Resumen de la película Ella, él y sus millones

 

 

Ella, él y sus millones

 

Espa√Īa (1944)

Duración: 120 min.

M√ļsica: Juan Quintero

Fotografía: Guillermo Goldberger

Guion: Alfredo Echegaray, Juan de Ordu√Īa, Manuel Tamayo (Obra: Honorio Maura)

Direcci√≥n: Juan de Ordu√Īa

Int√©rpretes: Rafael Dur√°n (Arturo Salazar), Josita Hern√°n (Diana, Condesa de Valrubio), Jos√© Isbert (Ram√≥n, Duque de Hinojares), Roberto Rey (Carlos, Marqu√©s de Minares), Luchy Soto (Noemi), Luis Pe√Īa (Joaqu√≠n Pe√Īagarc√≠a), Ra√ļl Cancio (Loyola), Guadalupe Mu√Īoz Sampedro (Adelaida), Fernando Freyre de Andrade (Dimas), Ana Mar√≠a Campoy (Ana Mar√≠a), Juan Calvo (Lucas), Antonio Riquelme (Don Antonio).

Arturo Salazar, director bancario llega pr√≥ximamente como cada ma√Īana a la sucursal, poni√©ndose inmediatamente a trabajar y a dirigir a sus inferiores, realizando un receso para llamar a Carlos, Marqu√©s de Minares.

Este, que aun dormía, vestido con la ropa de la noche previo mira cómo mientras habla con Salazar entra en su habitación Ana María, su mujer, llorando y preguntándole a qué hora llegó la noche previo y dónde estuvo, debiendo Carlos intentar comentar con Salazar al que le pregunta con quién quiere casarse para ingresar en el enorme mundo, dado que será él el solicitado de buscarle mujer entre la nobleza, aguardando el financiero que sea alguien de excelencia vieja, aunque sea muy caro.

Mientras habla, Ana María le dice que no lo aguanta más y que se va a dividir, logrando Carlos más allá de su estado acordarse que es el día de su segundo aniversario de boda, más allá de lo cual ella reitera que comentar con su padre y sus hermanos para separarse, preguntándole a Dimas, el mayordomo que entra para servirles el desayuno a qué hora llegaron la noche previo, ya que no la recuerda, como si ella hubiera salido con él, respondiendo Dimas que hacia las 5 y preguntándoles qué hace con la cabra que trajeron.

Indignada, Ana Mar√≠a se lo cuenta a sus hermanas, Diana, que solamente le hace caso cuando le dice que debe separarse de su marido, y Noemi, que tiene bastante sue√Īo para escucharla, no preocup√°ndole tampoco bastante el asunto a su madre ni a Loyola, su hermano, al que le pide que exija una satisfacci√≥n a su marido, frente lo que su hermano le replica que estuvo √©l con su marido la noche previo y no ocurri√≥ nada que logre ofenderla.

Entretanto Don Ramón, Duque de Hinojares se afana en elaborar su alegato de entrada en la Real Academia de la Historia, y que tiene que ver con la desaparición de don Favila, por lo cual no facilita que su hija le interrumpa.

Pero desde ese instante todos tratarán de interrumpirle, primero Dimas, el mayordomo, para advertirle que le está intentando encontrar su mujer, después Loyola, una de cuyas pelotas de golf rompe un cristal del despacho y explota el hecho para pedirle dinero a su padre, explicándole que ha popular a una de america rica por la que se dejaba convidar, aunque, para evadir el mal efecto de esto, le entregó ella una cantidad para que más adelante pagara él, aunque sabe que como buen caballero debe devolver ese dinero, aunque confía en que la mujer no lo aceptará.

Las siguientes en interrumpirlo son Diana y Noemi, ya que la primera tambi√©n requiere dinero para devolverle a su amigo Joaqu√≠n Pe√Īagarc√≠a las 3.500 pesetas que perdi√≥ la noche previo en el juego, y aunque en inicio su padre se niega a entregarle esa cantidad, ingresa a entreg√°rsela cuando ella le ense√Īa que Joaqu√≠n flirtea con ella.

También Carlos espera algo de dinero, aunque Noemí le advierte que hasta que no vaya el gestor no podrá tener nada.

Llega poco después Joaquín con un descapotable para ver a Diana, utilizando la ocasión Carlos para llevarse el coche e ir a conocer a Salazar.

Joaquín es recibido por Diana, que le dice que ya le devolverá el dinero, de lo que él no quiere ni comentar, no permitiéndole ella tampoco que le realice proposiciones.

El Duque habla con su mujer a la que le dice que tienen que comenzar a ahorrar, diciéndole ella que ya despidió a dos doncellas y a dos jardineros, aunque él le sugiere que no es bastante, temiendo lo que el gestor, les vaya a contar, ya que irá esa tarde a llevarles el estado de sus cuentas.

