Resumen del libro «La Señora Dalloway»

La Señora Dalloway

Es una novelística redactada por Virginia Woolf en el año 1925 en la cual una mujer muy rica debe estar los hechos de la Primera pugna mundial, sigue leyendo nuestro articulo para que la sepas.

 

Clarissa Dalloway es una mujer de la ingreso sociedad de Inglaterra que debe estar su historia en este país después de la Primera Pleito Mundial. Esta obra fue redactada por la autora Virginia Woolf.

Construída desde dos historias cortas, «La señora Dalloway en Bond Street» y la inacabada «El primer ministro», la novelística aborda los preparativos de Clarissa para una fiesta que organizará esa confusión.

Adeline Virginia Woolf nació el 25 de enero de 1882 y murió el 28 de marzo de 1941 fue un escritor inglés, considerado uno de los más importantes autores modernistas del siglo XX y pionero en la utilización de flujo de conciencia como un gadget narrativo.

Nació en un lugar de vida predeterminado en South Kensington, Londres, asistió al Área de Damas del King’s College y conocía a los primeros reformadores de la educación superior de las mujeres. Luego de poseer sido educada en el hogar la adulto mayor parte de su niñez, primordialmente en clásicos ingleses y humanidades victoriana, Woolf comenzó a escribir profesionalmente en 1900.

Sus libros más conocidas son La Señora Dalloway (1925), En el Faro (1927) y Orlando (1928),  ademas de un examen ejemplar llamado Una Habitación Propia (1929), en donde estableció que una mujer complementariamente de billete debe tener un cuarto para si misma si será autora.

Woolf se convirtió en uno de los temas centrales del movimiento de crítica feminista de los abriles 70, y sus proyectos han atraído desde ese momento mucha atención y extensos comentarios para «inspirar al feminismo», un aspecto de su escritura que no había sido comunicado ayer.

Sus proyectos son extensamente leídas a nivel mundial y fueron traducidas a más de cincuenta lenguajes. Ella sufrió episodios severos de patología mental a lo dilatado de su historia y se suicidó al ahogarse en 1941 a la tiempo de 59 abriles. Te tenemos la posibilidad de encargar que leas además Cumbres Borrascosas.

 

Esquema de La Señora Dalloway

Clarissa Dalloway recorre Londres por la mañana, preparándose para ordenar una fiesta esa confusión. El buen día le recuerda su lozanía en el campo en Bourton y la hace preguntarse sobre su opción de marido; se casó con el creíble Richard Dalloway en espacio del enigmático y cascarrabias Peter Walsh, y ella «no tenía la opción» de estar con Sally Seton. Peter reintroduce estos conflictos realizando una entrevista esa mañana.

 

Septimus Warren Smith, un corrido de la Primera Pleito Mundial que sufre de estrés traumático diferido, pasa su día en el parque con su mujer de origen italiano Lucrezia, donde Peter Walsh los mira.

Septimus es visitado por alucinaciones frecuentes e indescifrables, primordialmente en relación a su amado amigo Evans que murió en la pugna. Más tarde ese día, después de que se le prescribe el deber involuntario a un hospital psiquiátrico, se suicida saltando por la ventana.

La fiesta de Clarissa en la confusión es un éxito tardo. A ella asisten la mayoría de los individuos que ha popular en el ejemplar, dentro personas de su pasado. Ella oye sobre el suicidio de Septimus en la fiesta y de a poco llega a arrobar el acto de este extraño, que ella considera un esfuerzo por proteger la pureza de su gusto. Deseas comprender otro ejemplar muy atrayente lee Rojo y Sable.

 

Esquema por capítulos de La Señora Dalloway

Parte 1: desde la secuencia de transigencia, donde Clarissa se dispone a adquirir flores, a su regreso a casa. Temprano en la mañana-11: 00 a.m.

Parte 2: Del regreso de Clarissa de las tiendas a través de la entrevista de Peter Walsh. 11:00 a.m. – 11: 30 a.m.

