Resumen del libro «La casa verde»

La vivienda verde

Es otra famosa novelística redactada por Mario Vargas Llosa en el año 1966. Representa su segunda obra literaria, en tanto que la primera fue La ciudad y los perros, que fue publicada en 1963 por la Editorial Barral. Conoce todos los datos de La vivienda verde a continuación.

 

Síntesis de La vivienda verde

La segunda novelística de Vargas Llosa se posiciona en un simple pueblo llamado Pura, el cual alberga a un extraño hombre que llegó en zafio cruzando los médanos limítrofes con el pueblo vecino. Este enigmático personaje jamás dio explicaciones de dónde venía y cerca de dónde iba siempre que salía en su zafio a pasear. Con denominar que el zafio fué representado por numerosos individuos, una de esas historias indispensables es Platero y Yo.

Don Anselmo, quien es ese hombre enigmático, elige hacer una casa en uno de los arrabales más peligrosos y pobres de Pura, habitual como Mangachería. Don Anselmo no escuchó los consejos de sus vecinos, quienes advirtieron de la región y cómo era el día a día de sus pobladores. Más enfrente en La casa verde, Don Anselmo asegura que procede de Perú.

 

 

 

El personaje empieza a hacer su casa dejando a sus vecinos impresionados cuando aplica el color verde a su portada. El interior de hecho llamó la atención, al poseer una diversidad de habitaciones y un riguroso salón que permitiría a Don Anselmo descansar en su lugar de vida.

Poco a poco Don Anselmo equipa su novedosa casa de color verde con camas, lavadoras y espejos para todas las habitaciones. Los pobladores conjeturan que Anselmo es un hombre extraño y que su arribada acarreó con su llegada una retahíla de hechos peculiares en el ensanche. Una de esas acciones es la arribada de varias prostitutas que fueron denominadas como «habitantas». Los vecinos aseguraron que la vivienda verde de Don Anselmo era un prostíbulo.

 

El sacerdote de Mangachería lanzó una secuencia de críticas destructivas contra Don Anselmo y la vivienda verde, porque más allá de las visualizaciones de la familia, en su vivienda se seguía observando oportunidades irregulares y poco ortodoxas. La historia brinda un rotación cuando enseña la arribada de Antonia, una muchacha que había perdido a sus padres producto de un homicidio. Su arribada a los médanos la descompensó, al punto de caer desmayada, moribunda y deshidratada.

Frente a la examen atónita de los ciudadanos, Antonia permanecía con la examen perdida y su rostro cuyo culor era similar al de una hoja de papel Una señora caritativa convocatoria Juana Baura tiene como función ella hasta llevarla a su casa para atender su precario estado de lozanía. Un día, Antonia desaparece del lugar de vida de Juana Baura y todos creen que Don Anselmo la secuestró para prostituirla, ya que ella tenía una singular hermosura extraordinaria.

 

 

 

La hipótesis de todos es que Don Anselmo se había enamorado de Antonia y la llevó hasta la vivienda verde. Más tarde, caen en la cuenta que todas las supones eran algunas, debido a que Anselmo la violó y como producto de ese exageración, la hermosa mozo quedó en estado de buena promesa de él. Cuando llegó la hora del parto, Antonia muere producto de una complicación. En el sepelio de Toña, la familia estaba furiosa, cuando Anselmo seguía impune y con la vivienda verde andando como antro.

Saliendo del entierro, el género de personas que acompañaron a Antonia en su última morada, tomaron la intrepidez de ir hasta la vivienda verde para incendiarla y a él lo matarían por perversión y promover la prostitución. Al verse el tumulto acaban con la portada de la vivienda verde y a Don Anselmo lo quisieron hacer, pero en el desenlace fueron indulgentes y lo perdonaron calibrado en el momento que salió hasta la puerta abrazado de su pequeña bebé recién nacida.