Ignorantes de esto, sus hijos ven llegar a Don Luis, el gestor, acudiendo todos los hermanos a saludarlo, contentos de ver que por fin habr√° dinero.

Pero de todos modos lo que le va a decir al Duque es que el banco se niega a abrir un nuevo crédito dado que la familia vendió ya cuanto podría servirles de garantía y la hipoteca sobre el palacio vence ese mes, quedándoles muy poco dinero en su cuenta.

El Duque convoca a sus hijos para explicarles el estado de sus finanzas.

Entretanto Ana Mar√≠a sigue a Carlos hasta el banco de Salazar, el cual se lamenta de tener que convivir con la aristocracia desde una posici√≥n inferior, por lo cual le corre mucha prisa hallar una mujer arist√≥crata, disponiendo de √ļnicamente una semana, entreg√°ndole 25.000 pesetas como adelanto a las 300.000 que est√° dispuesto a pagarle, logrando prestar en lugar de su novedosa posici√≥n, 10 millones.

Ana Mar√≠a sigue a Carlos todo el d√≠a, observando que va a tomar el aperitivo con numerosas se√Īoritas, come con otras dos y baila con muchas m√°s.

Disgustada, elige aguardar a su marido que asistir al consejo de familia, al que van el resto de los hermanos, adelant√°ndose Diana al mal trago de su padre, dici√©ndole que ya saben lo que les va a decir, imagin√°ndose que el inconveniente es que est√°n arruinados, ya que recibi√≥ su herencia ya debilitada y √©l, como buen Hinojares naci√≥ enorme se√Īor y espl√©ndido, y ellos le han ayudado a finalizar de arruinar a la familia.

√Čl les asegura que la situaci√≥n es desesperada, aunque las chicas le comentan que no se preocupen, y que sabr√°n mostrar que sabr√°n ser pobres mejor de lo que supieron ser ricos, pidi√©ndoles un mes de margen para seguir con esa vida y que a lo largo de ese tiempo entre Loyola, Diana y Noemi encontrar√°n una soluci√≥n (en forma de pr√≠ncipe encantado o de princesa “norteamericana”, apostilla Loyola).

Dimas, que oyó tras la puerta llora.

Arriba Ana Mar√≠a se disculpa frente Carlos por sus celos cuando √©l le ense√Īa que lo que hac√≠a con tantas chicas era trabajar, siendo muy destacables sus 300.000 pesetas para calmar la situaci√≥n familiar, asegur√°ndole Ana Mar√≠a que ella le ayudar√° a buscar a alguna chica, para lo que le har√° una lista con sus amigas.

Al escucharle comentar del asunto Diana y Noemi se atraen por la dote, preguntándole a Carlos cuál de ámbas piensa que le gustaría más a ese hombre.

Decididas a sacrificarse por la familia, se postulan ellas como candidatas, organizando una fiesta para el día del santo de su padre, dos días más tarde para conocerlo.

Para su santo Loyola le regala a su padre un tren eléctrico, que le hace una enorme ilusión, divirtiéndose un montón el Duque jugando con él.

Por su lado Carlos le muestra a Salazar a sus cu√Īadas, as√≠ como al resto de invitados de la nobleza.

Para presentarse baila Noemi con √©l y hablan intentando de conocerse, haci√©ndolo tras ello con Diana, aunque el hombre admite que no le gusta bastante el baile y van a comentar a otra habitaci√≥n, donde Diana le dice que est√° seg√ļn sus condiciones, dejando claro que se tratar√° de un matrimonio de conveniencia, no debiendo entorpecer en su historia sentimental, ya que adquisici√≥n un t√≠tulo, pero no se mezclar√° en un su historia privada.

√Čl trata de aclarar que aunque oiga comentar mal de √©l, siendo acusado en algunos c√≠rculos de ser contrabandista y usurero, lo que es dudoso, pero que s√≠ tuvo que pelear porque su familia era pobre.

Ella, por su lado le pide que mienta a sus padres, ya que tienen que ignorar el trato.

Diana habla con sus hermanos, que le agradecen el gesto de sacrificarse por todos, dado que escucharon todo tras la puerta, diciéndoles ella que Salazar es un hombre muy antipático, pero que más allá de todo le atrae.

Van a buscar tras ello a su padre, que está feliz jugando con su tren, para presentarle a Salazar, poniéndose muy contento tanto él como su mujer cuando Diana les cuenta que se ha prometido con Arturo al que cuenta conoció 8 meses antes, aunque no lo contó por temor a que no autorizaran su relación, al no formar parte él a la nobleza, aunque ellos aseguran estar contentos, autorizando la relación, anunciando ellos que la boda será en un mes.

