Resumen completo del libro “Los Jefes Los Cachorros”

Los Jefes Los Cachorros

 

Mario Vargas Llosa sus expresiones y las im√°genes de Xavier Miserachs cuentan la cr√≥nica de Pichula Cu√©llar, quien fue atacado sin piedad por un perro. Esta cat√°strofe, que deb√≠a mantenerse en misterio, marc√≥ la cr√≥nica de un grupo de jovenes, ¬ęThe Puppies¬Ľ, pr√≥ximo de conocer la independencia, el cari√Īo y el sexo.

Resumen de Los Perros chiquitos de Mario Vargas Llosa

En este trabajo, se estudian los puntos m√°s importantes de ¬ęLos Perros chiquitos de Mario Vargas Llosa es una novela del escritor peruano, ganador del Premio Nobel. Antes que nada, se establecen diferentes categor√≠as narratol√≥gicas que articulan la composici√≥n de la trama.

En segundo lugar, se identifican las primordiales pr√°cticas importantes, que trabajan en el nivel de contenido y dan dificultad y sentido al texto. El m√©todo de an√°lisis es semi√≥tico y textual interpretativo, el foco primordial se estableci√≥ en la parte narrativa. Sobre esa base, se elabor√≥ ‚Äč‚Äčun modelo interpretativo correspondiente.

La conclusi√≥n es que Los Perros chiquitos de Mario Vargas Llosa es una novela enormemente creativa desde el criterio narrativo. De hecho, la situaci√≥n narrativa iniciativa por Vargas Llosa puede definirse como una supuesta narraci√≥n autodieg√©tica. Debemos suponer en una ¬ęsuposici√≥n¬Ľ para que el lector logre inferir la existencia de una primera persona en el narrador colectivo.

Este narrador siempre est√° presente pero subsumido en un grupo m√°s extenso que lo tiene dentro. A√ļn m√°s atrayente, tal narrador jam√°s se representa como un personaje aislado, por lo cual tenemos la posibilidad de deducir que alg√ļn personaje en el grupo inicial podr√≠a haber emitido esa informaci√≥n.

La historia se cuenta utilizando un lenguaje muy coloquial, lo que provoca que se acerque m√°s al lenguaje oral. Esto a√Īade a la novela un valor plus, dado que provoca que el texto sea m√°s din√°mico y m√°s cre√≠ble. Fue intenci√≥n expl√≠cita del creador hacer un texto que deber√≠a parecer m√°s un cuento hablado que una novela cl√°sico.

No obstante, estas creaciones trascienden la mera transgresión de los métodos narrativos habituales y establecen una visión testimonial de toda una generación de jóvenes peruanos. Además, esta novela también puede retratar las vidas y los valores de toda la sociedad de la clase alta de América Latina en la época del siglo XX, dado que la mayoría de los países de esta región distribuyen muchas características recurrentes en sus valores sociales. Lee una obra de América Latina Las venas de América Latina

Resumen por capítulos de Los Perros chiquitos de Mario Vargas Llosa

Elementos narratológicos

A continuaci√≥n, enumeraremos los elementos de la novela ¬ęLos Perros chiquitos de Mario Vargas Llosa¬Ľ m√°s indispensables que estructural y formalmente estructuran estos elementos involucran elementos narratol√≥gicos muy indispensables, como el personaje principal, el narrador y la relaci√≥n conflictiva que se puede detallar entre ellos.

También debemos tener en cuenta las identidades de los individuos y la utilización del lenguaje hablado informal como una utilidad primordial para crear la historia.

Protagonista singular vs. narrador colectivo.

Esta novela quiere ser un testimonio de su tiempo y la voz de su generaci√≥n. De hecho, desde el mismo t√≠tulo, la pluralidad se insin√ļa. Y acertadamente, la narraci√≥n es coral; este fen√≥meno act√ļa a trav√©s del cambio inmediato del pronombre dentro del texto.Esto establece por lo menos dos inconvenientes. El primero de ellos es la identidad del personaje principal. El otro es la identidad del narrador.

El protagonista

Seg√ļn Genette, el sujeto no es solo el que transporta la parte m√°s considerable de la acci√≥n o acciones, sino tambi√©n el que lo comunica. Esta situaci√≥n no supone siempre un solo personaje, sino tambi√©n todos los individuos que forman parte, inclusive de manera pasiva.

