Resumen del libro “La Guerra del Fin del Mundo”

La Guerra del Fin del Mundo

Es una novela escrita en 1981 por el novelista peruano Mario Vargas Llosa. Es una novela del conflicto de la Guerra de Canudos a objetivos del siglo XIX en Brasil, así como lo fue La Iliada para los griegos y Troyanos. Sigue leyendo nuestro articulo para que sepas sobre él.

 

Resumen de La Guerra del Fin del Mundo

La Guerra del Fin del Mundo tiene que ver con el ocaso econ√≥mico -despu√©s de la sequ√≠a y el desenlace de la esclavitud- en la provincia de Bah√≠a en el noreste de Brasil, los pobres del interior son atra√≠dos por la figura carism√°tica y las sencillos ense√Īanzas religiosas de¬†Antonio Conselheiro, el asesor.

Este predica que el objetivo de todo el mundo es inminente y el caos pol√≠tico que circunda el colapso del¬†Imperio de Brasil¬†y su reemplazo por una rep√ļblica es obra del diablo.

Al¬†tomar¬†una¬†fazenda¬†en un √°rea afectada por el ocaso econ√≥mico en¬†Canudos, los seguidores del asesor edifican una enorme localidad y derrotan expediciones militares repetidas y cada vez m√°s enormes dise√Īadas para eliminarlas.

Mientras la crueldad del estado contra ellos incrementa, también se vuelven cada vez más violentos, inclusive apoderándose de las armas modernas desplegadas contra ellos.

En un combate final épico se envía a todo un ejército para extirpar a los  Canudos e instiga una guerra terrible y despiadado con los pobres, en tanto que los políticos del viejo orden ven cómo su mundo se elimina en la conflagración. Otra novela que puede gustar en este sentido es La Guerra y la Paz de León Tolstoi.

 

Resumen por capítulos de La Guerra del Fin del Mundo

Esta obra de Mario Vargas Llosa¬† La Guerra del Fin del Mundo esta dividida en 4 partes, cada parte tiene una introducci√≥n al tema, m√°s adelante est√°n los cap√≠tulos que est√°n demarcados por n√ļmeros romanos.

La sección primera tiene siete capítulos y esta parte culmina con el derrotamiento del Más grande Febronio de Brito. La segunda parte tiene siete capítulos también, y en ellos se narra todos las acciones preliminares para llegar a Bahía que logró el Coronel Moreira César, como participa el gobierno Federal de Brasil.

La parte tres trata de como es derrotado Moreira y comprende siete capítulos, y la ultima parte tiene que ver con como es destruida Canudos con el progreso del ejercito y tiene solo seis capítulos. Cada parte tiene diversos cambios de niveles, que tienen la posibilidad de incitar al lector a ir de una sección a otra con enorme simplicidad. Otro libro  de este creador es Los Perros chiquitos de Mario Vargas Llosa.

Argumento de la Guerra del Fin del Mundo

Con escasas de las astutas florituras narrativas que distinguen la mayor√≠a de su ficci√≥n, Vargas Llosa da en este momento una enorme novela hist√≥rica muy centrada en una rebeli√≥n de 1890 en el estado de Bah√≠a, Brasil, por seguidores (llamados yagun√°s) de una figura religiosa apocal√≠ptica, apodado ¬ęEl Consejero¬Ľ, en el peque√Īo pueblo de Canudos.

Y aunque parte importante de esta novela La Guerra del Fin del Mundo es incre√≠blemente mon√≥tona y plana, las situaciones asombrosamente castigadoras e que no paran de guerra y matanza traen a casa la lecci√≥n del libro de manera bastante v√≠vida: la disparidad que puede aparecer horriblemente de alg√ļn peque√Īo fanatismo y base de poder.

Los seguidores del asesor en Canudos son campesinos pobres y marginados de la sociedad: bandidos, perosonas del circo, fracasados, prostitutas, pero su santidad el asesor los armoniza, los une como un enorme grupo.

Cuando los gobernantes del gobierno republicano de Brasil, no obstante, descubren de que el dinero por el momento no se utiliza en Canudos, tontamente sospechan que hablamos de un complot monárquico que sencillamente usa a la multitud de Canudos como peones; además, esta miopía, que ignora completamente la base religiosa del mismo ensayo católico allí, se ve agravada por la predominación histérica de un considerable editor de periódicos.

