Resumen del libro “Electra”

Electra

Pertence a uno de los proyectos m√°s populares de Sofocles. En Resumenes de Libros Online vamos a llevar a cabo un comprendio terminado con an√°lisis, rese√Īa y individuos primordiales del libro.

Personajes principales

  • Agamen√≥n: Rey de Micenas, padre de Ifigenia, Orestes, Cris√≥temis y Electra. Es ejecutado por su mujer Clitemnestra, quien tiene el acompa√Īamiento de Egisto.
  • Electra: Personaje indispensable, desde cuya visi√≥n es narrada esta cat√°strofe griega. Es hija de Agamen√≥n y Clitemnestra, as√≠ como hermana de Cris√≥temis, Ifigenia y de Orestes, de quien es hermana m√°s grande. Su m√≥vil m√°s poderoso es poder la venganza por la desaparici√≥n de su padre. En este sentido, quiere fervientemente vengarse de su madre.
  • Orestes: Es otro de los individuos primordiales de esta cat√°strofe, y quien llevar√° a cabo la venganza de su padre, en oposici√≥n a su madre Clitemnestra.
  • Cris√≥temis: Aun cuando tambi√©n es descendiente de Agamen√≥n y Clitemnestra, y hermano de Ifigenia, Orestes y Electra, de todos m√©todos constituye un personaje secundario. No obstante, es descrito como un joven sensato, quien no est√° entretenido como sus hermanos en vengar la desaparici√≥n de su padre, hecho que lo ejecuta ser reconocido algunas ocasiones como un sujeto cobarde.
  • Clitemnestra: Mujer de Agamen√≥n, madre de Ifigenia, Cris√≥temis, Orestes y Electa, quien es descrita como un ser rencoroso y con gigantes ambiciones de poder, causas que la llevan a seguir el consejo de Egisto, matando a su marido Agamen√≥n y desencadenando la cat√°strofe de su familia y el advenimiento de su destino, en manos de su hijo Orestes.
  • Egisto: Otro de los individuos secundarios es Egisto, el cual se considera como un personaje secundario, sin importar ser el personaje que est√° de alentar y apoyar a Clitemnestra en la idea de cobrar venganza contra Agamen√≥n, asesin√°ndolo. A este personaje lo desplaza el ansia de poder y la corrupci√≥n.

Resumen completo

Despu√©s que Agamen√≥n, rey de Argos, hab√≠a regresado a casa despu√©s de la guerra de Troya, su mujer, Clitemnestra con su con pasi√≥n, Egisto, lo asesinaron a sangre fr√≠a durante la celebraci√≥n de su victorioso retorno. M√°s adelante los c√≥mplices del delito se casaron, y Egisto se convirti√≥ en rey. Conociendo las pretenciones del nuevo monarca de eliminar alg√ļn ocasi√≥n de venganza m√°s adelante, un familiar cercano envi√≥ a Orestes, hijo menor de Agamen√≥n, a F√≥cida; en tanto que su hermana m√°s grande, Electra, fue obligada a casarse con un viejo campesino (quien jam√°s tuvo contacto carnal con ella), para omitir la posibilidad de que se casara con un guerrero lo muy fuerte como para vengar la desaparici√≥n del padre de ella, o para omitir que tuviera prole ¬ęnoble¬Ľ.

Varios a√Īos despu√©s siendo ya un adulto, Orestes regres√≥ disfrazado con su mejor amigo, P√≠lades, a buscar a su hermana que viv√≠a con su marido en una granja. Estando cerca la escucharon cantar una lamentaci√≥n por el azaroso destino de ella, por el destierro de su hermano y por la desaparici√≥n de su padre. Un mensajero interrumpi√≥ su lamento anunciando que un festival se llevar√≠a a cabo en honor de la diosa Hera y que todas las doncellas argives estaban invitadas a asistir. Electra respondi√≥ que prefer√≠a seguir estando en la granja lejos de los ojos lastimeros de la multitud de Argos. El mensajero le recomend√≥ rendir honor a los dioses y clamar su asistencia.

