Resumen de la película El juez

 

 

El juez

 

L’hermine (2015) * Francia

Duración: 98 min.

M√ļsica: Claire Denamur

Fotografía: Laurent Dailland

Guion y Dirección: Christian Vincent

Int√©rpretes: Fabrice Luchini (Michel Racine), Sidse Babett Knudsen (Ditte Lorensen-Coteret), Eva Lallier (Ann), Victor Pontecorvo (Martial Beclin), Candy Ming (Jessica Marton), Micha√ęl Abiteboul (Jourd’hui / abogado defensor), Corinne Masiero (Marie-Jeanne Metzer), Claire Assali (Abogada civil), Bruno Tuchszer (Fournier / Abogado asesor), Marie Rivi√®re (Marie-Laure).

Terminada su día de trabajo como presidente del Tribunal de lo Penal de Saint-Omer, Michel Racine se quita, ya que afirma sentir escalofríos y mal muscular, temiendo haber cogido la gripe.

En el hotel en que se alberga pide que le preparen una sopa para cenar y al subir a su habitación come una manzana tras apartar al gusano de la misma, tras lo que trata de concentrarse en un caso, aunque no lo consigue, por lo cual escoge salir para ir al médico, resbalándose y cayéndose en la calle al estar el pavimento mojado.

El médico le pone una inyección y le sugiere estar tres días sin salir hasta que se cure, aunque él dice que tiene una audiencia relativa a un hombre que mató a su hija a zapatazos, por lo cual el doctor le otorga unas pastillas para que logre aguantar.

Cuando al d√≠a siguiente llega al tribunal Jourd’hui, el abogado defensor del acusado le advierte de que esa ma√Īana tendr√° que salir de la sal√≥n numerosas ocasiones a lo largo de la visi√≥n por temas personales.

Racine entra en el ba√Īo de las mujeres por escr√ļpulos, oyendo c√≥mo al otro lado Fournier, el abogado asesor del jurado le dice a Jourd’hui que la noche previo vieron al juez cuando sal√≠a de un puticlub, tan borracho que inclusive se cay√≥.

Dice que nadie lo traga, preguntando Jourd’hui si es verdad que sali√≥ de su casa, dici√©ndole Fournier que no sali√≥ de su casa, sino de la de su mujer, que lo ech√≥.

Cuando llega a la sal√≥n donde est√°n los abogados les ense√Īa que tiene gripe, lo que le oblig√≥ a salir durante la noche a la farmacia, que se encontraba clausurada y tuvo que ir cerca del ayuntamiento – donde le vieron caerse -.

Una vez en la sal√≥n muestran al acusado, Martial Beclin, de 27 a√Īos y sin trabajo, aunque su abogado defensor sale, de la misma forma que hab√≠a advertido, para comentar por tel√©fono, observando cuando vuelve que ya han elegido a parte importante del jurado, no logrando ya recusar a ning√ļn integrante.

Nombrados los 6 integrantes del jurado, nombran a 3 sustitutos, vacilando el presidente al notar en medio de estos un nombre, el de una mujer, Ditte Lorensen-Coteret, a la que no deja de ver mientras dice el resto de nombres.

Todos se sorprenden cuando, nada m√°s escoger al jurado, Racine pausa la sesi√≥n 15 minutos, tiempo que aprovechan los reci√©n nombrados para ser ilustrados por Fournier, que les sugiere que hay jueces que dan a conocer todo y escuchan poco y otros que hacen una introducci√≥n corto y dejan que presentes y acusado se expresen y cuenten ellos las cosas, se√Īalando que Fournier es de los primeros, aunque otra letrada dice lo opuesto.

Cuando el juez vuelve, tras haber tomado una aspirina escucha cómo uno de los integrantes del jurado le pregunta a Ditte de dónde es, diciéndole ella que es danesa, y nació en Copenhague, aunque tiene la nacionalidad francesa.

El juez se disculpa por la interrupción adecuada a sus inconvenientes de salud.

Cuando reanudan la sesión, El presidente lee una carta del acusado donde sugiere que decidió no declarar nada ni responder a las cuestiones que le hagan y solo dirá que él no lo logró y es inocente.