 

Parte 3: De Peter saliendo de la vivienda de Clarissa a través de su memoria de poseer sido rechazado por Clarissa.11:30 a.m. – 11: 45 a.m.

Parte 4: Desde la pequeña Elise Mitchell corriendo cerca de las piernas de Rezia hasta la arribada de los Smith a Harley Street. 11:45 a.m. – 12: 00 p.m.

Parte 5: De la cita de Septimus con Sir William Bradshaw en el momento del piscolabis a la una y media. 12:00 p.m. – 1:30 p.m.

Parte 6: Hugh Whitbread examina calcetines y zapatos en un guardarropa ayer de comer con Lady Bruton a través de Clarissa descansando en el sofá después de que Richard salió a la Cámara de los Comunes. 1:30 p.m. – 3:00 p.m.

 

Parte 7: Desde que Elizabeth le ha dicho a su superiora que iría de compras con la señorita Kilman, Elizabeth subió a un ómnibus para regresar a su casa en la fiesta de su superiora.3:00 p.m.

Parte 8: De Septimus mira bailando la luz del sol en su casa mientras Rezia trabaja con un sombrero a través del suicidio de Septimus. Por la tarde-6: 00 p.m.

Parte 9: Desde que Peter Walsh audición el sonido de una sirena de ambulancia hasta que abre su cuchillo ayer de ingresar a la fiesta de Clarissa. 6:00 p.m.-noche temprana

Parte 10: De los sirvientes que hacen preparativos de última hora para la fiesta hasta el desenlace de la fiesta y la aparición de Clarissa. Temprano a la noche-3: 00 a.m, Conoce la Obra En sondeo del tiempo perdido de Proust, que es una novelística muy atrayente.

Argumento de La Señora Dalloway

Un día en la vida de Clarissa Dalloway, un día de junio en Londres, puntuado con precisión, impersonal, sin sentimientos, por las campanadas del Big Ben y una fiesta popular para terminarlo, es la historia completa de la novelística de La Señora Dalloway de Virginia Woolf, pero ella se las ingenia para enmasillar todas las inflexiones de la Señora Dalloway.

La personalidad de Dalloway y muchas de las implicaciones de la civilización actualizada se ven en el relato de esas veinticuatro horas. La Señora Dalloway en su propia casa es «la anfitriona perfecta», inclusive para sus sirvientas, para su hija, su marido y su pretendiente rechazado de hace un largo tiempo, que no tienen la posibilidad de dejar en libertad su cabeza de ella.

Es un ser consumado que La Señora Dalloway disfruta, pero hay un resentimiento en ella, una escasez de gracias espirituales, o más como corresponde una horrible inquina.

Entre los contemporáneos de la Sra. Virginia Woolf, hay no pocos que han traído a las formas habituales de ficción, y las maneras de escritura establecidas, modismos que no tienen la posibilidad de sino agrandar los bienes del acento y los usos de la novelística.

 

Virginia Woolf está sola, sin bloqueo, en el intrincado pero claro arte de su composición, el día de Clarissa, las impresiones que otorga y recibe, los saludos y reconocimientos que despiertan en ella, los eventos que se inician de manera remota y diseñados hasta tocar la distancia de la impermeable Clarissa, capturan en una matriz determinante la deriva del pensamiento y sentimiento en un período.

No es solo que Clarissa está dando, de hecho, otorga, una de esas fiestas en las que los exitosos, los titulados y los destacables rinden un homenaje tácito al prestigio político de su marido, un integrante del Parlamento, y un tributo manifiesto a las fascinaciones de Clarissa misma.

No es solo que las afectación y exclusiones de Clarissa, su odio a la desproporción y el exceso, su especial envoltorio de algodón y su «tierno y superfluo examen de todo lo que contamina» están representados de manera eficaz.

 

Todo el avance de las situaciones del día de Clarissa, desde el fallecimiento de un «alguno» en un automóvil cerrado hasta la ignorancia de un don nadie en su fiesta, crea una vívida interacción.

