Enanito Marimand贸n

Enanito Marimand贸n se pasa el d铆a dici茅ndole a todo el planeta lo que ten铆a que llevar a cabo. Y todo el planeta obedec铆a, porque era la 煤nica forma de que Enanito Marimand贸n se callara.
Enanito Marimand贸n organizaba su casa, la vivienda de los vecinos, la asamblea de la aldea, la escuela y todo lo que se pudiera ordenar.
Durante un tiempo todo fue m谩s o menos bien, porque todo funcionaba a la perfecci贸n. Hasta que un d铆a, a la distancia, se vi贸 venir una enorme tormenta.
-隆Todos al refugio subterr谩neo! -grit贸 Enanito Marimand贸n.
Todos los pobladores de la aldea se metieron en los refugios que se hab铆an construidos semanas antes.
-隆Qu茅 buena iniciativa tuviste, Enanito Marimand贸n! 隆Qu茅 bien que insististe en llevar a cabo este refufio! -dijo el jefe de la asamblea.
Pero al terminar la tormenta la salida se encontraba atascada.
-Salgamos por la salida de emergencia – ha dicho Enanito Marimand贸n.
-隆Qu茅 buena iniciativa tuviste, Enanito Marimand贸n! 隆Qu茅 bien que insististe en llevar a cabo otra salida, a numerosos kil贸metros, por si la primordial quedaba atascada! -dijo el director de la escuela.
Cuando todos salieron se dieron cuenta que toda la aldea hab铆a quedado arrasada por la tormenta. No quedaba ni solo una casa en pie.
-隆A trabajar! – ha dicho Enanito Marimand贸n. Y empez贸 a ordenar a todo el planeta. Pero de tanto enviar, Enanito Marimand贸n se qued贸 sin voz.
-驴Qu茅 vamos a hacer en este momento? -se lamentaban todos.
Pero Enanito Marimand贸n no se qued贸 inmovil. Cogi贸 una pizarra y una tiza y empez贸 a escribir las 贸rdenes. Y toda la multitud decidi贸 trabajar otra vez.
Cuando todo lo mencionado pas贸, Enanito Marimand贸n decidi贸 no volver a ofrecer 贸rdenes a nadie. Porque lo 煤nico que hab铆a conseguido con tanto enviar es que todos descargaran en 茅l la compromiso de organizarlo todo, y eso era un peso muy grande con el que cargar.
Y para no caer en la tentaci贸n de continuar mandando, Enanito Marimand贸n sali贸 de vacaciones.
Todos en la aldea se han quedado desolados. De todos modos, no sab铆an qu茅 llevar a cabo sin Enanito Marimand贸n. Pero pr贸ximamente comenzaron a suponer por s铆 mismos y eligieron reunirse para organizarse otra vez. Se dieron cuenta que hab铆an aprendido bastante de Enanito Marimand贸n. Solo les hac铆a falta la posibilidad de ponerlo en pr谩ctica por ellos mismos.

Deja un comentario