Resumen de la película El Niño

 

 

El Niño

 

Espa̱a РFrancia (2013) *

Duración: 130 min.

Música: Roque Baños

Fotografía: Carles Gusi

Guion: Jorge Guerricaechevarría y Daniel Monzón

Dirección: Daniel Monzón

Intérpretes: Luis Tosar (Jesús), Jesús Castro (El Niño), Sergi López (Vicente), Bárbara Lennie (Eva), Eduard Fernández (Sergio), Jesús Carroza (El Compi), Said Chatiby (Halil), Mariam Bachir (Amina), Ian McShane (El Inglés), Juan Motilla (Manolo), Moussa Maaskri (Rachid), María García (Marifé)

El Ajustado de Gibraltar divide en escasos kilómetros a España, Marruecos y Enorme Bretaña.

El Puerto de Algeciras está a solo 10 millas de África, y en su puerto incontables grúas trabajan sin descanso.

Allí un hombre fotografía, oculto, a uno de los operarios que manejan una de esas grúas, el cual, terminada su día de trabajo sube a un lindo BMW, sin entender que el hombre que le fotografiaba está transmitiendo a otros compañeros, policías como él, información sobre sus movimientos, preparándose para seguirlo dos coches diferentes a una distancia prudencial, más allá de que el hombre otorga dos vueltas terminadas a una rotonda viéndose el primero de los coches, el conducido por Jesús, obligado a dejar la persecución, debiendo cederle el testigo a su compañera Eva, que mira que el vehículo se dirige hacia la aduana de la Línea con Gibraltar, accediendo Jesús mientras Eva espera en la aduana en su coche, recordándole esta que no tienen jurisdicción en lote británico, más allá de lo cual él le pide que continúe, ya que tienen la posibilidad de ir como turistas, persiguiendo al operario hasta Gibraltar, haciéndose pasar una vez allí por una pareja habitual, hasta que lo ven ingresar en una vivienda de apuestas de la que, poco después sale un hombre que transporta un traje blanco y un sombrero, al que perseguirá Eva, aunque poco después, y más allá de ir atentamente, el hombre se percata de su presencia.

De regreso a España la guardia civil retiene al gruista en la aduana haciéndole pasar por un arco de seguridad numerosas ocasiones mientras Jesús mira su documentación, y fotografía un boleto de carreras en que transporta apuntados unos números.

Los policías comprueban que la numeración coincide con la de uno de los una cantidad enorme de contenedores que llegan cada día al puerto, ordenando que lo escaneen, comentando entretanto Jesús con Vicente, su superior, al que le pregunta qué tienen la posibilidad de llevar a cabo con el hombre del sombrero, señalándole este que no tienen la posibilidad de llevar a cabo nada, ya que es ciudadano británico y no posee inconvenientes con la justicia en su país.

Al pasar el contenedor por el escáner no detectan nada anormal, más allá de lo cual Jesús reitera que que tienen que examinarlo, aun teniendo en cuenta que si no encuentran nada deberán abonar el contenido del contenedor entero, y aunque reticente, por último Vicente escoge hacerle caso y ordena que examinen el contenedor, cargado de merluza congelada, aunque el trabajo es en balde, no habiendo ni rastro de la sustancia.

Jesús le dice a Eva que alguien tuvo que avisarlos, diciéndole ella que solo lo sabían ellos dos, afirmando él, mientras mira hacia Gibraltar que el inglés los descubrió.

Una moto acuática avanza a enorme agilidad hasta llegar a una playa, donde el joven que la conducía coge una piedra antes de regresar, acercándose hasta un barco pesquero al que suben una carga de atún recién pescado.

El joven de la moto, al que llaman “el Niño” habla con uno de los pescadores, Antonio, al que llaman el “Compi”, al que le dice que se vaya con él para evaluar la moto antes de devolverla al taller, y aunque este en inicio le dice que no puede, porque está haciendo un trabajo con su tío, frente la insistencia de su amigo escoge dejar la faena y marcharse con él, mostrándole este la piedra que cogió, que le dice que es de África.