Clarissa podría ser una de esas figuras de la ingreso sociedad de la que la Sra. Humphry Ward se deleitó. Es tan insensible y vanidosa como alguno de esos retratos anteriores.

Clarissa es, sin bloqueo, concebida de manera tan brillante, dimensionada tan meticulosamente y documentada tan completamente que podría decirse que su tipo, en expresiones de Constantin Stanislavsky, se realizó «inviolablemente y para siempre». te sugerimos que leas además Orgullo y prevención.

La Señora Dalloway Película

La Señora Dalloway es una película dramática británica de 1997 apuntada por Marleen Gorris y protagonizada por Vanessa Redgrave, Natascha McElhone y Michael Kitchen. Es una habilitación de la novelística de 1925 de Virginia Woolf. Es una coproducción entre el Reino Unido, los USA y los Países Bajos.

 

Clarissa Dalloway sale en una hermosa mañana a adquirir flores para su fiesta esa confusión. Al mismo tiempo, en Londres, un inexperto sufre una pesadilla de inicio tardío (el año es 1923) con apariencia de concha. La hija crecida de Clarissa está distante y preocupada.

En el lapso de un día, Peter, un remoto pretendiente con pasión, vuelve de la India, se suicida y Clarissa revive un día en su lozanía (y sus causas para nominar una vida con el creíble Richard Dalloway).

 

El reparto de esta pelicula esta que viene dentro por Vanessa Redgrave, en el papel de La Señora Clarissa Dalloway y fue secundada por:

  • Natascha McElhone – Clarissa inexperto
  • Michael Kitchen – Peter Walsh
  • Alan Cox – inexperto Peter
  • Sarah Badel – Lady Rosseter
  • Lena Headey – Young Sally
  • John Standing – Richard Dalloway
  • Robert Portal – Young Richard
  • Oliver Ford Davies – Hugh Whitbread
  • Hal Cruttenden – Young Hugh
  • Rupert Graves – Septimus Warren Smith
  • Amelia Bullmore – Rezia Warren Smith
  • Margaret Tyzack – Lady Bruton
  • Robert Hardy – Sir William Bradshaw
  • Richenda Carey – Lady Bradshaw
  • Katie Carr – Elizabeth Dalloway
  • Selina Cadell – Señorita Kilman
  • Amanda Drew – Lucy
  • Phyllis Calvert – Tía Helena

Puedes transcribir además Madame Bovary, un ejemplar el cual además fué llevado al cine en diferentes oportunidades.

