Resumen de la película Gente de mala calidad

 

Gente de mala calidad

España (2008) *

Duración: 90 min.

Música: Miguel Malla

Fotografía: David Azcano

Guion y Dirección: Juan Cavestany

Intérpretes: Alberto San Juan (Manuel), Maribel Verdú (Osiris), Javier Gutiérrez (Fernando), Francesc Garrido (José Luis), Fernando Tejero (Andrés), Pilar Castro (Lola), Antonio Molero (David), Adriana Ugarte (Eva), Carmen Ruiz (Mónica), Chiqui Fernández (Carmen).

Después de una temporada haciendo un trabajo como gigoló en el extrarradio y viviendo en su coche, Manuel reaparece dispuesto a retomar la vida que dejó cuando decidió ocultar contándoles a todos que se iba a Escocia.

En el vecindario está con su amiga Lola, que lo invita a cenar. Manuel permite y explota la ocasión para intentar recomponer su historia en todos los puntos, llamando a Osiris, su vieja novia para que le acompañe. La respuesta de esta es muy ambigua, y, de hecho, al llegar la noche ella no hace aparición, ya que está con José Luis, otro de sus amigos.

Tras su reaparición empieza a vivir en un pequeño cuarto en un almacén de su padre, que David, el marido de Lola le pide para lograr acostarse con la jovencísima Eva. El se lo dejará más allá de parecerle una deslealtad hacia Lola, con la cual David va a adoptar a un niño.

Tras dejar atrás su trabajo como gigoló, Manuel trata de que Andrés le vuelva a contratar para trabajar como peluquero, aunque este ya tiene a otra persona y no puede llevarlo a cabo más allá de que nuestro Andrés está pasando por un mal instante, ya que siempre que debe cortar el pelo a un cliente le entran ganas de matarlo, lo que le transporta a acostarse en la cama sin ganas de salir de ella para nada.

Mónica, su mujer trata de sobrellevar ese inconveniente y los de su trabajo como encargada de una tienda de regalos, acudiendo al psicoanalista a través de Osiris, a la que paga una cantidad para que acuda a este y se realice pasar por ella.

Mientras trata de encauzar su historia, ve en las novedades que se ha proclamado el más grande incendio forestal en los últimos veinte años y trata de movilizar a sus amigos para ir como voluntarios a apagar el fuego, puesto que es en un bosque al que iban de acampada, de jovenes, aunque ninguno le apoya.

Fernando, otro de sus amigos que sueña con ser militar trabaja repartiendo publicidad mientras busca por el suelo monedas perdidas, que no le dan ni siguiera para abonar la “cama ardiente” que comparte con unos cameruneses del top manta, que terminan expulsándole del piso por carecer de pago, debiendo regresar con sus padres.

En el entierro del padre de David, le muestran a los padres de Lola, en los que reconoce a sus últimos usuarios como gigoló.

Cuando Eva deja a David, este escoge contarle todo a Lola, que se siente más dolida por la traición de Manuel que por el engaño de su marido, por lo cual escoge que no le recomendará para trabajar en su compañía como pensaba llevar a cabo si no es honesto con ella y le cuenta la realidad.

Manuel permite. Le pide perdón y admite que no estuvo en Escocia, que solo quería hacerse el atrayente y emular una vida muy distinta de la suya. Y agotado de su historia de simulación le cuenta además la aventura con sus padres.

La directora de la compañía de Lola resulta ser una popular de Manuel. Acabarán acostándose. Pero el cansancio de su historia de mentiras le transporta a contarle que él es el creador de las llamadas a su casa y las bromas en relación a su gato desaparecido.

Manuel y Fernando asisten a Jose Luis a llevar a cabo una mudanza, para hallar algún dinero, sin entender que este va a explotar el trabajo para quitar atormentado por haber perdido todo su dinero tras invertirlo en sellos.

Será denunciado por nuestra Osiris que provoca que lo detengan, llamando tras ello a Manuel, con el que hasta ese instante estuvo jugando, para volver con él.

Calificación: 2