Resumen del libro Mareas

Bajo el influjo del Sol y la Luna, el mar golpea la costa y se aleja para después volver a bañar la tierra y otra vez poner distancia, en un baile rítmico y tan obsoleto como el planeta. El mar… amigo, enemigo, constructor de vida y de muerte, puente y obstáculo; admirado, amado y detestado. Y testigo mudo del paso del hombre por sus orillas. Y de la mujer.
Toti Martínez de Lezea nos trae 35 historias con 35 mujeres como individuos primordiales, independientes entre sí, ordenadas de forma cronológica desde algún instante antes de Cristo hasta 1969; transcurridas en diferentes puntos de la costa vasca, de Baiona a Muskiz.
Cada uno de los 35 cuentos es un pedazo de historia aderezado con una narración ficticia, y una mujer como eje central. Todas ellas arraigadas al litoral y sometidas a los convencionalismos de la época, que aun con el paso de los años, décadas o siglos les han otorgado el mismo papel: esposas y trabajadoras sumisas, dueñas de nada y sometidas a los deseos de los hombres mientras estos estaban presentes; al precaución de la vivienda, la finca, las tierras, la familia y los animales si ellos faltaban a través de la distancia impuesta por la guerra, la faena, la desaparición o la búsqueda de otro estilo de vida.
Siempre en un aparente background, pero siempre en primera línea de batalla: así es el paso de nuestras mujeres. Regidas por normas impuestas por los hombres, coartadas en diferentes puntos, bajo la sentencia moral de hecho de otras mujeres, han luchado por salir adelante y por sacar a la luz su valía y poder el sitio que meritan. Han parido, criado y educado y transmitido la esencia y la sabiduría, la civilización de una tierra relacionada al mar que viene y va y regresa. Al mar que permanece y las vió y ve nacer, vivir y fallecer.
Mareas” son los cuentos de 35 mujeres, y es una sección de la crónica de todas las mujeres. Nos sumerge en una sección de la Historia poco recurrente y menos plasmada en los libros. Las memorias de un pueblo no están terminadas si no se contemplan las de todos sus que corresponden. Toti nos zambulle en un método tan apreciado y primordial como es el de la mujer.Enviado por:
Luna Paniagua