Entonces, aunque Cuéllar es el eje evidente de la narración, él es solo como un integrante de un todo. Es verdad que todo da un giro alrededor de él, pero él no es automáticamente el personaje primordial, dado que ni la acción empieza con su fachada, ni acaba con su desaparición.

De hecho, la historia empieza con la llegada de Cuellar a Champagnat boy school como estudiante nuevo, y su posterior aceptación por el grupo de 4 amigos que estudiaron allí previamente. Los primeros párrafos relatan la entrada de Cuellar dentro del grupo:

¬ęTodav√≠a usaban pantalones cortos ese a√Īo, todav√≠a no fumamos, entre todos los deportes, prefer√≠an el f√ļtbol y est√°bamos aprendiendo a surfear, a zambullirse de la segunda tabla de los ‚ÄėTerrazas‚Äô, y eran repugnantes, sin pelo, curiosos , muy √°gil, voraz. Ese a√Īo, cuando Cu√©llar ingres√≥ a la escuela Champagnat.

Hermano Leoncio, ¬Ņes verdad que viene uno nuevo? Para el tercer ¬ęA¬Ľ? S√≠ (‚Ķ) Se apareci√≥ una ma√Īana, aguantando la de su padre y (‚Ķ) y en la clase el Hermano Leoncio lo sent√≥ al fondo, con nosotros ¬ę.

Como podemos consultar, el p√°rrafo empieza a comentar de ellos. Exhibe las acciones comunes en la vida del cuarteto original, no las de Cu√©llar. Mientras se hace amigo de sus compa√Īeros de clase, es recibido inmediatamente por ellos. Esta situaci√≥n establece la uniformidad en el grupo, que solo ser√° interrumpida por la cat√°strofe de Cu√©llar.

El narrador: ¬ęv√©rtigo pronominal¬Ľ

El segundo inconveniente es el narrador de coral. Esta es una intención deliberada del creador, que en la presentación del libro dice lo siguiente:

¬ę¬ŅQui√©n iba a narrar la historia del ni√Īo mutilado? El vecindario. ¬ŅC√≥mo hallar el narrador colectivo no borr√≥ las distintas bocas que hablaban por s√≠ mismas? Despu√©s de desgarrar papeles, de a poco sali√≥ perfilando esa voz plural que se rompe en voces particulares y se renace en una que expresa todo el grupo ¬ę.

Genette (1988) y Prince (2003) establecen que el criterio radica en la visión en cuyos términos se muestra una historia, y que puede originar dos tipos básicos de narración. Primero está la narración heterodiegética, o la narración en tercera persona, en la cual el narrador está ausente de la historia y no participa en los eventos.

Después poseemos la narración narrativa en primera persona, que se distribuye en dos tipos: la narración homodiegética, donde el narrador es un personaje que participa en las ocasiones y eventos que se relatan; este criterio se corresponde con el narrador personaje principal y / o con el narrador testigo.

Y  la narración autodiegética es una clase de narración homodiegética donde el narrador es también el personaje primordial y, entonces, unicamente se corresponde con el narrador personaje principal.

En este momento, en el texto, los escenarios diegéticos están siempre entrelazados y el criterio es complicado y variado, lo que crea una situación narrativa muy original. O’Neill llama al efecto de ventriloquia la representación que el narrador ejecuta dentro del texto narrativo de lo que argumentan o opínan los individuos.

O’Neill también otorga tres ocasiones posibles;  la situación diegética máxima, que radica en reportar de manera directa los pensamientos de los individuos, como otro acontecimiento narrativo; la situación de mimesis máxima, donde los pensamientos y el habla se reportan textualmente.

En alguno de estas ocasiones solo hay una voz narrativa. La tercera situaci√≥n es intermedia, que combina la voz del narrador y la del personaje, que sucede por una clase de ¬ęfiltro¬Ľ; en esta opci√≥n, el lector se ve estar ¬ęescuchando¬Ľ dos voces simult√°neas.

En ¬ęLos perros chiquitos de Mario Vargas Llosa controvierte los antiguos paradigmas y experimentos con m√ļltiples voces, dado que el narrador est√° de forma simultanea dentro y fuera de la recitaci√≥n. De hecho, la presencia del narrador ¬ęes invariable, dado que el narrador puede estar en su narraci√≥n (como alg√ļn sujeto dentro de su enunciaci√≥n) solo en primera persona¬Ľ.

