Resumen del libro «La Máscara de la muerte roja»

La Máscara de la muerte Roja

Es un relato escrito por Edgar Allan Poe, el creador de El cuervo de Edgar Allan Poe, sigue leyendo nuestro articulo para que sepas todo sobre este relato o cuento corto de este escritor.

La máscara de la Muerte Roja, inicialmente publicada como » La máscara de la Muerte Roja: una fantasía » (1842), es una historia corta de Edgar Allan Poe. La historia sigue los intentos del príncipe Prospero de evadir una peligrosa plaga, popular como la Muerte Roja, escondiéndose en su abadía.

Él, adjuntado con varios otros nobles ricos, aloja en un enorme castillo o abadía y deciden dar  un baile de máscaras dentro de las siete salas de la abadía, cada una decorada con un color diferente. En medio de su jolgorio, una enigmática figura disfrazada de víctima de la Muerte Roja entra y se abre paso a través de todas las habitaciones. Próspero muere después de confrontar a este extraño, cuyo «disfraz» no tiene dentro nada tangible en su interior; los invitados también mueren a su vez.

 

La desaparición Roja se asocia con la peste negra que abatió a Europa en la época medieval

La narración de Poe sigue muchas tradiciones de la ficción gótica y comunmente se examina como una alegoría sobre la inevitabilidad de la desaparición, aunque algunos críticos desaconsejan una lectura alegórica. Se han anunciado muchas interpretaciones diferentes, así como intentos de detectar la verídica naturaleza de la patología titular. Otro libro atrayente que puedes leer es El Almohadon de Plumas.

La historia se publicó por primera oportunidad en mayo de 1842 en Graham’s Magazine y desde ese momento se ha ajustado de muchas formas diferentes, incluida una película de 1964 protagonizada por Vincent Price. Además, fué aludido por otros trabajos en varios tipos de medios como revistas, periódicos etc.

 

La Máscara de la muerte roja resumen

La historia tiene lugar en la abadía almenada del «Principe Próspero feliz e intrépido y sagaz». Próspero y otros mil nobles se han refugiado en esta abadía amurallada para huír de la Muerte Roja, una terrible plaga con horribles síntomas que ha asolado la tierra.

Las víctimas son vencidas por «dolores agudos», «mareos repentinos» y hematidrosis, y mueren dentro de media hora. Próspero y su corte son indiferentes a los sufrimientos de la población en general; tienen la intención de aguardar el desenlace de la plaga viviendo en el lujo y seguridad detrás de las paredes de su refugio seguro, después de soldar las puertas.

Prospero sostiene un baile de máscaras una noche para entretener a sus invitados en siete habitaciones de diferentes colores de la abadía. Cada una de las primeras seis salas está decorada e iluminada en un color específico: azul, violeta, verde, naranja, blanco y violeta. La última habitación está decorada en negro y está iluminada por una luz escarlata, un «color de sangre» fundido de sus vidrieras.

Gracias a este par de colores escalofriantes, escasos invitados son lo bastante valientes como para aventurarse en la séptima habitación. Un enorme reloj de ébano está en esta salón y suena ominosamente cada hora, siempre que suena  el mismo  todos dejan de comentar o bailar y la orquesta deja de tocar. Una vez que el canto del reloj  se detiene, todos rápidamente reanudan el baile de máscaras.

 

Al sonar la medianoche, todas la gente que estaban dentro del castillo vieron pasar a un individuo vestida con ropa oscura y manchada de rojo, que parecía una mortaja de muertos. Llevaba una mascara que parecía de cadáver. El Príncipe Próspero le pide que de a comprender quien es para después llevarlo a la horca por el insulto que se encontraba haciéndole a él y a sus invitados.

Los invitados, bastante temerosos para arrimarse a la figura, solo logran hacerse a un lado para dejarlo pasar a través de las seis cámaras. El Príncipe Próspero lo persigue con una daga y acorrala al invitado en la séptima y última habitación. Cuando la figura se otorga vuelta para mirarlo, el Príncipe suelta un grito agudo y cae muerto, puesto que ella es la desaparición roja que ha entrado al castillo.

Los juerguistas enfurecidos y aterrorizados entran en la salón negra y logran quitarle  a la fuerza la máscara y la bata, solo para conocer con mucho  horror que no hay nada debajo.

