Resumen de la pel√≠cula Fellini 8¬Ĺ

 

 

Fellini 8¬Ĺ

 

Fellini 8¬Ĺ (1963) * Italia / Francia

Duración: 140 min.

M√ļsica: Nino Rota

Fotografía: Gianni di Vinanzo

Guion: Federico Fellini, Tullio Pinelli, Ennio Flaiano, Brunello Rondi (Historia: Federico Fellini y Ennio Flaiano)

Dirección: Federico Fellini

Int√©rpretes: Marcello Mastroianni (Guido Anselmi), Claudia Cardinale (Claudia), Anouk Aim√©e (Luisa), Sandra Milo (Carla), Rossella Falk (Rosella), Barbara Steele (Gloria Morin), Madeleine LeBeau (Madeleine), Caterina Boratto (Se√Īora misteriosa), Edra Gale (Saraghina), Guido Alberti (Productor Pace), Mario Conocchia (Director de producci√≥n), Bruno Agostini (Bruno), Cesarino Miceli Picardi (Cesarino), Jean Rougeul (Cr√≠tico Carini), Mario Pisu (Mario Mezzabotta), Yvonne Casadei (Jacqueline Bonbon), Giuditta Rissone (Madre de Guido).

En el transcurso de un atasco, un hombre mira c√≥mo su coche se llena de humo, intentando sin ning√ļn √©xito de hallar que los pasajeros que le cubren reparen en √©l mientras trata in√ļtilmente de romper el cristal para salir.

El hombre muere asfixiado y su cuerpo empieza a sobrevolar los coches iz√°ndose hacia el cielo.

Poco después el hombre sigue volando sobre la playa, donde otra persona sujeta una cuerda atada a su pie hasta que otro hombre que monta a caballo le pide que tire de la cuerda, cayendo desde una enorme altura al mar.

El hombre, el director de cine Guido Anselmi, despierta, observando que est√° cubierto de m√©dicos y enfermeras que aseguran contemplar sus pel√≠culas y que le someten a un r√©gimen de reposo, ya que le comentan que est√° agotado y que la cura le ir√° bien, debiendo tomar cada ma√Īana agua termal y ba√Īos de barros cada dos d√≠as.

En el balneario hay un abundante conjunto de individuos, la mayoría ancianos, que toman las aguas, así como un grupo de religiosas, realizando todos una extendida cola hacia las fuentes donde toman con enorme fe las aguas.

√Čl, al tomar su vaso se piensa que se lo distribuci√≥n una hermosa actriz, aunque de todos modos se la distribuci√≥n una de las enfermeras.

Recibe tras ello a un crítico al que le ha pedido que revise su Guion, diciéndole el hombre que lo ve incoherente, un grupo de situaciones que no forman un grupo, y aunque puede ser entretenido le falta inspiración poética y tiene todos los defectos de las películas vanguardistas, pero ninguna de sus características.

Allí encuentra a un amigo, Mario Mezzabotta con una muchacha que le muestra como Gloria Morin, a la que Guido toma por su hija, contándole él que es su prometida y que está aguardando la anulación de su matrimonio con Tina, presentándose como una admiradora de la obra del crítico, contándole que ha estudiado Filosofía y está mejorando su proposición.

Guido lee las notas del crítico donde le dice que las misteriosas visualizaciones de la joven en su crónica, son, de todos los símbolos, el peor.

Guido acude a la estación para aguardar al tren en que llegará Carla cargada de maletas y trajes de noche, recordándole él que allí no hay ocupaciones nocturnas, ya que la multitud va a reposar, explicándole que la instaló en otro hotel para no llamar la atención.

Después, y mientras comen, ella protesta de la carencia de ambición de su marido y de que siga con el mismo trabajo y con el mismo sueldo, necesitando de alguien que le dé un empujón, pidiéndole a Guido que le ayude a buscar un empleo.

Durante la noche, y ya en la habitación Guido le pide que ponga cara de fulana y que salga de la habitación cubierta solo con una sábana y simule haberse equivocado, aunque la llegada de la encargada del hotel frustra su representación.

Esa noche sue√Īa con su madre y con su padre, pregunt√°ndole su padre al productor c√≥mo va su hijo, haci√©ndole ver que no va bien, yendo √©l vestido de cura.

Su madre le besa entonces en la boca, transform√°ndose tras ello en Luisa, su mujer.

Al día siguiente le esperan el productor que le apremia para comenzar a rodar cuanto antes, pidiendo que les envíe el Guion ya, ya que si no perderán a Claudia como actriz.