Indudablemente, entonces, Canudos ser√° arrollado, pero no sin resistencia: uno, despu√©s dos asaltos masivos y sangrientos del gobierno fallan.¬†Luego, un tercero tiene √©xito, y ya que sucede despu√©s de la desaparici√≥n natural del Asesor, transporta a una decisi√≥n terrible de los rebeldes a sacrificar a sus propios inocentes, mujeres y ni√Īos y ancianos, en vez de permitirles combatir las depredaciones de los soldados que est√°n atacando con tanto √©xito.

Lo que por √ļltimo se sacrifica, se asesina, entonces, es la cualidad espiritual de Canudos;¬†la extremidad lo transforma en ideolog√≠a, y m√°s muerte.¬†Pero esta conclusi√≥n vigorosa, lamentablemente, es muy larga;¬†en sus primeros centenares de p√°ginas, la novela es comunmente r√≠gida, aburrida en el di√°logo, exactamente descriptiva pero con poco aura de atm√≥sfera y escena.

Resumiendo, entonces: una extra√Īa combinaci√≥n de cart√≥n y horror con pasi√≥n, con recompensas sombr√≠as y ricas para esos leyentes dispuestos a hojear los primeros y pesados ‚Äč‚Äčcap√≠tulos del libro. Si deseas leer otro libro de Vargas Llosa te sugerimos El Pez en el Agua.

Personajes de la Guerra del Fin del Mundo

Los principales¬† Individuos del libro La Guerra del Fin del Mundo son el Beatito Ant√īnio Conselheiro, El asesor. Su nombre era Antonio Vicente Mendes Maciel, aparentemente era un mestizo, sin instrucci√≥n pero no analfabeto.

Con su voz causaba impresión en quienes lo oían, tanto así que han comenzado a seguirlo ciegamente que hasta darían su historia por él.

El León de Natuba (Felício), se ve mitad hombre y mitad animal, se encontraba lleno de pelos y caminaba a 4 patas. sabia leer y escribir. El asesor le auxilia la vida de ser linchado por en teoría haber provocado un hechizo a la hija del hojalatero, desde ese instante siguió al asesor.

João Abade (João Satán) Fue criado por unos tíos. le gustaban las historias de caballeros medievales, sus tíos fueron asesinados y su historia cambio tanto que se convirtiera en un bandido. Fue uno de los individuos que dirige la defensa de Canudos.

El enano, Hombre peque√Īo que trabajaba en un circo sigue al asesor porque piensa que este le har√° el milagro de crecer, contaba muchas historias de los caballeros andantes y es quien contribuye a Vilanova a escapar.

Bar√≥n de Ca√Īabrava, representa a la multitud arist√≥crata, terrateniente muy educado. Fue un Embajador frente la corona brit√°nica, despreciaba a los campesinos. H√°bil en la pol√≠tica, comete actos horribles en la novela. Su mujer se encontraba loca.

Paje√ļ, era un yagunzo o mestizo, tenia un aspecto que daba miedo, piel amarillenta, aspectos de indio, tenia una extendida cicatriz en la nariz y se encontraba enamorado de Jurema.

Moreira César, militar muy riguroso, su alias era el cortapescuezos, leal perseguidor de los delincuentes, su personaje en la novela es corto, pero por no continuar consejos hacen que su historia vaya hacia lo garrafal.

Rufino, fan del Barón, se caso con Jurema. No le importa para nada la pelea de los Yagunzos.

Galileo Gall, era su alias, parecía un soldado de la independencia, viajo por todo el planeta pregonando ideas de independencia. Fue encarcelado. Llega a Brasil por un barco que naufragó. Quería fallecer como un héroe, pero en el final muere a manos de Rufino por haber abusado a su mujer Yurama.

Mar√≠a Quadrado, una mujer algo loca, trabajo de domestica, al comprender al asesor ya tenia numerosos a√Īos realizando penitencia hasta era considerada hacedora de milagros.

Jurema, mujer de Rufino, al ser abusada por Galileo huye de su marido y se va con el escoses.

