Resumen de la película El hombre de las mil caras

 

 

El hombre de las mil caras

 

Espa√Īa (2016) *

Duración: 123 Min.

M√ļsica: Julio de la Rosa

Fotograf√≠a: √Ālex Catal√°n

Guion: Rafael Cobos y Alberto Rodríguez (Libro: Manuel Cerdán)

Dirección: Alberto Rodríguez

Int√©rpretes: Eduard Fern√°ndez (Francisco Paesa), Jos√© Coronado (Jes√ļs Camoes), Carlos Santos (Luis Rold√°n), Marta Etura (Nieves Fern√°ndez), Luis Callejo (Juan Alberto Belloch), Emilio Guti√©rrez Caba (Osorno), Enric Benavent (Am√©rigo Casturelli), Pedro Casablanc (Abogado Paesa), Alba Galocha (Beatriz Garc√≠a Paesa).

Jes√ļs Camoes un respetado piloto ten en cuenta que colabor√≥ con Paesa en la distribuci√≥n del pr√≥fugo m√°s popular de la cr√≥nica de la democracia, Luis Rold√°n, por diversi√≥n.

Reunido con Paesa le entreg√≥ las llaves de una consigna de la estaci√≥n del norte en Par√≠s, pregunt√°ndole a este qu√© iba a llevar a cabo con tanto dinero, y √©l le dice qu√© har√°n los dos, advirti√©ndole el esp√≠a antes de marcharse que ser√° llamado a declarar una jueza, pero que no debe preocuparse, ya que est√° controlado, despu√©s le entreg√≥ un sobre con un adelanto y se despiden, recordando que esa fue la √ļltima vez que lo vio, recibiendo poco despu√©s la comunicaci√≥n de su muerte.

Varsovia, 1986.

Paesa tenía un trabajo de intermediario en la venta de armas a terceros países y por medio de sus contactos consiguió dos misiles para ETA. Un encargo que le logró el gobierno, debiendo integrar en los mismos balizas de rastreo.

Starkman, el vendedor que le facilit√≥ las armas le da que colabore con √©l y le dice que no deber√≠a ponerse un l√≠mite a trabajar para los servicios misterios espa√Īoles, ya que adem√°s ETA es un avispero.

Por medio de su actuación ETA sufrió su más grande golpe, dado que se encontró en Hendaya parte importante de su armamento, que habían ocultado en la cooperativa Sokoa, y se descubrió su sistema de extorsión a los hombres de negocios vascos.

Eso lo convirtió en uno de los hombres más buscados por ETA.

Madrid. 1988

Paesa acude al acercamiento de Rafael Vera, Director General de Seguridad del Estado, ya que le hab√≠an prometido 100 millones por aquella operaci√≥n y dos a√Īos despu√©s no los hab√≠a recibido. Jam√°s lo cobr√≥.

Poco después lo llama Osorno, su superior en los servicios misterios para mencionarle que lo de el del dinero se encontraba en marcha y que tenía otra cosa para él.

En octubre de 1988 trató de extorsionar a una testigo de la guerra sucia del GAL, para convencerla de que no hablara y comprometiera al gobierno.

Aquella fue la √ļnica vez en que no desconfi√≥. Fue fotografiado y sali√≥ en la prensa, y desde el instante en que su rostro se realiz√≥ p√ļblico nadie quiso entender nada de √©l y tuvo que escapar de Espa√Īa y mantenerse oculto cinco a√Īos.

Madrid 1994

Paesa y Camoes se re√ļnen con unos inversores a los que invita a un vino del que les dice solo quedan 20 botellas iguales a nivel mundial y les ha enviado una a cada uno.

Trata de hacer una compa√Ī√≠a of shore domiciliada en Santo Tom√©, lugar del que es embajador, pero ellos ten√≠an tambi√©n un reporte que demostraba que todo lo que ten√≠a era falso, su millonario patrimonio, su despacho y su chalet de Las Rozas, que verdaderamente era de su mujer, que le sugiere que lo √ļnico que hay de √©l en esa casa es su maleta con su ropa y un cuadro que llevaba a todas partes pero que no era bueno.