Solo entonces descubren de que la figura es nuestra Muerte Roja, y todos los invitados se contraen y empiezan a sucumbir frente la temida patología. La última línea de esta espeluznante y alucinante historia sintetiza toda la obra: «Y las tinieblas, la corrupción y la desaparición roja tenían un dominio sin limites sobre todos». Quizás desees leer tambien It el libro de Stephen King.

La Máscara de la muerte roja Análisis

De manera directa bajo la influencia por la primera novela gótica, El castillo de Otranto de Horace Walpole, en «La máscara de la desaparición roja», Poe adopta muchas convenciones de ficción gótica clásico, agregado el ámbito del castillo.  Las salas múltiples de un solo tono tienen la posibilidad de ser representativas de la cabeza humana, exponiendo diversos tipos de personalidad. Las imágenes de sangre y tiempo a lo extenso también indican corporeidad.

 

La plaga puede, de hecho, representar los atributos típicos de la vida humana y la mortalidad,  lo que implicaría que toda la historia es una alegoría sobre los inútiles intentos del hombre para evadir la desaparición (una interpretación comúnmente aceptada). Pero la desaparición siempre llega de alguna u otra forma.

No obstante, hay mucha disputa sobre cómo interpretar «La Máscara de la Muerte Roja»; algunos proponen que no es alegórica, fundamentalmente gracias a la admisión de Poe de un disgusto por ser un didáctico en la literatura.  Si la historia verdaderamente tiene una moraleja, Poe no establece explícitamente cual es esa moraleja en el texto.

La sangre, enfatizada en todo el cuento, adjuntado con el color rojo, sirve como un símbolo dual, que representa tanto la desaparición como la vida. Esto es enfatizado por la figura enmascarada, jamás declarada explícitamente como la Muerte Roja, sino solo un juerguista en un traje de la Muerte Roja, realizando su aparición inicial en la habitación más oriental, que es de color azul, un color asociado con más grande continuidad con el nacimiento.

 

 

Aunque el castillo de Próspero está designado a sostener fuera la patología, en última instancia es una composición opresiva puesto que todos estan encerrados dentro de él. Su diseño laberíntico y las ventanas altas y estrechas se vuelven casi burlescas en la salón negra final, mas opresiva que las anteriores que «había pocos de la compañía lo bastante atrevidos como para poner un pie dentro de sus recintos».

Además, el castillo está designado a ser un espacio cerrado, no obstante, el extraño puede ingresar furtivamente, lo que recomienda que el control es una ilusión.

Como varios de los cuentos de Edgar Allan  Poe, «La máscara de la Muerte Roja» fué interpretada autobiográficamente por algunos. En este criterio, el Príncipe Próspero es Poe como un joven rico, parte de una familia distinguida muy similar a los padres adoptivos de Poe, los Allanos.

Bajo esta interpretación, Poe busca refugio de los peligros de todo el mundo exterior, y su retrato de sí mismo como la única persona preparada para combatir al extraño, es emblemático de la carrera de Poe hacia peligros ineludibles en su propia vida. Muy parecido a lo que pasa en La Guerra de los mundos, de Orson Wells

 

La patología llamada la Muerte Roja es ficticia. Poe lo detalla como causante de «dolores agudos y mareos inesperados, y después hemorragia profusa en los poros» que conducen a la desaparición en media hora.

La patología ha podido ser inspirada por la tuberculosis, puesto que la mujer de Poe, Virginia, estaba tolerando de la patología en el instante en que se escribió la historia. Al igual que el personaje del Príncipe Próspero, Poe trató de ignorar la fatalidad de la patología.

La madre de Edgar Allan Poe, Eliza, su hermano William y su madre adoptiva, Frances, también habían muerto de tuberculosis. Alternativamente, la Muerte Roja puede referirse al cólera; Poe habría sido testigo de una epidemia de cólera en Baltimore, Maryland en 1831.  Otros han sugerido que la pandemia es de todos modos la peste bubónica o la desaparición negra, enfatizada por el clímax de la historia que muestra la desaparición «roja» en el «negro» habitación.