 

Toda la familia que estaba contra Don Anselmo, se rebelaron en contra del sacerdote García, a quien denominaron con el accidental «quemador». Aunque Don Anselmo fue perdonado por la comunidad, la mala destello lo alcanzó y su negocio se caldo debajo, no tenía las fuerzas necesarios para asegurar a su hija y la deja a cargo de Juana Baura, la misma señora humilde que cuidó de Antonia. La pobreza es un tema recurrente en el planeta culto y se puede observar en Mi planta de naranja mediacaña.

Pasan los primaveras y son pocas la multitud quienes recuerdan a Don Anselmo y la vivienda verde como ocasión de prostitución. La vivienda forma parte a las leyendas que contaban los ancianos que presenciaron muy de cerca la predominación de Don Anselmo en aquel ocasión, que hasta la momento crea ocultación sobre su procedencia. Otros pobladores afirman tener trillado a Don Anselmo dirigir una orquestina musical y en su nuevo mundo se conoce como el arpista.

 

La vivienda verde da un rotación total, cuando la trama de Don Anselmo finaliza para sugerir paso a la crónica de El Mandón, quien de hecho vivió en la misma pueblo de Piura. El Mandón contó con un género de amigos un poco particular, ya que sus amigos eran mujeriegos, borrachos y vividores sin rumbo fijo en sus vidas. Desde mozo siempre estuvo entretenido en conformar parte a la Policía circunscrito y se cumple su sueño cuando fue asignado a la selva.

Ya al estar en la selva, El Mandón mira muy de cerca un género de mujeres misioneras que están orando e la selva y refiriendo la palabra de Altísimo, pero se fija principalmente en una de ellas, cuyo nombre es Bonifacia, de historia dificultosa, oportuno a que fue raptada de su tribu por un género de rebeldes salvajes. El feje marcial se encariña con Bonifacia y la deja a cargo de la origen superiora.

 

Ayer de conformar parte al género de misioneras, el Escencial quiso tomar a Bonifacia como su mujer y como domestica de su lugar de vida, pero ella decidió quedarse con las beatas, a quienes les tuvo un aprecio infinito y un agradecimiento por ayudarla cuando más lo necesitaba. Después se separó de las mujeres para trabajar como empleada doméstica de Adrián Nieves, un ex marcial que estaba casado.  Más allá de no prestar el servicio, se realizó producirse por almacena activo para sumarse a la búsqueda de las misioneras que escaparon.

Adrián conoce a El Mandón, porque él de hecho se unió a la expedición, uno y otro se hacen buyenos amigos y Adrián explota la oportunidad de invitarlo hasta su casa. El Mandón ingresa a la invitación del hombre u de esta guisa conoce a Bonifacia, de la cual se conquista a primera presencia por su hermosura y candor. Un día que no había nadie en el lugar de vida de Adrián, El Mandón explota la ocasión para investigar a Bonifacia y cortejarla.

 

Al inicio fue difícil para El Mandón conseguir el poder a la muchacha, pero próximamente ella no se resistiría. Encajado al momento de pedirle bodorrio, le es encomendada una única comisión en Río Santiago, cuya geodesía la ubica en la región rayano con Ecuador. La comisión para El Mandón era arrestar a unos contrabandistas que robaban pertenencias de los vecinos para venderlas en la frontera.

Después de cumplir eficazmente con su comisión, El Mandón se casó con Bonifacia en una humilde ceremonia; sin requisa, La casa verde sigue entrelazando su crónica cuando le ordenan al marcial atrapar a Adrián Nieves, por estar de incógnito a sabiendas de su abandono en el planeta marcial, aunado a su relación con los contrabandistas del Río Santiago. La amistad entre uno y otro hombres fue tan cachas que El Mandón aconsejó a Nieves para que se perdiera en la selva sin dejarse atrapar por las autoridades.

 

Adrián no quiere producirse su crónica escapando se su destino, sino que elige entregarse a la rectitud para hacer su condena. El Mandón otra vez triunfa en una comisión y sus estas son compartidas con Bonifacia, a quien le dice que debían regresar a Piura. Si deseas abarcar otras historias amorosas, como la de Eleanor y Park, de Raindow Rowell.