El periodista miope, un personaje extra√Īo, no se conoce su nombre, dirige el peri√≥dico de la oposici√≥n¬† y funge como historiador de los hechos de Canudos.

La Guerra del Fin del Mundo película

La Guerra del Fin del Mundo a nivel cinematogr√°fico, se llamo Pajas de guerra¬†es una¬†pel√≠cula de¬†Brasil¬†¬†de¬†1997, del g√©nero¬†drama, apuntada por¬†Sergio Rezende.¬†Se basa en el episodio ver√≠dica famosa de¬†la historia de Brasil, la¬†Guerra de Canudos, en el que el¬†ej√©rcito brasile√Īo¬†se enfrent√≥ a los integrantes de un movimiento espiritual dirigido por¬†Antonio Conselheiro, que dur√≥ desde 1896 hasta 1897 y termin√≥ con la matanza de los insurgentes por las tropas federales.

La pel√≠cula fue presupuestada en 6 millones de d√≥lares, y consumi√≥ 4 a√Īos de trabajo.¬†la trama trata de una familia que est√° dividida cuando la hija m√°s grande, Luisa, se niega a acompa√Īar a sus padres en la peregrinaci√≥n apuntada por¬†Antonio Conselheiro.

Luisa huye y se regresa prostituta, pasando a vivir de manera sin dependencia. Su familia se va hacia a Belo Monte, a la región de Canudos, donde Antonio Conselheiro y sus leales buscan aguantar los asaltos de los soldados federales enviados para finalizar con todo el pueblo.

La situaci√≥n del Nordeste brasile√Īo, a finales del siglo XIX, era muy insuficiente.¬†Hambre, sequ√≠a, pobreza, crueldad y abandono pol√≠tico afectaban a los nordestinos, primordialmente, a la poblaci√≥n m√°s carente.¬†Toda esta situaci√≥n, en grupo con el fanatismo espiritual, desencaden√≥ un grave inconveniente popular.

El beato Asesor, hombre que pas√≥ a ser popular despu√©s de la proclamaci√≥n de la Rep√ļblica, era quien lideraba este movimiento.¬†√Čl cre√≠a que hab√≠a sido enviado por Dios para terminar con las diferencias sociales y tambi√©n con los errores republicanos, entre Ellos, estaban el matrimonio civil y el cobro de impuestos.¬†Con estas ideas en cabeza, logr√≥ reunir a un enorme n√ļmero de seguidores que cre√≠an que su l√≠der verdaderamente pod√≠a liberarlos de la situaci√≥n de extrema pobreza donde estaban.

Este es el registro del conflicto que enfrenta a los soldados de Presidente Prudente de Morais por los comentarios reunidos alrededor de Anthony Asesor. Luisa luchaba contra el pueblo de su padre, obligados a comer cualquier clase de animal que aparecía frente a él.

En la pelea, el marido de Luísa muere, entonces ella empieza a prostituirse para los soldados, hasta que uno de ellos se encanta por ella. Luisa se encanta también por el soldado. Después de que su madre fue asesinada, Luisa pelea con la gente de Canudos, en un instante particular termina matando a su nuevo apasionado. La película acaba con Luisa y su hermana rezando en la mitad de los restos de Canudos.

Mensaje de la obra La Guerra del Fin del Mundo

La vigorosa e inquietante novela hist√≥rica de Mario Vargas Llosa, ¬ęLa Guerra del Fin del Mundo¬Ľ, fundamentada en los hechos de Am√©rica del Sur a objetivos del siglo XIX, tiene un √©xito brillante en traspasar y abrir el examen del concepto milenario de la milenaria mito.

Vargas Llosa, seis de cuyas novelas en este momento est√°n accesibles en ingl√©s, ha recibido numerosos premios de todo el mundo por su trabajo y se ha predeterminado a lo largo de alg√ļn tiempo como uno de los m√°s importantes escritores de Sudam√©rica.¬†Su ficci√≥n se distingue por su talento, su gusto por la iron√≠a y su disposici√≥n a emprender las complejidades de la presencia con una visi√≥n que desde√Īa la falsa moralizaci√≥n o el rigor ideol√≥gico.