Le llevan a tres ancianos para un papel, aunque él los repudia porque no le parecen lo bastante viejos.

Durante la noche, mientras cena con el conjunto, mira que Carla cena sola, habiendo un √≥ptimo n√ļmero de ancianos bailando, y entre ellos el embajador Mezzabotta que baila con su jovenc√≠sima novia, cont√°ndole a Guido que tiene 30 a√Īos m√°s que su novia, pero es feliz aunque ella est√© con √©l solo por dinero, dado que no puede soliciar m√°s, ya que la muchacha es joven, atractiva e capaz, cont√°ndole que la conoci√≥ en Londres, ya que era compa√Īera de piso de su hija.

Ven tambi√©n un espect√°culo en el que hace aparici√≥n una tel√©pata que consigue entender con los ojos cerrados qu√© cosas de los presentes coge su partenaire, adivinando tambi√©n lo que op√≠nan, pidi√©ndole m√°s tarde Guido, que lo conoce del pasado que intente acertar qu√© piensa √©l, escribi√©ndolo la mujer en una pizarra: “Asa nisi masa”.

Guido se acuerda entonces de cuando era un ni√Īo y hu√≠a de su madre cuando esta quer√≠a agarrarlo para ponerlo en el ba√Īo de vino con los dem√°s ni√Īos.

Despu√©s, y tras el ba√Īo, cuando todos los ni√Īos estaban en la cama su prima le dice que de superiores ser√°n ricos, ya que lograr√°n encontrar√°n el tesoro escondido de un t√≠o, cuyo cuadro est√° en la habitaci√≥n, dici√©ndole que no debe olvidar las expresiones m√°gicas: “asa nisi masa”.

Madeleine, la actriz francesa trata de invitarlo a tomar algo con ella, aunque él asegura estar muy casado, aguardando además una llamada de su mujer.

Mientras espera la llamada la actriz le pide que la trate como una amiga, ya que solo así podrá llevar a cabo un óptimo papel.

Después, cuando lo llama, Luisa le pide que venga a buscarlo allí y que les diga a sus amigos que vayan también.

Va tras ello hasta el despacho de producción, donde están realizando los cálculos de producción, habiendo allí una cama que su ayudante comparte con dos chicas.

Al llegar a su habitaci√≥n regresa a conocer a la joven de la fuente que le abre la cama, y que seg√ļn el cr√≠tico era el s√≠mbolo de la pureza y la sinceridad, la cual en camis√≥n se r√≠e y le asiste para acostarse, dici√©ndole que fu√© para poner orden y llevar a cabo limpieza.

Le despierta Carla al teléfono que le dice que piensa que el agua no le sentó bien y le pide que vaya a verla, ya que está mal, observando que de hecho tiene fiebre, contándole ella dice que le pasa comunmente, pero que se le pasa enseguida y él preocupado escoge que tienen que llamar a su marido y le echa en cara que bebiera tanta agua más allá de que no está enferma

Ingresa a comentar con él un cardenal, dado que Guido quiere una opinión cualificada sobre algunos puntos del personaje principal, que recibió una educación religiosa y tiene algunos inconvenientes de conciencia.

Antes del cardenal es recibido por otro espiritual que le dice que no puede combinar amor sagrado y profano.

Le recibe otro espiritual antes del cardenal, el cual al recibirlo llama su atenci√≥n sobre el canto de un p√°jaro, aunque mientras todos parecen extasiados con el canto del p√°jaro, √©l se fija en una mujer entrada en carnes que avanza ense√Īando sus piernas, lo que le transporta a acordarse su ni√Īez, cuando, tras escaparse con otros compa√Īeros del colegio espiritual al que iba fueron a la playa, donde en un cuchitril viv√≠a una mujer, la Saraghina, una mujer tambi√©n entrada en carnes y con una enorme frontal, a la que le piden que baile la rumba para ellos en lugar de dinero.

La mujer se mov√≠a bailando sensualmente frente ellos que aplaud√≠an contentos, bailando inclusive alguno con ella, hasta que, descubiertos por los curas los persiguieron, devolvi√©ndolos al colegio donde lo castigan por su acci√≥n, dici√©ndole que debe avergonzarse, ya que lo que hace la Saraghina es un pecado mortal, observando c√≥mo su madre no quiere abrazarlo asegur√°ndole sentirse avergonzada, siendo tras ello llevado frente sus compa√Īeros con un capuch√≥n y un letrero a su espalda: “verg√ľenza”.

