Resumen de la obra “Medea De Eurípides”

Medea

 

Es una vieja catástrofe griega redactada por Eurípides, fundamentada en el mito de Jasón y Medea  producida por primera oportunidad en 431 DC, Medea De Eurípides se considera una de las considerables proyectos del canon occidental, Por su lado la audiencia ateniense no reaccionó tan favorablemente.

Medea se representó por primera oportunidad en 431 aC en el festival City Dionisia. Aquí todos los años tres dramaturgos competían entre sí, cada uno escribiendo una tetralogía de tres tragedias y una obra de sátiro con Medea fueron Filoctetes, Dictys y el satyr. En 431, la rivalidad fue entre Euphorion, el hijo del popular dramaturgo Esquilo, Sófocles y Eurípides. Euphorion ganó, y Eurípides quedó de último.

Medea De Eurípides Argumento

La forma de la obra difiere de muchas otras tragedias griegas por su simplicidad: todas las situaciones involucran solo a dos actores, Medea y otra persona. El Coro un elemento básico en el teatro griego por lo general también estaría implicado adjuntado con esos dos, representando a las mujeres de Corinto. Dentro de este genero tambien poseemos el Poema De Gilgamesh.

Estos encuentros se usa para destacar la capacidad y determinación de Medea en la manipulación de capaces figuras masculinas para conseguir sus propios objetivos. La obra es también la única catástrofe griega donde un asesino de parientes lo deja impune hasta el desenlace de la obra, y el único sobre asesinato de niños en el que el hecho se ejecuta a sangre fría en vez de en estado de disparidad temporal.

 

Medea De Eurípides Resumen

 

Medea de Eurípides se abre en un estado de conflicto. Jason abandonó a su mujer Medea, adjuntado con sus dos hijos. Él espera seguir volviendo a casarse con Glauce la hija de Creonte, rey de Corinto, la localidad griega donde se lleva a cabo la obra. Todos los eventos de juego proceden de este problema inicial, y las partes involucradas se convierten en sus individuos centrales. Fuera del palacio real, una enfermera lamenta los hechos que llevaron a la crisis de hoy.

Después de una extendida serie de pruebas y aventuras, que por último forzaron a Jason y Medea a buscar el exilio en Corinto, la pareja se implantó y estableció su familia, logrando un nivel de popularidad y respetabilidad.  El reciente abandono de Jason de la familia ha arrollado a Medea emocionalmente, en la medida en que ella maldice su propia vida, así como la de sus dos hijos. Temiendo una viable trama de venganza, Creonte destierra a Medea y sus hijos de la región. La odisea también es una historia vieja.

Después de suplicar misericordia, a Medea se le otorga un día antes de que ella tenga que irse, a lo largo de la cual tiene planeado llenar su búsqueda de justicia. Jason acusa a Medea de reaccionar excesivamente. Al expresar sus agravios tan públicamente, ella puso en riesgo su historia y la de sus hijos. Él asegura que su decisión de volver a casarse fue en el más destacable interés de todos. Medea lo encuentra sin espinas, y ella se niega a aceptar sus promociones simbólicas de asistencia.

 

Mostrándose por al azar en Corinto, Aegeus rey de Atenas, da un santuario en su localidad natal a Medea en cambio de su conocimiento de algunas drogas que tienen la posibilidad de sanar su esterilidad. En este momento garantizado un refugio eventual en Atenas, Medea ha despejado todos los obstáculos para llenar su venganza, un plan que crece hasta integrar el asesinato de sus propios hijos; el mal que su pérdida causará no compensa la satisfacción que sentirá al llevar a cabo padecer a Jason.

Para el resto de la obra, Medea se implica en un ardid; ella finge simpatizar con Jason (dándole confianza) y le da a su mujer «regalos», una corona y un vestido. Ostensiblemente, los regalos están premeditados a seducir a Glauce para que le pida a su padre que permita que los niños se queden en Corinto. No obstante, la corona y el vestido están verdaderamente envenenados, y su parto causa la desaparición de Glauce. Al notar a su hija devastada por el veneno, Creonte escoge fallecer a su lado drásticamente abrazándola y absorbiendo el veneno él mismo.

 

Un mensajero cuenta los horripilantes datos de estas muertes, que Medea absorbe con una fría atención. Su previo estado de ansiedad, que se intensificó cuando luchó contra la decisión de cometer infanticidio, en este momento dió paso a una determinación segura de realizar sus proyectos. La iliada igual que esta obra fue redactada hace un largo tiempo.

Contra las manifestaciones del coro, Medea asesina a sus hijos y huye de la escena en un carro tirado por un dragón provisto por su abuelo, el Dios del Sol. Jason se queda maldiciendo su suerte; su promesa de seguir en su posición abandonando Medea y casándose con Glauce, el conflicto que abrió la obra, fué aniquilado, y todo lo que él valora se ha perdido a través de las muertes que concluyen la catástrofe.

Medea De Eurípides Análisis

La caracterización de Eurípides de Medea exhibe las emociones internas de la pasión, el cariño y la venganza. Medea es extensamente leído como un texto pro feminista en la medida en que explora con simpatía las desventajas de ser una mujer en una sociedad patriarcal, En conflicto con este trasfondo comprensivo o haciendo más fuerte una lectura más negativa es la identidad bárbara de Medea, que antagonizaría a una audiencia griega del siglo V.

El matricidio y el fratricidio de Medea también se caracterizaron como misandria, especialmente en el contexto de las críticas feministas que intentan excusar sus acciones como víctimas del patriarcado.