Y, de hecho esta se festeja por todo lo prominente, llegando tras la ceremonia a la enorme mansión de Salazar, donde les espera el servicio en formación.

Una vez allí, Arturo le exhibe sus habitaciones, que están en el lado derecho, estando las de él en el izquierdo, dándole él las gracias antes de despedirse, dado que cumplió sobradamente con el acuerdo, habiendo acudido a la boda todos los apellidos consagrados y la nobleza del país.

Pero una vez en su habitación, y frente Lucas, su mayordomo, protesta de que su boda no hubiera tenido nada de natural, dado que fue un negocio más.

En el servicio de la vivienda comunican el asunto, que no comprenden mientras en su cuarto Diana recuerda las expresiones de él diciendo que no le atrae la vida sentimental, lo que ella está segura de que no será así, llamando a Noemi, a la que le dice tener miedo que Arturo no se fije en ella.

Pero llama entonces a la puerta, perfumándose ella para atraerle, aunque ve que lo que quiere es que le estable unos papeles, acercándose ella bastante a él, tal es así que lo pone tan nervioso que se le olvidan los papeles.

Habla tras ello con su amigo Joaquín, que se encontraba con Noemi y del que necesita su asistencia, asegurándole que de él es dependiente su felicidad, contándole Joaquín a Noemi cuando cuelga que al día siguiente sale de viaje de novios con los recién en matrimonio.

En el tren, al d√≠a siguiente Arturo le pregunta a Diana si almacena alg√ļn tipo de sentimiento por alguno de sus antiguos amores, respondi√©ndole ella que eso no es de su incumbencia, y mientras √©l va a tomar una copa se aproxima Joaqu√≠n a Diana a la que le dice que tiene miedo porque su papel es un poco violento.

Cuando Arturo vuelve diana parece haberse encontrado casualmente a Joaquín, que dice va al mismo lugar que ellos, asegurando ella que tres se divertirán más que dos, aunque de todos modos Joaquín ignora si van al calor o al frío, sorprendiéndole que van al frío, porque él no posee ropa de invierno.

El primer día opínan salir a llevar a cabo alpinismo al Cerro de las 7 águilas, aunque entonces le llaman por teléfono y le comentan que debe comandar por teléfono el consejo de una naviera, quejándose Diana de que le importen más los negocios que ella.

Pero mientras √©l preside el consejo, debiendo comentar a gritos, porque no se escucha bien, entra Diana y le pide que le deje su conjunto de monta√Īa a Joaqu√≠n, dado que √©l no posee y se ir√° con √©l a llevar a cabo la excursi√≥n.

Poco después Arturo escoge aplazar el consejo, pidiendo que le entreguen un nuevo conjunto de invierno, y, aunque no puede obtenerlo contrata a un guía que le lleve hasta el Cerro de las 7 águilas sin entender que de todos modos ellos no han salido del hotel, aunque ella se pone muy contenta de ver que su estrategia comienza a ofrecer resultado.

Salazar camina con el guía hacia el pico, que está a 10 kilómetros, y en la mitad de una tormenta de nieve, debiendo volverse al prepararse una borrasca, encontrándose al volver al refugio a Diana, asustada ya que era ya de noche, observando que llega congelado y enfadado, haciéndole rabiar más ella presumiendo de las vistas desde el Cerro al que le dice opínan volver al día siguiente, aunque Arturo afirma que él no se moverá del refugio, mientras Joaquín dice estar contento, ya que por primera oportunidad siente que se utiliza para algo.

Arturo va a conocer a Diana a su habitaci√≥n y le pide intentar llevar a cabo su uni√≥n m√°s humana, ya que le gustar√≠a que fueran amigos, aunque ella le ten en cuenta que lo de el es solo un negocio, dici√©ndole √©l que trataba de llevar a cabo su historia m√°s satisfactorio, dici√©ndole antes de marcharse que al d√≠a siguiente partir√°n hacia √Āfrica, ya que el fr√≠o le es repugnante, bajando a recepci√≥n para soliciar que le preparen el viaje para las 6 de la ma√Īana del d√≠a siguiente m√°s all√° de las malas condiciones.

Ya en Marruecos, la pareja va a un caf√©, mostr√°ndose muy feliz Arturo de estar solos, hasta que de repente ve mostrarse a Joaqu√≠n, que el d√≠a previo en la monta√Īa le hab√≠a dicho que ten√≠a que marcharse de viaje, sin imaginarse que se encontrar√≠an otra vez, observando c√≥mo saca a bailar a Diana cuando la orquesta comienza a tocar, observando c√≥mo Arturo se marcha, por lo cual empiezan a reflexionar que quiz√°s fueron bastante lejos.