Le obligan a confesarse, y le preguntan si no sabía que Saraghina era la encarnación del diablo, asegurando él que no lo sabía antes de ser absuelto de sus errores, lo que no le impide volver a la playa intentando de verla otra vez, descubriéndola frente a la playa en una silla y quedándose a observarla.

El cr√≠tico que contrat√≥ le dice que sus recuerdos est√°n ba√Īados en la melancolia y que no es realmente cr√≠tico con la religi√≥n. Quiere criticar, pero termina siendo complaciente, como un c√≥mplice.

Poco despu√©s el productor le dice, mientras van a los ba√Īos, que en su Guion refleja la confusi√≥n, pero debe llevarlo a cabo de manera m√°s clara no siendo tan orgulloso como para despreciar a la multitud y decir que no le importa que no le entiendan.

Poco despu√©s consigue que le atienda el cardenal mientras este toma sus ba√Īos, aunque lo √ļnico que le dice es nadie es feliz fuera de la iglesia y que no hay salvaci√≥n fuera de esta.

Despu√©s pasea por una feria donde ve subasta, la actuaci√≥n de un faquir, m√ļsica, etc., encontr√°ndose all√≠ a Luisa, su mujer, que le dice que fueron al hotel a buscarlo y no lo hallaron, y que fu√© con Rosella, Enrico y su hermana.

Los dos parecen muy contentos con el reencuentro y bailan, recordando ella que hac√≠a m√°s de un a√Īo que no bailaban juntos.

Los encuentra el productor que les pide a todos que vayan con él, llevándolos hasta el sitio donde están montando el adornado de la película. Un gigantesco armazón desde el que se lanzará la astronave en el punto culminante de la película.

Pero la alegr√≠a del acercamiento se ve haber cambiado s√ļbitamente, y Luisa est√° bastante m√°s seria, pregunt√°ndole Guido a Rosella por qu√© cambi√≥ de repente su humor, algo que tambi√©n nota Enrico, que le pregunta a nuestra Luisa por qu√© est√° triste.

Entretanto el productor se√Īala que se ha gastado 80 millones en esa construcci√≥n, cont√°ndoles el emprendimiento, que ense√Īa que la tierra fu√© destruida por una guerra termonuclear y la raza humana busca refugio en otro planeta en una nave.

Guido le pregunta a Rosella qu√© piensa de √©l y dice que Luisa no habla bastante m√°s all√° de ser su mejor amiga, y dice que lo √ļnico que le gustar√≠a es que √©l fuese diferente.

También le pregunta si Enrico no le hace la corte a Luisa, respondiendo Rosella que Enrico la escucha y es un óptimo amigo sin más.

Guido le cuenta que hab√≠a so√Īado en llevar a cabo una pel√≠cula simple y sin mentiras √ļtil para todos y que ayudara a enterrar las cosas muertas que transporta cada uno dentro y √©l es el primero que no se atreve a enterrar todo lo que tiene y se pregunta en qu√© punto s e equivoc√≥.

Le pide tras ello a Rosella que le explique qu√© dicen los esp√≠ritus, dici√©ndole ella que le dicen: “Eres libre pero tienes que seleccionar pr√≥ximamente”.

Durante la noche se hace el dormido antes de que llegue Luisa a la habitación y ve que esta trata de comentar con otra habitación, aunque no le contestan, bebiendo después y tomando una pastilla que le dice a él, que le pregunta al verla, que es un tranquilizante y que en ocasiones lo toma para reposar.

Tras ello Luisa rompe a re√≠r y le dice que ella no podr√≠a aguantar el rid√≠culo de serle infiel y el cansancio de tener que ocultarlo y mentir, algo tan f√°cil para √©l, quej√°ndose Guido de que se dedique a escuchar los chimentos de los dem√°s, dici√©ndole ella que hace a√Īos que no est√°n en el mismo punto, pregunt√°ndole para qu√© la logr√≥ ir y qu√© espera de ella, volvi√©ndose √©l para reposar y cortando as√≠ la discusi√≥n.

Al día siguiente, cuando Carla llega al hotel Guido trata de ocultarse tras su periódico, diciéndole Luisa que ya la vio la tarde previo cuando llegaron, pidiéndole que no vuelva a mentirle, aunque él regresa a llevarlo a cabo diciéndole que la termina de ver en ese instante por vez primera, frente lo que Luisa protesta de que dialogue como si dijera la realidad y de que mienta siempre a todo el planeta, diciendo que sabe que le resulta aburrida, preguntándole de qué habla con su apasionado, dando por seguro que le otorga asco que ella siempre esté en la mitad de su relación a lo largo de toda su historia.

