ELResumen del Libro VIZCONDE QUE ME AMÓ (SERIE BRIDGERTON 2)

Los cotilleos de lady Whistledown no fallan nunca: de nuevo, Anthony Bridgerton es el soltero más codiciado de la época en la alta sociedad victoriana. Mas este año, el atrayente  vizconde, amante de el entretenimiento y oponente del compromiso, sorprende a todos y decide buscar esposa y sentar cabeza. La joya más apreciada, la joven y bella Edwina Sheffield, es su elección natural. Mas para lograrla tiene que conseguir ya antes la aprobación de la hermana mayor de la chica, Kate. Anthony verificará que convencer  a esa mujer insolente y decidida de que ha dejado de ser un juerguista no es labor simple. Como tampoco lo es quitársela de la cabeza cuando llega la noche.

ESTABA DECIDIDA A PROTEGER EL CORAZÓN DE SU HERMANA…

Kate siempre y en toda circunstancia supo que el éxito en sociedad no era para ella: creía que era demasiado alta,  algo mayor para el matrimonio a sus 21 años, y no singularmente hermosa. De ahí que se dedica en cuerpo y ánima a resguardar a su admirable hermana pequeña de todos y cada uno de los juerguistas sin escrúpulos que la rondan en bailes y asambleas, atraídos por su belleza. Kate se siente más que capaz de sostener a raya a solteros de incierta fama como el vizconde Anthony Bridgerton… si bien pronto descubrirá que del enfrentamiento a la pasión hay un paso pequeñísimo.

¿PERO QUIÉN PROTEGERÍA EL SUYO PROPIO?

Anthony Bridgerton tenía clara una cosa en su vida: que no viviría más años que los que vivió su padre, fallecido ya antes de los cuarenta. De ahí que ha decidido vivir su juventud intensamente, sin comprometerse a un amor que quedaría de forma brusca interrumpido. No obstante, llega un instante en que decide casarse para dejar un heredero. Mas halla un excelente obstáculo, la persistente hermana de la novia escogida, que se atreve a retarle de forma continua. Poquito a poco, Anthony descubre en aquella mujer un contrincante digno de él mismo, capaz de hacerle reconsiderarse muchas cosas… y un ser inusual del que le va ser realmente difícil no terminar enamorado.