Lenguaje oral y verosimilitud

Adem√°s del r√°pido cambio de narradores y puntos de vista, el lenguaje oral es otro recurso que el creador utiliza para lograr que la an√©cdota sea cre√≠ble. Esto tampoco es un misterio. En la introducci√≥n del libro, el creador lo se√Īala abiertamente: ¬ęla verosimilitud depend√≠a de esto: el lector deber√≠a tener la impresi√≥n de estar oyendo, no escuchando: la historia deber√≠a llegarle por los o√≠dos¬Ľ.

Prince define la verosimilitud como la calidad por medio de la cual un texto se ajusta a un grupo de reglas ¬ęverdaderas¬Ľ. Los investigadores acuerdan una cuesti√≥n precisa: el alegato, asi sea en una conversaci√≥n o como una actividad mental discreta, no solo brinda verosimilitud al texto, sino que tambi√©n puede ser una indicaci√≥n de los aspectos de un personaje; esto pasa a trav√©s de la forma y los contenidos.

De hecho, lo que dice un personaje, c√≥mo dicen y en qu√© contexto es una manera ¬ęparticularmente eficaz y econ√≥mica¬Ľ de determinar tanto al personaje que habla como a la gente con las que habla.

El lenguaje oral como una utilidad usada para poder la verosimilitud se materializa en la utilizaci√≥n del habla libre e informada. Seg√ļn Prince, el alegato indirecto libre es aquel en el que se muestran los pensamientos de un personaje, en oposici√≥n a las afirmaciones.

Pero Vargas Llosa cuestiona esta iniciativa y la transporta al límite de lo que es viable. Al momento pasa del alegato indirecto libre al reportado: algunas ocasiones las acciones de los individuos se narran de forma indirecta, y algunas ocasiones sus pensamientos sí.

¬ęQui√©n podr√≠a ser como t√ļ¬Ľ, ha dicho Choto, vives una lujosa vida, l√°stima de que Judas no nos muerda, y √©l, no es por eso: los hermanos lo halagaron porque ten√≠an miedo de su viejo. Bandidos, ¬Ņqu√© le hiciste a mi hijo, cierro la escuela, te env√≠o a la c√°rcel, no tienes idea qui√©n soy, iba a matar a esa maldita bestia y al Hermano Director, c√°lmate, c√°lmate, se√Īor.

Individualidad vs. colectividad

Se dijo que es recurrente la utilizaci√≥n de un narrador homodieg√©tico subsumido en una voz colectiva masculina. Hay un n√ļcleo coral (Choto, Chingolo, Ma√Īuco y Lalo). Adem√°s de esos apodos, el lector ignora alg√ļn otra referencia nominal.

No conocemos sus nombres reales ni sus apellidos. As√≠, se produce una paradoja m√°s clara: cuanto m√°s grande es el nivel de privacidad dentro de la relaci√≥n interpersonal, m√°s grande es la ambig√ľedad. Os√©a, cuanto m√°s grande es la privacidad, m√°s grande es la fusi√≥n colectiva y, en adelante, menor es la individualidad.

Tiempo narrativo

Esta es, sin lugar a dudas, la √ļnica caracter√≠stica que ¬ęLos cachorros¬Ľ debe coincide con los paradigmas narrativos habituales. La narraci√≥n se lleva a cabo de manera lineal. Empieza con la aparici√≥n de un personaje importante; el conflicto de este personaje, que perjudica a todo el grupo, se muestra inmediatamente, y la historia acaba de forma simultanea que muere.

Entonces, no hay saltos temporales; el texto no exhibe gadgets narrativos contemporáneos como el flash forward o el flashback, por lo cual la historia acaba desarrollándose en series temporales lógicas y estándar

La intenci√≥n del creador no era solo contar la cr√≥nica de un ni√Īo castrado, que podr√≠a considerarse como una trama horrible, sino m√°s bien bordar esa historia dentro de la evoluci√≥n de algunos ni√Īos que crecen y se convierten en hombres.

Entonces, tal evolución tuvo que ser muy atentamente representada. Entonces, todo el texto se crea como una narración posterior, el criterio narrativo clásico, en tiempo pasado.