Su fortuna se limitaba a dos cuentas en n√ļmeros rojos y una petici√≥n de cr√©dito que renovaba cada tres meses.

Pero los inversores no solo investigaron a Paesa, también a Camoes, que aunque casado y con dos hijos había tenido varias relaciones extramatrimoniales.

Consiguió que no lo detuvieran debido a que su cargo de embajador le proporcionaba inmunidad diplomática, obsequio de su amigo Starkmann.

Sacando su viejo Jaguar Paco lo había perdido todo, dejándole Gloria, su mujer utilizar un cuarto de su chalet hasta que encontrara otra cosa.

Ese era su mundo hasta que apareció Luis Roldán.

El Algarrobo

Luis Roldán, Director de la guardia civil y cuyo nombre sonaba como futuro ministro del interior y su mujer, Nieves Fernández le reclamaron, ya que les habían informado que era un hombre muy hábil conduciendo el dinero para que les ayudara a socorrer una cuenta que tenían en Suiza y corría riesgo y dos viviendas, una en París y otra en las Antillas francesas.

Paesa aceptó en lugar de un millón de dólares.

Le advirtieron que pr√≥ximamente saldr√≠a a la luz una informaci√≥n que le perjudicaba por lo cual le pidieron que tuviera algo listo, aconsej√°ndoles √©l salir de Espa√Īa cuanto antes.

Poco después Roldán recibió una llamada del nuevo Ministro del Interior al que aseguró que podrían citarle para la comisión cuando desearan, ya que no iba a desplazarse.

Su mentira le costó el puesto al ministro Antonio Asunción, ya que partió con su mujer hacia París, donde se alojaron en un piso de Paesa, el cual les reservó una comida en un óptimo lugar de comidas, ya que sabía que era su aniversario de boda, dejándole además a Roldán una caja con atentos y una nota donde le decía que se los dejaba por si no había tenido tiempo de adquirir nada.

En el lugar de comidas Nieves le anunció que se encontraba embarazada, entregándole él, feliz, los atentos que compró Paesa.

Ginebra.

La estrategia para socorrer las viviendas de Rold√°n era buscar alguien que no tuviera nada que perder para hacerle figurar como colega mayoritario y √ļnico de una sociedad constru√≠da al efecto, eligiendo para eso a Amerigo Castureli, un alcoh√≥lico, el cual vender√≠a a su vez las sociedades a otras dos sociedades, con otro colega con todav√≠a peor suerte, Pinaud, y este a su vez a un cocinero.

Un notario ginebrino lo certificó realizando que las viviendas quedaran seguro.

Roldán pidió que le consiguieran una entrevista con El Mundo, dado que suponen que mienten sobre él y está dispuesto a contar todo lo que sabe.

Así, el 29 de abril de 2004 concedió la entrevista diciendo en ella que tenía dos elecciones, o pegarse un tiro o tirar de la manta y llevarse a todos consigo, afirmando estar escribiendo sus memorias.

Para entonces una jueza lo había mencionado para interrogarlo acusándolo de 9 delitos.

Mientras la otorga Nieves habla con Paesa y le dice que si Luis regresa le pasará algo malo, proponiéndole Paesa una fuga a un espacio seguro.

Ella le dice que piensa proceder a declarar dado que piensa que no tienen nada contra ella.

Paesa le advierte que próximamente habrá un nuevo Director General en la guardia civil que podrá poder ingresar a la cuenta de su marido en Suiza, por lo cual tienen que llevar a cabo algo.

Luis y Nieves no volver√≠an a verse en un a√Īo, ya que imputada por encubrimiento, fue encerrada en Brieva, aunque no accedi√≥ a estar aislada.

En Ginebra Castureli le roba su pasaporte a Pinaud, presentándose haciéndose pasar por él y con el cocinero en el Aresbank, en Madrid, y 24 horas después de que el dinero de Roldán pasara a la cuenta de Paesa este había dado ya dos ocasiones la vuelta al planeta, de Madrid a Ginebra, de allí a Singapur, Frankfurt, Londres y vuelta a Singapur.