Personajes de la Señora Dalloway

Clarissa Dalloway: mujer  de 51 abriles personaje primordial de la novelística. su marido esa Richard y su hija es Elizabeth, y, mientras recuerda su pasado, esta realizando los arreglos de un festejo que se realizará esa confusión. Ella es consciente de su papel en la ingreso sociedad de Londres.Sir William Bradshaw: es un afamado psiquiatra a quien el médico de Septimus, el Dr. Holmes, le refiere a Septimus. Bradshaw señala que Septimus sufrió un ataque de nerviosismo terminado y recomienda producirse tiempo en el país como una cura.Elizabeth Dalloway: es la hija de Clarissa y Richard, de 17 abriles. Se dice que se ve «uruguayo» y tiene una enorme compostura. En comparación con su superiora, goza bastante de la política y la historia actualizada, con la promesa de ser médica o agricultora más adelante. Preferiría producirse más tiempo en el campo con su padre que en la fiesta de su superiora.Richard Dalloway: es el marido práctico y «simple» de Clarissa, que se siente desconectado de su mujer debido a que trabaja para el gobierno.Señorita Kilman: originalmente «Kiehlman», es la maestra de Elizabeth para la historia y es una cristiana nacida otra vez. Ella tiene un título en historia y a lo largo de la Enorme Pleito fue despedida de su trabajo de docente porque «la señorita Dolby pensó que sería más oportuno con la gente que compartían sus puntos de visión sobre los alemanes».Ella tiene un antepasado teutónico y utiliza un asilo mackintosh poco interesante porque no está interesada en vestirse para complacer a los demás. No le agrada bastante Clarissa, pero le encanta producirse tiempo con Elizabeth.Sally Seton: es un interés amoroso de Clarissa, con quien compartió un beso, que en este momento está casada con Lord Rosseter y tiene cinco hijos. Sally tuvo una relación tensa con su grupo y pasó un tiempo importante con la grupo de Clarissa en su lozanía. Ella una vez podría ser descrita como luchadora, más allá de que se volvió más común con la tiempo.Lucrezia «Rezia» Smith: mujer italiana casada con Septimus. Ella está cansada de la psicosis mental  de su marido y piensa que es señalada por eso. Echa de menos su grupo y su país, y lo dejó para casarse con Septimus después del Tregua.Septimus Warren Smith: es un corrido de la Primera Pleito Mundial que sufre de «conmoción cerebral» y alucinaciones de su amigo fallecido, Evans. Educado y condecorado en la pugna, se divide de la sociedad y se cree incapaz de ver.Está casado con Lucrezia, de quien se ha distanciado.Peter Walsh: es un remoto amigo de Clarissa que ha fracasado en la mayoría de sus aventuras en la vida. En el pasado, Clarissa rechazó su iniciativa de connubio. Ahora volvió a Inglaterra desde la India y pertence a los invitados a la fiesta de Clarissa.Hugh Whitbread: es un amigo pomposo de Clarissa, que ocupa un puesto no especificado en la vivienda que existe británica. Al igual que Clarissa, le otorga enorme consideración a su espacio en la sociedad. Aunque piensa que es un integrante fundamental de la aristocracia británica, Lady Bruton, Clarissa, Richard y Peter lo piensan detestable. Si deseas comprender otro genero prueba con La Ladrona de Libros.

Exploración de La Señora Dalloway

En La Señora Dalloway se tienen la posibilidad de analizars los próximos argumentos literarios, psicologicos y sociales que se hablan de a continuación:

La comunicación contra la Privacidad: A lo dilatado de La Señora Dalloway, los individuos de Clarissa, Septimus, Peter y otros luchan por hallar horizontes para la comunicación, así como la intimidad correcta, y el invariabilidad entre los dos es difícil de lograr para todos.

 

Clarissa, en especial, se esfuerza por destapar el sendero para la comunicación y organiza fiestas en un intento de juntar a la gente. Al mismo tiempo, se siente cubierta adentro de su propia alma reflexiva y piensa que el desenlace ocultación humano es cómo puede existir en una habitación en tanto que la anciana en la vivienda frente a la de ella existe en otra.

Aunque Clarissa festeja la independencia de la anciana, sabe que se tráfico de una ineludible soledad. Peter tráfico de argumentar los impulsos humanos contradictorios cerca de la intimidad y la comunicación comparando el alma con un pez que carencia en aguas turbias, después se eleva rápidamente a la área para retozar sobre las olas.

 

La pugna cambió las ideas de la concurrencia sobre lo que debería ser la sociedad inglesa, y la comprensión es difícil entre quienes apoyan a la sociedad clásico inglesa y esos que esperan un cambio continuo. Te invitamos a que leas Anna Karenina.

Las conexiones importantes en este planeta inconexo de posguerra no son fáciles de llevar a cabo, sin importar los esfuerzos que los individuos muestren. En última instancia, Clarissa ve la asesinato de Septimus como un acto de comunicación atormentado, pero auténtico.

Desilusión con el Imperio Sajón: A lo dilatado del siglo XIX, el Imperio Sajón parecía insuperable. Se expandió a varios otros países, como India, Nigeria y Sudáfrica, convirtiéndose en el adulto mayor imperio que el planeta haya manido. La Primera Pleito Mundial fue un violento control de la realidad.