Isotopías misceláneas

En este momento, debemos tener una aproximaci√≥n a las pr√°cticas importantes m√°s indispensables que el lector encuentra en ¬ęLos cachorros¬Ľ. Estas pr√°cticas confieren a la novela su dimensi√≥n m√°s importante desde la visi√≥n semi√≥tica.

 Desafiando el destino

La primera isotopía trata del desafío a lo irreconocible. Desde la catástrofe de Edipo, la civilización occidental se familiarizó con la fatalidad. El destino es ineludible, dado que es una decisión tomada por los dioses mismos.

A partir de ahora, al intentar evadirlo, uno no hace nada más que apresurar su cumplimiento. Además, dado que Cuéllar concluya siendo emasculada también puede llevarnos a suponer sobre la muy popular teoría psicoanalítica de Freud sobre el complejo de Edipo.

No obstante, Cuéllar se siente invulnerable, hasta el punto de retar la encarnación del mal y la irracionalidad: un perro feroz llamado Don Judas.

¬ęA las 4 y cuarto estaban en el campo de f√ļtbol (‚Ķ) y en su jaula Judas se volvi√≥ loco, guau guada√Īa, erigi√≥ su cola, guau guau (‚Ķ) Mierda si escapa un d√≠a, dijeron Chingolo (‚Ķ) y Cu√©llar sac√≥ su peque√Īa daga y dio un swoosh, la separ√≥, la descuartiz√≥ y la enterr√≥, ahhhooooh, viendo al cielo aaahhh ooooh, con las dos manos en la boca, aahhhh ooohhhh, ¬Ņc√≥mo grit√≥ como Tarz√°n?.

Profecías

Bal dice que las anticipaciones son menos recurrentes que las retrovisiones, dado que las primeras se limitan b√°sicamente a una √ļnica y recurrentemente enmascarada alusi√≥n en el final de la f√°bula; tienen la posibilidad de complementar una futura par√°lisis a trav√©s de la cual se eliminan las cosas.

En una relación estrecha con el ítem previo, suceden dos tipos de anticipaciones, pero como son observaciones más que eventos, nos atrevemos a llamarlas profecías. Por un lado, poseemos lo que nos atrevemos a llamar auto profecías, aquellas en las que Cuéllar se ve pronosticar su destino.

 

Auto profecías

En algunos extractos de la novela, es nuestro Cuéllar quien introduce elementos de naturaleza predictiva. Todos estos elementos están relacionados con un eventual fin garrafal. Hay por lo menos dos de esos extractos. Esta es la manera en que el creador cuenta la desesperación de Cuéllar después de sentirse incapaz de proponerle matrimonio a Teresita:

¬ęEntonces comenz√≥ la crisis (‚Ķ) Voy a proponerla o me suicido (‚Ķ) ¬°qu√© odio sinti√≥, Lalo, hasta alcoholizarse, qu√© pena, Choto, y lo acompa√Īaron, tengo ganas de matar, hermano!¬Ľ

¬ęSalimos a la avenida Grau y all√≠ lo hallaron, acurrucados contra el volante de su poderoso Nash, temblando (‚Ķ) Pichulita, vamos, no llores, y √©l abraz√≥ el volante, suspir√≥ y con la cabeza y voz quebrada, no, llor√≥, nadie lo hab√≠a estado quej√°ndose, y se sec√≥ los ojos con el pa√Īuelo (‚Ķ) y √©l, porque uno pasa en todo momento haciendo un trabajo como un ciervo, sudando como un cerdo, todos los d√≠as lo mismo, y s√ļbitamente uno envejeci√≥ y muri√≥, qu√© guay, ¬Ņeh?.

 

Hetero profecías.

Hay por lo menos tres secuencias narrativas en las que Cuéllar es advertido por otros individuos. Estos individuos son siempre sus conocidos cercanos, asi sea dentro de su círculo íntimo de amigos o de sus propios padres. Es exactamente su madre quien otorga la primera advertencia:

¬ęY Cu√©llar los recogi√≥ a sus 4 amigos en el poderoso Nash que su viejo le otorg√≥ cuando alcanz√≥ la mayor√≠a de edad (‚Ķ) y su anciana, cari√Īo, no corres bastante porque un d√≠a iba a matarse¬Ľ.

El segundo tambi√©n es actualizado por sus padres. Estos extractos tambi√©n tratan el hecho de una muerte tr√°gica y quiz√°s inminente: ¬ęCu√©llar ya hab√≠a tenido numerosos accidentes (‚Ķ) te matar√°s, cari√Īo, no hagas cosas locas, y su viejo, ya es bastante, j√≥ven, c√≥mo es que jam√°s cambias.

