Resumen del libro “La sonrisa etrusca”

La sonrisa etrusca,

Conozca todo los datos sobre una de las superiores novelas del escritor y humanista José Luis Sampedro Sáez, descubra porqué ha cautivado a muchos leyentes de todo el mundo, llegando a ser considerada una de las superiores novelas del pasado siglo XX.

 

Argumento de La sonrisa etrusca

Jos√© Luis Sampedro S√°ez, 1917-2.013, fue un escritor espa√Īol, campe√≥n, en el a√Īo 2.011, del Premio Franquista de las Entender Espa√Īolas, complementariamente se destac√≥ adem√°s como humanista y economista, abogando por un caudal con viejo acento solidario. Entre sus proyectos literarias est√°n los t√≠tulos de ‚ÄúEl apasionado lesbiano‚ÄĚ, 2.000; ‚Äúoctubre octubre‚ÄĚ, 1981, y ‚ÄúLa sonrisa etrusca‚ÄĚ,1985.

La sonrisa etrusca, es una novel√≠stica llena de romanticismo, que aunque en una situaci√≥n dram√°tica, como lo es una patolog√≠a terminal, no se enfoca en hacer ocasiones depresivas, que las hay, sino que su relato recorrido alrededor de los sentimientos de inocencia que se despiertan en un hombre de 67 primaveras, habituados a estar sin exhibir su sensibilidad, por medio de la interacci√≥n con su nieto de tan r√°pido como un a√Īo de nacido.

El protagónico de esta novelística, La sonrisa etrusca, se apasionamiento Salvatore Roncone,  que es llevado a la localidad de Milán por su hijo Renato para lograr cuidarlo y para que se lleve a cabo los tratamientos por un tumor cancerígeno que padece. Cuando Salvatore llega a la localidad cuestiona todo cuanto en ella hay, desde la comida, a la gente, experimenta un cierto encontronazo cultural.

 

 

 

Para Salvatore no hay como la vida en el campo, y hubiese favorito que la rusca, como apasionamiento a su padecimiento, acabara con √©l en su vieja cama, donde ha dormido, gozado y sufrido sus fiebres; pero Salvatore cambia esa manera de razonar cuando conoce a su nieto, de un a√Īo, debido a que el beb√© le inspira a ser m√°s sensible; m√°s cuando su nuera Andrea le otorga a cargarlo y le dice que se apasionamiento Brunettino, como era el alias de √©l en su nubilidad.

En la novelística La sonrisa etrusca Salvatore Roncone es en ocasiones llamado Negro, porque ese era el nombre que utilizaba cuando como partisano de la resistor italiana luchó contra la presencia alemana en su pueblo; por eso se alegró cuando a su nieto le pusieron ese nombre. apasionamiento a su patología la rusca en remembranza a una mascota, una coneja, muy tenaz  que tenía y que su contrincante, Cantanotte le mató. Quiere una obra de otro tipo, lea la tia tula.

Salvatore Roncone, a los tres hijos que tuvo con su difunta mujer no lo cargó sino en oportunidades particulares, cuando los presentó a otros familiares o en los bautizos, debido a que en el campo del precaución temprano de los hijos se dedican las mujeres, y los hombres saben de ellos cuando los críos están aptos para trabajar y atender a los animales. Por eso cuando Andrea propicia un viejo contacto abuelo-nieto rompe esas tradiciones.

En su convivencia con su hijo, su nuera y su nieto, Salvatore se va integrando a la forma de estar en la localidad, no sin anta√Īo llevar a cabo ver sus manifestaciones, que se describen en ocasiones de humor, y m√°s cuando conoce y corteja a Hortensia de la que √©l llega a enamorarse y la que le ense√Īa a ser m√°s expresivo con su sensibilidad, aunque no cambia del todo, consigue ser m√°s afable con el medio √°mbito de la regi√≥n.Le invito a conocer, estravagario.

La sonrisa etrusca zócalo su argumento en como un hombre viejo habituados a la vida ruda del campo y ser menos expresivo con sus sentimientos, consigue a través del inclinación abierto estudiar a expresar sus sensibilidad, sin que ello suponga caer en sentimentalismos, y así poder desavenir a la mortal patología que lo amenaza y la inminente vejez que le acortan más las esperanzas de vida.