 

Por primera oportunidad en un siglo, los ingleses eran atacables en su propia tierra. Los Socios técnicamente triunfaron la pugna, pero la intensidad de la devastación que sufrió Inglaterra la convirtió en una conquista solo de nombre. Comunidades enteras de hombres jóvenes resultaron lesiones y asesinadas.

En 1916, en la guerra del Somme, Inglaterra sufrió 60,000 víctimas, la matanza más noble en la crónica de Inglaterra. Como era de aguardar, los ciudadanos ingleses perdieron parte importante de su fe en el imperio después de la pugna. Ya no podría Inglaterra necesitar ser invulnerable y todopoderoso.

 

Los ciudadanos estaban menos inclinados a agregarse voluntariamente a las rígidas limitaciones impuestas por el sistema de clases de Inglaterra, que solo beneficiaba a un pequeño provecho de la sociedad, pero que todas las clases habían luchado por proteger.

En 1923, cuando tiene espacio La Señora Dalloway, el obsoleto lugar y sus títulos opresivos están llegando a su fin. Los ciudadanos ingleses, incluidos Clarissa, Peter y Septimus, sienten el fracaso del imperio tan poderosamente como sienten sus propios fracasos personales.

Esos ciudadanos que aún defienden la tradición inglesa, como la tía Helena y Lady Bruton, son viejos. La tía Helena, con su ojo de cristal (quizás un símbolo de su incapacidad o error de intención para ver la desintegración del imperio), se está convirtiendo en un aparato.

 

Anticipando el desenlace del reinado del Partido Conservador, Richard planea escribir la crónica de la enorme grupo marcial británica, los Brutons, que ya forman parte del pasado. El remoto imperio enfrenta una asesinato inminente, y la pérdida del orden popular clásico y abierto deja a los ingleses en cabos sueltos. Conoce el ejemplar El retrato de Dorian Manada.

El miedo a la asesinato: Los pensamientos de asesinato acechan todo el tiempo debajo de la área de la vida diaria en La Señora Dalloway, fundamentalmente para Clarissa, Septimus y Peter, y esta toma de conciencia provoca que inclusive los hechos e relaciones mundanas sean significativos, en ocasiones inclusive amenazantes.

Al manifestación de su día, cuando sale a adquirir flores para su fiesta, Clarissa recuerda un instante en su lozanía cuando sospechó que ocurriría un acontecimiento terrible. El Big Ben suena en el momento, y Clarissa reitera una crencha de la Cymbeline de Shakespeare una y otra vez mientras avanza el día: «No temas más el calor del sol / Ni la rabiosa furia invernal».

 

La cita es de una canción funeraria que festeja la asesinato como un consuelo después de una vida difícil. Clarissa de mediana tiempo ha experimentado la asesinato de su padre, su superiora y su hermana, y ha vivido la calamidad de la pugna, y llegó a creer que estar inclusive un día es arriesgado.

La asesinato es muy natural en sus pensamientos, y la crencha de Cymbeline, cercano con el sobo suicida de Septimus a la asesinato, por último la asiste para estar pacificamente con su propia mortalidad.

Peter Walsh, tan inseguro en su identidad, se regresa frenético frente a la iniciativa de la asesinato y sigue a una inexperto anónima a través de Londres para olvidarlo. Septimus enfrenta la asesinato más de manera directa. Aunque lo teme, por último lo escoge por lo cual le se ve una opción extrema: estar otro día.

 

La amenaza de la opresión: La opresión es una amenaza recurrente para Clarissa y Septimus en La Señora Dalloway, y Septimus muere para huír de lo que él siente como una presión popular opresiva para conformarse.

Viene en muchas formas, incluida la religión, la ciencia o la convención popular. La señorita Kilman y Sir William Bradshaw son dos de los primordiales opresores de la novelística: la señorita Kilman sueña con derribar a Clarissa en nombre de la religión, y sir William quiere someter a todos esos que desafían su concepción de todo el mundo.

Entreambos quieren transformar el planeta a sus sistemas de creencias para cobrar poder y controlar a otros, y su rigidez oprime a todos los que entran en contacto con ellos. Los opresores más sutiles, inclusive esos que no tienen la intención de llevarlo a cabo, perjudican al apoyar el represivo sistema popular inglés.