 

 

 

Un escritor compara la descripción con la de una fiebre hemorrágica viral o una fascitis necrosante. Tambien se ha sugerido que la Muerte Roja no es una patología sino una debilidad (como el » pecado original «) que es compartida por toda la raza humana inherentemente.

La máscara de la Muerte Roja es una alegoría. Presenta un grupo de símbolos reconocibles cuyos significados se mezclan para comunicar un mensaje. Una alegoría siempre trabaja en dos escenarios de significado: los elementos literales de la trama (los colores de las habitaciones, por ejemplo) y sus contrapartes simbólicas, que comunmente comprometen enormes conceptos filosóficos (como la vida y la muerte).También en  El retrato de Dorian Grey se refleja la alegoría de la eterna juventud.

 

Tenemos la posibilidad de leer esta historia como una alegoría sobre la vida y la desaparición y la impotencia de los humanos para omitir el control de la desaparición. La Muerte Roja representa, así y alegóricamente, la desaparición. No importa cuán hermoso sea el castillo, cuán exuberante sea la ropa o cuán rica sea la comida, ningún mortal, no un príncipe, puede huír de la desaparición.

En otro sentido, no obstante, la historia también significa castigar la creencia arrogante de Prospero de que puede utilizar su riqueza para defenderse del natural y trágico avance de la vida. La arrogancia de Próspero se combina con una grave insensibilidad frente la difícil situación de sus compatriotas menos afortunados.

Más allá de que tiene la riqueza para contribuir a los necesitados, transforma su riqueza en un método de auto defensa y auto indulgencia decadente. Su caída al publicar el baile de máscaras, no obstante, inconscientemente lo ubica como un animal enjaulado, sin oportunidad de escape.

 

Las habitaciones del palacio, alineadas en una serie, representan alegóricamente las edades. Edgar Allan Poe hace un punto para ordenar las habitaciones que van de este a oeste. Esta progresión es simbólicamente importante porque representa el período de vida de un día: el sol sale en el este y se pone en el oeste, con la noche simbolizando la desaparición.

Lo que transforma este grupo de símbolos en una alegoría, no obstante, es el régimen simbólico agregada del período de vida de veinticuatro horas: se traduce al reino de los humanos. Esta progresión de este a oeste, realizada por Próspero y el invitado enigmático, simboliza el viaje humano desde cuando se nace hasta la desaparición.

Edgar Allan Poe crea la última salón negra como el siniestro punto final, la habitación que los invitados se preocupan justo cuando se preocupan a la desaparición. El reloj que preside esa habitación también recuerda a los invitados el juicio final de la desaparición. El sonido cada hora de las campanas es un recordatorio del paso del tiempo, inexorable y en última instancia personal.

 

Como en muchas historias de Edgar Allan Poe, la utilización de nombres ayuda al contexto económico simbólico de la historia y recomienda otro grupo de interpretaciones alegóricas. Por ejemplo, Próspero, cuyo nombre recomienda prosperidad financiera, explota su propia riqueza para evadir la infiltración de la Muerte Roja.

Su retirada a la protección de un palacio aristocrático también puede alegorizar un tipo de sistema económico que Edgar Allan Poe recomienda que está culpado al fracaso. En la relación jerárquica entre Próspero y el campesinado, Poe detalla la injusticia de un sistema feudal, donde la riqueza está en manos de la aristocracia mientras el campesinado sufre.

Este uso de las imágenes feudales es históricamente exacto, en el sentido de que el feudalismo prevalecía cuando la Plaga bubónica de hoy devastó a Europa en el siglo XIV. La Muerte Roja, entonces, encarna un tipo de igualitarismo extremista, o igualdad monetaria, porque agrede tanto a los ricos como a los pobres.

La representación del baile de máscaras presagia el ámbito semejante del carnaval en «El barril de Amontillado», que apareció menos de un año después de «La máscara de la Muerte Roja». En tanto que el carnaval en «El barril de Amontillado» asocia juerga borracha con una celebración italiana al aire libre, la mascarada trabaja en esta historia como un retiro festivo desde el aire mismo, que se ha infectado por la peste.

 

La mascarada, no obstante, disipa la sensación de claustrofobia dentro del palacio al dejar en libertad los demonios internos de los invitados. Estos demonios son encarnados por los trajes grotescos. Al igual que el carnaval, la mascarada insta al abandono de las convenciones sociales y los sentidos rígidos de la identidad personal.