Y acertadamente, siempre que el presidente le pregunta algo, su nombre, fecha de nacimiento o localidad responde que √©l no mat√≥ a Melissa, debiendo ser por esto el presidente quien lo presente y cuente que el padre del acusado cay√≥ de un andamio cuando este ten√≠a 3 a√Īos y se rompi√≥ la columna vertebral cuando su madre se encontraba embarazada de 6 meses de su hermano.

Dan tras ello su perfil sicol√≥gico, se√Īalando su incapacidad para los estudios y su rechazo a las autoridades, aunque en el vecindario todos les ve√≠an como una pareja habitual.

El presidente le advierte al acusado que se arriesga a 20 a√Īos de c√°rcel y su actitud no le asistencia, por lo cual reitera que pedirle que explique precisamente lo que ocurri√≥ el 24 de abril de 2013 en el vecindario de Bel Air, insistiendo en que no golpe√≥ a Melissa antes de que interrumpan la sesi√≥n para comer.

Al irse trata de escuchar a los integrantes del jurado sin que le vean, y al no darse cuenta de nada le pregunta a su asesora dónde piensa que comerán, decidiendo seguirlos para comprobarlo.

Acude despu√©s a casa de su mujer, a la que le pregunta para qu√© le llam√≥, se√Īalando ella que fue al notario y le dijeron que las cosas iban m√°s r√°pidamente de lo que cre√≠an, por lo cual el jueves firmar√° el deber de venta y se ir√° antes de fin de mes, ya que no quiere pasar ni un invierno m√°s all√≠, por lo cual le pide que si quiere algo de lo que a√ļn tiene all√≠ debe darse prisa en pedirlo.

√Čl explota para cambiarse, ya que llevaba a√ļn el abrigo manchado tras su ca√≠da, tras lo que vuelve corriendo hasta el lugar de comidas donde comen los integrantes del jurado, mandando cuando est√° cerca de este un mensaje a Ditte para cerciorarse de que tiene bien su n√ļmero.

A lo largo de la comida los integrantes del jurado se van presentando, habiendo entre ellos un √°rabe jubilado que trabaj√≥ en Gas de Francia, un jardinero paisajista que trabaja para el ayuntamiento, una mujer pr√≥ximo de cumplir los 50 que est√° sin trabajo, tiene dos hijos y es 3 ocasiones abuela, una empleada de banca de 29 a√Īos y de origen italiano cuyo novio es militar y est√° en Mal√≠ en una misi√≥n, habiendo como primera sustituta una mujer √°rabe de 25 a√Īos √°rabe que es asistenta que es sustituta tambi√©n y va acompa√Īada por una prima porque ella no conduce, proponi√©ndole otro de los integrantes del jurado recogerla cada ma√Īana y devolverla, ya que le pilla de sendero, aunque ella afirma que su marido no se lo permitir√°, ya que ya de hecho para ir all√≠ tuvo que proceder a la polic√≠a para que dijera que era obligaci√≥n comparecer, dici√©ndole el otro √°rabe que debe respetar a su marido, opinando con la prima que le pide que no se misi√≥n en sus asuntos.

Tambi√©n se muestra Ditte, que cuenta que tiene 45 a√Īos y es divorciada y m√©dico anestesista en Lille y que tiene dos hijos, un ni√Īo y una ni√Īa y transporta 20 a√Īos viviendo all√≠, asegurando todos que no posee ning√ļn acento.

El musulm√°n dice que no puede comprender c√≥mo alguien ha podido matar a un beb√© de 9 meses a patadas, record√°ndole los dem√°s que no tienen la posibilidad de comentar del caso fuera del tribunal, decidiendo comentar del presidente, del que afirman no se ve simp√°tico y se ve tener un humor de perros, algo que, se√Īala la mujer de 50 a√Īos, coincide con lo que le ha dicho un familiar que trabaja en los tribunales y afirma que tiene muy mala reputaci√≥n y no le traga nadie.

Cuando reanudan la sesi√≥n afirma la madre de la ni√Īa, que cuenta que esta estuvo llorando todo el d√≠a y tras ofrecerle el biber√≥n sali√≥ a ofrecer un recorrido y cuando regres√≥ Martial le mencion√≥ que la ni√Īa hab√≠a tenido un incidente, observando a Melissa en el suelo de la habitaci√≥n, observando que le sangraba la cabeza.

