Resumen del libro Los ritos del agua

Unai L贸pez de Ayala, inspector de la Divisi贸n Criminal y profesional en perfiles criminales, apodado Kraken, vuelve a ser el personaje primordial en primera persona. Colocado junto con 茅l son decisivas, otra vez, su compa帽era y mejor amiga, Est铆baliz Ruiz de Gauna; y la subcomisaria Alba D铆az de Salvatierra, con la que mantuvo una ambigua relaci贸n. Alba est谩 embarazada, aunque desconoce si el padre es su exmarido o Unai. La duda sobre la paternidad da帽a m谩s all谩 de la seguridad emocional de los implicados: establece la posibilidad de que Kraken consigua ser o no prop贸sito de un asesino en serie.
El primer 谩mbito del delito es una representaci贸n de un anticuado ritual. No es el 煤nico hecho ins贸lito, ya que la v铆ctima, una mujer pre帽ada, resulta ser la primera novia del inspector L贸pez de Ayala. La conoci贸 de joven, en el lapso de un emprendimiento de verano en el que particip贸 con sus superiores amigos, que a煤n forman parte a la misma cuadrilla; por lo cual esta situaci贸n irrumpe directamente en su cr贸nica personal y en la de su c铆rculo m谩s cercano. La investigaci贸n ser谩 causa de supones y recelos entre ellos y alterar谩 la relaci贸n de amistad.
Al igual que en la primera novela, otra trama discurre paralela a la indispensable, con cap铆tulos intercalados; es la narraci贸n de ese viaje en el que Unai y sus amigos conocieron a la primera v铆ctima. Kraken era un joven y aquellas vacaciones fueron un punto de inflexi贸n en su vida: d铆as de recientes vivencias y descubrimientos, de reflexiones sobre su propia personalidad y resistencia; y de cambios, en la forma de ver a los dem谩s y de enfrentar el futuro. A la vuelta, era aparente la alteraci贸n ocurrida dentro de el, y se vislumbraba el tipo de persona que llegar铆a a ser.
Ambas historias, aunque separadas por veinticinco a帽os, van teniendo m谩s y m谩s elementos en com煤n, algunos con suma consideraci贸n para la resoluci贸n del caso.
Otra coincidencia con la secci贸n primera es la consideraci贸n de los escenarios. Vitoria y la provincia de 脕lava compiten en presencia con Cantabria; tambi茅n tienen su momento algunos puntos de Guip煤zcoa y La Rioja. Cada cap铆tulo transporta el nombre del lugar en el que avanza.
La lectura es amena y atrayente, engancha desde el comienzo y sumerge al lector en una espiral de adelantos, retrocesos y estancamientos de la investigaci贸n; numerosos giros argumentales que le hacen sentir que la autora juega con 茅l. No todo es lo que se ve ni todos son quienes parecen, y la duda se oculta tras cada esquina. Ya en la 煤ltima parte de la novela, Eva deja que nos anticipemos un paso a las conclusiones de los investigadores, pero en contrapartida se almacena un as en la manga para sostener la tensi贸n hasta el 煤ltimo momento.
La historia y los propios individuos, dotados de colosal hondura, causan numerosas reflexiones, adem谩s del desentra帽amiento del caso. Hacen pensar en lo que influyen las vivencias vividas y la manera en que somos tratados; en cu谩nto puede cambiar un sujeto en un tiempo achicado. Numerosos hechos contribuyen a forjar la personalidad, para bien o para mal. 驴Son esas influencias explicaci贸n para un mal accionar? 驴Podemos escudarnos en nuestro pasado, en lo que no pudimos seleccionar, para justificar nuestro presente?
Aunque hay someras explicaciones sobre los antecedentes de los individuos, es requisito haber le铆do el primer libro para situarse en este segundo volumen y abarcar bien muchas oportunidades.