Resumen del libro “Euroescoria”

Euroescoria

Irvine Welsh

Resumen

Euan está en un instante de bajón en su crónica. Se desengancha del caballo en el sitio de vida de un amigo, pero es una sanguijuela porque no asistencia nada. Hasta el día de hoy, diviértete con la noche y conoce a una mujer grotesca con la que quiere tener un lío más allá de que no le atrae.

Personajes

Euan: Narrador de la historia. Tiene actitud de bala perdida, pero en el fondo hay un corazón latiendo bajo esa cubierta de chulería.

Rab/Robbie: Amigo de Euan. Le deja una habitación de su piso en Ámsterdam para que pase algunas semanas.

Chrissie: Es la mujer que Euan conoce en un bar del Vecindario Rojo. La opinión que tiene de ella es muy sin corazón, pero aún así Euan se siente atraído por la sordidez de las vivencias que se tienen la posibilidad de leer en su cuerpo.

Richard: Es el camarero del bar donde Chrissie y Euan están. Él ya tiene una relación con Chrissie.

Resumen extenso

Euan está dejando las drogas, salvo el hachís. Vive en Ámsterdam en el piso de un amigo de Escocia, Rab, al que en este preciso momento llaman Robbie como si fuera un inglés. Euan no asistencia nada a la economía doméstica y Robbie cada vez está más agotado de él, aunque no lo echa directamente: solo le pregunta cuándo va a hallar un trabajo. Esto no pasa próximamente, puesto que Euan elige salir durante la noche y pasárselo bien. En uno de sus paseos nocturnos por los barrios más sórdidos encuentra un bar poco frecuentado, así que se mete en él. Al inicio es ignorado por el camarero, pero la mujer que está comentando con él hace ver al cliente nuevo y se muestra como Chrissie. Euan enseguida se siente repugnado por esa señora a la que ve fea, gorda, vieja y ridícula con el atuendo juvenil, aunque, de forma simultanea, siente alguna atracción por ella. El camarero, llamado Richard, está tenso y quiere liberarse de Euan, pero no lo consigue.

Chrissie invita a Euan a ir con ellos a la playa. Euan posibilita solo porque así picará a Richard. En un instante donde la mujer va a por un helado, Richard le pide a Euan que no toque a Chrissie y la deja pacificamente. Esto es muy para disparar el deseo de Euan, que más allá de ser repelido por el cuerpo amorfo de Chrissie, se ve feliz molestando a Richard. Esa misma noche se va a la vivienda de Chrissie y se acuesta con ella, aunque revela algo curioso: los genitales de la mujer tienen muchas cicatrices y ella es renuente a llevarlo a cabo por ahí. Elige la sodomía. Euan ingresa porque quiere echar un polvo, nada de hacer el cariño, no con ella. De hecho, piensa en Richard en todo momento con cierto resentimiento. Esta rutina se reitera a lo largo de semanas hasta que Chrissie revela proyectos futuros con él. Entonces Euan se arma de valor y le deja las cosas claras: él no busca una relación, solo sexo. Al poco, consigue distanciarse de Chrissie y Richard.

A Euan le van mejor las cosas. Consigue un trabajo de recepcionista en un hotel, se muda del piso de Rab y cura la amistad entre ellos. Ejerce el holandés para mejorarlo y a través de su profesora conoce a una niña que se llama Anna que se transforma en su novia. Anna es bonita, joven y cariñosa con Euan. Un día, tomando algo, están con Chrissie y esta los invita al bar de Richard. Allí no tarda en verse celosa y en recriminarle a Euan que la haya abandonado por otra mujer más joven y delgada, de hecho revela el espinoso tema de sus relaciones sexuales. Anna es comprensiva con Euan y sabe que su novio pasó por un mal instante.

Después de esa terrible escena, Euan se entera de que se encontró el cadáver de una mujer en uno de los canales, pero no le ofrece más grande consideración. Al poco tiempo hace aparición Richard en su casa para llamarlo asesino; le culpa por el suicidio de Chrissie. Euan se queda estupefacto y desértico, así que le pide la dirección del entierro y acude con Anna. Allí la familia lo recibe sin muy énfasis, salvo la hermana. Ella dice que Christopher siempre había tenido inconvenientes y que era difícil lidiar con él. Además, enseña a Euan y a Anna que los padres de Christopher no sabían nada sobre el cambio de sexo y que es un misterio que tienen que almacenar.

Euan está poderosamente impresionado por la novedad y, cuando regresa a Ámsterdam, quiere comentar con Richard. Este le enseña todos los procesos por los cuáles Chrissie pasó para hallar una fachada más femenina, la mayoría de ellos muy lacerantes y molestos. Euan no se enfada; solo piensa sobre lo perdida que está la multitud.