No obstante, el invitado enigmático ilumina la medida en que Próspero y sus invitados vigilan los límites de la convención popular. Cuando el invitado enigmático utiliza su disfraz para retratar los temores que la mascarada está diseñada para contrarrestar, Próspero responde de manera antagónica. Como él sabe, la prosperidad del partido se apoya en la transformación psicológica del miedo a la Muerte Roja en jolgorio.

Cuando el huésped enigmático dramatiza su propia versión de juerga como el miedo que es imposible comentar, viola una regla popular implícita de la mascarada. La caída de Próspero y la posterior muerte de sus invitados se siguen de esta lógica de la mascarada: cuando el jolgorio se desenmascara como un mecanismo de defensa contra el miedo, entonces la exposición cruda de lo que está debajo es bastante para matar

La Máscara de la muerte roja Película

La Máscara de la Muerte Roja es una película de terror de 1964 apuntada por Roger Corman y interpretada por Vincent Price. La historia sigue a un príncipe que aterroriza a un campesino arruinado por la peste mientras se recrea en un castillo solitario con sus cortesanos hastiados.

 

El guión, escrito por Charles Beaumont y R. Wright Campbell, se basó en la historia corta de 1842 del mismo nombre del escritor estadounidense Edgar Allan Poe,  e tiene dentro un argumento secundario apoyado en otro cuento de Poe.

Es la séptima de una serie de ocho adaptaciones cinematográficas de Corman fundamentadas en parte importante en las proyectos de Edgar Allan Poe realizadas por American International Pictures.

Dentro de su elenco estaban los próximos actores:

  • Vincent Price como Príncipe Próspero
  • Hazel Court como Juliana, su amante
  • Jane Asher como Francesca, una campesina
  • David Weston como Gino, apasionado de Francesca
  • Nigel Green como Ludovico, el padre de Francesca
  • John Westbrook como La Muerte Roja (sin acreditar)
  • Patrick Magee como Alfredo
  • Paul Whitsun-Jones como Scarlatti
  • Robert Brown como Guardia
  • David Davies como alcalde principal
  • Sarah Brackett como abuela
  • Skip Martin como Hop Toad, un bufón enano
  • Verina Greenlaw como Esmeralda, apasionado enana del Hop Toad

Producción de la Pelicula La Máscara de la desaparición roja

Roger Corman mencionó que siempre sintió que «La máscara de la desaparición roja» y » La caída de la vivienda de Usher » eran ámbas superiores historias de Poe. Después del éxito de la segunda (1960), él consideró seriamente llevar a cabo La máscara de la desaparición roja como el rastreo. Otro libro que tuvo una aceptable película fue El resplandor.

En 1961, Corman anunció que haría La Máscara de la Muerte Roja a partir de un guión de Charles Beaumont para su producción para su Filmgroup Company.  Sin embargo, más tarde mencionó que era reacio a llevarlo a cabo porque tenía numerosos elementos semejantes a The Seventh Seal (1957), y Corman se encontraba preocupado de que la multitud dijera que le se encontraba robando a Bergman.

«Seguí moviendo La Máscara de la Muerte Roja hacia atrás, gracias a las semejanzas, pero de todos modos era una razón artificial en mi mente», ha dicho más tarde. Finalmente, decidió continuar adelante y llevarlo a cabo de todos métodos.

Otro hecho en el retardo fue que a Roger Corman le costó bastante hacer un guión con el que estuviera contento. Los borradores se escribieron por John Carter, Robert Towney Barboura Morris, pero Corman no se encontraba contento con ninguno de ellos.

 

También hubo una sucesión de adaptaciones oponentes de La Máscara de la Muerte Roja que se discutieron en esta ocasión. The Woolner Brothers anunció una película fundamentada en la historia como lo logró el productor Alex Gordon, quien mencionó que tenía a Vincent Price como estrella.

Roger Corman se encontraba contento con un primer borrador de Charles Beaumont, que ingresó el criterio del Príncipe Próspero siendo un Satanista. Corman sentía que este borrador todavía necesitaba trabajo, pero Beaumont se encontraba bastante enfermo para venir a Inglaterra a reescribirlo.