Cuando Paesa regresa a conocer a Roldán este le pregunta dónde está su dinero, respondiéndole que en Singapur, recordándole Roldán que están esposados el uno al otro y si cae uno caerá el otro, pidiéndole que le dé todos los datos a su abogado.

Llega la novedad de la dimisión del Ministro del Interior, debiendo comparecer el presidente en el Congreso para argumentar la crisis.

El experto en centrales termonucleares

Madrid. Dos meses después

El comisario González y el subinspector Bermejo, de la policía judicial visitan a Paesa en el chalet de su mujer en relación con la desaparición de Luis Roldán, aunque él dice que solo sabe lo que ha leído en la prensa, para la cual Roldán había sido visto en todas partes, Venezuela, Angola, Polonia, Estados Unidos…

Ellos saben que antes de ocultar estuvo en su oficina gracias a un desliz de Camoes, que lo contó en la boda de un familiar a la mujer de un policía a la que trataba de ligarse.

Saben también que Roldán utilizó tres ocasiones el teléfono desde un piso de el en París, ya que llamó a su madre más allá de que le advirtieron que no lo utilizara.

Le preguntan también por Casturelli.

Este esperaba en el campo de aviaci√≥n de Berna un vuelo a Gibraltar que se retras√≥ cinco horas que dedic√≥ a beber. Acab√≥ tan mal que crey√≥ ver un ciervo. Lo descubrieron en el suelo con 300.000 francos suizos sin declarar y fue culpado por evasi√≥n de capitales a 5 a√Īos. Debieron ser 15, pero cont√≥ que hab√≠a hecho un trabajo para Paesa y Luis Rold√°n y habl√≥ de una cuenta en Singapur con 1.500 millones de pesetas.

Los policías saben que él tiene una tiene esa cantidad y le aseguran que la jueza Ferrer ha ordenado su bloqueo, aunque él afirma que en Singapur no se lo admitirán.

Después de las afirmaciones de Casturelli la inmunidad que tenía como embajador comenzaba a peligrar y sin ella se le acusaría por la extorsión a la testigo de los GAL.

Regresa a marcharse a París, llevándolo Camoes al campo de aviación, recordando que no le ha dicho nada entonces sobre su metedura de pata. De hecho hasta un largo tiempo después no se enteró de lo que había hecho.

Ya en Par√≠s le distribuci√≥n un chaleco antibalas y le comentan que la polic√≠a ha pedido la colaboraci√≥n de la polic√≠a venezolana, donde habita su madre, se√Īal√°ndole que desde ese instante requieren pistoleros expertos y le har√°n un pasaporte nuevo.

Vuelven a trasladarlo.

Rold√°n est√° preocupado ya que vio a unos individuos que intentaban ingresar en el piso.

Paesa va a comentar con los vecinos donde Rold√°n dice que se ocultaron los hombres que intentaron ingresar, pero estos le aseguran que estuvieron solos toda la noche.

Pero desde ese hecho Luis Roldán aceptó su iniciativa de contratar pistoleros.

Acuden con √©l a un acercamiento con estos. Al llegar al lugar del acercamiento sale Paesa para comentar con el solicitado, saliendo Rold√°n m√°s all√° de que le pidi√≥ que no lo hiciera, observando al llevarlo a cabo c√≥mo alarmados los pistoleros los se√Īalan.

Desde ese instante dejarán de tener contacto con él y lo llevarán los hombres contratados, sabiendo solo ellos donde estará, asegurando Paesa a Camoes que Roldán es una bomba de relojería y no quiere estallar con él.

El Cochero de Dr√°cula

Tres meses después Camoes recibe una llamada de Paesa mientras vuela hacia Roma. Le cuenta que Luis echa de menos a su mujer y le ha pedido que negocie su vuelta.

Para eso, el abogado de Paesa habla con el Ministro de Justicia e Interior, Juan alberto Belloch, el ministro con más poder del gobierno y el que tenía más grande ambición y al que llamaban el Cochero de Drácula, al que le pide el olvido de sus causas atentos a cambio del Algarrobo.

