Resumen de la película Fin

 

Fin

Espa√Īa (2012) *

Duración: 90 min.

M√ļsica: Lucio Godoy

Fotografía: José David Montero

Guion: Jorge Guerricaechevarría y Sergio G. Sánchez (N.: David Monteagudo)

Dirección: Jorge Torregrossa

Int√©rpretes: Maribel Verd√ļ (Maribel), Daniel Grao (F√©lix), Clara Lago (Eva), Carmen Ruiz (Sara), Miquel Fern√°ndez (Sergio), Blanca Romero (Cova), Antonio Garrido (Rafa), Andr√©s Velencoso (Hugo), Eugenio Mira (el Profeta).

23 de junio. Un hombre dibuja compulsivamente frente a la playa de Alicante imágenes apocalípticas mientras la multitud empieza a prender ya sus hogueras para festejar la noche de San Juan.

Tras agarrar sus cosas, el hombre sube al TRAM, dirigi√©ndose a un joven trajeado que sale de un vag√≥n al que trata de saludar, aunque este pasa de extenso, no volviendo a verlo cuando por √ļltimo se da un giro tras parecer haberle reconocido.

El joven, Félix, pasa con su coche a agarrar a una chica, Eva, con la que va a pasar el objetivo de semana en una reunión con los amigos de él, sobre los que le va preguntando para conocerlos y entender cómo son.

El grupo está compuesto por Sara, que fue quien organizó la reunión y a la que de joven llamaban Madre Teresa por su ingenuidad y buen corazón.

Maribel fue en el pasado novia de Félix, pero acabó casándose con Rafa, otro integrante del grupo.

Sergio es el artista del grupo y que es el due√Īo de la vivienda a la que van.

Hugo es el ligón del grupo, y Félix está seguro de que tratará de enrollarse con Eva más allá de que sabe que irá con Cova (Covadonga), su mujer.

Y por √ļltimo est√° √Āngel al que llamaban el Profeta, por algo que F√©lix no quiere contarle a Eva, dado que, asegura, no piensa que vaya a la reuni√≥n.

Cuando llegan a la reuni√≥n todos parecen contentos de volver a reunirse, y, de la misma forma que esperaban √Āngel no est√°, m√°s all√° de que, seg√ļn asegura Sara, la reuni√≥n fue iniciativa suya.

Tras instalarse, Eva les pregunta a Maribel y a Sara por √Āngel, pero tampoco ellas le cuentan nada.

Tras la cena Eva organizan una hoguera para llevar a cabo una celebración como si fuera la noche de San Juan, aunque de todos modos es la de San Lorenzo, aguardando ver la lluvia de estrellas.

Eva prepara unos mojitos para todos, y de la misma forma que Félix había pronosticado, Hugo le tira los tejos, siendo vistos por Cova, la novia de este, también ajena al grupo y a sus batallitas.

Recordando los viejos tiempos, tienen que escribir en un papel las cosas malas que quieren dejar atr√°s, quemando el papel en la hoguera. Y recordando tambi√©n esos tiempos Sergio, ya borracho, se regresa a desnudar como hac√≠a entonces ofreciendo por la compa√Ī√≠a en ruinas de Rafa.

Frente el cariz que va tomando la noche, Cova escoge irse, conociendo que está borracha, porque Sergio le echó algo a la bebida.

Empiezan a debatir y de repente el cielo se ilumina como si fuera d√≠a, con un extra√Īo brillo, observando que sali√≥ la luz en la vivienda y que todos se han quedado sin bater√≠a en sus m√≥viles, ocurriendo lo mismo con los coches.

Eva pregunta otra vez por lo del Profeta, explic√°ndole que a lo largo de la √ļltima reuni√≥n le gastaron una broma, haci√©ndole tomar numerosas pastillas.

√Āngel desapareci√≥ y estuvieron busc√°ndolo toda la noche, mostr√°ndose por √ļltimo con un √°rbol echando espuma por la boca y diciendo de cosas de la Biblia mezcladas con insultos y diciendo que iba a ser el objetivo.

√Āngel, que ten√≠a antecedentes de esquizofrenia en su familia acab√≥ ingresado en el psiqui√°trico.

Tras el relato de lo que pasó Rafa exhibe su enfado con todos. Con Sergio por reírse en su cara de sus inconvenientes empresariales. Con Sara para reunirlos siguiendo los consejos de un loco, y con Maribel, a la que le dice que sigue enamorada de su novio del centro que jamás le logró caso.

Tras ello todos se retiran a reposar.

Cuando se despiertan a la ma√Īana siguiente, Rafa desapareci√≥ aunque est√°n todas sus cosas.

Como no trabaja nada, no los relojes, y están lejos de la civilización, deciden ir hasta una granja cercana.

Por el sendero Eva le recuerda a Félix que la cama va incluida en el trato que hicieron, diciéndole este que mejor tienen la posibilidad de descuidarse del mismo y dejarla en independencia, diciendo él que cuando regresen le pagará lo que falta, pero no quiere continuar, ya que no se siente cómodo.

Cuando llegan a la granja observan que no hay nadie en ella, no andando tampoco el teléfono fijo.

Todo está abierto y se ve que la multitud salió corriendo, por lo cual, al no entender lo que sucede deciden bajar hasta el pueblo acortando por el desfiladero.

Por el sendero encuentran la tienda de campa√Īa, tambi√©n dejada de unos escaladores, con todo su material all√≠, aunque les se ve atisbar la existencia de un individuo arriba de la monta√Īa.

