Resumen de la película Ida

 

 

Ida

 

Ida (2013) * Polonia / Dinamarca

Duración: 80 min.

M√ļsica: Kristian Selin Eidnes Andersen

Fotografía: Lukasz Zal y Ryszard Lenczewski

Guion: Pawel Pawlikowski y Rebecca Lenkiewicz

Dirección: Pawel Pawlikowski

Intérpretes: Agata Trzebuchowska (Hermana Anna / Ida), Agata Kulesza (Wanda Gruz), Dawid Ogrodnik (Lis), Adam Szyszkowski (Feliks Skiba), Jerzy Trela como (Szymon Skiba), Halina Skoczynska (Madre Superiora), Joanna Kulig (Cantante).

Polonia. Principios de los a√Īos 60.

Una muchacha novicia retoca la pintura de una talla del Sagrado Coraz√≥n que despu√©s adjuntado con numerosas compa√Īeras traslada hasta el patio del convento, donde la colocan en su pedestal otra vez.

La madre superiora se re√ļne con la joven novicia, Anna, y le comunica de que antes de tomar los votos debe conocer al √ļnico familiar vivo que tiene, su t√≠a Wanda Gruz, que jam√°s quiso ocuparse de ella cuando se lo pidieron, debido a que se cri√≥ en un orfelinato, aunque, ya que es su √ļnico familiar vivo creen que debe verla.

Anna se expone reticente a la visita, pero la Superiora le reitera que que debe llevarlo a cabo m√°s all√° de que no le apetezca, debiendo mantenerse con ella a lo largo de el tiempo que sea exacto.

Tras elaborar su maleta con el apoyo de otras dos novicias, parte hacia la localidad, que mira con curiosidad desde la ventanilla del tranvía.

Una vez con ella, su tía le pregunta si no le explicaron a qué se dedicaba, respondiendo ella que no, para a continuación hacerle una pregunta ella por qué no la recogió cuando se encontraba en el orfanato, respondiéndole su tía que entonces no podía ni quería.

Le ense√Īa tras ello que son de origen jud√≠o y que su verdadero nombre no es Anna, sino Ida Lebenstein, mostr√°ndole tras ello las fotograf√≠as que tiene de su madre, en las que hace aparici√≥n ella de beb√©.

Tras ello su tía se marchará al juzgado en que ejerce su trabajo como jueza.

A su regreso sigue mostrándole imágenes, entre ellas las de Roza, su madre, vestida de novia, haciéndole ver el destacable parecido que existe entre las dos, y contándole que era una artista que hacía varias cosas con trozos de vidrio o trapos.

Le exhibe también imágenes de su padre, que le dice era muy primitivo y poco atrayente por cuya culpa su madre acabó en Pieska más allá de que ellos eran de Lublin.

Ida exhibe su deseo de conocer las tumbas de sus padres, cont√°ndole su t√≠a que no hay estas tumbas, ni, de todos modos la de ning√ļn jud√≠o de la ciudad, m√°s all√° de lo cual escoge acompa√Īarla, llev√°ndola en su coche.

Mientras se esta viajando Wanda le pregunta si tiene pensamientos pecaminosos, respondiéndole ella que sí, aunque no de tipo carnal, frente lo que su tía le dice que debería tenerlos para apreciar con conocimiento de causa si enserio vale la pena el tomar los votos.

Una vez en la poblaci√≥n, Wanda la transporta hasta una vivienda de las afueras, la que fue la de su familia, donde preguntan a la due√Īa si sabe qui√©n viv√≠a all√≠ antes de la guerra, a eso que aquella responde que no, impidi√©ndoles la entrada y emplaz√°ndolas para esa tarde, cuando estar√° de regreso su marido.

Mientras esperan a la tarde, Ida va a la iglesia de la ciudad mientras su tía se toma unas copas en la cafetería, preguntándoles a numerosos de los vecinos si conocían a los Lebenstein, aunque ninguno se ve recordarlos.

Por la tarde vuelven a la que fue la vivienda familiar, aunque el due√Īo, Feliks Skiba, asegura que all√≠ jam√°s vivieron jud√≠os.

