Resumen del libro Los que van a morir te saludan

Fr√©d√©rique Audoin-Rouzeau (Par√≠s, 1957) habitual en el planeta literario como Fred Vargas, cuenta, adem√°s de con el √ļltimo Premio¬†Princesa de Asturias (2018) a las Letras, con numerosos premios en los √ļltimos treinta a√Īos (Trofeo 813 a la conveniente novela en franc√©s,¬†Premio de las Librer√≠as, Duncan Lawrie International Dagger ‚ÄĒactualmente llamado CWA International Dagger‚ÄĒ, etc.) Su bibliograf√≠a¬†es muy extensa y m√°s que nada centrada en la novela negra, destacan entre sus proyectos la serie de ‚ÄúLos tres evangelistas‚ÄĚ y la del¬†Comisario Adamsberg. “Los que van a fallecer te saludan” es una novela fuera de estas dos primordiales series, redactada en 1987 y publicada en¬†1994.
Los tres emperadores, Claudio, Tiberio y Ner√≥n, son tres amigos que estudian en Roma. El padre de Claudio, Henri Valhubert es asesinado¬†a las puertas de palacio de Farnesio. El delito que debe ser resuelto ya est√° servido, para eso, el investigador Richard Valence deber√°¬†potenciar sus talentos deductivas. Adem√°s, una trama de robo de documentos hist√≥ricos, secuelas pol√≠ticas en la familia de Henri¬†Valhubert, hijos (leg√≠timos e ileg√≠timos), amores antiguos, nuevos y futuros (posibles e imposibles) y las eternas relaciones personales (con¬†sus fobias y filias) dar√°n cuerpo a esta novela que no dejar√° indiferente a ning√ļn lector.
Por ejemplo, en mi caso, los tres emperadores me sacaron de mis casillas con sus reacciones de indiferencia, o aparente indiferencia, a los hechos que se van pasando. Sin embargo, esta actitud es la que llevará a Valence a andar sin rumbo entre las probables hipótesis y a arreglar, por a la suerte, los homicidos que se suceden en la narración, por lo cual es una actitud necesaria en el final de cuenta.
La narraci√≥n prescinde de la fluidez que podr√≠a ser querible en la lectura para verse como un estilo contracorriente. Pero, lejos de¬†convertir la lectura en algo insoportable, lo que nos ofrece es una conexi√≥n a√ļn m√°s grande con los diferentes individuos que como los tres¬†emperadores se empe√Īan en poner problemas (consciente o inconscientemente) a la investigaci√≥n de Valence. Sospecho que al¬†inspector no le har√° mucha felicidad ni el ritmo de los hechos que exhibe Vargas, ni la actitud de los implicados en la trama¬†desde el primer delito hasta la resoluci√≥n de los dos que se desarrollan.
La psicolog√≠a de los individuos, la doble moral del obispo Lorenzo Viteli y la escasa moral pol√≠tica que se muestra en algunos individuos de¬†la novela hacen de esta historia una lectura entretenida, plagada de instantes de querer continuar de manera m√°s r√°pida para ayudar al¬†pobre Valence a salir de esa tela de ara√Īa de obst√°culos y medias verdades que los tres emperadores, Laura y Viteli van trenzando a cada¬†paso que brinda el inspector. Pero que a la vez sugiere la necesidad de seguir enredando la realidad para abarcar m√°s sobre la extravagancia¬†de los individuos, hasta d√≥nde llegar√° la carencia de moral del hermano del primer fallecido (y tambi√©n de la polic√≠a) y c√≥mo se justificar√° la¬†doble moral del obispo.
Por lo que he leído en algunos foros, esta novela no posee relación con el estilo de las series que he comentado antes de Fred Vargas, así que sospecho que habrá que darle una ocasión a sus proyectos más conocidas para intentar abarcar las diferencias entre unas y otras.Enviado por:
Irene Mu√Īoz Serrulla