Ya en la playa, y mientras toman una cerveza, el Compi le hace ver a su amigo lo cambiada que está esa playa, ya que años antes no había nadie allí y llegó un alemán y montó un chiringuito y siempre tiene todo lleno, diciéndole que eso tienen que llevar a cabo ellos, montar un chiringuito en otra playa y forrarse, aunque su amigo le hace ver que no posee más que 200 Euros y con eso nada se puede montar, llevándole su amigo a conocer a un árabe nacionalizado español, Halil, que les puede ofrecer trabajo y ganar un dinero, ya que requiere a un mecánico, aunque este los transporta con los ojos vendados hasta una nave donde les exhibe una lancha donde tienen que llevar a cabo un doble fondo utilizando parte del depósito, pero sin que se note nada.

El Niño mira que en la nave hay, además de la lancha, numerosos autos lujosos y otra fuerte lancha con tres motores, acercándose a él mientras la mira otro árabe, Rachid, que le dice que no lo llevaron para husmear, y que debe descuidarse de lo que vió y del trabajo, empujándolos numerosos hombres mientras Rachid discute con Halil, preguntándole el primero al Niño si es verdad que cruzó el ajustado hasta África, lo que este asegura, frente lo que el hombre cambia de actitud y le dice que se entenderán.

Un coche de la guardia civil llega a toda agilidad y con la sirena puesta hasta un puente del que cuelga por los pies el cadáver de un hombre sin cabeza, en que la policía reconoce al gruísta al que siguieron hasta Gibraltar.

Jesús escucha adjuntado con Vicente y con el juez instructor las grabaciones del inglés, que al juez no le parecen suficientes para incriminarlo, estando seguros los policías de que el inglés es solo un intermediario aunque niegan que él diera la orden.

Suponen que tras el asunto está Laos, exponiendo imágenes de la Interpol en distintos países donde acabaron con numerosos hombres de la misma manera para ofrecer un anuncio y que se den cuenta que con la coca no se tienen la posibilidad de aceptar ningún fallo.

Pero tras el escándalo requieren una cabeza, y esta será la de Jesús, al que Vicente le comunica que será movido a Tarragona, a eso que este se resiste, ya que piensa que están muy cerca, pidiéndole a su jefe que le dé tres meses más, admitiéndolo su jefe, aunque mandándolo a patrullar en helicóptero mientras Eva continúa la investigación.

El Niño, Halil y el Compi van a una discoteca, donde este trata de explicarle a Marifé, su novia, que tienen que ir por asuntos de trabajo unos días a Sevilla, lo que a ella le se ve una explicación para proceder a otro sitio sin decírselo por lo cual se enoja.

A donde irán verdaderamente es a Marruecos, para cargar su barca de sustancia, debiendo atravesar el ajustado durante la noche, siguiendo la ruta marcada en un gadget que les distribución Halil, el cual no se pone nervioso al notar que se aproxima la policía marroquí, al señalar que ya le brindaron lo de el, por lo cual siguen cargando ámbas lanchas, la del Niño y una segunda.

Durante la noche el helicóptero de la policía se enlista para patrullar, llegando al mismo Sergio, que está con que ha ocupado su lugar en los mandos Jesús, del que se ríen tanto Sergio como Manolo, su otro compañero, llamándolo Capitán Pescanova por haber echado a perder los 3.000 kilos de merluza.

Cuando van con rumbo hacia Cuota, alguien mira sus movimientos e comunica.

Descubierta la lancha del Niño, el helicóptero se dirige hacia ella, ignorantes sus ocupantes de su presencia, gritando el Compi feliz suponiendo que en unas horas tendrán 12.000 euros, hasta que les sorprenden las luces del helicóptero que les ordena que paren motores y esperen a ser abordados.

Pero el Niño no se arredra, y en lugar de ello hace más rápido el motor, pese al miedo del Compi, que empieza a tirar algunos fardos, impidiéndole su amigo que tire todos.

De repente el helicóptero desaparece, para mostrarse otra vez, en esta ocasión frente a ellos, asegurando el Compi haberse “jiñado”, cuando se pudo ver frente a ellos y muy abajo, reaccionando el Niño al revés de lo que esperaban, acelerando la lancha y forzando al helicóptero a apartarse, observando cómo la lancha da un giro de vuelta a Marruecos, más allá de lo cual los siguen, preparándose Sergio, que permite el reto de Jesús, de abordarlos.