Vargas Llosa es peruano, pero ¬ęLa Guerra del Fin del Mundo¬Ľ est√° ambientada en el sertao, el sombr√≠o y espinoso desierto del estado brasile√Īo de Bah√≠a, en el a√Īo 1897. Mientras se abre, un enorme cambio lleg√≥ a la colosal naci√≥n brasile√Īa, acerc√°ndose al advenimiento del siglo XX, que todos sienten que debe formar parte a las Am√©ricas, est√° en el instante en llamas con la promesa sin l√≠mites del futuro y agobiado por el peso medieval de su pasado.

Colonialismo primitivo, esclavitud, la independencia personal en s√≠ misma es una exclusiva vivencia para millones de negros de la naci√≥n, debido a que hace menos de 10 a√Īos que el √ļltimo emperador aboli√≥ la esclavitud.¬†La propia rep√ļblica es m√°s joven que la emancipaci√≥n, cuando Don Pedro II de Bragan, realizo su abdicaci√≥n en 1889. La novedosa rep√ļblica enfrenta el futuro bajo el lema ¬Ľ Orden y avance ¬Ľ.

Mientras la √ļltima d√©cada del siglo llega a su fin, hace aparici√≥n en el sertao una figura enigm√°tica, barbuda, delgada como un rayo, vestida con una t√ļnica p√ļrpura.¬†√Čl habla de amor, paz y arrepentimiento.¬†√Čl habla de muerte y juicio, cielo e infierno.

El extra√Īo se denomina Antonio Conselheiro y es popular por sus fieles como el Asesor;¬†eso es todo lo que el lector sabr√° de sus or√≠genes o identidad.¬†En un primer examen, su doctrina se ve reaccionaria y ultraortodoxa, m√°s cat√≥lica que el Papa, o por lo menos m√°s conservadora que inclusive la jerarqu√≠a no iluminada del Brasil hace poco republicano.

Como el m√°s pobre de los marginados del sertao, los bandidos, asesinos, enfermos y deformados, los esclavos rebeldes fugitivos, caen en n√ļmeros cada vez superiores bajo el influjo de su intensa fuerza espiritual, √©l predica su mensaje de salvaci√≥n milenaria.

La rep√ļblica, le dice a los campesinos y bandidos, los cangaceiros del sertao, no es un veh√≠culo de independencia sino una abominaci√≥n nacida de la uni√≥n de la masoner√≠a y el protestantismo.¬†Sus creaciones ‚Äď el matrimonio civil, la separaci√≥n de la iglesia y el estado, el sistema m√©trico ‚Äď no son medidas de avance, sino los gadgets sat√°nicos del Anticristo, la Enorme Can.

Un censo nacional propuesto, con sus cuestiones que se relacionan con la raza y la religión, no es un intento de adelanto del conocimiento, sino un esquema diabólico por el cual los negros de Brasil serán perseguidos y subordinados, sus buenos católicos serán ejecutados.

Al inicio, los pocos misioneros que sirven al sertao le aceptan al Asesor sus p√ļlpitos, pero muy pr√≥ximamente la iglesia lo condena, y solo un sacerdote de la parroquia desacreditado y exc√©ntrico sirve como capell√°n de su cada vez m√°s numerosa banda.

Los discípulos del Asesor reparan en el remoto rancho abandonado de Canudos, retando al gobierno nacional, que está mejorando una expedición militar contra ellos.

¬ŅPor qu√© esta condena por la iglesia de un enemigo tan ardiente del estado secular?¬†Porque la iglesia es inteligente y su memoria eterna.¬†Ella conoce a este hombre, sabe que √©l no trae paz sino espada y que la espada, esgrimida durante los siglos por los montanistas de Frigia, por los anabaptistas de Munster, por el ej√©rcito de Cromwell, siempre y sin excepci√≥n se enfrenta al lugar de la cual ella en este momento es parte.

Ella ve -y aquí Mario Vargas Llosa brillantemente elucida el  Milenio como el mito central de la historia misma- que el soldado de Cristo que golpea la cabeza desde los hombros de un rey Estuardo sirve en el mismo ejército que el soldado de la razón que más tarde cerrará  La cabeza del rey borbón.

