La melena de Nuria

Nuria ten铆a 12 a帽os cuando vivi贸 esta extraordinaria historia. Era una ni帽a peque帽a, de dientes algo torcidos y pecas, muchas pecas que daban a su rostro un aspecto muy gracioso. Sus ojos eran negros, vivos y muy enormes y su pelo rojizo y brillante. Siempre lo llevaba recogido en trenza o coleta. Odiaba llevarlo suelto porque lo ten铆a muy extenso y le fastidiaba. Pero tampoco quer铆a cort谩rselo como le aconsejaba su madre. De hecho, le creci贸 tanto que lleg贸 un instante en el que lo utilizaba como edred贸n cuando se iba a reposar.
Al final tuvo que admitir, m谩s que nada cuando llegaba el calor del verano, que una melena tan demasiado extendida era un incordio. De esta forma, decidi贸 cort谩rselo, pero quer铆a llevarlo a cabo ella misma. Un d铆a que se encontraba sola en el hogar porque sus padres trabajaban toda la ma帽ana, cogi贸 unas tijeras y, tras hacerse una coleta muy tirante, cort贸 su extendida cabellera. Como no quer铆a que sus padres la descubriesen, escondi贸 la melena en el armario y sali贸 a la cama.
Al d铆a siguiente, cuando se dispuso a sacarla para llevarla al contenedor, la melena por el momento no se encontraba. Busc贸 desesperada e intrigada a partes iguales hasta que escuch贸 un ruido extra帽o en el patio de casa. Se asom贸 por la ventana y vio una clase de monstruo. Enseguida reconoci贸 el color de aquel pelaje brillante: el tono caoba de su vieja melena.
Aunque al inicio se asust贸 un poco, aquella bola de pelo enorme enseguida le explic贸 lo que se encontraba pasando. Le mencion贸 que, en lugar de tirar a la papelera aquella extendida y espesa melena, pod铆a regalarla.
Nuria no entendi贸 c贸mo se pod铆a regalar pelo, de hecho, le dio algo de asco. El monstruo le explic贸 que varias personas, cuando est谩n enfermas, pierden el pelo en todo el tiempo que tardan en curarse. A muchas de estas personas les cuesta bastante volver a sentirse guapas y se deprimen much铆simo. Por eso le mencion贸 que con aquella melena que se hab铆a cortado se pod铆an crear hasta tres pelucas para aquellas personas.
Al ser de pelo natural, les iban a gustar bastante m谩s y se iban a sentir bastante superior llev谩ndolas.
Nuria no lo dud贸 ni un minuto y accedi贸 encantada. De hecho, le prometi贸 a aquel ser enigm谩tico que se volver铆a a dejar crecer la melena para llevar a cabo lo mismo otra vez.

Deja un comentario