Cuenta tambi√©n que la ni√Īa hab√≠a estado llorando todo el d√≠a y Martial la encerr√≥ en lo que llaman el cub√≠culo, algo m√°s grande que un armario para no escucharla.

Dice que como a la ni√Īa le dol√≠a el est√≥mago lloraba cada vez m√°s fuerte y √©l le gritaba cada vez m√°s fuerte desde el otro lado de la puerta.

El juez le ten en cuenta que los inspectores no hallaron resto alguno de sangre en el cub√≠culo ni en el ba√Īo ni en la puerta.

El presidente le pregunta qu√© ocurri√≥ a lo largo de las 10 horas que pasaron desde su regreso a casa hasta que puso la denuncia, contando que las pas√≥ llorando y cuenta que Martial quer√≠a denunciarlo, pero ella no, porque hab√≠a sido un incidente, inclusive pens√≥, seg√ļn declar√≥ tirarla al estuario del r√≠o para declarar que hab√≠a sido un incidente o una desaparici√≥n.

Al d√≠a siguiente tom√≥ somn√≠feros y tranquilizantes y por eso los polic√≠as la hallaron durmiendo al d√≠a siguiente, contando que los toma cada d√≠a porque no puede reposar, se√Īalando que la ni√Īa lloraba d√≠a y noche de manera molesto.

Ditte le pregunta c√≥mo naci√≥ su segundo hijo, se√Īalando que todo fue bien y que su padre, que se encontraba en prisi√≥n a√ļn no lo conoce.

Comparece tras ello la primera testigo, una amiga de ella, que dice que era como una segunda madre que admite que no le gustaba Martial porque era muy autoritario.

Unos vecinos cuentan que escuchan desde su hogar gritos, tanto por el d√≠a como durante la noche de los padres y los lloros de la ni√Īa.

Su hermanastro peque√Īo dice que Martial es para √©l como un padre y dice que este y Jessica eran una pareja muy unida.

Tras la visi√≥n, el jurado se re√ļne, hablando que no comprenden la estrategia de la defensa, con el abogado accediendo y saliendo y no insisti√©ndole al acusado para que dialogue, se√Īalando los letrados que los abogados eligen a alguien as√≠ a alguien que dialogue y estropee su estrategia de defensa.

Mientras hablan Ditte recibe un mensaje de Michel pidiéndole hallarse por la tarde en el lugar de comidas donde comió.

La siguiente testigo es una m√©dico que cuenta que la ni√Īa padec√≠a una estenosis pil√≥rica, un estrechamiento que imped√≠a que pasaran los comestibles al intestino.

Otro profesional ense√Īa que del examen del cad√°ver puede deducirse que recibi√≥ un golpe en la cabeza, pero ha podido ser por un golpe con una puerta, una patada o un golpe al caerse.

Terminada la sesión de ese día, el juez se marcha rápidamente para lograr asistir a su cita.

Est√°n en el segundo piso del lugar de comidas, un sitio recogido, ya que, se√Īala ella que pens√≥ que quiz√° no era sensato que los puedan ver juntos.

√Čl le otorga las gracias por aceptar su invitaci√≥n, pregunt√°ndole ella si por el momento no le duele la cadera, a eso que le responde que lo disimula como puede, aunque cada vez transporta peor lo de subir escaleras, y de hecho solo visita a amigos que vivan en un piso bajo o que tengan ascensor.

Le pregunta si sab√≠a que presid√≠a √©l el tribunal cuando la eligieron para ser jurado, diciendo ella que no, pero que tampoco hubiera cambiado nada si lo hubiera conocido y que no quiso buscarse una explicaci√≥n m√©dica, ya que ten√≠a curiosidad por esa vivencia que una compa√Īera que particip√≥ en un jurado le ha dicho fue muy particular para ella.

Ditte le dice que no le agrada la bufanda roja que transporta siempre, y que cree es un poco exhibicionista, asegurando él que no es así y que su mujer le dice que lo que busca es producir irritación, aunque para él es algo más fácil, dice que no sabe vestir bien y con la bufanda roja se fijan en ella y no en él, no siendo por consiguiente para hacerse ver, sino para pasar inadvertido, no como ella, que siempre va muy lindo, inclusive con su bata blanca.