Las malas compañías hicieron que El Mandón cambiara su talante, para transformarse en un hombre belicoso y sin límites, hasta el punto de verse a tropezar en reiteradas oportunidades a su mujer, por no acordarse aceptar su novedosa vida y siquiera por aprobar su amistad con los amigos de la calle. Al dominante le hablan de la vivienda verde como un centro de apuestas y de esparcimiento, que administra la hija del ahora mismo difunto Don Anselmo.

El Mandón mantuvo una cachas pelea con un forastero por asuntos de bisagra, el hombre tomó su pertrechos y se disparó en la vanguardia. De este asunto culpan a El Mandón, quien rápidamente es arrestado por la policia y movido hasta Escofina. Pasado el tiempo, El Mandón regresa a su casa con la promesa de rehacer su relación, pero se entera que su mujer ahora mismo es la adorador de uno de sus antiguos amigos. Bonifacia de hecho se convirtió en ramera de la vivienda verde, llevando a cabo que El Mandón la golpeara a ella y a su amigo Josefino.

 

 

 

El cura García aún sigue reprochando que la vivienda verde siga andando como casino y salón de prostitución y recrimina a la hija de Don Anselmo por prolongar a esos hombres en el vicio. El Mandón se resigna a la novedosa vida de su mujer Bonifacia.

La vivienda verde relata la crónica de un ratero y contrabandista llamado Fushia que se interna en las selvas peruanas al intentar huír de la rectitud. No es un hombre de tener numerosos amigos, debido a que nadie quiere meterse con él por sus delitos; sin requisa, Aquilino fue uno de sus compañeros de aventuras en el sendero. Unido a Aquilno se dedicaban a traficar en la mitad de las tribus indígenas.

 

Fushio traficaba con pieles de res y con cauchos entre los pobladores de la tribu, aunque cambó su rumbo para pararse Iquitos.En esta historia hace aparición otra vez uno de los primeros protectores de Bonifacia, Julio Reátegui, el cual de hecho evade la rectitud escapando cuando se declara que está implicado en el tráfico ilícito de caucho y pieles de res.

Fushia sabía muy como se debe que a Don Julio lo estaba tratando hallar la policía y como él se había enamorado de su mujer, entonces elige dársela a cambio adjunto a un trozo de víveres para subsistir en la selva, todo lo citado en vez de no delatarlo frente a las autoridades. Cuando Fushia llega al Río Santiago, mantiene su actividad delictiva en el contrabando de cauchos y de pieles sin entender las consecuencias, ni pensar que la rectitud estaba tras él ya hace un extenso tiempo.

 

Unido a Fushia hace aparición Adrán Nieves, que en la historia mencionado de hecho se convirtió en fugitivo de la rectitud. Próximamente el delincuente se casó con Lalita y engendraron a un hijo, a cuyo nombre contesta como Aquilino, como una forma de homenajear a su fallecido amigo. Los pésimos tratos de Fushia cerca de su mujer no se hicieron aguardar, ya que la golpeaba brutalmente o mantenía relaciones sexuales con prostitutas frente a ella.

Las consecuencias de los actos para este delincuente no se hicieron aguardar, debido a que enfermó dificultosamente de signo, ocasionando que su virilidad y vida sexual se viniera a menos. Para colmo de males, su aliento fue tan insoportable que no pudo arrimarse a Lalita para besarla o susurrar con ella; todo era desde la distancia. La mujer harta de su estilo de vida elige huír con Adrian Nieves cerca de la sierra para comenzar una única vida. Nieves le cuenta a Lalita más que nada lo que logró El Mandón en el pasado.

 

Todo el planeta rechazó al enfermo Fushia y en su cabeza sólo permanecía el memoria de su entrañable amigo Aquilino. Su amigo difunto le aconseja que se aleje de ese estilo de vida y del contrabando para toda la existencia, porque está empezando a agradar sus actos y todavía estaba a tiempo de sentir. A través de eso, toma su pequeña bichero para aventurarse al Amazonas. En el transcurso del delirio, creyó conveniente en agenciárselas asistencia en un centro de atención para leprosos.