No llegará a saltar, al estar la lancha ya en aguas marroquíes.

Terminada su día nocturna, Jesús regresa a Gibraltar para perseguir al hombre del sombrero.

El Niño y el Compi por su lado llegan hasta la isla de Perejil, donde el último raja un saco para conocer que no es sustancia, sino arena, del mismo modo que en el resto de los fardos, por lo cual cuando vuelven a España buscan a Halil lanzándose sobre él indignado, llevándolos este a conocer a Rachid, que les distribución los 12.000 Euros prometidos, por haber servido de señuelo mientras colaba la sustancia en la otra lancha, tras lo que le dice que por el momento no le sirve, ya que para trabajar con él es necesario más cabeza que huevos, frente lo que el Niño escoge bajarse dejando el dinero en el salpicadero, que el Compi coge.

Cuando Sergio ve a Jesús comentando con Eva sobre sus indagaciones empieza a llevar a cabo comentarios como si estuvieran liados, diciéndole Jesús que está enfermo, entregándole tras ello un obsequio para su hija María de la que es padrino – tras admitir que, de la misma forma que le ha dicho en su previo misión jamás le había regalado nada -, diciéndole Sergio que mejor se lo otorgue él cuando regrese ella en vacaciones.

El Compi va a agarrar al Niño cuando este sale del taller en que trabaja, mostrándole que con el dinero que triunfaron se compró una moto, y para enseñarle la vivienda a la que se va a proceder a vivir con Marifé.

Le transporta tras ello a conocer otra vez a Halil, al que el Niño no quiere ver tras la previo jugarreta, aunque el Compi le dice que les va a ofrecer un trabajo para hacer por su cuenta y sin tener Rachid.

Viajan con él hasta Marruecos, donde, con el dinero que triunfaron en su previo golpe y con dinero puesto por Halil podrán adquirir 20 kilos de polen, que podrán después vender a 2000 Euros el kilo.

Llegan por último hasta las plantaciones, donde Halil negocia con los que cultivan, mientras el Compi se graba a sí mismo en la plantación que asegura es el paraíso.

Pero requieren a alguien de seguridad que les baje la mercancía hasta la playa, y como no desean ser ninguno de ellos se van hasta la frontera entre Marruecos y Ceuta, donde observan a centenares de personas cargadas con pesados fardos que pasan productos de un país a otros, encontrando en medio de estos a Amina, la hermana de Halil a la que le pide que lleve a cabo ese trabajo para ellos.

De vuelta en el coche, Halil les cuenta que su hermana se divorció y requiere el dinero, ya que por orgullo no volvió a conocer a la familia, y mientras le escuchan el Niño mira las grabaciones de la chica que logró el Compi.

Cuando llega con su moto acuática a la playa, encuentra de hecho Amina, con la bolsa, enfadándose por tener que ingresar al agua para entregársela ya que él no quiere que le estropee la moto, y una vez en España alcanzan pasar la sustancia fácilmente, repitiendo la operación numerosas ocasiones más sin inconvenientes, consiguiendo buenos ahorros.

Tras verse numerosas ocasiones, en oportunidades el Niño baja para comentar con Amina.

Un día, mientras patrulla el helicóptero se dan cuenta bajando a los hombres de Rachid y Sergio y Jesús bajan a tierra y los persiguen, aunque no alcanzan enormes resultados, siendo Halil uno de los que huye, debiendo ocultarse dentro de uno de los vertederos de aguas fecales huyendo de Sergio.

El Niño le cuenta esa aventura a Amina, que ríe al darse cuenta de que su hermano pasó oculto entre mierda numerosos días, observándola el Niño mientras sonríe.

Ella le dice entonces que debe irse, afirmando él que está muy a gusto allí, advirtiéndole ella que si le pillan allí con la sustancia le meterán 14 años en la cárcel, proponiéndole él comenzar a conocerse mejor, diciéndole que irá a verla el día siguiente, que no hay mercancía.

