Resumen del libro Misteriosa Buenos Aires

En este clásico de la literatura argentina Manuel Mujica Láinez nos transporta de la mano por la narración de Buenos Aires, desde el año 1536, momento de la primera fundación de la región, hasta el 1904. Nos ofrece una imagen de la región más sustancial argentina que no vamos a encontrar en los libros ni en las postales: una representación narrada a través de sus gentes, que comienza con los primeros pobladores, originarios y colonos.
Esta recopilación la constituyen 40 y dos cuentos breves. Todos ellos están relacionados con la localidad más sustancial porteña, bien porque transcurren en sus calles y edificios; bien porque es el destino, punto de partida o anhelo de los individuos primordiales. La ciudad de Buenos Aires se nos enseña con una clara dicotomía: por un lado es la tierra de las oportunidades soñada, y algún sacrificio es poco para arribar a ella; por otro, es un abismo donde confluye lo malo de la naturaleza humana y la ambición actúa el modo de accionar de sus gentes.
Encontramos frecuentemente a la desaparición, como inicio o fin, causa o consecuencia; también personificada. Con ella son individuos primordiales diferentes sentimientos y actos viscerales: celos, traición, venganza, supervivencia, amistad, amor… Este último la mayoria de las ocasiones se expone como promotor de atrocidades o causa de angustia. De igual modo, se advierte una intención del constructor por ver la discriminación hacia las clases sociales más bajas, entre las que están los pobladores originarios —a los que llama indios—, así como la bajeza moral de las clases más altas, que tienden a ver su posición e imagen por arriba todo.
Al comienzo de todos los cuentos hace aparición el título del mismo y el año en que se ambienta. El constructor mezcla datos reales —varios individuos existieron— con ficción. El resultado son cuentos de corte histórico y género verídica, fantástico o fabuloso.
Una de las permanentes en cada relato es la completa ignorancia del lector frente lo que va a encontrar, clara muestra de la imaginación desbordante del constructor. Es verdaderamente difícil adelantarse ni al tipo de individuos —reales, ficticios, animados, inanimados…— ni del rumbo de la trama ni muy menos del final, siempre incisivo e imprevisto.
Manuel Mujica Láinez (1910 – 1984) fue un escritor argentino de indiscutible talento literario, constructor de una extendida obra de diferentes géneros y en varios formatos. Fue premiado en no pocas oportunidades y sus proyectos fueron traducidas a más de quince idiomas. Su prosa tiene dentro cierto tono poético y es muy descriptiva, de una manera original y muy visual.
Tres de los cuentos de esta obra, “El hambre”, “La pulsera de cascabeles” y “El salón dorado”, fueron llevados al cine. Los tres tienen dentro una misma película, grabada en Argentina en el año 1981.