Cuando el ministro ingresa, le confiesa que Roldán está protegido por una organización en todo el mundo y quiere negociar las condiciones de su vuelta, pidiendo Paesa por la intermediación 300 millones, diciéndole el abogado que eso no es bastante si quiere hacer mejor la imagen de su partido y la suya propia.

Paesa est√° acompa√Īado de Gonz√°lez y Bermejo cuando recibe una llamada de Stuart Johnson que le otorga normas para continuar adelante con la operaci√≥n.

Camoes acude a la estación de Kehl, vigilándolo los policías. Allí un hombre le distribución al piloto una documentación.

Unos d√≠as m√°s tarde Paesa se re√ļne en Par√≠s con un hombre de Stuart que le distribuci√≥n una carpeta con las condiciones de Rold√°n.

Con ellas, el abogado de Paesa se re√ļne otra vez con Belloch para mencionarle que Rold√°n se entregar√° en 15 d√≠as en Laos, pero unicamente se le podr√° evaluar por malversaci√≥n y cohecho dado que Laos no ten√≠a tratado de extradici√≥n y no ser√≠a por consiguiente una detenci√≥n, sino una extradici√≥n administrativa y el gobierno deber√° pactar las condiciones por lo cual solo cumplir√° una peque√Īa pena de 5 a√Īos como m√°ximo.

Las dos partes admiten.

Pero Paesa comienza a ver extra√Īos movimientos a su alrededor, encontrando al llegar a su portal a Osorno, que le pregunta d√≥nde est√° Rold√°n, dici√©ndole √©l que no le vi√≥ desde meses atr√°s y no sabe d√≥nde est√°, Osorno niega que le est√©n siguiendo.

Pero sí lo hacían. Starkman reconoce a su fan como un obsoleto caza recompensas. Recurre otra vez a él, aunque Starkman le dice que quiere dejarlo, ya que está pendiente de un indulto de Mitterrand, aunque le proponen tal cantidad que termina aceptando y diciendo que hablará con un amigo del MOSSAD, recomendándole que se traslade frente a la embajada de Israel, el sitio más protegido de Francia.

Observando un documental sobre la mantis y su forma de camuflarse, Camoes se percat√≥ de que le estaban enga√Īando, corriendo a casa de su mujer donde rebusca entre las fotograf√≠as antiguas, observando en una de ellas al presunto colaborador de Stuart que se reuni√≥ con Paesa.

Con la foto va al bar en que se hallaron Paesa y ese hombre y le se√Īalan d√≥nde vive, yendo hasta su casa y sigui√©ndolo cuando hace aparici√≥n, aunque el hombre se otorga cuenta y lo llama la atenci√≥n a √©l, que le se√Īala que es amigo de Paesa y lo transporta hasta una tienda donde los trabajadores le reconocen como el que conduc√≠a el coche la noche en que salieron con Rold√°n, comprendiendo que todos ellos actuaban.

Va por esto a conocer a Paesa y le hace ver que descubrió su juego. Ha comprendido que no hay una organización en todo el mundo protegiéndole, y le pregunta dónde está, respondiéndole Paesa que no se lo puede decir, ya que sabe que habló de más ya en otra ocasión.

Cuando llega uno de los guardaespaldas al piso donde está oculto mira que no está y que puso un mueble tras la puerta de su habitación, debiendo abrirla a golpes, encontrando al llevarlo a cabo que Luis está sentado en el balcón, hablando que no tuvo valor para suicidarse.

Llaman por esto a Paesa, que va con Camoes a verlo, rega√Īando al llegar al piso al hombre que lo cuidaba por haberle llevado prensa espa√Īola, ya que el intento de suicidio se caus√≥ gracias a que salieron im√°genes suyas en una revista de una fiesta privada en que sal√≠a en pa√Īos inferiores y con mujeres, alcohol y drogas.

Le dice que sabe que lo que logró está mal, pero no se va a dar, ya que es el hazmerreír del país y van a crucificarlo.

Paesa le dice que harán lo que quiera, pero que tienen que sacar físicamente el dinero para ingresarlo en otra cuenta y lograr que se pierda su rastro electrónico y le advierte que si no se distribución deberá ocultar y no volver a conocer a su mujer ni a su familia ni al hijo que va a nacer, pero que él conseguirá llevarlo a cabo pasar por muerto y llevarlo a un país del Sudeste Asiático donde podrá vivir pacificamente, ya que él y le mandará cada mes todo el dinero que requiera.