En una exclusiva enso√Īaci√≥n ve c√≥mo Luisa se aproxima a Carla y le dice que canta realmente bien y que hac√≠a tiempo que deseaba conocerla y que es muy lindo.

En esta enso√Īaci√≥n un enorme n√ļmero de mujeres esperan en una enorme mansi√≥n expectantes, la llegada de Guido entre la nieve, que transporta un obsequio para todas ellas, afirmando todas que es un tesoro, y tambi√©n su cu√Īada, que jam√°s lo soport√≥, estando adem√°s en el grupo las actrices de su pel√≠cula, la Saraghina y tambi√©n le llevaron a una negrita de Haw√°i como sorpresa para √©l, bailando la muchacha sensualmente para √©l.

Está también Rosella, que hace el papel de Pepito Grillo y que le dice que por fin consiguió su harén

Las mujeres le meten en el ba√Īo y est√°n todas contentas diciendo que est√°n realizando lo que siempre hab√≠an esperado, llev√°ndolas entre todas a la cama, aunque una de ellas, Jacqueline protesta de que la hayan enviado al piso superior con las superiores, record√°ndole √©l que ese es el reglamento y que todas que hayan superado la edad l√≠mite tienen que subir, frente lo que se rebela la mayor√≠a de ellas diciendo que no tienen la posibilidad de ser tratadas como limones que se tiran tras ser exprimidos, rebel√°ndose contra su tiran√≠a y quej√°ndose de que es muy mal apasionado, ya que se queda dormido enseguida.

Para frenar la rebeli√≥n debe confrontar a ellas con el l√°tigo, frente lo que Luisa dice que es un hombre incre√≠ble, consiguiendo al final controlar la rebeli√≥n, agradeciendo a Jacqueline los servicios prestados y dici√©ndole que fue la √ļnica virgen en su historia, permiti√©ndole que cante y baile una vez m√°s para ellos antes de subir al piso superior.

Guido asegura que hab√≠a ideado esa escena porque le parec√≠a muy entretenida, habiendo ideado un alegato dirigido a todas las mujeres sentadas a su mesa donde les habr√≠a dicho que la alegr√≠a es poder decir la realidad sin da√Īar a nadie mientras Carla tocaba el arpa y Luisa dice mientras friega el suelo que antes no lo hab√≠a comprendido, pero despu√©s de 20 a√Īos lo hizo y por el momento no le hace situaciones.

Muy enfadado por el retardo, el productor les cita en una salón de proyección para proyectar todas las pruebas llevadas a cabo y cerrar el casting.

Allí piensa y dice que Luisa debería haber tenido un poco más de paciencia aunque sabe que está cansada.

El crítico empieza a comentar de sus rimbombantes teorías, imaginándose Guido que le ponen una capucha y lo ahorcan en nuestra salón, ya que hay algunas actrices que si no cierran sus contratos las perderán, ya que tienen otras obligaciones.

La primera en manifestarse en pantalla realizando su prueba es Carla, con la misma ropa que ten√≠a esa ma√Īana, vi√©ndolo Luisa.

A lo largo de las proyecciones Guido llega inclusive a dormirse.

Hay una actriz que representa el papel de su mujer y que manifiesta todos los reproches que le hace comunmente, comprendiendo Luisa que est√° contando su relaci√≥n desde el criterio de √©l, frente lo que se marcha, sigui√©ndola √©l y pregunt√°ndole si le ha ofendido algo, para recordarle que es √ļnicamente una pel√≠cula.

Ella le dice que no posee la insolencia de contarle sus cosas a todos como él para intentar creer al planeta que es espectacular, más allá de ser alguien que jamás dijo la realidad a quien ha vivido con él, diciéndole que le agradece que la hiciera ir al balneario, ya que le ha servido para tomar una decisión, mandándolo al infierno.

Se muestra entonces el gerente de Claudia, que le dice que está allí, marchándose Guido con ella, que dice estar muy contenta de trabajar con él.

Se van juntos en el fabuloso coche de ella, diciéndole Guido que siempre que la ve le late el corazón como un colegial, preguntándole si sería con la capacidad de romper con todo y comenzar desde el inicio, a eso que Claudia responde preguntándole si sería capaz él, diciéndole que no, porque es incapaz de abandonar nada y cambia cada día.