Le pregunta tras ello por qué jamás le contestó a la carta, no sabiendo qué responder.

Michel se√Īala que como no le contest√≥ decidi√≥ invitarla a cenar, aunque por timidez decidi√≥ invitarla adjuntado con el doctor que le par√≥, recordando que se pas√≥ la noche comentando de sus viviendas y de sus vacaciones.

Ella le ten en cuenta que ese doctor fue el que le operó, lo cual, dice él no le daba derecho a ir con su horrible mujer que se pasó toda la cena comentando de su parto sin epidural.

Ten en cuenta que más allá de todo se pasó toda la cena mirándola, ya que para entonces hacía ya más de un mes que no la veía.

A la salida, y tras despedirse él le envió un mensaje, diciéndole que la echaba de menos, contestándole ella que había sido una comida exquisita y atractiva, algo que a él no le gustó nada.

Ditte dice que fue muy difícil y que no se merece su reproche, ya que solamente la conoce fuera de su trabajo.

√Čl le dice que cuando se encontraba hospitalizado esperaba que va a llegar hasta √©l y le cogiera la mano, y que eso le volv√≠a loco, aunque ella dice que coge la mano a todos y no pretend√≠a provocarle.

Antes de regresar a su casa se pasa por el hospital para interesarse por sus pacientes, a los que de hecho les coge la mano.

Vuelve tras ello a su casa donde cena con Ann, su hija de 17 a√Īos, que le pregunta por el juicio y hablan de c√≥mo iban el acusado y su mujer vestidos, diciendo la chica que el modo de vestir dice bastante de la gente, dici√©ndole que ella misma se puso ese d√≠a una blusa y una falda para impresionar al tribunal, lo que ella niega.

Ann le dice que quizá el hombre mintió para asegurar a la mujer.

Sendero del tribunal al día siguiente ve otra vez a Michel con su corbata roja.

Cuando llegan ven que falta Coralie, la empleada de banca que deber√° ser sustituida por la joven √°rabe.

El juez se entera de que hay una apuesta entre los integrantes del jurado sobre uno de sus compa√Īeros que jam√°s habla, en el que especulan sobre si llevar√° o no las mismas botas que llevaba los d√≠as anteriores, no logrando evadir el juez echar una mirada a los pies del aludido antes de ingresar a la sal√≥n para corroborar que, de hecho las transporta.

Como testigo policial comparece un joven teniente que se√Īala que el acusado cambi√≥ su versi√≥n numerosas ocasiones, para decir por √ļltimo que las puertas del armario se abr√≠an hacia dentro, declarando que no sab√≠a si hab√≠an sido las puertas del armario o las del ba√Īo las que golpearon a la ni√Īa.

Despu√©s les mencion√≥ que hab√≠a bebido bastante ese d√≠a y acab√≥ confesando que le hab√≠a dado las patadas a la ni√Īa, aunque no se acordaba si hab√≠a sido con la punta del zapato o con el tac√≥n.

Le preguntaron entonces por las botas que llevaba puestas aquel día, confesando el acusado que las había tirado a un canal, donde la policía las buscó sin éxito.

A las cuestiones del abogado de la acusación el teniente sugiere que hablamos de su primer caso de infanticidio, echándole en cara el abogado que la declaración está bastante bien redactada, habiendo redactado el reporte, no con las palabra del acusado sino con las del propio teniente.

Despu√©s nuestro presidente le hace ver al teniente que unas ocasiones creen las afirmaciones del testigo y otras no, ya que no le creen cuando dice que golpe√≥ de forma involuntaria a la ni√Īa con la puerta del ba√Īo, pero s√≠ le creen cuando dice que tir√≥ sus botas al canal, no intentando de corroborar si hab√≠a alg√ļn resto en las que llevaba puestas el d√≠a de la declaraci√≥n, no habi√©ndole preguntado de hecho cu√°ntas botas Ranger ten√≠a, decidiendo frente las contradicciones del polic√≠a hacerle una pregunta si fueron ellos o el acusado los que hablaron primero de las patadas, se√Īalando el polic√≠a que fueron ellos los que preguntaron sin que el acusado hubiera citado en ning√ļn instante el tema de las patadas

El presidente le pregunta entonces al acusado cuántos pares de Rangers tenía, diciendo este que solo unas, que son las que le confiscaron cuando fue detenido, tras lo que le pregunta por qué declaró haberlas tirado entonces al canal, aunque no contesta a la pregunta.