Pero Paesa consigue ingresar en la prisi√≥n de √Āvila camuflado en un bote de caf√© un m√≥vil con el que llama a su marido.

Tras la conversación, Roldán le dice que le dejará que realice lo que quiera con su cuenta, aunque quiere tener control sobre la misma, recordándole que si cae él caerán los dos.

Le dice también que no puede vivir sin su familia, por lo cual escoge llamar a su abogado.

Paesa regresa a llamar a Gloria y le dice que quiere que todo vuelva a estar como antes, diciéndole ella que ya es imposible, diciéndole él que tiene bastante dinero, pero ella le corta porque dice es muy tarde.

Hace aparición Beatriz, la hija de Paco, que Camoes afirma era igual que él.

Su tío le ocupa que viaje a Singapur donde debe sacar en una semana los 1.500 millones de Roldán para después ingresarlo en otro piso del mismo banco y en otra cuenta.

Un hombre contacta con Camoes, se√Īalando que lo env√≠a Belloch. Saben que es compa√Īero de Paesa y le proponen 100 millones por la ruta de Rold√°n desde Laos.

Preferían una detención y dejar a Paesa fuera de juego.

París. Enero de 1995

Paesa, Camoes y los dos polic√≠as espa√Īoles van a reunirse con un ministro de Laos, llevando los documentos de la extradici√≥n.

Entra Paesa en el ministerio del que sale 20 minutos después llevando los documentos de la extradición firmados.

Los polic√≠as le entregan entonces a Paesa un archivo seg√ļn el cual en Singapur aceptaron la petici√≥n de la jueza Ferrer de denegar sus cuentas.

Después, en un lugar de comidas, Paesa le distribución a Camoes la ruta de Roldán, ya que saldrán hacia Bangkok en un jet privado que pilotará él, debiendo avisar a los policías que van a adelantarlo todo.

Camoes sabía que ese papel con la ruta valía 100 millones, pero decidió llamar y negar el trato.

Después, mientras tomaban el postre dudó si la iniciativa de Belloch era real o una prueba de Paco, aunque tuvo la impresión de haberla superado. Con el tiempo supo que se había equivocado.

Operación Luna

Antes de partir, hacen un repaso todo con Rold√°n. Le ense√Īa que en Bangkok dos polic√≠as laosianos les entregar√°n a la polic√≠a espa√Īola y ser√° una distribuci√≥n, no una detenci√≥n.

Paesa le pregunta si va a llevar su malet√≠n y le aconseja que no lo realice, ya que en √©l est√° su seguro y si lo transporta en relaci√≥n pise suelo espa√Īol le ser√° incautado.

Esa ma√Īana parti√≥ desde el campo de aviaci√≥n de Le Bourget, el menos vigilado de Par√≠s, un jet en que como parte de la tripulaci√≥n iba Luis Rold√°n con destino a Roma.

En Singapur la sobrina de Paesa acude al banco y pide los √ļltimos 500.000 d√≥lares, observando c√≥mo lo que hab√≠a hecho los d√≠as anteriores sin inconvenientes, ese d√≠a se ve diferente, observando c√≥mo van a comentar con el director, aunque por √ļltimo se los entregan. Los 1.500 millones de Rold√°n estaban seguro en una cuenta de Paesa.

Entretanto Rold√°n llega con Camoes a Bangkok y van a un hotel.

Esperan una llamada de Paesa. Esta les llega cuando Paesa recibe a su vez una llamada confirmándole que le ingresaron sus 300 millones por la distribución de Roldán.

Antes de salir Roldán le distribución a Camoes su maletín para que se lo dé a Paco al llegar a Madrid, pidiéndole que le diga que confía en él, aunque en el maletín lo que hay es la llave de la estación del Norte en París.

Fuera les esperan dos polic√≠as laosianos con los que van hasta el campo de aviaci√≥n donde se lo entregan a los dos polic√≠as espa√Īoles, en lo que ser√≠a el objetivo de una fuga que hab√≠a durado 310 d√≠as.