Wanda le hace ver que sabe que miente, ya que está alerta de que el padre de Feliks, Szymon, ayudó a su familia a ocultarse en el bosque, asegurándoles él que jamás los delató, preguntándole ella cómo fallecieron aunque Feliks se niega a contarles más más allá de que Wanda lo interroga sin permitirle que se evada fácilmente.

Ida entretanto acude al establo donde mira la vidriera que realizó su madre para que las vacas estuvieran contentas.

Cuando se marchan Wanda se sale de la carretera debido a eso que bebió, debiendo sacar su coche con el apoyo de dos caballos, siendo encerrada por el policía por conducir borracha más allá de que ella le dice que tiene inmunidad como juez que es.

Nuestro policía acogerá esa noche a Ida, que explota para hacerle una pregunta si conoció a los Lebenstein, lo que este niega.

Y al d√≠a siguiente, de la misma forma que ella hab√≠a predicho, la dejan en independencia y le piden perd√≥n. Otra vez en el coche, Wanda le cuenta que fue fiscal del estado a inicios de los a√Īos 50 en enormes juicios p√ļblicos en los que condenaban a “contrincantes del pueblo”, siendo popular entonces como Wanda “la Roja”.

Tratan tras ello de hallar a Szymon Skiba para interrogarlo sobre la desaparición de sus padres y el sitio en que los enterraron.

En el sendero recogen a Lis, un joven que hace auto-stop y que, como ellas va a Szydlow, y que les cuenta que es m√ļsico y que va a accionar en un concierto en la fiesta por el aniversario de la regi√≥n, invit√°ndolas a que acudan a escucharlo.

Una vez allí se alojan en el hotel Swit, donde actuará el jóven, al que escuchan ensayar su repertorio de canciones ligeras mientras toman café, consiguiendo allí mismo información sobre el domicilio de Szymon, aunque cuando acuden a su casa una vecina les comunica de que está hospitalizado.

En la habitaci√≥n Wanda trata de animar a su sobrina para que se ponga un vestido de seglar y que la acompa√Īe a la fiesta, aunque ella se niega a ir, por lo cual Wanda aprovechar√° la noche para bailar al son de la orquesta y coquetear con numerosos hombres mientras Ida lee en su cuarto.

Cuando Wanda vuelve borracha a la habitaci√≥n Ida le dice que cre√≠a que estaban all√≠ para hallar informaci√≥n sobre sus padres, dici√©ndole su t√≠a que eso har√°n, tras lo que le dice que quer√≠a bastante a su hermana Roza y que se la recuerda bastante, y no quiere que malgaste su historia, aunque al notar su rechazo le se√Īala que aunque es una puta y ella una santa, Jes√ļs adoraba a la multitud como ella, que es como Mar√≠a Magdalena, tras lo que trata de cogerle la Biblia, ocasionando el enfado de Ida que sale de la habitaci√≥n, bajando hasta el sal√≥n, donde, terminada la fiesta, los m√ļsicos tocan una parte de jazz.

Después ella y Lis van fuera, preguntándole ella por la canción que tocaban, contándole él que una de John Coltrane.

√Čl le dice que su t√≠a y ella son una pareja muy extra√Īa, cont√°ndole ella que se conocen desde solo dos d√≠as antes, ya que, aunque es de un pueblo cercano, se cri√≥ en un convento, acab√°ndose de enterar de que es jud√≠a, a eso que √©l le dice que tiene algo de gitano.

Le cuenta tras ello que fueron hasta allí para buscar a un hombre que conoció a sus padres y que esperan les reporte de dónde los enterraron.

Vuelve tras ello a la habitación donde su tía ya duerme.

Al día siguiente vuelven a casa de Szymon, aunque tampoco está, por lo cual eligen por ir hasta el hospital en que está ingresado, consiguiendo encontrarlo allí al final.

Ida le pregunta si conoció a los Lebenstein, confundiéndola el adulto mayor con Roza, tras lo que les cuenta que él los escondió en el bosque y les daba de comer.

Wanda le dice entonces que tras ello los mató, preguntándolo cómo lo logró, y si fue con un hacha, tras lo que le pregunta si se encontraba muy asustado el chico, no consiguiendo ya ninguna otra respuesta.

Ya fuera Wanda le cuenta a Ida que dejó a su hijo, al que solamente conocía con Roza mientras ella se iba a pelear, tras lo que llora sobre el hombro de su sobrina, que después la arropa en la cama y la mira mientras duerme.