 

Aunque Clarissa vive bajo el peso de ese sistema y con continuidad se siente oprimida por esto, su recibimiento de la sociedad patriarcal inglesa la hace, en parte, responsable de la asesinato de Septimus. Por lo tanto, ella además es una clase de opresora.

En el final de la novelística, piensa acerca de su suicidio: «De alguna forma fue su desastre, su desgracia». Ella permite la compromiso, aunque otros individuos son de todas formas o más responsables, lo que recomienda que todos son de alguna forma cómplices en el opresión de otros. Puedes transcribir además La pugna de los mundos.

Frases de La Señora Dalloway

Porque el Bóveda celeste solo sabe por qué uno lo quiere así, cómo uno lo ve así, inventando, construyéndolo más o menos, volteándolo, creando cada instante de nuevo; pero los primorosos cretinos, las miserias más abatidas sentadas en las puertas (beben su caída) hacen lo mismo; no se puede tratar, se sintió efectiva, por las leyes del Parlamento por esa misma razón: adoran la vida.

 

Tenía una sensación continua, mientras veia los taxis, de salir, salir, mar adentro y sola; ella siempre tuvo la sensación de que era muy, muy arriesgado estar inclusive un día.

Esta tiempo tardía de la vivencia mundial había engendrado a todos, todos hombres y mujeres, un pozo de lágrimas.Lágrimas y tristezas; coraje y resistor; un porte muy bien erecto y flemático.

Clarissa tenía una teoría en esos días. . . que desde nuestras visualizaciones, la parte de nosotros que hace aparición, es tan momentánea comparada con la otra, la parte invisible de nosotros, que se prolonga extensamente, lo invisible puede subsistir, ser recuperado de alguna forma unido a esta o aquella persona, o inclusive obsesionando algunos sitios después de la asesinato . . . tal vez, quizás.

Se sentía muy similar a él: el inexperto que se había suicidado.Ella se alegraba de haberlo hecho; tirarlo allí. El temporalizador fue asombroso. Los círculos de plomo se disolvieron en el salero.Él la logró ver la belleza; la logró ver la diversión. Pero ella debe regresar. Ella debe reunirse.

Critica de La Señora Dalloway

El poeta armenio Hovhannes Tumanyan ha dicho una vez: «conformarse es perder nuestra identidad». En otras expresiones, agregarse a las normas sociales comunmente atrapa a la gente en una sociedad mentalmente traje.

De manera semejante, en La Señora Dalloway de Virginia Woolf, la autora siempre hace sutiles críticas a la naturaleza de la conformidad popular a través de las perspectivas de sus individuos.

 

Woolf compara a sus dos individuos primordiales, Clarissa Dalloway y Septimus Smith, para castigar la rigurosa forma de pensar heterosexual de la época y aboga por un cambio en la forma de pensar de casta social a través de Clarissa y la señorita Doris Kilman, quienes renuncian a la superficialidad de casta social.

Woolf, sin lugar a dudas, reniega de las convenciones de la homogeneidad popular, asi sea a través de un apareamiento heterosexual forzado -como lo describen Clarissa y Septimus- o la rigidez deformada por la que la concurrencia de cada casta social piensa -como lo detallaron Clarissa y Kilman.

 

Quizás la oportunidad a una sociedad mentalmente más extensa radica en llevar a cabo campaña por la expresión de la individualidad, o quizás sea solo la naturaleza humana conformarse con la recibimiento del deseo de parte de los demás.

Editorial de La Señora Dalloway

A lo largo de el período de entreguerras, Woolf fue una figura considerable en la sociedad literaria de Londres y una figura central en la influyente Bloomsbury Peña de intelectuales. Publicó su primera novelística llamada El Delirio en 1915, a través de la editorial de su medio hermano, Gerald Duckworth and Company. Conoce además la obra Por quien doblan las campanas.