La novel√≠stica La sonrisa etrusca tiene ese nombre como homenaje a una escultura que se encontraba observando el personaje central, Salvatore Roncone, mientras su hijo Renato lo iba a apa√Īarse; se proxenetismo de la obra ‚ÄúEl Sarc√≥fago de los esposos‚ÄĚ, que representa a una pareja de esposos sonrientes sobre su tumba, datada de el siglo VI., A. C., exhibido en el Museo Franquista Tirreno, enclavado en Villa Giulia, cerca de Roma.

Síntesis de La sonrisa etrusca

La novel√≠stica La sonrisa etrusca cuenta la cr√≥nica de Salvatore Roncone, de 67 primaveras, desde que le es detectado un tumor cancerigeno en la regi√≥n intestinal. Por lo cual uno de sus hijos, Renato, se ocupa del √©l, se lo transporta a la localidad de Mil√°n, donde habita con su mujer Andrea y su hijo Brunettino de tan r√°pido como un a√Īo de nacido, para que logren hacerle los ex√°menes y el r√©gimen m√©dico. Otra buena obra que puede conocer, es enormes esperanzas.

Pero como Salvatore es un hombre de una antig√ľedad avanzadilla y habituados a estar en el campo, y tiene un m√©todo de ser √°spero, rudo, con formas sencillas y pr√°cticas de tener relaciones le cuesta acostumbrarse a la vida en la localidad, por eso en el hogar de su hijo cuestiona todo desde el gusto de los productos hasta la forma de ser de la gente, lo que crea ocasiones repletas de humor a lo largo de toda novel√≠stica La sonrisa etrusca.

 

 

 

Pero su predisposición a creer que todo en la localidad no es tan bueno como en el campo empieza a cambiar cuando conoce a su nieto Brunettino. Andrea la mujer de su hijo y inicio de Brunettino, le puso ese nombre sin absorber que Negro, era el alias que Salvatore utilizaba cuando era un partisano que luchaba a lo largo de la segunda cruzada mundial contra la presencia alemana.Le invito a conocer, la ladrona de libros.

Renato se disculpa de no haberle puesto el nombre de él, Salvatore, sin requisa su padre les cuenta que, Negro, era como le decían sus superiores amigos en su nubilidad, por esto le agradeció a su nuera el nombre que le puso a su nieto. Sin requisa con Andrea llega a tener muchas de las discusiones, que desarrollan ocasiones repletas de humor, pero Andrea para evadir males superiores se armas de enorme paciencia.

Con Negro, su nieto, Salvatore Roncone empieza a conocer la vida desde una visi√≥n llena de m√°s sensibilidad, explicado de otra forma con m√°s expresi√≥n de sus sentimientos, debido a que inclusive con sus hijos cuando eran unos beb√©s no se le concedi√≥ la posibilidad de cargarlos o estar m√°s tiempo con ellos, por que en el campo esas muestras de cari√Īos estaban reservadas a la mujeres, y los hombres cargaban a los ni√Īos solo en oportunidades particulares.

Pero como Andrea le permit√≠a una enorme interacci√≥n con su nieto, Salvatore le fue tomando enorme cari√Īo, le con destino a movimientos chistosos, jugaba con √©l, en fin lo mimaba como no lleg√≥ a consentir a su hijos, y por su inclinaci√≥n a su nieto, comenz√≥ a no fumar m√°s para que la rusca, la patolog√≠a que lo ten√≠a sentenciado, no se siguiera construyendo, y cuando ten√≠a muchas ganas de fumar lo hac√≠a muy distanciado del beb√© para que el humo no le afectar√°.

La novel√≠stica La sonrisa etrusca adem√°s nos comenta como m√°s all√° de sus primaveras, se encontraba en la tercera antig√ľedad, tolerando una patolog√≠a que probablemente acortase su historia y teniendo todav√≠a los s√≠ntomas de la depresi√≥n que le caus√≥ el fallecimiento de su mujer, Salvatore Roncone, consigue darse m√°s esperanzas de estar, al comunicar con su tribu y m√°s a√ļn cuando conoce a Hortensia, una mujer tan madura como √©l, de la que se llega a conquistar.