Llaman entonces a la puerta, observando Ida al abrir que es Feliks, el hijo de Szymon, que pide que dejen fallecer pacificamente a su padre, ya que nadie puede mostrar nada ni tienen la posibilidad de ya volver atr√°s, proponi√©ndole a Ida un trato: si renuncian a sus derechos sobre la vivienda √©l les ense√Īar√° donde est√°n enterrados sus padres y les dejar√° pacificamente, despidi√©ndose hasta el d√≠a siguiente.

Baja despu√©s hasta el sal√≥n donde la orquesta act√ļa y canta sus canciones ligeras para la multitud que baila.

En el transcurso de un descanso Lis habla fuera con ella otra vez, preguntándole si hallaron al hombre, a eso que ella le responde afirmativamente, preguntándole él tras ello si volverá al convento, respondiendo ella que lo hará y que estará en él para toda la vida, ya que tomará sus votos la semana siguiente.

Lis dice que él intenta evadir el servicio militar, y de broma, los votos, antes de mencionarle que es muy atractiva aunque ella no parezca consciente del efecto que causa.

Poco después y ya en la habitación ella se suelta el pelo y se aprecia en el espejo.

Al día siguiente se despide el chico, que la besa, antes de subir al coche de su tía y asistir con Feliks hasta el bosque, donde aquel excava un profundo hoyo hasta ofrecer con los huesos de los muertos.

Ida le pregunta por qu√© ella no est√° tambi√©n enterrada, respondi√©ndole Feliks que era tan peque√Īa que nadie pod√≠a saber que era jud√≠a, por lo cual la dej√≥ con el cura, que la llev√≥ al orfanato, pero no ha podido llevar a cabo lo mismo con el ni√Īo porque era moreno y se encontraba circuncidado, reconociendo frente ellas que no fue su padre quien acab√≥ con ellos, sino que fue √©l quien los mat√≥.

Tras almacenar los restos de sus familiares en el maletero su tía le ofrece proceder a Lublin, que es donde está la tumba de la familia.

Tras conducir a lo largo de la noche, mientras Ida duerme llegan al final hasta el cementerio, que, abandonado se convirtió en un bosque, enterrando los restos con los del resto de la familia.

Después Wanda la transporta de vuelta al convento, preguntándole Ida si acudirá a su toma de votos, diciéndole su tía que no lo hará.

Regresa a su historia previo en el convento, prepar√°ndose para los votos, aunque frente la figura del Sagrado Coraz√≥n asegura que no est√° lista, por lo cual, llegado el instante de estos ella no participa, observando a sus compa√Īeras cuando lo hacen.

Entretanto Wanda examina en su casa las fotografías, saliendo esa noche para beber, emborrachándose otra vez y regresando a su casa con un hombre con el que se acuesta.

Cuando a la ma√Īana siguiente este se marcha, y tras desayunar y darse un ba√Īo, Wanda se arroja por la ventana mientras en su tocadiscos suena m√ļsica cl√°sica.

Debido al fallecimiento de su tía Ida sale del convento y acude a su casa, llevando a cabo la limpieza, teniendo que tirar varias botellas de alcohol.

Se pone tras ello uno de los vestidos de su tía y sus tacones se fuma un cigarrillo y bebe, como si fuera ella.

A lo largo de el entierro, algunos cargos del Partido Comunista hablan de ella dando por seguro que contribuyó a hacer la novedosa Polonia salvaguardando la justicia del pueblo, tras lo que suena la Internacional.

En el cementerio está también Lis, al que irá a conocer, al club donde toca con su banda jazz, bailando con él cuando se quedan solos, atreviéndose él a besarla, tras lo que se acuestan juntos.

Tras llevarlo a cabo él le dice que van a proceder a tocar a Gdansk y la invita a ir con ellos para comprender la costa.

Ella le pregunta qu√© har√°n all√≠, dici√©ndole √©l que les oir√° tocar y pasear√°n por la playa, despu√©s se comprar√°n un perro, se casar√°n y tendr√°n hijos. Ella insiste ¬Ņy despu√©s?, √©l le dice, “lo t√≠pico, la vida”.

Al día siguiente cuando se levanta Ida regresa a vestirse de novicia y vuelve al convento andando.

Calificación: 3