Aquilino le cuenta que Lalita no permaneció un extenso tiempo al banda de Adrián Nieves, porque la policía logró arrestarlo a posteriori de un extenso tiempo. No pasaron los meses cuando Lalita ya se había casado por tercera vez, ahora mismo con un almacena habitual por su familia como «El pesador». Con él tuvo varios hijos y a raíz de esto, su cuerpo perdió la esbelta figura que la caracterizaba. Estos sucesos entristecieron más la vida de Fushia, que ahora mismo contaba únicamente con el espíritu de Aquilino.

 

Síntesis por capítulos de La vivienda verde

La novelística de Vargas Llosa está estructurada en 4 capítulos, que simultáneamente se dividen en otros sub-capítulos más, en los cuales se narran las historias paralelas de Don Anselmo, El Mandón y de Fushia. Otra atrayente obra literaria con colosal rigidez de capítulos es Campos de fresas, de Jordi Sierra, que cuenta la crónica de un género de adolescentes envueltos en vicios.

Primer capítulo

  • El Mandón y Adrián Nieves se internan en la selva, porque debían cumplir una secuencia de pedidos emanados desde la máxima autoridad. Ellos dos adjunto a otros compañeros, contemplan la hermosura de las misioneras que están cercanas a ellos.
  • Algunas de las beatas se escaparon de sus habitaciones, en tanto que la origen superiora y la origen Angélica permanecieron angustiadas.
  • Aparece Aquilino, el más considerable amigo de Fushia, que ejercía cargos como administrador, pero su lozanía se vino a menos con el pasar de los años.
  • Fushia comete sus fechorías en la selva. Se interna en la región pantanosa para traficar con las localidades indígenas sus pieles y los cauchos.
  • La hija de Don Anselmo se encargó de la vivienda verde posterior a su asesinato.
  • La origen superiora cuestiona que Bonifacia tenga contacto con hombres y mujeres que asisten a la vivienda verde.

 

  • Don Julio le obsequia a Fushia una secuencia de municiones para subsistir en la selva, en vez de prolongar silencio. El delincuente de hecho quiso quedarse con su mujer.
  • Se señala la crónica de Don Anselmo, un extraño que llega a Piura en zafio e instaura la vivienda verde en una región sobrado dañina. Su casa fue espaciosa y con bastantes habitaciones, poco que llamó la atención de todos sus vecinos.
  • Don Anselmo mira con morbo a todas las mujeres que pasaban frente a él y la vivienda verde. Siempre estaba ebrio e insultando con improperios a las muchachas más jóvenes.
  • El dueño de la vivienda verde conoce a Antonia, una mozo que llegó a Piura en la peor de las condiciones, sin grupo, sin monises y próximo de vencer deshidratada.

Segundo capítulo

  • El Mandón, El Rubio y Adrián Nieves legan a sus tiendas de campaña y aseguran una popularizada círculo sobre las ideas paganas de la familia.
  • Se acento de los delitos completados por Julio Reátegui, Adrián Nieves y Fushio en relación al contrabando.
  • Singular del comercio ilícito de pieles, abrigos y cauchos, las mujeres se sumaban a los trueques entre los bandidos.
  • Antonia se convirtió en la novedosa mujer de Don Anselmo, pero no vivió lo muy, debido a que murió al sugerir a luz.
  • Los vecinos, extraños, aseguran que Don Anselmo se aprovechó de la amor de la muchacha para hacerla su mujer.

 

  • El Mandón se arrepiente de no haberse casado con Bonifacia antaño de irse a su novedosa comisión.
  • Se hace una secuencia de informaciónes sobre las ediciones que sufrió la vivienda verde en manos de La Chunga.
  • El Mandón regresa triunfante de su comisión y por fin puede casarse con Bonifacia.
  • Aparece el personaje de Juana Baura, quien asegura de Antonia antaño que Don Anselmo la hiciera su mujer.