De hecho, como nos encontramos obligados a conocer, su ej√©rcito marchar√° a trav√©s del tiempo;¬†sus fusilamientos matan a los Romanov en Siberia y obispos en la anarquista Espa√Īa visionaria y milenaria.De la misma manera que Brasil en los tiempos del siglo, ¬ęLa Guerra del Fin del Mundo¬Ľ mira hacia adelante y hacia atr√°s;¬†las fuerzas actuadas son eternas y elementales.

Mario Vargas Llosa nos comunica que no tiene que ver con una multitud de ideologías oponentes que acosan al planeta, como en la Guerra de los Mundos de H.G. Wells; más bien es uno, siempre el mismo, llamándose con diferentes nombres, su héroe exponiendo mil caras, obsesionando siempre la paz de prelados, presidentes, secretarios en general y presidentes, amenazando sus provecho, palacios y sillas en nombre de la independencia, la igualdad y la vida más abundante.

Apoyando la regla del Mesías, el Cristo, la gente persiguen un propósito inalterable: la liberación final de la raza humana del mal, la solución de la pregunta directa más vieja de todo el mundo, la cuestión del padecimiento. Mil revoluciones en nombre de esa resolución.

De los varios individuos que toman su lugar en este cuento espectacular y inolvidable, uno de los más fuertes, porque se utiliza para remarcar el argumento de la novela, es un escocés que tomó el nombre de Galileo Gall.

Mientras los anticlericales liberales requieren la destrucci√≥n del asesor, Gall se aproxima al primordial peri√≥dico liberal de la regi√≥n costera de Salvador con un aviso que pide una ¬ęmanifestaci√≥n p√ļblica en solidaridad con los idealistas de Canudos¬Ľ. Gall es un anarquista y un socialista, un veterano innovador que luch√≥ en 1870 con los comuneros de Par√≠s.

De la misma manera que las autoridades eclesi√°sticas, descubre r√°pidamente lo que los autodenominados jacobinos de R√≠o y Salvador no pueden: la doctrina revolucionaria impl√≠cita en las ense√Īanzas del asesor.

Un positivista racional, el escocés se nombró a sí mismo por dos rebeldes científicos, el explicador del cosmos y Franz Joseph Gall, principal creador de la ciencia de la frenología. En cuanto a los principios científicos, hizo un voto de castidad en Roma.

Habiendo puesto el inicio al examen emp√≠rico, √©l piensa que el car√°cter humano puede leerse a trav√©s de la ¬ępalpaci√≥n¬Ľ, sintiendo los bultos en la cabeza.¬†All√≠, en los altibajos del cr√°neo, las ra√≠ces de la motivaci√≥n humana tienen la posibilidad de estar cient√≠ficamente ciertas.

Como √©l piensa que ¬Ľ la racionalidad est√° grabada en la cabeza de cada hombre ¬Ľ, √©l asegura que ¬Ľ no existe el azar en la historia, que por muy fortuito que parezca su curso, siempre hay una racionalidad escondida debajo ¬Ľ.

Siguiendo sus principios racionalistas, Gall se implica en un juego de provocaci√≥n e intriga doblemente te√Īida que lo transporta al coraz√≥n de la oscuridad espinosa del sertao y m√°s all√°, a un paisaje dentro de su propia alma y un destino m√°s all√° del m√°s extenso elenco de sus imaginaciones.

Se arroja ejército tras ejército contra los yaguncos, los guerrilleros nacidos dos ocasiones del Asesor, y su fortaleza de Canudos. Cada uno está con el desastre. Todo el país entra en pánico y el gobierno nacional en Río entra en la crisis que lo hará caer.

Dentro de la textura densa de la novela, una veintena de individuos vívidamente dibujados se ven atrapados en el torbellino de una tormenta histórica que se desplaza menos como un desarrollo humano comprensible que como un conjunto de hormigas de fuego carnívoras del sertao. Así pasa tambien en el libro La Casa de los Espiritus.

La Guerra del Fin del Mundo se libra sin cuartel.¬†Vidas, amores y ambiciones son barridos.¬†Brasil, crey√©ndose pol√≠ticamente √ļnica y aguardando m√°s que nada evadir el per√≠odo de juntas y caudillismo que ve subvirtiendo el avance de los estados hispanoparlantes con los que comparte el conjunto de naciones, est√° encerrado en patrones de gobierno que siguen siendo de ella hasta nuestros d√≠as. ¬†Su brillante futuro seguir√° siendo un sue√Īo lejano mientras pase otro siglo.