Le pregunta también a Jessica cuántos pares de Rangers tenía, ratificando esta que tenía solo unos.

Tras estas expresiones pausa la sesión, debatiendo el jurado sobre lo escuchado, no teniendo algunos muy claro en qué perjudica la narración de las botas.

Fournier les dice que a Racine le encanta ofrecer esos giros antes de interrumpir la sesi√≥n, y que comunmente lo realiza en oposici√≥n a la defensa, aunque ese d√≠a le ha tocado a la acusaci√≥n, se√Īalando Ditte que quiz√° mintiera desde el inicio y que no estuviera en el hogar cuando ocurri√≥ el incidente, diciendo las otras dos mujeres del jurado que suponen que la autora fue la mujer, ya que a las dos les se ve muy extra√Īa, e se√Īalan que √©l confes√≥ para cuidarla y que no tuviera que ofrecer a luz en la c√°rcel.

Llega entonces Racine que les dice que el instante más considerable será al día siguiente cuando se retiren a deliberar, indicándoles que es muy posible que no lleguen a entender la realidad y no tienen que frustrarse por esto, ya que el propósito de la justicia es ratificar los principios de la ley tal es así que la multitud sepa qué es preciso y qué no y castigar lo que no.

Les dice que si deciden que no es culpable el tribunal apelar√° y habr√° otro juicio en dos a√Īos.

Confundido el polic√≠a por la declaraci√≥n de la ma√Īana trata de comentar con el juez, pero este tiene mucha prisa y le dice que su trabajo es diferente y debe ponerse un l√≠mite a realizar su deber igual que √©l lo realiza con el de el.

Cuando acude al lugar de comidas mira antes de subir que Ditte est√° con alguien por lo cual duda, aunque por √ļltimo sube, encontr√°ndola con Ann, su hija, que, le ense√Īa fu√© por sorpresa, diciendo la muchacha que ten√≠a ganas de ver un juicio y ver al acusado y de ver a su madre en el √°mbito.

La chica les exhibe un trozo de juicio grabado con su móvil, diciéndole Racine que está contraindicado grabarlo y que se puede recurrir, diciendo ella que no se lo mostró a nadie.

La chica se otorga cuenta de que su madre y el juez ya se vieron el d√≠a previo y le llama la atenci√≥n que no se lo contara, diciendo Michel que la invit√≥ √©l porque le sorprendi√≥ verla entre el jurado puesto que la conoci√≥ porque le atendi√≥ alg√ļn tiempo antes cuando tuvo un incidente y estuvo 7 semanas en el hospital.

A la chica le llama la atención que no se tuteen más allá de ser amigos.

La muchacha recibe numerosas llamadas y mientras atiende una de ellas interrumpiendo una poes√≠a que recitaba Racine y que Brassens convirti√≥ en canci√≥n, Michel explota para mencionarle a Ditte que algo que admira es la perfecci√≥n de su cara, recordando el instante en que estuvo en el hospital y tras abrir los ojos la vio, teniendo una revelaci√≥n y ha dicho “Esto es la vida” y “Es la cosa m√°s hermosa que jam√°s he visto”.

Ditte le dice que es porque se encontraba bajo los efectos de la morfina.

Le ten en cuenta que al día siguiente es la deliberación y después empieza otro desarrollo, logrando ser recusada como testigo, aunque a él le gustaría que estuviera allí, ya que requiere ver su mirada.

Al día siguiente los integrantes del tribunal declaran no culpable a Martial, que queda en independencia.

Comienza tras ello un nuevo desarrollo y sortean a los nuevos integrantes del jurado, quedando libres de marcharse el resto hasta que el viernes inicien el siguiente tr√°mite.

Racine mira entonces que Ditte se marcha con otros de los descartados, aunque cuando regresa a alzar la visión mira que ella entra otra vez.

Mientras recita la fórmula que tienen que jurar los integrantes del jurado mira cómo Ditte se quita el abrigo, observando que transporta puesto un vestido de encaje que él le mencionó que recordaba llevaba la noche en que cenaron con el médico que le operó, observando además cómo le sonríe.

Calificación: 3