Resumen del libro Memoria de chica

 

“Tenemos el arte para no perecer por medio de la verdad”.
F. Nietzsche

Annie Ernaux aborda en “Memoria de chica” (Cabaret Voltaire, 2016) el deber √©tico de responsabilizarse de la joven que fue en el verano de 1958 as√≠ como del legado precioso de sus recuerdos. Abundantes y minuciosos recuerdos con apariencia de im√°genes cifradas cerca de las cuales hab√≠a deambulado durante d√©cadas sin atreverse a mirarlas de frente y que solo a trav√©s de la elaboraci√≥n ficticia de su escritura podr√≠an dejar de doler en la memoria.
Annie Duchesne, la joven que muy a su pesar le fu√© irrealizable acallar, es una extranjera para Annie Ernaux, adem√°s, es la extranjera de la que m√°s sabe. Su anticuado yo tiene, cincuenta a√Īos despu√©s, una presencia irreductible e insoslayable por medio de ese don especial de la verg√ľenza que es la memoria y frente el que se siente deudora de un relato para que lo vivido no haya sido en vano. El hecho primordial que le produce una verg√ľenza corporal, m√°s que personal o habitual, no es otro que su primer acercamiento sexual. Sospecha, adem√°s, que lo que redacta tiene menos que ver con la escena inaugural que con lo que realmente supuso en su vida: maneras de seguir autodestructivas, selecciones fallidas y angustia.
Sorprende la valent√≠a con la que la autora se mete en la piel de la extra√Īa y distante chica que fue varios a√Īos atr√°s y en cuyas ilusiones e inseguridades ni se reconoce ni se conoce. Hubiera amado mejor remover de su memoria c√≥mo se las tuvo que apa√Īar con su cuerpo desde el acercamiento amoroso con H, el monitor jefe en la colonia de verano donde ella tambi√©n ten√≠a un trabajo de monitora facultativa. Olvidar que fue ardorosa e ingenua la manera en que busc√≥ la emancipaci√≥n y la libertad¬† sexual o que cometi√≥ el error de enamorarse.
No es posible concebir el paso a la vida adulta, con toda oportunidad la m√°s delicada de las transiciones vitales, sin tener en cuenta la dial√©ctica con los otros de referencia, os√©a, los padres, instructores, amigos y tambi√©n instituciones, y con la m√°s grande o menor inconsistencia de √©stos. En esta bifurcaci√≥n pudo constatar c√≥mo s√ļbitamente su cuerpo deseante por ahora no le pertenec√≠a al haberse convertido en un mero objeto de exitaci√≥n y como tal recibir√≠a el castigo con fachada de insultos y rechazo habitual de sus otros semejantes, empezando por su partenaire y desde √©l el resto de compa√Īeros, dentro las otras monitoras que adoptaron un patr√≥n acusador masculino.
Se ve, por consiguiente, en la obligaci√≥n de atender y darle voz a aquella del 58 para hallar entenderse a s√≠ misma, quiz√°s perdonarse y fundir a √°mbas en un ‚Äúyo‚ÄĚ, mostr√°ndose en ese prop√≥sito rigurosa y detallista. ¬ŅEs que hay alguien que se acuerde de esta chica? Sin duda nadie.
De este modo lee el per√≠odico de ‚Äúella‚ÄĚ, mira cr√≠tica y atentamente la foto en blanco y negro del libro de escolaridad, repasa las lecturas, canciones y pel√≠culas que la impactaban en la √©poca y las que todav√≠a no hab√≠a hecho y ser√≠an a todas luces cruciales: Proust, las esclarecedoras ideas sobre el rol femenino y la relaci√≥n entre los sexos de Simone de Beauvoir, Virginia Woolf… En la investigaci√≥n intensa sobre las ocasiones familiares y sociales est√° con la mirada omnipresente de la madre, los deseos m√°s √≠ntimos de distanciarse de sus padres, la avidez de independencia, las modas que segu√≠a, la necesidad de conformar parte a un grupo y de hallar en √©l socios e identificaciones. Y all√≠ se halla la joven atravesando un t√ļnel oscuro entre el deseo y la prohibici√≥n, la moral de la √©poca y¬†la autoridad y con actitud inocente pero decidida.
Finalmente la verdad que, aun irrealizable de detallar en términos absolutos, consigue ser contada sin atribuir culpas, sin caer en interpretaciones baladíes ni enjuiciamiento alguno.
Lo que era repetici√≥n dolorosa en la imaginaci√≥n termina recomponi√©ndose a trav√©s de la disociaci√≥n y el alejamiento en una historia cuya novedosa dimensi√≥n no se conoce si le hubiera ayudado a la chica del 58 para hallar conciencia de su singularidad o quiz√° como esa mano que sujeta cuando se camina por el borde del abismo. En alg√ļn situaci√≥n la novela transforma y les ofrece un futuro a todas las mujeres que fueron y que son Ernaux.