El trabajo de Mario Vargas Llosa es de tal alcance, su manejo de las considerables cuestiones tan seguro e intelectualmente apasionante, que uno duda en culparlo.¬†La novela es extendida y puede ser m√°s corta, como es la situacion de varios libros ambiciosos.¬†Su elecci√≥n de situaciones cortas y anticlim√°ticas, algunos destellos despu√©s del enorme final explosivo, podr√≠a ser m√°s considerada.¬†Pero estos son asuntos peque√Īos.¬†La traducci√≥n de Helen R. Lane se lee r√°pidamente y se ve libre de torpeza.

Es dif√≠cil leer un libro como este, intentando los sistemas m√≠ticos que conforman nuestras creencias y nuestra historia, sin la necesidad de reexaminar varios de los principios que nos han guiado a trav√©s de sus laberintos.¬†¬ęLa conciencia no condiciona la realidad¬Ľ, nos ha dicho Marx con su sentido com√ļn;¬†¬ęM√°s bien, la verdad condiciona la conciencia¬Ľ.

Incontrovertible, y no obstante, nuestro mundo de hoy est√° tan lleno de intrincados escritos antiguos y una sombra cae a trav√©s de esa l√≠nea entre los dos que fue tan clara para √©l hace m√°s de 100 a√Īos.

El siglo que pas√≥ fu√© uno en el que muchas facturas vencidas de la historia se han anunciado para el pago.¬†Ha sido nuestro destino a lo largo de las √ļltimas ocho d√©cadas m√°s o menos presenciar la promulgaci√≥n de una diversidad de sistemas m√≠ticos e ideol√≥gicos.

Parte importante de la especulaci√≥n rom√°ntica del siglo XIX se convirti√≥ en la historia pol√≠tica y militar del siglo XX.¬†Con m√°s continuidad de lo que hubi√©semos amado, tuvimos que acordarse la reformulaci√≥n de Santayana de la sabidur√≠a vieja, que ¬ęaquellos que no tienen la posibilidad de acordarse el pasado est√°n condenados a repetirlo¬Ľ.

La enigmática epifanía de Stephen Dedalus -historia como pesadilla- fué la vivencia de millones incalculables de nuestros contemporáneos cercanos. Más bien un sentimiento deslumbrante cuando Joyce lo escribió, se convirtió en una perogrullada.

En estrecha colaboraci√≥n con la patolog√≠a de la historia, como escritor del ¬ętercer mundo¬Ľ en una era de convulsiones, Mario Vargas Llosa tiene la temeridad de cuestionar la singularidad del mito innovador.

Implícitamente, al conceder a la revolución su lugar entre los dramas rituales de la historia, cuestiona su función salvífica. Asume la posición del escepticismo liberal, que no debe malinterpretarse con el pesimismo.Esto, como el del innovador, es una visión histórica clásico y una visión honorable.

Lejos de ser una posición de desesperación, es de fe y promesa, más promesa de la que varios de nosotros somos capaces.

Seg√ļn con el dictamen de Santayana, afirma que la aptitud del hombre para aguantar es proporcional a su visi√≥n hist√≥rica.

En una √©poca donde, como pasajeros polares, nos movemos por terrenos peligrosos, amenazados por un sue√Īo que tiene dentro no solo monstruos sino el abismo, la claridad de visi√≥n y la fe en la raz√≥n impl√≠citas en la extraordinaria invocaci√≥n del pasado del Se√Īor Mario Vargas Llosa tienen la posibilidad de representar nuestra¬† m√°s segura promesa de un despertar.

Critica de la Guerra del Fin del Mundo

En esta obra de La Guerra del Fin del Mundo se ve  que tiene una conformación muy complicada, que tiene dentro la sustitución del tipo de narrador y se constituyen historias diferentes que se complementan  entre si. El escritor no deja ninguna linea suelta de la trama, en donde todo tienen una significación de hecho el nombre del  lugar de los hechos.

Es una novela muy descriptiva, y que por ser tan extensa  algunas veces puede provocar en el lector somnolencia al leerla.