Le habla del personaje que está próximo de fallecer y toma las aguas donde hay una aparición, la mujer de la fuente que le otorga el agua que cura y que es su salvación y que será ella, diciendo ella que ese hombre que le detalla no otorga pena y que más allá de comprender a la mujer que puede salvarle la repudia porque no sabe amar, a eso que él replica que porque no quiere contar más mentiras.

Le dice tras ello que no habrá película y que el emprendimiento podría finalizar allí.

Se re√ļnen con ellos todos los que se hab√≠an quedado en la sal√≥n de proyecci√≥n, dici√©ndole el productor que al d√≠a siguiente dar√°n una rueda de prensa en la astronave para ense√Īar la pel√≠cula.

Y de hecho llevan a Guido contra su intención hasta el sitio de la rueda de prensa, donde el productor llevó además de comida y bebida, una orquesta, habiendo varios periodistas que tratan en vano de hallar alguna declaración.

Los periodistas le agobian, ya que todos preguntan a la vez, no diciendo nada, frente la risa de su mujer que dice que no posee nada que decir, pidiéndole el productor que diga algo, sea lo que sea.

√Čl comienza a preguntarse d√≥nde est√° Claudia y Rosella y sus esp√≠ritus, apareci√©ndosele Luisa vestida de novia pregunt√°ndose qu√© debe llevar a cabo, y si debe ocultar, ya que √©l por el momento no ser√° jam√°s el mismo de antes y le pregunta cu√°ndo se casar√° con ella enserio, pregunt√°ndole √©l si es verdad que quiere separarse y le pregunta por qu√© le deja, diciendo ella que no tienen la posibilidad de continuar as√≠.

Un colaborador le dice que le ha colocado una pistola en el bolsillo izquierdo y él se escabulle de la prensa abajo de la mesa sin llevar a cabo caso al productor, hasta sacar la pistola de su bolsillo, y, sin llevar a cabo caso de su madre a la que ve en la playa preguntándole qué va a llevar a cabo y porqué trata de escapar, disparándose sin escucharla.

De todos modos junto al adornado no están más que él y el productor adjuntado con los operarios a los que le dice que la película no va a hacerse y que tienen que desarmar todo el adornado en 2 días.

Lo espera el cr√≠tico que le felicita por su decisi√≥n, dando por seguro que ellos los intelectuales tienen que tener las ideas visibles no a√Īadiendo m√°s caos al caos, asegur√°ndole que eliminar es preferible que hacer si no tienen idea qu√© est√°n creando y que el productor est√° para perder dinero, y que para este ser√° solo un fracaso econ√≥mico, pero que para √©l como director podr√≠a ser el objetivo y que si es imposible tener todo la nada es la ver√≠dica perfecci√≥n.

Y mientras escucha al crítico, sentado con él en el coche ve cómo se aproxima a él un hombre vestido de maestro de ceremonias que le dice que todo está listo, observando otra vez a la hermosa Claudia, adjuntado con las actrices de su película, sus padres, la Saraghina, Carla, el arzobispo, Luisa… todos ellos vestidos de blanco puro

Le dice el crítico que su tarea es evitar que vengan al planeta centenares de engendros, y que él intentó dejar una imagen personal pensando presuntuosamente que los demás podrían aprovecharse de los recuerdos de sus fallos y de las historias de la gente a las que no supo amar.

Guido de repente asegura sentir, mientras ve seguir vestidos de blanco a todos los individuos que pasaron por su historia, un resplandor pidiendo perdón a todas sus criaturas tras abarcar que solo debía aceptarlos y amarlos, diciéndole a Luisa que se siente liberado y que todo le se ve bueno, y que todo regresa a ser como antes, sintiéndose como es enserio y no como le gustaría ser, ya sin miedo, diciendo que la vida es una fiesta y le pide que la vivan juntos aceptándolo como es, diciendo ella que no sabe si lo que dice es verdad, aunque puede evaluar.

Una orquesta de payasos precede a todos esos individuos de blanco hasta el adornado mientras todas las luces se encienden, al anochecer, cogiendo él el megáfono para ponerse a dirigir a todos los individuos que bajan por las escaleras y estan destinados a la pista, ya cada uno con sus ropas comunes.

Carla le dice que por fin ha reconocido que no puede prescindir de ellos.

El director pide a todos que se cojan de la mano, cogiendo él a Luisa con la suya, e integrándose entre todos los demás individuos de su historia que siguen el ritmo de la orquesta.

Calificación: 3