Resumen del libro El asesinato de Sócrates

 

“El pequeño movió sutilmente la cabeza en su dirección. Sus párpados se separaron hasta constituir una mínima abertura, volvieron a cerrarse, y después se abrieron totalmente.
La expresión de Querefonte se congeló al ver esos ojos con transparencia. Desde el día del oráculo se fijaba de forma obsesiva en los ojos de la multitud y jamás había visto unos tan claros como aquéllos. Notó que se mareaba, que la tierra se abría y lo envolvía la risa atronadora de los seres del inframundo. Apartó la visión y encontró la cara de Sócrates vuelto hacia él. La expresión de su amigo era imperturbable, salvo por la observación o recriminación que distinguió en su mirada dura”.

«Los dioses se complacen en jugar con los humanos». No cabe otra explicación. Querefonte no comprende por qué un niño de pañales debe cargar con el peso de un delito. Un delito que todavía no se ha cometido.
Aunque su intención fuera buena, quizás no debería haber hecho aquélla consulta al oráculo de Delfos. Así se lo había hecho comprender su amigo Sócrates y, sabiendo que era el hombre más sabio de Atenas, sin lugar a dudas tendría razón. Pero por ahora no era posible echar marcha atrás, el oráculo se había pronunciado: Sócrates morirá a manos del hombre de la mirada más clara. Y el pequeño Perseo, poseedor de unos ojos cristalinos, traslúcidos, se ve ser traído al planeta para transformarse en verdugo del más grande sabio de su tiempo.
El oráculo de Delfos jamás pronostica en vano. Sus vaticinios son siempre acertados, pero acostumbran requerir una interpretación. Querefonte está frente una bifurcación. Estamos hablando de una criatura inocente, a la que no se debe prejuzgar; Perseo es un niño que merece ser tratado como los demás. Pero, además, si desviara la trayectoria de Perseo y lograra separarlo de Sócrates, quizás este hecho salvaría su crónica. Más allá de que los dioses son caprichosos y, cuando escriben el destino de los hombres, lo hacen con todas las utilidades en su mano para conseguir que se cumpla.
El asesinato de Sócrates es una amenaza futura, pero para los pobladores de la Grecia vieja hay otra amenaza muy más urgente. Los años de paz que la tregua establecida entre la democrática y civilizada Atenas y la belicosa Esparta van a deducir. El odio que un pueblo acumula contra el otro desde tiempos inmemoriales va en aumento y la situación está próximo de estallar. Impulsada por individuos violentos como el militar espartano Aristón empieza una única contienda entre Atenas y Esparta, conflicto que desembocará en la Guerra del Peloponeso y que llenará las localidades de pobreza, hambre y refugiados.
En este contexto histórico se transporta a cabo la trama construída por Marcos Chicot para “El asesinato de Sócrates”, una novela que tiene el poder de entrar al lector en la época de la Grecia clásica de un método tan verosímil como si se tratara de un ciudadano espartano o ateniense. Los escenarios, las prácticas, los primordiales hechos históricos y numerosos de los individuos primordiales son retratados fielmente en esta obra de ficción, de argumento alucinante apoyado en su más grande parte en la realidad, de tal modo que “todo lo que se narra ocurrió o pudo haber ocurrido de esta manera que se cuenta”.
El asesinato de Sócrates” es una magnífica ocasión de adentrarse en el planeta anticuado del cual continuamos, asistir como espectadores a los orígenes de nuestra cultura y estudiar Historia desde dentro, sintiéndonos partícipes de un mundo que se debatía entre la civilización y la barbarie, que vivía una época de esplendor, se estaba abriendo a la filosofía y tenía en alta estima la palabra de los sabios.
Por si el argumento no fuera muy, para sostener todavía más vivo el interés del lector y saciar su curiosidad el constructor sugiere complementar la lectura accediendo a las numerosas imágenes y comentarios que ha listo sobre las esculturas, santuarios, cerámicas y otros elementos que se detallan en la novela. Una novela ilustrativa y entretenida, una lectura de enorme manera aconsejable.

Enviado por:
Victoria Vernon

Curiosidades:

– “El asesinato de Sócrates” quedó finalista del premio Planeta 2016.Otros libros de este autor:

Diario de Gordon

La hermandad

El asesinato de Pitágoras

$(document).ready(function() { var zoomimages = $(‘#ctl00_ctl00_maincontainer_contentpane_ctl01_images_imageslist a.wp-zoom-image.wp-item-image-link[href]’); var zoomfooterimages = $(‘#ctl00_ctl00_maincontainer_contentpane_ctl01_images_imageslist a.wp-zoom-image.wp-item-image-footer-link[href]’); if (zoomimages.length > 0 || zoomfooterimages.length > 0) { var options = { borderSize: 10, displayTitle: true, slideNavBar: true, allSet: true, navbarOnTop: false, disableNavbarLinks: false, displayDownloadLink: false, displayCloseImage: true, displayImageIndex: false, autoStart: false, strings: { help: ‘ ‘, prevLinkTitle: ‘Anterior’, nextLinkTitle: ‘Siguiente’, prevLinkText: ‘Anterior’, nextLinkText: ‘Siguiente’, closeTitle: ‘Cerrar’, image: ‘Pág. ‘, of: ‘ de ‘, download: ‘Descargar’ } }; if (zoomimages.length > 0) zoomimages.lightbox(options); if (zoomfooterimages.length > 0) zoomfooterimages.lightbox(options); } }); Otros libros relacionados:Los asesinos del emperador

Santiago Posteguillo

 

El libro de Santiago Posteguillo introduce totalmente al lector en el período histórico de la Roma clásica, en tanto que el de Marcos Chicot lo ejecuta en la Grecia clásica.

Adquisición el libro en Amazon.es:

libroebook KindleVolverMás libros…

Colabora en Trabalibros