Poco despu√©s, Arturo le confiesa a Diana tuvo su primer fracaso, ya que por primera oportunidad el dinero no pudo adquirir algo que unicamente se atreve a so√Īar y que ella tiene formado muy mal criterio de √©l, reconociendo ella que es as√≠, respecto de √©l como millonario, pero que le gustar√≠a comprender al otro Arturo Salazar, que √©l dice es peor, ya que no es un √≥ptimo poeta, dici√©ndole ella que es f√°cil, ya que alcanza con expresar lo que se siente, atrevi√©ndose √©l a besarla, frente lo que ella le abofetea record√°ndole que debe cumplir sus acuerdos.

Hace aparici√≥n entonces Joaqu√≠n, que le pregunta qu√© le sucede, cont√°ndole √©l que le dio un beso a Diana y le ense√Īa c√≥mo reaccion√≥ ella, d√°ndole a √©l la bofetada y lanz√°ndolo a una fuente, tras lo que le dice que al d√≠a siguiente volver√°n a Madrid, lo que pone muy contenta a Diana que dice que eso es lo que ella quer√≠a.

Al día siguiente de su regreso a Madrid él madruga para ir al trabajo, pidiéndole ella que vaya a casa de sus padres para saludarlos, diciendo él que elige encerrarse en sus negocios, ya que el vencer en sociedad ya no posee interés para él.

Al llegar a la oficina ve como todos le llaman se√Īor conde, lo que termina molest√°ndole intensamente, pidiendo que no le llamen m√°s as√≠, recordando que √©l es descendiente de unos pescadores y est√° muy orgulloso de esto, encerr√°ndose en el trabajo.

Llega a la oficina Diana, que escucha a su marido diciendo que va a viajar a Bilbao, pidiéndole ella que no pierda la educación y que respete las normas de cortesía yendo con ella a conocer a sus padres, diciendo él que tiene un trabajo que no puede dejar, diciéndole ella que su boda fué una equivocación y que se va a ir esa noche a casa de sus padres, frente lo que Arturo le responde que no es exacto, ya que se va a ir una semana a Bilbao y a la vuelta hará una da un giro por las sucursales de provincias.

Diana convoca un consejo de familia, cont√°ndoles a sus hermanos que tienen el peligro de separarse, aunque en este momento tiene la seguridad de que la quiere y tiene celos, diciendo que Arturo era orgulloso y sin sentimientos y en este momento la quiere y cambi√≥ y le queda una √ļltima prueba: quiere presentarlo en sociedad convocando en su casa a lo destacado de la nobleza espa√Īola para cuando √©l regrese de Bilbao.

Dimas ayudará a Lucas a elaborar la fiesta, que organiza Joaquín, que está muy nervioso aguardando el instante en que le volverán a pegar.

El día de la fiesta Loyola llega feliz, tras ganar la copa del club de golf en tanto que Carlos volvió a las andadas y vuelve borracho y con una cabra.

Diana por su lado espera muy nerviosa la llegada de su marido, al que ir√° a agarrar a la estaci√≥n Don Antonio, su hombre de seguridad en el banco, que le habla de la fiesta y le ense√Īa que la ha ordenado Joaqu√≠n Pe√Īagarc√≠a, por lo cual hace Arturo al llegar a su casa es soliciar que avisen a Joaqu√≠n, ya que quiere comentar con √©l.

Pero no será Joaquín, sino Diana la que vaya a verlo y le dice que no irá Joaquín, y que tratará de evitarle que realice el ridículo, aunque él le dice que no está dispuesto a consentir que Joaquín siga allí, recordándole que una de las cláusulas de su contrato era que no lo dejaría en ridículo, diciéndole ella que fue él el primero en romper el contrato al inmiscuirse en su historia íntima.

√Čl le habla entonces de manera sincera asegur√°ndole que sabe que no posee derecho a nada, pero que se ha enamorado de ella, por lo cual si ella quiere romper√°n el contrato dado que no le importan ya ni sus invitados ni sus t√≠tulos y solo le atrae ella, que le dice que no es requisito ya separarse, y que esperaba ese instante.

Después, mientras bailan en sociedad ella le confiesa que Joaquín le ayudó a conquistarlo y que ese instante llegó por medio de él.

Una vez se marchan los invitados regresa cada uno a su habitación, aunque ella le dice que está ya muy cerca el indulto, y al proceder a ingresar Arturo en su cuarto ve que están en él el borracho Carlos y la cabra, por lo cual ella le invita a pasar la noche con ella por fin.

Calificación: 2