Percatándose de la presencia de los dos recién llegados, Electra pensó (al no reconocerlos) que eran amigos de su hermano y les contó la crónica de su mal, remarcando su vehemente deseo de que Orestes vengase la desaparición de Agamenón y el castigo que él y ella habían recibido. Entretanto, Egisto había brindado una recompensa por la desaparición de Orestes ya que temía su retorno.

Habiendo hecho venir al adulto m√°s grande que hab√≠a llevado lejos de Argos a Orestes, √©ste fue popular por una cicatriz en la frente; por consiguiente, hermano y hermana fueron dados a abarcar el uno al otro, y instantaneamente pasaron a planear la concreci√≥n de su venganza. Siguiendo consejo del sabio adulto m√°s grande, Orestes decidi√≥ ayudar a una fiesta de sacrificio sobre la cual Egisto presidir√≠a; en tanto que Electra envi√≥ a su marido a comunicarle a Clitemnestra la falsa novedad que hab√≠a dado a luz a un beb√©, sabiendo que era la √ļnica forma de hacerla venir instantaneamente. Los dos hermanos invocaron la asistencia de los dioses en su compa√Ī√≠a para vengar la desaparici√≥n de su amado padre y continuaron a la acci√≥n.

Orestes y P√≠lades fueron saludados por Egisto cuando pasaban a un lado del jard√≠n. Ellos le dijeron que eran de Tesalia y estaban en sendero a realizar un sacrificio a Zeus. Egisto, por su lado, les inform√≥ de que se dispon√≠a a realizar un sacrificio a las ninfas y les invit√≥ a quedarse un rato, a eso que ellos gustosamente accedieron. Durante el sacrificio de un ternero, Orestes clav√≥ un cuchillo en la espalda a Egisto, mientras √©ste examinaba las entra√Īas del animal. Enseguida Orestes condujo el cad√°ver de su v√≠ctima a la vivienda de Electra, donde lo ocult√≥.

Orestes tuvo inquietudes sobre el plan de asesinar a su madre cuando la observó aproximándose a la choza, ya que creía que el matricidio provocaría la furia de los dioses contra él; pero su hermana lo persuadió a continuar con lo premeditado haciéndole acordarse que un oráculo le había dicho que debía remover a Egisto y Clitemnestra, y el joven se ocultó para no ser visto por su madre.

Clitemnestra se defendi√≥ frente Electra ense√Īando que Agamen√≥n hab√≠a sacrificado a Ifigenia, su hija peque√Īa, en ofrenda a los dioses, al inicio de la expedici√≥n de Troya, y que hab√≠a vuelto a Argos con Casandra, princesa troyana, como su concubina. La reina entr√≥ en la caba√Īa para realizar un sacrificio para el supuesto reci√©n nacido; pero adentro, fue asesinada por Orestes, quien despu√©s del hecho gimi√≥ acongojado por aquella crueldad, por el derramamiento de sangre y por el matricidio en el que los dioses le hab√≠an implicado.

Los Dioscuros, C√°stor y P√≥lux, hijos gemelos de Zeus y hermanos de la semi divina Clitemnestra, se anunciaron al hermano y hermana, que estaban perturbados con una mezcla de sentimientos de amor y odio, orgullo y verg√ľenza por lo cual hab√≠an hecho. Los dioses gemelos cuestionaron la sabidur√≠a de Apolo, cuyo or√°culo hab√≠a aconsejado aquella acci√≥n violenta, y decretaron que Orestes deb√≠a sugerir Electra en matrimonio a P√≠lades, en tanto que √©l deb√≠a andar errante por el planeta siendo buscado por las Furias hasta batallar un juicio en Atenas, en el cual ser√≠a absuelto.

An√°lisis de la obra

La temática de la catástrofe Electra de Sófocles es, poco más o menos, la misma que la de Las coéforas de Esquilo: la venganza de Orestes sobre su madre Clitemnestra y sobre Egisto, asesinos de su padre.
Algunas hábiles producciones, típicas de Sófocles, dan diversidad al interés dramático, en especial el contraste entre las hermanas Electra y Crisótemis, de una heroica y desesperada intención de venganza frente a una resignada aceptación de la realidad.

