Resumen del libro La cruz del diablo

La cruz del diablo es un libro relatado por Gustavo Adolfo Bécquer, libro que esta apoyado en una leyenda. Aquí Bécquer cuenta la crónica de un hombre malvado, que después de su muerte hace pacto con el diablo, para poder seguir rotando la tierra, pero en el desenlace la multitud de un pueblo terminan derrotándolo y recuperando la tranquilidad con la que ellos tiempo atrás habían vivido.

Personajes

  • El señor feudal. Era un hombre malvado el cual distribución su alma al diablo y que en el desenlace su armadura donde el se representaba fue fundida y transformada en una cruz.
  • El hombre ermitaño. Era un sujeto de buenas prácticas, que asistencia al pueblo a través de sus consejos a poder vencer al espíritu de la armadura.
  • El alcaide. quien al querer husmear la armadura, esta se escapa, y era la persona que les aconseja a los del pueblo que sería mejor fundir la armadura y realizar una cruz.

Resumen

Todo comienza con la crónica de un señor feudal, quien era habitual por todo el pueblo por ser un sujeto repugnante y sin corazón. Todas la multitud del pueblo vivían atemorizadas por este mal hombre. Un día decidió incorporarse a un grupo de religiosos, quienes harían una expedición a la tumba de Jesucristo. Y dicho así se marcho, pero antes dejo vendidas sus tierras y pertenencias del pueblo. Él se marcho, y todo el pueblo celebro que el señor feudal se había marchado del pueblo. Pero la multitud no contaban con que el señor feudal, después de su expedición por la tumba de Jesucristo, decidió regresar al pueblo, ya que no tenia otro lugar donde vivir.

A su regreso al pueblo, la multitud se aterrorizaron otra vez, puesto que sus días de paz había terminado, ya que el señor feudal llego para reclamar sus pertenencias que había vendido. Pero la multitud del pueblo cansadas del abuso del señor feudal, eligieron ponerse en contra y comenzaron una pelea entre ellos y el señor feudal, pero su mala suerte término ganando la pelea el señor feudal. Este echo fue la gota que derramo la copa, la multitud muy irritantes eligieron sumarse para atacar a lo largo de la noche el catillo del feudal para cobrar venganza por lo cual les había hecho. Todo el pueblo llego a lo largo de la noche al catillo del señor feudal, todos armados y completados para la guerra que desatarían. La multitud del pueblo entraron por la fuerza y sin previo aviso, logrando matar al señor feudal y a sus trabajadores.

Solo el pueblo pudo recobrar la paz que tiempo atrás había perdido. Todo parecía marchar bien, hasta que una noche paso algo extraño, en el castillo abandonado del difunto señor feudal, se han comenzado a ser notarias unas luces que llamo la atención del pueblo, desde ese día, comenzaron a manifestarse animales muertos, otros robados y también hombres asesinados, sin ninguna explicación. La multitud del pueblo llegaron a únicamente una explicación y era que una banda de maleantes se había instalado en el abandonado catillo del señor feudal, y que desde el castillo realizaban sus fechorías, utilizando las viejas armas y armaduras que el señor feudal había dejado en el castillo.

La indecisión del pueblo crecía cada vez más frente las recientes visualizaciones de muertes. Para su buena suerte un día lograron atrapar a uno de los correspondientes de esa banda, al cual aprensaron y forzaron a que les dijera toda la verdad sobre esa banda y quien era el jefe que la lideraba. Entre tanta amenaza al joven confeso toda verdad y mencionó que eran un grupo de jóvenes maleantes que vivían de lo que encontraban en la calle y que habían tomado el castillo como su centro de reuniones y como un refugio para vivir.

El les mencionó que instantes después de haberse instalado en el castillo del difunto señor caudal, apareció un hombre vestido con una armadura muy fornida y al no tener un líder en la banda lo nombraron como su jefe, ya que era un hombre muy sin corazón, malo e insensible. Que después de un tiempo de obedecerlo, seguían sin comprender quien era, ya que no hablaba lo muy como para conocerlo, no comía y ninguna espada podía atravesarlo, lo único que le interesaba era matar. La multitud al saber lo que estaba pasando, eligieron ayudar por asistencia con un ermitaño para poder soliciar consejos de que realizar, para omitir mas muertes. Así que el ermitaño les mencionó que debían realizar una oración, la cual tiempo atrás san Bartolomé había rezado para poder vencer al diablo.

Un día se encontraron frente aquel hombre con la armadura, entre toda la población lograron atarlo de manos y pies, y cuando intentaron comprender quien era aquel hombre malvado, le sacaron la visera, y para su sorpresa, la armadura estaba vacía y rápidamente la armadura se desplomo en trozos. Los pobladores quedaron perplejos y otra vez acudieron al ermitaño, para contarles lo que pasó, así que el les sugiero que encerraran la armadura, y el día que eligieron encerrar la armadura, el alcalde del pueblo les confeso que la armadura se había escapado. Y otra vez la lograban atrapar y así se volvía a huír. Hasta que se percataron de que era el espíritu malvado del señor feudl.

El alcalde del pueblo les sugiero que mejor fundieran la armadura y que la convirtieran en una cruz, la cual debían detectar en media montaña. Para que la armadura no cobrara vida otra vez. La multitud siguieron el consejo, la fundieron y la convirtieron en una cruz, solo así lograron recobrar la paz de aquel lugar. Dado los hechos que se presenciaron, eligieron nombrarla, la cruz del diablo.