La tercera profec√≠a procede de sus compa√Īeros de clase y amigos de toda la vida. La situaci√≥n tiene dentro dos ocasiones diferentes, pero que se tienen dentro dentro del mismo episodio gracias a su estrecha situaci√≥n temporal.

¬ęPas√≥ un d√≠a en el recinto policial, ¬Ņo s√≠?¬Ľ, Hemos dicho, ¬Ņaprender√° √©l y se cambiar√° a s√≠ mismo con este esc√°ndalo? Pero unas semanas despu√©s tuvo su primer incidente grave, pasando por la desaparici√≥n (‚Ķ) y el segundo tres meses despu√©s, la noche en que le est√°bamos dando a Lalo una despedida de soltero.

El monstruo

En Los Perros chiquitos de Mario Vargas Llosa podemos encontrar otra presencia digna de menci√≥n: el perro y su naturaleza mal√©vola. Greimas y Court√©s (1979) detectaron un actante llamado ¬ęoponente¬Ľ o ¬ęagresor¬Ľ. Y seg√ļn Auger (2010) hay otras categor√≠as que tienen la misma funci√≥n; entre ellos poseemos el de ¬ęvillano¬Ľ y ¬ęantih√©roe¬Ľ.

No obstante, esta definici√≥n no se ve encajar con la situaci√≥n que podemos encontrar en ¬ęLos cachorros¬Ľ, esa es la raz√≥n por la cual una revisi√≥n del perro se ve necesaria.

La contrariedad de asociar al perro con un contrincante radica en un hecho complejo. No tenemos la posibilidad de saber con precisión cuál sería el software narrativo del supuesto contrincante. Entonces, el contrincante wold se deduce de la posición actantial que recibe dentro de la historia gracias a la carga semántica que se destinó a esa posición actancial.

¬ęEl monstruo est√° s√ļbitamente all√≠, como la m√°s enigm√°tica de las presencias, como una irrupci√≥n inesperada o temida dentro de un horizonte de agradecimientos. Y su presencia es, en ese horizonte, la revelaci√≥n violenta de una fisura, la manifestaci√≥n desbordante de lo extra√Īo (‚Ķ) Es lo que acecha sin una tregua, desde el exterior acecha el orden de vida delimitado ¬ę.

Conclusión.

Tenemos la posibilidad de deducir que ¬ęLos Perros chiquitos de Mario Vargas Llosa es desde el criterio narrativo, una historia enormemente creativa, dado que introduce m√©todos de recuento desatendidos, en los cuales saber qui√©n es el narrador se regresa irrealizable.

Si Los Perros chiquitos de Mario Vargas Llosa no creó un nuevo tipo de narrador, por lo menos amplió las técnicas habituales de narración de historias y las llevó a territorios inexplorados. No obstante, esta contrariedad técnica es muy menor, y es sin importancia para el lector, que la considera más un desafío que una impenetrabilidad.

Esto pasa porque el m√°s grande triunfo que logran ¬ęLos cachorros¬Ľ no es una colecci√≥n de piruetas sint√°cticas, sino un testimonio de su √©poca y de la gente que nacieron en esa √©poca. A trav√©s de este texto, Vargas Llosa es con la capacidad de retratar convincentemente a toda una generaci√≥n de j√≥venes peruanos que nacieron a lo largo de la segunda mitad del siglo XX.

Los distintos cambios en los intereses de los ni√Īos que dejan de serlo, m√°s tarde se convierten en jovenes y por √ļltimo entran en la edad avanzada, conforman un v√≠vido documental. Es excepcionalmente importante para abarcar la evoluci√≥n hist√≥rica y popular del Per√ļ y de Am√©rica Latina en su conjunto: esto se origina por los estilos de vida e intereses m√°s semejantes de los pueblos que forman el sub conjunto de naciones. Quieres una historia de otro genero lee El llano en llamas

Mensaje de la obra Los Perros chiquitos de Mario Vargas Llosa

Los Perros chiquitos de Mario Vargas Llosa otorga el mensaje de Como estos amigos desde peque√Īos ten√≠an almas nobles y muy unidas, despu√©s cada uno toma un sendero especial en esta red social fiera que mortifica al que no sigue sus estatutos o cumple sus condiciones.