Jesús continúa entretanto sus pesquisas en Gibraltar, persiguiendo al tipo del sombrero hasta el mismo Peñón, donde mira que este se ve allí con otro tipo al que le distribución un maletín.

De regreso le exhibe las novedosa imágenes conseguidas a Eva, diciéndole que vio que tras dar el maletín el otro hombre regresó a Londres.

En Marruecos, y de la misma forma que prometió, El Niño visita a Amina, que no se ve contenta de verle, diciéndole que si la policía revela lo que hacen y sin pagarles le darán a ella una paliza y acabará en la cárcel, aunque lo cita en el puerto una hora después.

Cuando están allí ella se quita sus ropas habituales y se viste con ropa actualizada y pantalones, dejando su cabello al descubierto, yendo juntos a tomar algo, contándole la muchacha que está economizando para lograr viajar a Europa, teniendo un plan para eso, puesto que hay un belga que tiene 4 hijas y la hará pasar por una de ellas, pero eso le supondrá numerosos años más de trabajo, más allá de que su hermano le paga tres ocasiones más de lo que ganaba pasando mercancías.

El Niño le pregunta, por qué no puede coger el ferry en Ceuta, adonde pasa cada día e irse a Málaga, diciendo ella que no quiere terminar en la cárcel, pidiéndole él que se vaya con él en la moto, a eso que ella le dice que eso no es tan fácil, ya que no les dejarán escapar del puerto, aunque él le exhibe un fajo de dinero para conseguirlo.

Numerosos días más tarde se muestran los dos en el hogar del Compi y de Marifé, que festeja su cumpleaños, y que no los recibe muy contenta, estando con ellos el padre de ella, guardia civil, no entendiendo el Compi que se haya enamorado de ese modo.

Juntos acuden a la playa donde se baña él desnudo y ella vestida, aunque poco después harán juntos el cariño en la playa.

Todo va tan bien que deciden adquirir una lancha por 120.000 Euros, aunque deberán ponerle dos motores más, aunque Halil comienza a tener miedo de Rachid, ya que llevar a cabo una carga entera piensa contratar gente para cargar y bajar y sobornar a los agentes, debiendo además quedarse uno de ellos en Marruecos hasta que paguen al día siguiente, papel que le tocará hacer a Compi, que se resiste, ya que Marifé está embarazada, lamentando además que, más allá de poseer un montón de dinero se ve obligado a mantenerlo oculto y a no usarlo para que ella no sepa de dónde viene.

Escoge sacarlo a la luz como si le hubiera tocado, pero Marifé no piensa que sea legal, más allá de lo cual y tras el enfado inicial, se pondrá muy contenta.

Vigilan además al “pájaro”, el helicóptero para elegir el más destacable instante entre cambio de turnos y carga de gasolina para despistarlo.

Los tres nuevos socios van a entretenerse y a beber, estando otra vez el Niño al día siguiente con Amina desnudos en la playa.

Eva se ve con Jesús en un estacionamiento y le exhibe una grabación en que escucha al inglés. Le dice que logró detectar a la persona que se reunió con él en la roca, un albano kosovar que trabaja en Hamburgo y controla el mercado de la heroína y está empezando con la coca, haciéndole ver a Jesús que señalan que van a proceder a por él, ya que conocen la presencia de la foto, lo que piensa que hay alguien dentro, estando seguro Jesús de que es Vicente, por lo cual le pide a ella que investigue sus cuentas.

Un día el Niño va a buscar a Amina a la vivienda donde vivía con su amiga, y esta le dice que se fué, logrando que por último le diga adónde, encontrándola en el bar donde trabaja como camarera, diciéndole que se marchó porque no quiere terminar visitándolo en la cárcel, frente lo que él le dice que lo dejará todo y se irá con ella adonde desee, aunque le pide que le dé un mes para finalizar lo que tiene pendiente.

Se organizan para la enorme operación, dejando al Compi como garantía, y cuando les reportan que el helicóptero termina de arribar van, informándole a Halil que será su último viaje.

