el costumbrismo m√°s rancio y la t√≠mida modernizaci√≥n de algunos usos sociales que poco a poco ir√≠a irrumpiendo en la Espa√Īa de la √ļltima etapa de la dictadura, a la vez que brinda buena muestra de la asombroso escenificaci√≥n que va a vigilar la pel√≠cula (plagada de efectivos movimientos de c√°mara que van de la descripci√≥n de letras y n√ļmeros, sitios y oportunidades hasta instantes de puro suspense narrativo).

Escrita desde un criterio que Luis Garc√≠a Berlanga tom√≥ de un enigm√°tico hecho del que dio cuenta el peri√≥dico El Caso en 1956 (el llamado ‚ÄúCrimen de Mazarr√≥n‚ÄĚ, t√≠tulo original de la pel√≠cula hasta que la censura oblig√≥ a editarlo llevando a cabo caso de las quejas de las autoridades para garantizar el turismo de la zona), El extra√Īo viaje qued√≥ ya (junto a las considerables proyectos de Berlanga y las aportaciones de Marco Ferreri) como uno de las m√°s √°cidos retratos de la Espa√Īa del tardofranquismo, hasta el punto de que la pel√≠cula fue apartada de la circulaci√≥n por la censura nada m√°s estrenarse, no pudi√©ndose volver a comprender hasta seis a√Īos m√°s tarde, en la d√©cada de los setenta. Y pasa que resulta irrealizable no ver en la tr√°gica historia de Paquita (Rafaela Aparicio) y Venancio Vidal (Jes√ļs Franco), un reflejo de la opresiva situaci√≥n en la actualidad en el que fue rodada la pel√≠cula: f√≠sicamente encerrados entre las paredes del viejo caser√≠o familiar, los dos hermanos malviven bajo el yugo de su d√©spota hermana, Ignacia (Tota Alba), exponiendo una actitud idiotizada que no es riesgoso interpretar como el insuperable diagn√≥stico en relaci√≥n al accionar de parte sustancial de la sociedad de la √©poca.

Tras el arranque del film en la sal√≥n de baile (en donde se prueba ya desde el comienzo el contraste entre la vieja y la novedosa sociedad: ancianos con boina y mujeres con pa√Īuelo observando, ellos con impudicia y ellas con reprobaci√≥n, a la joven Angelines – Sara Lezana – ¬†bailando provocativamente a ritmo de twist ‚Äď fotograma 2), la acci√≥n se traslada al caser√≠o de los hermanos Vidal, en donde Paquita y Venancio acuden en la mitad de una noche a la habitaci√≥n de Ignacia, alarmados por los extra√Īos ruidos que escuchan en la vivienda (la escenificaci√≥n es aqu√≠ todo un alarde del mejor suspense narrativo: pausados travellings subjetivos a lo largo de oscuros ¬†pasillos, puertas entreabiertas, ventanas chirriando bajo la tormenta‚Ķ hasta un aparente homenaje a los p√°jaros disecados de Psicosis, en el chato de los dos atemorizados hermanos frente la alcoba de Ignacia ‚Äď fotograma 3). Tras entrever la enigm√°tica figura de un extra√Īo en la habitaci√≥n de Ignacia y, sobretodo, al escuchar las amenazantes expresiones de √©sta al otro lado de la puerta (‚Äúen cuanto lleguemos a Cabo de Palos nos desharemos de estos dos imb√©ciles‚ÄĚ), los dos hermanos deciden pasar las noches llevando a cabo guardia para evitar alg√ļn acci√≥n de Ignacia contra ellos.

Paralelamente, la pel√≠cula nos ense√Īa la relaci√≥n de Fernando (Carlos Larra√Īaga), el joven artista de la orquesta de baile, con Beatriz (Lina Canalejas), una c√°ndida dependienta incapaz de dudar sobre las reales pretenciones del m√ļsico (que llega a inventarse la existencia de un hermano paral√≠tico para omitir comprometerse en matrimonio con la joven). La acci√≥n tomar√° un dram√°tico punto de inflexi√≥n una noche donde, tras sorprender a Ignacia extra√Īamente engalanada, y frente la violenta reacci√≥n de √©sta contra Paquita, Venancio golpea a su p√©rfida hermana con un jarr√≥n ocasionando su muerte instant√°nea. Despu√©s de arrojar el cad√°ver en una de las tinajas de vino de la vivienda (lo que dar√° lugar a uno de los instantes de humor negro m√°s hilarantes de la historia del cine espa√Īol), los dos hermanos se ausentan del pueblo y su enigm√°tica desaparici√≥n no ser√° resuelta hasta que, pocos d√≠as despu√©s, ser√°n hallados sus cuerpos sin vida en una solitaria playa del Cabo de Palos (fotograma 4 – exactamente el hecho real que habr√≠a inspirado el guion de la pel√≠cula).

Este enrevesado argumento nos es exhibido a trav√©s de un guion que se crea como un fabuloso mecanismo de relojer√≠a, en el que los misteriosos hechos que se van desgranando hasta el dram√°tico final (desvelado a medio film), se resolver√°n en el final a trav√©s de la confesi√≥n de Fernando que observaremos con fachada de un riguroso flashback que ir√° dando respuesta a todos los inconvenientes planteados: la enigm√°tica silueta en la mecedora (en situaci√≥n, la de Fernando, con pasi√≥n secreto de Paquita); la irrupci√≥n del propio Fernando en el momento del fratricidio (y su colaboraci√≥n para liberarse del cad√°ver de Ignacia) y en la mitad de una celebraci√≥n de Paquita y Venancio (travestido como Ignacia, en un nuevo gui√Īo al personaje de Norman Bates en Psicosis ‚Äď fotograma 5); y el tr√°gico desenlace en la playa, con los dos hermanos perdiendo la vida a manos de Fernando despu√©s de un infortunado e inconsciente brindis al sol.

David Vericat
© cinema primordial (febrero 2016)