El mensaje que transmite esta obra también diremos que no debemos rendirnos por obstáculos que nos entren en nuestras vidas, por el opuesto debemos estudiar a vivir con ello y estudiar a salir adelante con ello. Otra obra de Latinoamericana es Santa EvitaAnálisis de la obra Los Perros chiquitos de Mario Vargas Llosa

Esta novela Los Perros chiquitos de Mario Vargas Llosa esta programada en seis cap√≠tulos donde nos ense√Īa la adolecensia , ni√Īez, juventud y madurez. Esta bonita novela es narrada mas que todo por Cu√©llar donde su tema primordial es el traumatismo dado que fue castrado por el perro¬† y sus temas secundarios ya seria lo que fue el Amor y la Amistad.

El Creador Mario Vargas Llosa apreció los hechos en su colegio militar dado que ahí  narro tan detalladamente su novela. Quieres entender el análisis de otra obra lee Rayuela

Argumento de Los Perros chiquitos de Mario Vargas Llosa

Cuenta la historia Los Perros chiquitos de Mario Vargas Llosa, Cuellar, un ni√Īo muy aplicado, que se traslada al colegio Champa√Īag; Se esmera por integrar el grupo de su secci√≥n. Un d√≠a de entrenamiento el perro Judas lo emascula. Comienza su calvario todos lo que compadecen, se transforma en mediocre, sus amigos dejan la ni√Īez y era al enamoramiento, pero el no.

Conoce a Teresita quiere buscar solución a su inconveniente, pero se inmoviliza y duda; hasta que se sumerge en el fracaso. Conoce una obra llamada Mi planta de naranja lima

Personajes de Los Perros chiquitos de Mario Vargas Llosa

Los individuos de Los Perros chiquitos de Mario Vargas Llosa son: Pichulita Cu√©llar, Lalo, Ma√Īuco, Chingolo, Choto, Judas, Chambuca Molina, Fina Salas, Pusy La√Īas, China Sald√≠var, Teresita Arrarte, Cachito Arnilla, Hermano Leoncio y hermano Luciom, Se√Īor y Se√Īora Cu√©llar, Chispas. Conoce los individuos de la obra El retrato de Dorian Gray

 

Comentario de la obra

Mi opinión de esta novela es muy negativa por la triste que sufre el personaje de ser capado por el perro de la escuela y por medio de eso no puede transcurrir una vida comun a las demás, íntimamente este actor sufre bastante y se desmorona en su mundillo al orillo de la desaparición.

Novelas posteriores de Mario Vargas Llosa

La cuarta novela primordial de Vargas Llosa, fue publicada en 1981 y fue su primer intento de novela histórica. Este trabajo inició un cambio drástico en el estilo de Mario Llosa hacia temas como el mesianismo y el accionar humano irracional.

Recrea la Guerra de Canudos, un hecho en el Brasil del siglo XIX en el que un culto milenario armado resistió el asedio del ejército nacional a lo largo de meses. Como en el primer trabajo de Vargas Llosa, esta novela tiene un tema serio y serio, y su tono es oscuro.

La osado exploración de Vargas Llosa de la propensión de la raza humana a idealizar la crueldad, y su descripción de una catástrofe causada por el hombre causada por el fanatismo de todos los bandos, le valió a la novela un reconocimiento importante.

Gracias a la ambici√≥n y ejecuci√≥n del libro, los cr√≠ticos han argumentado que esta pertence a las superiores proyectos literarias de Vargas Llosa. M√°s all√° de que la novela fu√© aclamada en Brasil, al principio fue mal recibida porque un extranjero se encontraba redactando acerca de un tema brasile√Īo.

El libro también fue criticado como innovador y antisocialista. Vargas Llosa dice que este libro es su preferido y fue su logro más difícil.

Despu√©s de llenar La Guerra del Fin del Mundo, Vargas Llosa comenz√≥ a escribir novelas que eran de manera significativa m√°s cortas que varios de sus libros anteriores. En 1983, termin√≥ La vida real de Alejandro Mayta (Historia de Mayta, 1984). La novela se enfoca en una insurrecci√≥n izquierdista que sucedi√≥ el 29 de mayo de 1962 en la localidad andina de Jauja. Por √ļltimo si quieres comprender una obra de otro genero lee El arte de la guerra