Pero no tienen todo tan controlado como esperaban, ya que hace aparición de repente un barco de la Marina Real, a la que Halil le comunica que no tienen la posibilidad de adquirir, por lo cual tienen que cambiar sus proyectos y cambiar su ruta.

Vicente se dirige a Jesús enfadado y le dice que puede investigarlo cuanto desee, advirtiéndole que se la tiene guardada.

Jesús sale a patrullar otra vez y se dan cuenta la lancha del Niño, que regresa a desafiarlos, observando cómo el helicóptero deja la persecución al ser advertidos que una barca que comienza a hundirse, – contratada por Halil – aunque cuando ven que Halil les hace una peineta deciden volver más allá de que Manolo dice que tiene prioridad el salvamento, decididos a obligarlos a tirar la sustancia antes de ir al salve, más allá de que se niegan a tirarla, decidiendo Jesús emprender la lancha, tras disparar a sus motores.

Halil ve entonces la pistola de las bengalas y dispara contra el helicóptero, que se llena de humo impidiéndoles ver nada, y acabando por estrellarse en el mar.

Jesús y Sergio alcanzan salir, aunque no ven a Manolo, mientras el helicóptero se comienza a hundir, por lo cual acuden a rescatarlo.

Por medio de eso el Niño consigue llegar a la costa y bajar los fardos, aunque Halil se ve hundido, afirmando que está muerto el policía y ellos también.

Pero este no murió. Sus compañeros esperan en el hospital para ver cómo está su compañero, afirmando Sergio que cuando estaban abajo solo pensaba en su hija, que esta se asustó tanto que pensó en regresar del extranjero donde hace un máster, asumiendo Jesús frente Vicente toda la compromiso.

Eva sigue investigando entretanto cuentas bancarias y transacciones.

Halil es abordado por Rachid y sus hombres al ir al lugar donde escondieron la sustancia.

El Niño lo encuentra allí medio muerto, contándole que Rachid se llevó todo, planteándose cómo podrán dejar en libertad al Compi.

Y este, que se encontraba disfrutando de los baños árabes, es llevado de repente hasta un cuchitril donde con un mazo le destrozan una mano.

Les dan 3 días para dar el dinero, acudiendo el Niño a conocer a Rachid, al que le ofrece trabajar para él, asegurándole este que no lo hará, y que además, si muere el policía le entregará a él para lograr continuar él haciendo un trabajo relajado.

Halil le comunica de que hay unos tipos que buscan a los que tiraron el helicóptero para proporcionarles un trabajo, más allá de que se teme que sea una trampa, más allá de lo cual el Niño le dice que requieren el dinero y tienen que arriesgarse para conseguirlo.

El Niño viaja hasta Gibraltar donde es recogido por el hombre del sombrero, mostrándole Eva a Jesús las fotografías de dicho acercamiento diciéndole que tiene todos los datos del jóven, aunque no encajan con nadie sustancial de la red.

Jesús intercepta la llamada del Niño al Compi, donde este le dice que está mejor, contándole aquel que fue a conocer a Marifé y que le contó la realidad, diciéndole ella que si no lo saca le arrancará las tripas.

El Niño es instruido sobre la operación que realizarán sin entender que la policía sigue sus pasos y prepara su detención en coordinación con la guardia civil.

Mientras se coordinan Jesús recibe una llamada de Eva y va a verla, explicándole esta que tenía algo rondándole la cabeza y por último dio con ello al acordarse el instante en que Sergio les habló del máster de su hija, conociendo al investigar sus cuentas que tiene una sustancial cantidad en un fideicomiso en Jersey a nombre de María Rubio, su hija, pagándose los estudios desde esa cuenta, contándole que solo la matrícula cuesta lo que él gana en un año, intentando Jesús de hallar una explicación lógica, aventurando que quizá recibió el dinero de alguna herencia.

Descubierto al traidor, no comprenden que este no haya avisado de la operación, llegando a la conclusión de que lo del Niño es un señuelo, ya que el hombre del sombrero sabía que lo seguían y que reconocerían al Niño tras reunirse con él.

Se reúnen tras ello con Vicente al que le dan a conocer su hallazgo, mostrándose este escéptico, asegurándole a Jesús que si lo de Sergio no es nada le echará.