Tercer capítulo

  • El bodorrio entre El Mandón y Bonifacia había cambiado, él se volvió un ser más inseguro y celoso que sus demás compañeros logren ver a Bonifacia a altas horas de la oscuridad.
  • Otra vez El Mandón haría un delirio, dejando sola a Bonifacia, regresaría en tres semanas de Río Santiago.
  • Lalita se transforma en mujer del rufián Fushia.
  • Fushia transporta a su presente mujer a accionar en la misma cabaña donde Aquilino pasó sus últimos días de vida. Complementariamente, le dice que será un hombre rico y poderoso que todos respetarán.
  • Se transporta a final el velorio de Antonia. Juana Baura sufrió muy por la asesinato de la muchacha.
  • Una turba enardecida se dirige a la vivienda verde para destruirla adjunto con Don ANselmo.
  • Todos los ciudadanos se conmovieron al ver a Don Anselmo salir de la vivienda verde con su pequeña bebé en brazos.
  • Algunos otros culparon a Anselmo de la asesinato de Antonia, por haberla embarazado y sometido por varios meses.
  • Lalita, al sentirse dejada, fue corrompida por las misioneras que escaparon y pasó a prostituirse en la vivienda verde. Todos sus individuos la conocían como La Selvática.

 

 

 

Cuarto capítulo

  • Don Anselmo poco a poco comienza a caer en un estado de depresión, producto de la fallo y de su borrachera.
  • La situación económica de Don Anselmo se caldo a quiebre. La vivienda verde seguía ocasionando capital, pero no los esperados.
  • El Padre García atiende a Don Anselmo antaño de vencer para perdonar sus fallos.
  • Juana Baura se hace cargo de la crianza de la hija de Don Anselmo.
  • El Mandón propina una paliza a su mujer al darse cuenta que se prostituye en la vivienda verde bajo el seudónimo de La Selvática.
  • Por su banda, Fushio comienza a maltratar a Lalita, hasta el punto de copular con otras mujeres de la tribu frente a ella.
  • La Chunga se hace cargo de la vivienda verde e inaugura un salón de apuestas.
  • Fushia se enferma y en su cabeza sólo se detallan las expresiones de Aquilino para que reflexionara.
  • Aquilino se hace más que está en los instantes de patología de Fushia, porque extraña su compañía.

 

Argumento de La vivienda verde

La vivienda verde de Vargas Llosa narra tres historias que a lo dilatado de la novelística se van entrelazando, cuando los individuos de las mismas unen sus vidas o un vinculo los relaciona de forma directa. Cuenta la crónica de Don Anselmo, que es un extraño hombre que un día llega a la población de Piura a edificar la vivienda verde, cuyos movimientos dentro de el atemorizan a sus vecinos, oportuno a la cantidad excepcional de mujeres que entran y van de la vivienda.

La familia estaba en oposición a los actos completados en la vivienda verde, por lo cual toman cartas en el asunto y hacer al hombre que estaba promoviendo la perversión y la impudicia desde su lugar de vida. El padre García comandó a un género de personas para hartar la vivienda, pero se conmovieron al ver a Anselmo cargando a su pequeña hija. Todos los ciudadanos se voltean contra el cura al llamarlo «quemador». Próximamente Don Anselmo murió y su hija se realizó cargo de la vivienda verde.

 

La vivienda verde después fue frecuentada en diferentes oportunidades por Lituma, o de hecho habitual como El Mandón. Fue correspondiente de Piuma y con carrera marcial popular, pero sus malas amigos hicieron que él perdiera el suelo varias oportunidades y se metiera en problemas de deudas. Conoce a Bonifacia, una muchacha que fue acogida por las misioneras en la selva cuando Julio Reátegui no podía seguirla cuidando.

Los maltratos no se hicieron aguardar por las malas juntas de El Sargente con sus amigos, porque golpeó a su mujer al saber su prostitución. Cuando sale exento, quiere pedirle perdón a Bonifacia, pero ya ella había hecho su crónica con cierto más, un almacena civil activo que de hecho conocía a Lituma.

 

 

 

La última historia de La casa verde es la de Fushia, un contrabandista que traficaba con pieles de res y cauchos en la región rayano del Ecuador. Llevó una vida de huír cerca de varios rumbos para no ser atrapado. Tiene por mejor amigo a un hombre llamado Aquilino, quien es su mano derecha y confidente. Su final es muy triste, porque se queda solo con el memoria de su mejor amigo, quien ya había muerto tiempo a espaldas. Todavía puedes saber otras proyectos del constructor, como Cinco esquinas.

