El ratón listo y el águila avariciosa

El ratón listo y el águila avariciosa

 

Leer cuento:    El rat√≥n listo y el √°guila avariciosa

Fábula de El ratón listo y el águila avariciosa

Adaptación de la fábula popular de los Andes

Muy lejos de aqu√≠, en lo alto de una escarpada monta√Īa de la cordillera de los Andes, viv√≠a un √°guila que se pasaba el d√≠a oteando el horizonte en busca de alguna presa.

Una aburrida ma√Īana, con sus potentes ojos oscuros, distingui√≥ un rat√≥n que correteaba nervioso sobre la tierra seca. Bati√≥ fuertemente las alas, emprendi√≥ el vuelo y se plant√≥ junto a √©l antes de que el animalillo pudiera reaccionar.

‚Äď ¬°Hola, rat√≥n! ¬ŅPuedo saber qu√© est√°s haciendo? ¬°No paras de moverte de aqu√≠ para all√°!

El roedor se asustó muchísimo al ver el gigantesco cuerpo del águila frente a él, pero simuló estar tranquilo para aparentar que no sentía ni pizca de miedo.

‚Äď No hago nada malo. Solo estoy buscando comida para mis hijitos.

En realidad al √°guila le importaba muy poco la vida del rat√≥n. El saludo no fue  por educaci√≥n ni por inter√©s personal, sino para ganarse su confianza y poder atraparlo con facilidad ¬°Hac√≠a calor y no ten√≠a ganas de hacer demasiados esfuerzos!

Como ya lo tenía a su alcance, le dijo sin rodeos:

‚Äď Pues lo siento por ti, pero tengo mucha hambre y voy a comerte ahora mismo.

El ratoncito sintió que un desagradable calambre recorría su cuerpo. Tenía que escapar como fuera, pero sus posibilidades eran mínimas porque el águila era mucho más grande y fuerte que él. Solo le quedaba un recurso para intentar salvar su vida: el ingenio.

Armándose de valor, sacó pecho y levantó la voz.

‚Äď ¬°Esc√ļchame con atenci√≥n, te propongo un trato! T√ļ no me comes pero a cambio te doy a mis ocho hijos.

El águila se quedó pensativa unos segundos ¡La oferta parecía bastante ventajosa para ella!

‚Äď ¬ŅA tus hijos?‚Ķ  ¬ŅY dices que son ocho?

‚Äď ¬°S√≠, ocho son! Yo que t√ļ no me lo pensaba demasiado, porque claramente sales ganando ¬ŅNo te parece?

Al √°guila le pudo la gula y sobre todo, la codicia.

‚Äď Est√° bien‚Ķ ¬°Acepto, acepto! ¬°Ll√©vame hasta tus cr√≠as inmediatamente! Adem√°s, hace horas que no pruebo bocado y si no como algo, voy a desmayarme.

El rat√≥n, sudando a chorros pero tratando de conservar la calma, comenz√≥ a caminar seguido por el √°guila, que iba pis√°ndole los talones y no le quitaba ojo. Al llegar a una cuevita del tama√Īo de un pu√Īo, le dijo:

‚Äď Eres demasiado grande para entrar en mi casa. Aguarda aqu√≠ afuera, que ahora mismo te traigo a mis peque√Īos.

‚Äď De acuerdo, pero m√°s te vale que no tardes.

El ratón metió la cabeza en el oscuro agujero y desapareció bajo tierra. Pasaron unos minutos y el águila empezó a inquietarse porque el ratón no regresaba.

‚Äď ¬°Vamos, maldito roedor! ¬°Date prisa, que no tengo todo el d√≠a!

El √°guila permaneci√≥ quieta frente a la topera casi una hora y harta de esperar, comprendi√≥ que el rat√≥n se hab√≠a burlado de ella. Acerc√≥ el ojo al orificio y gracias a su buena vista distingui√≥ un profundo t√ļnel que se comunicaba con un mont√≥n de galer√≠as kilom√©tricas, cada una en una direcci√≥n.

‚Äď ¬°Este rat√≥n ha huido con sus cr√≠as por uno de los pasadizos! ¬°Se ha burlado de m√≠!

Enfadada consigo misma y avergonzada por no haber sido más lista, se lamentó:

‚Äď ¬°Eso me pasa por avariciosa! ¬°Ten√≠a que haberme comido al rat√≥n!

As√≠ fue c√≥mo el astuto ratoncito logr√≥ salvar su vida y llevarse bien lejos a su querida familia, mientras que el √°guila tuvo que regresar a la cima de la monta√Īa con el est√≥mago vac√≠o.

Moraleja: Esta fabulilla nos ense√Īa que a veces el ansia por tener m√°s de lo que necesitamos hace que al final nos quedemos sin nada. Recuerda siempre lo que dice el viejo refr√°n: ‚ÄúM√°s vale p√°jaro en mano que ciento volando‚ÄĚ



El ratón listo y el águila avariciosa
(c)

CRISTINA RODR√ćGUEZ LOMBA

 

Array
(
)

Audiocuento   El rat√≥n listo y el √°guila avariciosa

 

Ver videocuento   El rat√≥n listo y el √°guila avariciosa

Cuento interactivo    El rat√≥n listo y el √°guila avariciosa

Ilustración - 1
Ilustración - 3

El navegador que utilizas está desactualizado. Las locuciones no pueden reproducirse. Instala la ultima versión del navegador Google Chrome para aprovechar de todas las funcionalidades de los cuentos interactivos