Así que contrató a R. Wright Campbell, que acababa de llevar a cabo La Invasion Secreta con  Corman, para ir con él. Corman dice que fue Campbell quien presentó la subtrama del enano, de otra historia de Poe, «Hop-Frog».

 

La compañía AIP tenía un convenio de coproducción con Anglo-Amalgamated en Inglaterra, por lo cual Sam Arkoff y James H. Nicholson le sugirieron a Corman que la película se hiciera allí.

Esto significaba que la película podría calificar para el impuesto  y incrementar el presupuesto; comunmente una película AIP se hacía en tres semanas, pero La máscara de la Muerte Roja se filmó en cinco semanas. Aunque  Corman consideró que cinco semanas en Inglaterra equivalen a 4 semanas en los EE. UU. Porque las tripulaciones inglesas trabajaron más despacio.

Roger Corman eligió a Patrick Magee, con quien había trabajado previamente en Los Jóvenes Corredores (1963). «Podía hallar estos pequeños antojos extraños que nos traería a lo largo de su actuación, por lo cual es una caracterización más rica y más completa», recuerda Corman.

 

Dan Haller fue usado como diseñador de producción pero no acreditado para garantizar que la película calificara como una película británica. Corman dice que esta fue la razón por la cual George Willoughby fue acreditado como productor, aunque fue Corman quien fue el productor real.

Más tarde, Roger Corman expresó su insatisfacción con la secuencia final de las «máscaras», que describió como «el más grande defecto» de la película, puesto que sentía que no tenía tiempo bastante para fotografiarla. Lo filmó en un día, y mencionó que ya habría pasado bastante tiempo en Hollywood, pero que los equipos ingleses eran bastante pausados.

 

La Máscara de la desaparición roja Personajes

  • En «La Máscara de la Muerte Roja», el Príncipe Próspero es el personaje primordial que se aísla a sí mismo y a sus amigos del padecimiento de los demás mientras se difunde la Muerte Roja; demuestra deseos extravagantes y puede estar loco.
  • La figura enmascarada seria el segundo personaje principal que se cuela en el salón enmascarado y es una personificación así de la Peste Negra.
  • Los mil amigos de Próspero no tienen nombre y tienen la posibilidad de ser invenciones de su imaginación.

 

La Máscara de la desaparición roja tipo de Narrador

Este cuento de Edgar Allan Poe es del grupo literario de estilo gótico, es un relato que se caracteriza como los otros cuentos de Poe por se muy grotescos, en donde se nota mucha crueldad y derramamiento de sangre.

 

La narración esta en tercera persona, es un narrador que no esta implicado con la historia, y también es del tipo omnisciente puesto que no conoce toda la narración de los individuos del cuento. Muy distinta al narrador de El gato Negro de este mismo creador. Tiene una trama muy clausurada, con un avance lineal, en donde no hay opción para el lector de interpretar nada por su cuenta. Tiene un ámbito físico en donde se posiciona en una abadía o castillo fortificado que forma parte al Príncipe Próspero, es un ámbito muy duro, gracias a la decoración con telas rojo escarlata de la habitación. También tiene un ámbito moral muy siniestro u oscuro, en donde la desaparición roja otorga una sensación de  oscurantismo y muerte, muy típicos de la escritura de Edgar AllanPoe. El tiempo que avanza en el cuento es propósito, hay un orden cronológico desde que inicia el relato con la llegada de la desaparición roja hasta el día del baile de máscaras en donde pasan unos 5 o seis meses desde que comenzó el encierro. Escucha detenidamente esta narración del relato de Edgar allan Poe:

 

 

 

Historial de publicación

Edgar Allan Poe publicó por primera oportunidad la historia en la edición de mayo de 1842 de Graham’s Lady’s and Gentleman’s Magazine como «La Máscara de la Muerte Roja», con el lema «Una  Fantasia». Esta primera publicación le valió unos 12 dolares.  Una versión revisada fue publicada en la edición del Broadway Journal del 19 de julio de 1845 bajo el título en este momento estándar «La Máscara de la Muerte Roja».  El título original enfatizaba la figura en el final de la historia; el nuevo título pone énfasis en el baile de máscaras.