Resumen del libro La tierra a la que llamo hogar

Esta historia nos transporta a tierras escocesas en la temporada del período medieval.
Temporada de reyes, condes, condesas, damas, criados, soldados, guerras, y sobre todo… envidias.
Sí, envidias y envidias entre hermanos, cuyo fin por ahora no es solo tener lo que el otro goza, si no, sencillamente, realizar todo el daño posible por mero exitación.
Como bien refleja esta historia, nuestro personaje primordial, persona popular por su buen juicio y su colosal valía; y también casado con una mujer virtuosa y hermosa, reúne todos y todos los requisitos para ser envidiado por su hermano, produciendo este todo tipo de bulos y tramando maldad tras maldad. Comenzando por realizar sospechar al planeta entero la desaparición de su hermano en una guerra, siguiendo por envenenar a su cuñada a lo largo de todo el embarazo para más tarde fenecer tras el parto y concluyendo por expedir matar a sus 3 sobrinos recién nacidos.
Todo con tal de finalizar con su término de… ”Maldita una y mil oportunidades su suerte”.
¿Mas, qué pasa cuando la persona encargada de sugerir muerte a los pequeños se arrepiente en beneficio propio y elige viajar con ellos a un feudo lejano donde totalmente nadie los reconozca, adoptarlos como hijos propios, darles un nuevo lugar de vida y instruirlos como simples vasallos sin serlos?
Tras pasar su niñez en un espacio de vida donde primaba el cariño, la amabilidad y la fidelidad su conde y señor, ya en la adolescencia los chicos fueron instruidos como hombres de armas y la muchacha como dama de la condesa.
Estos cargos, más allá de que fueron admitidos por ellos de buen gusto, mas sin ellos saberlo ni sospecharlo, se apreciaba que lo llevaban en sus genes.
Y como todo buen libro, escrito con cariño y también ilusión, tiene un inicio, un medio y un final; el desenlace de este libro más allá de que está lleno de intriga, sorpresas y alegrías, se nos quedó corto y con ganas de … más.Enviado por: Coral Piá

Adquisición el libro en Amazon.es:

libroVolverMás libros…

Colabora en Trabalibros