Despu√©s de estar todas esa vivencias con sus familiares y amigos, de evocar varios instantes de su historia, que¬† a lo largo de toda la novel√≠stica La sonrisa etrusca, va contando, Salvatore Roncone, empieza a padecer un traumatizado destrucci√≥n de su vigor, cuando la rusca lo agrede implacablemente; la demencia propiciada por su antig√ľedad y el c√°ncer¬†le hace olvidar hasta quien es √©l, padece ocasionales mareos, y complementariamente su cuerpo no le avala como anta√Īo. le invito a conocer, el arcaico y el mar.

Pero en La sonrisa etrusca si muy bien la patología de Salvatore crea instantes de tristeza y tensiones, son situaciones que no están contadas desde una visión que lleve a cabo llevar a cabo ver bastante padecimiento al disertador, las ocasiones dolorosas son tratadas con mucha sutileza, tal es así que quien lee la historia sabe su inapelable desenlace, un final  mortal que esboza una sonrisa etrusca.

Síntesis por capítulos de La sonrisa etrusca

La novelística La sonrisa etrusca es un vademécum que esta compuesto de unas 320 páginas, con forma novelística recto, con evocaciones del pasado por parte del personaje primordial, sin otras técnicas de adelanto o composición, y es una historia que no esta definida por capítulos, no los transporta como sub títulos, pero se puede esquematizar en numerosas etapas.

Las etapas o probables cap√≠tulos de La sonrisa etrusca, tienen la posibilidad de ser; cuando su hijo Renato lo va a apa√Īarse a su pueblo, cuando est√° Salvatore Roncone en el museo observando la obra ‚ÄúEl Sarc√≥fago de los esposos‚ÄĚ, despu√©s cuando conoce a Hortensia quien ser√≠a la √ļltima mujer que le har√≠a compa√Ī√≠a, y la √ļltima parte cuando se le empieza a manifestar con superiores s√≠ntomas la mortal patolog√≠a.

En secci√≥n primera Salvatore Roncone es movido desde Villa Giulia hasta Mil√°n, la localidad donde habita su hijo peque√Īo Renato; Salvatore lo estuvo aguardando en el museo tirreno mientras observaba en el transcurso de un largo tiempo la escultura vieja ‚ÄúEl Sarc√≥fago de los esposos‚ÄĚ, de la cual pregunta el arcaico porque re√≠an, y Renato le dice que no estaban ri√©ndose sino que era una sonrisa como la que tienen los santos al notar a Todopoderoso, una de esa.

 

 

 

En su alucinaci√≥n a Mil√°n Renato, su hijo, piensa acerca de lo avanzadilla que debe estar su patolog√≠a para que su padre accediera a dejar ¬†Roccasera, su hacienda desde donde escasas ocasiones ha aparecido, aunque le √ļltima vez no sucedi√≥ hace un largo tiempo, cuando enviud√≥ y lo llev√≥ por unos cuantos meses a Mil√°n, sin requisa no soport√≥ m√°s de 15 d√≠as la localidad y hubo que llevarlo otra vez a su vieja casa.

Salvatore cree que las localidades son una trampa, que con luces, aparatos y billete atrapan y encarcelan a la gente para siempre. En la secci√≥n primera de la novel√≠stica La sonrisa etrusca Salvatore Roncone, se reencuentra con la mujer de su hijo Renato y conoce a su nieto Brunettino, al que, desde que lo ve, empieza a prodigarle bastante cari√Īo, y le dice a su hijo que Negro era la forma como lo llamaban sus amigos los partisanos a lo largo de la cruzada.

En la vivienda de su hijo Renato, Salvatore manifiesta sus desacuerdos con la forma como se organizan las comidas, que todo es enlatado y m√≠nimo tiene el antojo de la naturaleza, en su primera confusi√≥n Renato le otorga unas peras, pero tan r√°pido como las prueba, las botas porque le parec√≠an ins√≠pidas las peras importadas; de la gente que estaba en las calles dec√≠a que todas esperaban la peque√Īo ocasi√≥n para robarle.