Camoes llama a Paesa para mencionarle que todo acab√≥ y puede regresar a Espa√Īa

En Madrid Paesa vuelve con Gloria a la que le dice que no volver√° a marcharse.

Ve en televisión al ministro dando cuenta a la prensa de la captura de Roldán.

El 27/02/1995 llega Rold√°n a Barajas, donde es detenido.

Rold√°n se le acus√≥ de todos los delitos que se le acusaba seg√ļn el C√≥digo Penal espa√Īol m√°s all√° de que √©l confirmaba haber firmado un convenio con el gobierno.

En televisión sale a relucir el nombre de Paesa como el hombre que lo entregó.

En menos de un a√Īo lo hab√≠a recuperado todo, incluida su mujer. Pero no par√≥.

Envió a la mujer de Roldán unos papeles.

Los papeles de Laos

Camoes ten en cuenta que consiguió un sello equivocado. Le brindaron el del ayuntamiento de la ciudad más importante de Laos, y no el del ministerio, aunque a Paesa no le importó.

El gobierno de Laos se√Īal√≥ que los documentos para la extradici√≥n de Rold√°n eran falsos.

El día que acudieron al ministerio de Laos para conseguir los documentos para la extradición de Roldán, Paesa se limitó a poner él el sello y entregárselos a los policías.

Los policías de Laos eran verdaderamente dos camareros vietnamitas de un lugar de comidas francés, y el gobierno de Laos confirmó que Roldán jamás estuvo en su país y por consiguiente no hubo distribución por su policía ni habiendo rastro alguno de su presencia en aquel país.

Comenzaron a levantarse voces pidiendo la destitución de Belloch, siendo aquel el objetivo de la carrea de este hacia la presidencia.

Osorno visita a Paesa y le dice que se metió en un inconveniente, aunque Paesa le advierte que tiene los documentos de Roldán y no tienen la posibilidad de hacerle nada.

Osorno le dice que esos papeles no le proteger√°n de la justicia y le sugiere que si no quiere pasar el resto de su historia en la c√°rcel debe ocultar.

Tras esa reuni√≥n se asoma a la habitaci√≥n donde dorm√≠a Gloria, aunque no la despert√≥. Esa fue la √ļltima vez que la vio.

Se caus√≥ entonces el instante del √ļltimo acercamiento entre Paesa y Camoes en la cafeter√≠a del campo de aviaci√≥n cuando le entreg√≥ las llaves de la consigna de Par√≠s.

Madrid 21/07/1998

A Camoes le despierta el teléfono. Era Beatriz García Paesa para informarle de la desaparición de su tío tras un ataque al corazón.

Gloria recibe un ramo de flores que Paesa indicó que le enviaran si le pasaba algo.

Rold√°n fue juzgado por todos sus delitos y culpado a 30 a√Īos de c√°rcel y le ingresaron en un m√≥dulo aislado en la misma c√°rcel donde hab√≠a estado su mujer.

Acab√≥ cumpliendo 15 a√Īos.

Nieves se separó de Luis pocos meses después del nacimiento de su segundo hijo.

Madrid 1999

Camoes recibe una llamada desde Ginebra. Era de Jean Pierrre Pinaud informándole de la desaparición de Casturelli, al que alguien mató de un tiro una semana después de salir de la cárcel.

Le cuenta también que llamó a Paco por error y le saltó el contestador, no entendiendo que si está muerto siga teniendo teléfono, aunque para lo que le llamaba era para pedirle que le diera algo de dinero.

Lo hallaron también muerto en el albergue en que vivía poco después.

Tras corroborar que de hecho su contestador autom√°tico est√° activo, Jes√ļs cuenta que Paesa enga√Ī√≥ a todo un pa√≠s y tambi√©n a √©l, siendo el √ļnico que pod√≠a contar su historia.

Intentó continuar los pasos de Paco.

París 2004. Justo cuando sus crímenes acababan de prescribir unos periodistas hallaron vivo a Paco que mencionó que se había retirado y vivía de sus ahorros.

Calificación: 3