S√≥focles comienza a relatar la cr√≥nica de Electra cuando Orestes ya est√° en Argos, listo para hacer la venganza. Pero es Electra quien se halla en el centro de la cat√°strofe, aunque sea acertado a Orestes hacer el acto; Electra con su humillada y atormentada vida con los asesinos de su padre; Electra con su expectativa de venganza, √ļnica raz√≥n de su vida; Electra que, frente la noticia de la desaparici√≥n de Orestes, elige cumplir por s√≠ sola la acci√≥n gloriosa; Electra m√°s impla¬≠cable a√ļn que Orestes en el momento definitivo, en que grita al hermano que vuelva a sugerir el golpe mortal.

En tal forma, el matricidio, que en Esquilo era un imperativo teológico y ético en trágico contraste con la ley natural, se torna aquí quizá más hábilmente animado precisamente en la figura de Electra y movido a la esfera de la intención humana, donde Sófocles pone precisamente el acento; pero resulta, exactamente por ello, una mo­tivación inhumana y hasta injustificada, en la sin corazón deter­minación de Electra.

La desaparici√≥n del padre est√° ya lejana, y la situacion de Electra es m√°s bien, dir√≠amos, un caso personal entre ella y su madre. Alguna alusi√≥n, como la de el reconocimiento que con¬≠seguir√° frente los ciudadanos al cumplir su venganza, la muestra relacionada a un hero√≠smo com√ļn y obligaci√≥n con una exaltaci√≥n que se queda m√°s bien en pura expresi√≥n verbal.

Apolo le ordena a Orestes vengar la desaparici√≥n de su padre asesinando a su madre y a Egisto, quienes, a su vez, han matado a Agamen√≥n para vengar ofensas que sus familiares han padecido por deber de este rey. La venganza es ley divina pero ni semejante imposici√≥n ni el haber sufrido ser distanciado desde peque√Īo del lugar de vida por las intrigas de la madre impi¬≠den que, cuando est√° por llevar a cabo su deber, Orestes sienta du¬≠das constru√≠das por el cari√Īo filial: Pilades, ¬Ņqu√© har√©? ¬ŅHuir√© con horror de matar a mi madre?

Pílades recuerda a su amigo el mandato de Apolo y Ores­tes cumple con lo impuesto por los dioses. En relación lo ejecuta, empiezan a acosarlo, para castigarlo por ese delito de sangre familiar, las Erinias, diosas vengadoras que persiguen a quienes atentan contra su propia familia.

El mismo espíritu de Clitemnestra las incita a ello. Apolo afirma a Orestes, que no por ello deja de sufrir la disparidad que hace la persecución de las Erinias. La Orestíada exhibe a los dioses entonces enfren­tándose, desautorizándose, amenazándose, porque tienen diver­sos criterios de Justicia. La diosa Atenea arbitra el inconveniente. Or­ganiza un tribunal con los particulares ciudadanos y ellos votan si se ha de castigar a Orestes. El joven es absuelto.

Las Erinias, las ¬ęantiguas diosas¬Ľ, enfurecen: Ellas intimidan con asolar el suelo de Atenas, pero Ate¬≠nea les afirma santuarios y honores alt√≠simos. Las diosas admiten el ofrecimiento y Atenea dice:
Ciudadanos de Atenas, que vais a considerar por primera ocasi√≥n en cau¬≠sa de sangre, mirad ahora mismo la instituci√≥n que yo fundo. En ade¬≠lante subsistir√° por siempre en el pueblo de Egeo este senado de jueces. (‚Ķ) O√≠d mi consejo, ciudadanos que hab√©is de ver por la rep√ļblica: no rind√°is culto a la anarqu√≠a ni al despotismo ‚Ķ

Para conseguir cubrir cabalmente la historia planteada, es requisito abarcar los antecedentes de la crónica de esta familia en conflicto por generaciones.