Mientras m√°s se encari√Īa con Brunettino, su nieto, Salvatore, empieza a cuestionar la forma como lo cr√≠an, no le se ve muy bien que duerma solo en un cuarto a distancia y desde adentro de aquella cuna, y su crianza est√© dictada por unos libros, pero no le queda m√°s opci√≥n que resignarse, debido a que son los padres que sabr√°n como criar a su nieto. A Salvatore le practican sus primeros exploraci√≥n m√©dicos desde que lleg√≥ a Mil√°n.

Salvatore recuerda como se intercambiaron expresiones poco amistosas entre su obsoleto contrincante El Cantanotte, un arcaico contrincante al que los primaveras le han causado una parálisis y anda en una apero de ruedas, del se acuerda porque fue quien mató a su coneja, la rusca, que es como apasionamiento a la patología que le aqueja, y  el fundamento por cual esta en Milán, porque aunque no se lo dijo a su hijo, piensa que no durara bastante.

De  Cantanotte escolta pésimos memorias, para él es un fascista que cuando ha podido robó las tierras de algunos campesinos, y se próximo con algunos políticos para cometer otras fechorías en su pueblo, por eso lo que lamenta de su patología es no tener tiempo para lograr verle muerto, por eso siente pesar al evocar cuando Cantanotte le ha dicho, con un tono de fraude; ¡Adiós, Salvatore!, mientras él se marchaba del pueblo con su hijo Renato.

En la novelística La sonrisa etrusca se va relatando como el adulto mayor Salvatore comienza a expresar sus sentimientos siempre que esta con su nieto, él que es un hombre que esta habituados al trabajo rudo, a cuestionar todo revela que con sus hijos se perdió parte importante de cómo fue haberlos criados. Le hacen un segundo examen clínico más profundo, pero no le dan los resultados al momento tendrá que aguardar por ellos.

Annunziata, la cuidadora del chico Brunettino y quien tiene como funci√≥n la desinfecci√≥n de la vivienda, le dice a Andrea que Salvatore es cre√≠ble para proteger del beb√©, y que complementariamente esta dejando de fumar y cuando lo realiza jura estar muy acull√° del infante. Salvatore conoce a la sobrina de Annunziata, la inexperto Simonetta, y a √©l le cae muy bien porque es una muchacha con ra√≠ces sure√Īas como √©l y quiere el campo, estudia veterinaria. Le invito a conocer, la conciencia de zeno.

 

 

 

Salvatore Roncone conoce a Hortensia mientras paseaba a Brunettino, sucedió porque pasó un transporte y los salpicó de agua a él y al chico en el coche, aunque no fue mucha, eso enfureció al arcaico y corrió tras el auto profiriendo insultos, sin darse cuenta que había dejado al chico solo en el coche, cuando se devolvió a buscarlo, una hermosa mujer entrada en primaveras cuidaba del infante, era Hortensia.

En la segunda parte de La sonrisa etrusca Salvatore es invitado por un inexperto universitario a ofrecer charlas sobre las prácticas y tradiciones de las gentes de su pueblo y otras partes del sur del país; además recibe noticiario sobre la vigor de su infinito contrincante Cantanotte, está dificultosamente enfermo, esta reporte le entusiasma porque piensa que él podrá ir al funeral de su enemigo y no al opuesto cómo pensó desde que se enfermó.

Hortensia está otra vez con Salvatore y lo invita a su casa, debido a que lo consigue en la mitad de una llovía, comen, hablan de sus tiempos pasados y él se entera que ella es viuda, entreambos distribuyen el mal de activo vivido la asesinato de sus parejas, entreambos se van realizando más que amigos mientras se cuentan sus vivencias pasadas. Salvatore asiste a un seminario en la facultad, allí le abonan por contar sobre las tradiciones de su pueblo.

Andrea y Renato recuerdan las haza√Īas de Salvatore Roncone a lo largo de la cruzada y la ocupaci√≥n alemana y c√≥mo salv√≥ a varios, integr√°ndose en la clandestinidad con el nombre de Negro, y despu√©s cuando le nombraron Corregidor del pueblo y cuid√≥ que nadie perdiera sus tierras, y se lamentan que el doctor les halla asegurado que probablemente no le quede un largo tiempo, y se preocupan que no est√© cumpliendo con su dieta.

La sonrisa etrusca empieza a emerger en la vida de Salvatore Roncone, debido a que la rosca, como apasionamiento al c√°ncer malvado que le aqueja, empieza a socavar su vigor; Hortensia se ve precisada a tachar a Renato, porque su padre sufre un severo desmayo en el ba√Īo de la vivienda de ella; fue como Renato supo donde se la pasaba Salvatore. Hortensia le cuenta como se conocieron y como su padre le cont√≥ sobre su historia y sobre su nieto.

En la √ļltima parte de novel√≠stica La sonrisa etrusca Salvatore es internado algunos d√≠as en el hospital y despu√©s tuvo que atender reposo en el hogar de su hijo, pero al irse de ese malestar, causado por el progreso de la patolog√≠a, visitante a Hortensia y le recomienda ir con ella a su pueblo a Roccasera. Andrea invita a Hortensia a su casa y ella permite ir, cuando se conocen le cuenta los desvar√≠os que esta teniendo Salvatore, las lagunas mentales que tiene.

Despu√©s de sus √ļltimas charlas en la facultad los instructores investigadores de las pr√°cticas y mitos de los pueblos sure√Īos, le obsequian un sobre con sus primeras expresiones en el seminario grabadas, como un obsequio para su nieto, Salvatore se lo agradece bastante, porque cuando √©l no este y el chico se expanda siempre podr√° escucharlo.Le invito a conocer, memoria del fuego.

La patología a Salvatore empieza a ocasionarle perdidas de la memoria y en una de esas oportunidades se pierde en la localidad y confunde a los policías que lo encuentran con agentes alemanes que invadieron Roma, después de hacerle comprobar logran hallar uno datos telefónicos y estar comunicado con su hijo Renato, que angustiado se llega a la comisaría para buscarlo, los agentes le reclaman el tener a un abierto con trastornos en la calle.

Salvatore le confiesa su profundo inclinaci√≥n a Hortensia y le pide que se casen, ella permite, aunque no requiera casarse con √©l para continuar sus √ļltimos primaveras juntos. Andrea se extra√Īa con Hortensia porque al casarse no le exigi√≥ a su hijo que le dieran m√≠nimo de billete, ninguna herencia suponiendo que Salvatore volviese a recaer o que le pasara lo malo, solo le pidi√≥ sus elementos personales.

Salvatore se cas√≥ con Hortensia en presencia de su tribu y los amigos de √©l, los que pelearon contra los alemanes y el r√©gimen de Mussolini. Pero mientras jugaba con Brunettino en la cama volviendo a crear las haza√Īas de las guerras, a Salvatore le dio un cachas mal en el pecho que le quit√≥ la vida, tan r√°pido como ha podido o√≠r las primeras expresiones de su nieto que le dec√≠an Nonno, Nonno, y con ellas se sumergi√≥ en la cielo con La sonrisa etrusca.Otra obra de gran magnitud que puede conocer es, el inclinaci√≥n, las mujeres y la vida.

 

 

 

Personajes de La sonrisa etrusca

La sonrisa etrusca es una novel√≠stica llena de humor en la mitad de un hecho dram√°tico como es la patolog√≠a del c√°ncer en su etapa avanzadilla, su creador Jos√© Luis Sampedro S√°ez, narra una historia emocionante de un hombre de la tercera antig√ľedad que por medio de su nieto de un a√Īo, al inclinaci√≥n de su hijo y su nuera y al enamorarse otra vez, consigue poder expresar su sentimientos de inocencia, despu√©s que fue un hombre poco rudo y tosco para expresarlos.

Los individuos primordiales de esta novel√≠stica La sonrisa etrusca son; Salvatore Roncone, el personaje primordial, por su antig√ľedad avanzadilla, tiene 67 primaveras, y primordialmente por padecer de un tumor cancerigeno, al que apasionamiento rusca, permite proceder a estar con su hijo a Mil√°n, aunque a √©l, hombre rudo del campo, no le agrada examinar la localidad, pero como presiente que son sus √ļltimos d√≠as permite ir y ponerse en r√©gimen.

Renato, es el hijo de Salvatore Roncone, de carácter afable es un hombre de tribu preocupado por su padre, escoge llevárselo a su casa porque se entera de su trascendental patología y porque su padre vive solo, sin sus otros hijos y es viudo. Andrea es la mujer de Renato, es una mujer rigurosa con el orden en la vivienda, con ella Salvatore vive ocasiones agobiantes y algunas repletas de humor, porque él no comprende las reglas que ella le impone.