Descomposición de La vivienda verde

Al estudiar la obra de Vargas Llosa se puede observar una narración supremamente descriptiva, primordialmente cuando el constructor hace ceremonia en reseñar cada instrumentos que hay en la selva y en Piura. De la misma guisa, los datos al momento de denominar la vivienda verde de Don Anselmo ardor la atención, porque enseña a aspecto todo lo que hay exactamente y dentro de el, para que el leyente esté íntimamente implicado con todos los movimientos de la vivienda.

 

El tiempo de la obra es circular, porque los individuos hacen una secuencia de evocaciones cerca de el pasado y otra vez vuelven al punto de origen, que es el presente, el ahora mismo narrativo. De la misma guisa, las acciones no son del todo continuas, porque de la trama de Don Anselmo, se salta a la de El Mandón o la de Fushia. Si deseas abarcar una narración sobre sociedades distópicas, es infaltante abarcar Un mundo eficaz, de Aldous Huxley.

Personajes de La vivienda verde

-Don Anselmo: es un enigmático hombre que un día se establece en Mangachería, una pequeña pueblo de Piura. Nadie sabe de dónde viene y cerca de dónde va. Sólo se conoce por su declaración que es peruano. Su arribada causó revuelo cuando instaura un prostíbulo bajo la portada de una casa verde. Padre de La Chunga. En el desenlace muere de una patología y en la ruina, tanto monetaria como recatado.

-El Mandón Lituma: otro de los individuos primordiales de La casa verde. Las amigos que tuvo fueron mala predominación y producto de eso, llenó de maltratos a su mujer Bonifacia, a quien conoció en la selva. En el desenlace termina solo y desertado de la milicia.

 

-Fushia: hombre avaro que utiliza su poder para sometr a los más débiles. Sueña con ser más rico y poderoso a través de el tráfico ilícito de cauchos y pieles de res. Su mejor amigo es Aquilino. Se casa con Lalita, a quien maltrata de hecho en el bodorrio. Se enferma de malatía y Lalita lo deja. El memoria de Aquilino es lo único que le queda.

-Bonifacia: una mozo de una hermosura singular que cautivó a más de un almacena civil. Se casa con El Mandón y con él, vivió varias etapas contentos hasta que éste cambió y se volvió un hombre violento. Termina como ramera en la vivienda verde bajo el nombre de La Selvática.

 

-Lalita: incluso pertenecía a una tribu indígena. Se casó con el delincuente Fushia y procreó a un peque llamado Aquilino. Soportó muchas humillaciones de parte de su marido y se alejó de él cuando se contagió de malatía. Se fuga con Adrián Nieves.

-Adrián Nieves: es un marcial desertor que participó de guisa activa adjunto a Fushia en el tráfico de pieles y cauchos. Permaneció un tiempo preso, pero al irse, se fuga adjunto a Lalita.

-La Chunga: es la hija de Don Anselmo. La crió Juana Baura al momento de vencer Antonia. Maneja la vivienda verde, que mantiene su anticuado ritmo de prostitución, aunado a una salón de apuestas.

 

Opiniones de La vivienda verde

La vivienda verde fue como se debe acogida por la crítica literaria y por el notorio en recurrente. Su éxito es comparable a La ciudad y los perros, la cual escribió 3 primaveras a espaldas. Vargas Llosa se denomina la atención en buena forma sobre el éxito de sus dos proyectos, primordialmente porque la familia estaba disfrutando su estilo de escribir y la trama de la vida marcial que plasmó en sus primeros primaveras. Otras historias tuvieron un imprevisto fracaso, como las adaptaciones al cine de Cazadores de sombras.

Más allá que las historias se entrecruzan, el leyente no pierde el hilo conductor de las acciones, porque al producirse de una trama a otra, hay separaciones marcadas entre los mismos párrafos, llevando a cabo de La casa verde una obra sobrado sistemática.