Resumen del libro Las nieves del tiempo

Elías Borgovo es un escritor fracasado, con una relación amorosa que se ve llevar el mismo derrotero. Una extraña invitación para sustituir a un conferencista en un pueblo patagónico llamado Las Nieves cambia la rutina de su crónica. Al llegar, es recibido con las atenciones que corresponden a una celebridad, todo se ve marchar estupendamente hasta que una muchacha se cruza en su sendero. Obsesionado con ella, comienza cambiar su accionar hasta que la relación se trunca con la desaparición de la muchacha. Desde allí, la pesquisa, la disparidad, la necesidad de encontrar al culpable lo envuelve en una bruma de la que sólo él puede salir.
Esta historia es tan particular que su personaje primordial podría haberla vivido como soñado, si no fuera porque el desenlace lo redime y su pelo se torna blanco como la nieve. El asesinato se me hace un fundamento para hacer ese pueblo que de algún modo lo atrapa. Su atmósfera, la imagen de una muchacha que por ahora no existe pero con la que está “más allá de las montañas” son como hipnotizadores de su personalidad confusa y modificada por las vivencias.
La obra está cargada de símbolos bíblicos relacionados con Moisés y la desmesura de su pueblo al ver que no desciende del Sinaí, con el nombre de las calles secundarias de Las Nieves, con el espíritu orgiástico escondido detrás de las montañas y con la cabellera encanecida del escritor al regresar a Buenos Aires. Las nieves del tiempo cubrieron más allá de sus sienes.
Frente a esta atmósfera extraña, onírica, borgiana, Bilmajer construye diálogos poderosamente en deber con nuestro comentar citadino, expresiones cargadas de ironías, de vulgaridad en boca de esos pobladores que, además, parecen muy complacidos de vivir bajo un orden preestablecido.
«Las nieves del tiempo» me se ve una novela ingeniosa, original al nivel que ha cedido puntos definitorios de su género (suspenso, misterio y tensión), a otros no tan propios del noir como son la alegoría y una situación entretejida entre el sueño y la vigilia.Enviado por: