Resumen del libro «La caída de la casa Usher»

 

La caída de la vivienda Usher

Edgar Allan Poe

GENERO LITERARIO

Narrativo: Es un género narrativo porque el narrador señala con varios datos lo que le pasa en la Casa Usher.

NARRADOR

Protagonista: El narrador cuenta la historia en primera persona y todos los hechos que acontecen en la Casa Usher.

 

PERSONAJES PRINCIPALES

El Narrador: Es el personaje indispensable de la historia, es el más destacable amigo de Roderick Usher, el dueño de la mansión Usher.
Roderick Usher: Es un sujeto que tiene una grave y aguda patología es de tez cadavérica; ojos, colosales, líquidos, incomparablemente luminosos; labios, finos y pálidos, pero de una curva increíblemente hermosa; la nariz, de especial tipo hebreo, pero de ventanillas más abiertas de lo que es recurrente en ellas; el mentón, finamente modelado, revelador, en su falta de prominencia, de una falta de energía moral; los cabellos, más suaves y más tenues que tela de araña: estos puntos y el prominente avance de la región de adelante constituían una fisonomía difícil de olvidar

Con la patología tenía palidez espectral en la piel, brillo milagroso en los ojos, sedoso cabello, además, había crecido al abandono y, como en su desordenada textura de telaraña flotaba más que caía cerca del rostro. Incoherencia, inconsistencia, algunos puntos juveniles sus movimientos eran alternativamente vivaces y pausados.

 

PERSONAJES SECUNDARIOS

Madeline: Es la hermana de Roderick Usher y de la misma manera está enferma, era melliza de él, persistente un agotamiento gradual de su persona y recurrentes aunque transitorios accesos de carácter medianamente cataléptico

 

PERSONAJES INCIDENTALES O AMBIENTALES

El Criado: Fue el que condujo al personaje indispensable de la historia hasta la habitación donde estaba Roderick Usher.

 

LUGAR Y TIEMPO

Lugar: Es un día de otoño, triste, oscuro, sutil, cuando las nubes se cernían bajas y pesadas en el cielo en la mansión de Roderick Usher, provocaba una molesto tristeza y melancolía al verla, había una atmósfera sin afinidad con el aire del cielo, exhalada por los árboles marchitos, por los muros grises, por el estanque sutil, un vapor pestilente y místico, opaco, pesado, únicamente perceptible, de color plomizo.
Su aspecto dominante parecía ser una excesiva antigüedad. Grande era la decoloración producida por el tiempo. Menudos hongos se extendían por toda la área, suspendidos desde el alero en una fina y enmarañada tela de araña

 

DESCRIPCIÓN DEL AMBIENTE

Es un ámbito muy deprimente y poco entretenido porque al sujeto le
pasan cosas incoherentes.

 

RESUMEN La caída de la vivienda Usher

El horror de este cuento procede más que nada del ámbito lúgubre, desértico e inquietante que circunda la increíble casa.

El relato está hecho en primera persona; el narrador acude a abarcar a un viejo amigo de el, Roderick Usher, quien lo ha llamado con urgencia para que lo acompañe y pase con él una temporada en su vieja mansión, ya que se siente presa de misteriosos terrores.

La carta de Usher revela la agitación nerviosa de éste: dice sufrir un malestar físico y hasta cierto caos mental.

El narrador parte solo, un día de otoño «oscuro, sombrío y sutil», y llega al anochecer a la tenebrosa casa, la cual se ve cubierta en un «vapor malvado y pesado».

El interior de la mansión concuerda con su fachada externo; sus intrincados corredores tienen «negros pisos de ébano», y el estudio donde Roderick Usher recibe a su amigo es una habitación triste y desolada.

Usher es un hombre acabado, enfermo avejentado, último baluarte de su familia débil y enfermiza.

Es cordial, sincero y afectuoso, pero inspira temor y compasión; se le nota nervioso, incoherente y voluble en sus reacciones, gobernado por una imprecisa sensación de pánico, influido sin lugar a dudas por el tiempo peculiar de la mansión en que vive.

Usher tiene un método fija: va a fallecer de terror.

Los hechos se precipitan.

Roderick vive solo con su única hermana, lady Madeline, enferma desde tiempo atrás de una extraña languidez, quien esa misma noche cae en cama rendida por su mal.

Poco después, Usher comunica a su amigo la desaparición de lady Madeline; antes de enterrar por último el cadáver, quiere conservarlo en una de las bóvedas que hay en los muros de la vivienda.

Así, los dos bajan el ataúd al fondo de un pequeño nicho profundo y oscuro.

Pasan siete u ocho días. Una noche el visitante no puede dormir: siente vagos temores, un desasosiego que va en incremento. Súbitamente llega su amigo, pálido y desencajado y le proporciona hacerle compañía.

Los dos pasan juntos una indescriptible noche de terror: hay tormenta, el viento «hace comentar» a los pesados cortinajes, escuchan extraños ruidos, comentarios y ecos cada vez más próximos como si alguien se acercara.

Súbitamente se abren lentamente ámbas hojas de la puerta y hace aparición «la alta y amortajada figura de lady Madeline». Como sufría asaltos de catalepsia, la habían sepultado viva.

Madeline ofrece unos pasos hacia su hermano y cae agonizante sobre él, arrastrándolo consigo al suelo. Roderick muere de terror, como él mismo había vaticinado.

Lleno de horror, el amigo huye despavorido de la alucinante casa, y al distanciarse ve cómo súbitamente empieza a derrumbarse la vieja mansión frente sus ojos y a ocultar en las turbias aguas del lago que la circunda, identificándose así con el destino de sus desdichados pobladores.