Empiezan a investigar un cargamento llegado de Caracas, y sobre el que hay supones de la Interpol, llevando un contenedor cargado de maletas.

Durante la noche el Niño y Halil recogen en mar adentro su cargamento, que el Niño comprueba es verdadera y no un señuelo.

Entretanto en el helicóptero Sergio, Jesús y otro piloto nuevo detectan sus movimientos de la misma forma que se encontraba pensado, mientras en el muelle se inspecciona el cargamento de maletas de parte de Vicente y Eva.

Siguen a la barca hasta Soto Grande, donde se bajan Jesús y Sergio y siguen a los traficantes, informándoles que la guardia civil llegará en 15 minutos, deteniendo Jesús al Niño en la barca mientras Sergio va hasta el estacionamiento en que van a cargar la sustancia intentando encontrar a Halil, y siendo asombrado por este, que lo encañona, pidiéndole a Jesús cuando llega con el Niño que suelte la pistola si no quiere que mate a su compañero.

Jesús trata de negociar con ellos diciéndole a Halil que los dos soltarán las pistolas a la vez y ellos les dejarán que cojan una de las bolsas con la que tendrán lo bastante como para lograr abonar el salve del Compi, aunque ellos no le creen cuando les dice que ellos son solo un cebo.

Se escucha entonces fuera a la guardia civil tomando posiciones, frente lo que Halil empieza a ponerse nervioso, y, temiendo que acabe con su amigo, Jesús tira su pistola y les enseña el modo de escapar del inconveniente.

Poco después sale del estacionamiento a toda agilidad un todoterreno conducido por el Niño que la guardia civil empieza a perseguir, mientras otros compañeros entran en el estacionamiento donde están los dos agentes sin ver a Halil, que sale en una barca.

Mientras el Niño es buscado por numerosos coches a los que va logrando evitar, en el puerto no encuentran más que maletas, comunicando Vicente a Jesús de que más allá de haber inspeccionado cada parte no hallaron nada, aunque le encomienda que no se separe de Sergio y evite que se ponga en contacto con nadie

Cuando Jesús le quita el teléfono, Sergio, aludiendo a una amistad de más de 20 años le pide que le escuche, ya que piensa que será Eva quien le haya dicho algo, asegurándole que no van a hallar nada.

Entretanto el Niño transporta su todoterreno hasta la playa hasta donde le persiguen los coches de la guardia civil y un helicóptero hasta que le acorralan, debiendo entonces parar y entregarse, aunque habiendo conseguido su propósito, que fue atraer toda la atención del operativo hacia él admitiendo escapara a Halil hacia Marruecos.

Eva no puede ofrecer crédito a su fracaso al notar el conteiner vacío y sin rastro de sustancia, sentándose impotente, hasta que, al ver los maletines, de repente piensa un concepto. Hacen que rasque uno de ellos y comprueban que bajo la cubierta exterior están llenos de sustancia.

Jesús y Sergio llegan a la playa donde la guardia civil ha retenido ya al Niño, recibiendo allí la llamada de Eva que le enseña que la sustancia no se encontraba en las maletas, sino que eran las propias maletas, habiendo interceptado 2.000 kilos de cocaína pura.

Eva está emocionada y le dice que tienen que festejar que el trabajo de dos años dió sus frutos, aunque Jesús, con Sergio al costado no está tan feliz.

En prisión el Niño sale adjuntado con otros presos a recibir a sus visitas, encontrando al otro lado del cristal a Amina, quedándose asombrado, puesto que esperaba al Compi.

Le dice que en el final no ha podido proceder a buscarla, diciéndole ella que estuvo tres meses esperándolo.

Le enseña que el Compi se va a enseñar a las oposiciones para guardia civil y que a él le esperan por lo menos 7 años entre rejas si se lo monta bien, pidiéndole ella que se lo monte bien.

En Gibraltar hace aparición el cadáver de otro hombre sin cabeza, el inglés del sombrero.

Eva se encontraba contenta por el objetivo de un trabajo de dos años, pero el puerto es un punto muy interesante para las mafias, y habrá otras historias que investigar.

Calificación: 3