Se adentran en el desfiladero y Cova se expone cansada, estando segura de que Hugo va a dejarla allí, enfrente de todos sus amigos.

De repente, y mientras discuten observan cómo se dirige hacia ellos una manada de cabras montesas, no habiendo espacio, estando Hugo próximo de caer al precipicio, conociendo tras ser rescatado por sus amigos que Cova desapareció, imaginando que cayó hasta el río.

Agotados, deciden reposar al llegar la noche, pensando Sara que quiz√° todo es una trampa lista por √Āngel.

Temiendo que logre ocurrir algo F√©lix ofrece montar guardias, aunque cuando se despiertan a la ma√Īana siguiente ven que a quien le tocaba la guardia, Sergio, por el momento no est√°, ni hay rastro de √©l, sugiriendo Hugo que nadie se quede solo.

El mermado grupo contin√ļa su sendero hasta llegar a una carretera, donde se dan cuenta un cami√≥n abandonado cargado de ovejas a las que dejan libre.

F√©lix encuentra junto al mismo un extra√Īo dibujo, conociendo Eva un coche que se sali√≥ de la carretera y cay√≥ al r√≠o, donde hay un hombre muerto, con un √°lbum de dibujos, d√°ndose cuenta Sara que hablamos de √Āngel.

Sara dice que todo ocurrió como él ha dicho, con las viviendas vacías, los coches dejados y los animales sueltos.

F√©lix y Hugo se ba√Īan en el r√≠o mientras las chicas cubren el cuerpo de √Āngel.

Félix trata de comentar con él, pero Hugo no quiere escucharle. Admite que fué un imbécil y lo duro que fue perder a Cova, que era la mujer a la que amaba, y no como Eva, que está seguro la llevó para intentar lograr que tenía a alguien.

Tras ello Hugo se arroja de nuevo al río y desaparece sin que ni Félix ni Eva que se lanzan a buscarlo consigan encontrarlo.

Sara se otorga cuenta entonces de que van a ocultar uno a la vez.

Continuando su sendero llegan hasta un camping lleno de caravanas también abandonadas más allá de que todo sugiere que hubo gente hasta muy antes.

Tampoco allí trabaja el teléfono.

Tras coger toda la comida que tienen la posibilidad de observan que tampoco está Félix, por lo cual se asustan, aunque después ven que sigue allí, aunque triste y atormentado.

Mientras descansan escuchan un fuerte ruido, observando cómo cae una clase de meteorito.

Se hacen con unas bicicletas y Sara le echa comida a un perro, cuando de repente empiezan a llegar incontables ellos que esperan hacerse con comida.

Félix les tira algo para alejarlos mientras huyen en las bicicletas, más allá de que los perros los persiguen frente el terror de Sara, que se siente paralizada, hasta que de repente los perros se paran y dejan de seguirlo, más allá de lo cual Sara llora temiendo quedarse sola.

Félix le pide que le dialogue, aunque de repente deja de escucharla y al parar y ver para atrás por el momento no está allí, encontrando solo su bicicleta tirada.

Contin√ļan continuando entre coches dejados en la carretera, llegando, tras continuar el rastro de humo dejado por el meteorito, y que coincide con uno de los dibujos de √Āngel, hasta un campo, donde se dan cuenta que hablamos de los restos de un avi√≥n, m√°s all√° de que no hay ning√ļn cad√°ver.

Por √ļltimo alcanzan llegar al pueblo, pero tampoco encuentran a nadie, cogiendo una escopeta en una de las viviendas, tras lo que estan destinados hasta la iglesia, donde F√©lix empieza a tocar la campana con la promesa de que si hay alguien vivo logre escucharla.

All√≠ le exhibe a Maribel el cuaderno con los dibujos de √Āngel, donde se muestran las cabras, los perros y el humo del avi√≥n, habiendo en el final el dibujo de una pareja en un barco, por lo cual piensa que tambi√©n desaparecer√° Eva, y es por esto por lo cual no les ense√Ī√≥ antes los dibujos.

Al escuchar la voz de una ni√Īa corren a buscarlo, aunque atemorizada, se oculta en un barco, intentando Maribel de ganarse su seguridad dici√©ndole que ella tambi√©n tiene dos hijos, aunque cuando la ni√Īa se ve preparada para salir, de repente se desvanece frente sus ojos sin que quede rastro de ella.

Observan entonces que hay un león, por lo cual deciden tirarse al mar

Maribel les contribuye a desamarrar el barco, pero no se sube, observando cómo el león se dirige hacia ella, por lo cual Félix dispara al animal, aunque al no ser con la capacidad de matarlo, y mientras mira que Maribel se dirige hacia él le dispara a ella, mientras Eva y él se hace a la mar.

Eva lanza algunas bengalas aguardando que alguien logre encontrarlos.

Hablan sobre lo ocurrido y sobre la vida, opinando Eva que esta es realmente simple, ya que nacemos, vivimos y morimos sin dejar nada detr√°s, siendo lo sustancial lo que hacemos a lo largo de el tiempo que dura la vida.

Félix le pregunta por su verdadero hombre, que es verdaderamente Eva, el nombre que él eligió para ella.

A la ma√Īana siguiente, cuando F√©lix despierta mira que Eva no est√° con √©l y se asusta, aunque la revela sentada en cubierta, sorprendi√©ndose de no haber desaparecido ninguno de los dos.

Se sentar√° con ella a aguardar lo que el futuro logre depararles mientras les envuelve la niebla.

Calificación: 2