Brunettino es el nieto de Salvatore, hijo de Renato y Andrea, con √©l se lleva a cabo toda la historia, debido a que es el personaje que m√°s hace cambiar a Salvatore, que cuando llega a Mil√°n desde√Īa de todo lo de la regi√≥n, sin requisa con la inocencia del beb√© va conociendo su flanco m√°s sensible. Hortensia es el posterior inclinaci√≥n de Salvatore en ella revela la forma m√°s especial de seducir a una mujer por lo cual se casan. Le invito a conocer, el arte de seducir.

Annunziata es la ni√Īera que protege de Brunettino cuando sus padres se van al trabajo, pr√≥ximo con su sobrina Simonetta hacen la trabajos del lugar de vida. Dunka, se encuentra dentro de los amores del pasado de Salvatore, es la mujer que m√°s relata cuando narra sus memorias pasionales. Valerio, es un inexperto universitario que otorga a comprender a Salvatore en la facultad donde estudia y le invita a ofrecer charlas sobre las pr√°ctica de los pueblos del sur.

Instructor Buoncontoni, es quien dirige las charlas de Salvatore en la facultad, es el preceptor de Valerio. Cantannote siempre es citado por Salvatore como su enemigo y como un fascista. Zambrini-Mauro, y Ambrosio son amigos de Salvatore desde muy jóvenes, próximo lucharon en la clandestinidad cuando Italia vivía influenciado alemana a lo largo de el gobierno de Mussolini; conocieron a Salvatore como el partisano Negro.

Opiniones de La sonrisa etrusca

Las cr√≠ticas sobre esta novel√≠stica La sonrisa etrusca, son semejantes a las que suscitan otras historias que hablan sobre c√≥mo afrontan una patolog√≠a que sentencia la vida de la gente, como, entre otras cosas, la novel√≠stica ‚ÄúBajo la misma estrella‚ÄĚ, que aborda el tema del c√°ncer terminal desde la visi√≥n de los j√≥venes, pero en esta novel√≠stica, La sonrisa etrusca su distingue esta en su carga emotiva y llena de sensibilidad, sin conseguir al dramatismo.

 

 

 

Destacables peri√≥dicos espa√Īoles, como El Pa√≠s y El Mundo le han conferido buenas rese√Īas, consider√°ndola como una entre las cien novelas m√°s resaltadas del siglo XX. En el a√Īo 2011 se estren√≥ su interpretaci√≥n teatral en Espa√Īa, y puesta en espect√°culo en los especiales teatros e interpretada con incre√≠bles actores y actrices. Desde el a√Īo 2017 se tiene como plan su amoldamiento al cine.

Frases de La sonrisa etrusca

En la novel√≠stica La sonrisa etrusca est√°n oraciones que hacen pensar sobre la cosas m√°s sencillas y las m√°s destacables de la vida, as√≠ como el inclinaci√≥n, la amistad, la tribu, pol√≠tica, y la asesinato; sus cita m√°s resaltantes son; ‚Äúlos antiguos etruscos re√≠an hasta sobre su tumba‚ÄĚ; ‚ÄúLa sonrisa etrusca es de beatitud‚ÄĚ; ‚ÄúHijo m√≠o, cu√°ndo llegaras a entender sobre la vida‚ÄĚ;(P:08) ‚Äúla pol√≠tica debe hacerse para la libertad‚ÄĚ(p:56)

‚ÄúLas localidades son como una trampa‚ÄĚ (P: 10); ‚ÄúLa vida es como una monta√Īa dura, pero llena cuando llegas a lo alto‚ÄĚ (P: 30); ‚ÄúQu√© seria de los j√≥venes si los viejos no hubiesen luchado‚ÄĚ(P:54); ‚ÄúLos viejos no duermen solos, los acompa√Īan sus historias‚ÄĚ(P:122); Esas son algunas de las oraciones que se tienen la posibilidad de conocer en esta emotiva novel√≠stica La sonrisa etrusca.Le invito a conocer, el lobo seco.